La Vida es Sueño; Calderón de la Barca

Teatro barroco. Drama calderoniano. Vida, cronología y obras del dramaturgo. Argumento y personajes

  • Enviado por: Taticarter
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas

publicidad

INTRODUCCIÓN

La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
El hombre que vive, sueña. El hombre vive lo que sueña. El hombre empieza por vivir lo que sueña, y acaba por soñar lo que vive. Empieza por soñar lo que es y acaba por ser lo que sueña. Somos, estamos hechos, de la misma materia, de la misma estofa que nuestro sueño, dice Shakespeare. El hombre viviendo -dice el poeta- "sueña lo que es hasta despertar". ¿Hasta despertar? ¿Luego el hombre despierta de ese sueño en que vive? ¿En que sueña que vive soñando? ¿Qué puerta encontraremos para salir de ese conceptuoso laberinto en que nos adentra el poeta con su conocida comedia, con todas sus comedias, de sueño, de vida? Puerta secreta, escondida, tapada. Puerta de perdido paraíso. Puerta que una sola vez pasaremos. Una vez para nunca más. Puerta de la muerte.

"La muerte es lo que vemos -decía el filósofo griego- cuando estamos despiertos". Por eso, por no verla, cerramos los ojos a la vida, los entornamos por el sueño; soñamos la vida y la soñamos por la muerte. Contemplar "cómo se pasa la vida" para ver cómo, "tan callando", se nos viene la muerte es lo que otro gran poeta español nos decía, nos cantaba para recordarnos que hay que despertar al alma que sueña, haciéndole "avivar el seso".

Avivar el seso del que sueña, por el mismo sueño, hacérselo entender. Pues también nos dirá Calderón esto mismo: que hay que entender, enterarse lo que soñamos cuando soñamos. Y hasta entenderlo, hasta darle vida a ese entender, no seremos lo que soñamos. Pues, mientras, "todos sueñan lo que son, pero ninguno lo entiende".

¿Cómo entendió Calderón su sueño? ¿Cómo soñó hacérnoslo entender; dárnoslo a entender? Preguntar esto equivale a preguntarnos cómo vivió, qué fue su vida.

La vida de Calderón -nos dice Menéndez Pelayo- "fue larga, quieta, serena y siempre honestamente ocupada". Vida oscura. Una vida, en suma, diremos, muy bien acondicionada para el sueño. Y para los sueños. Para que ninguna cosa ajena perturbara al alma el soñar. Alma que sueña es alma que cree, porque crea, imagina, se puebla de vivas imágenes, como en sueños; de vivísimas figuraciones. Es, como si dijéramos, la del que sueña, un alma en libertad. El para qué de la libertad de un alma es este sueño, este lujo de poder soñar.


Alma en libertad, decimos, la del que sueña. Pero esta libertad ¿no es entonces sueño también, ilusión y sombra? La vida quieta de Calderón se puebla de sueño, de sueños, de vivas imágenes creadas, de vivísimas figuraciones. Conocemos al hombre por estos sueños: por su sueño conocemos su vida. Vida oscura la del poeta que nos expresa en la libre animación de lo soñado esta verdad humana de poder crear, de ser o de poder hacerse sueño. Sueño de vida. Al soñador lo llamará Rubén Darío "imperial meditabundo". El imperio meditabundo de la noche estrellada de los tiempos ofrece a Calderón su manto, su gran telón de fondo, para el "gran teatro del mundo", de la vida; para el maravilloso retablo teatral de su pensamiento. Y sueña la vida en él, o por él, lo que sea; sueña lo que es: vida. Piensa, luego sueña, Calderón. Transmuta el pensamiento en sueño, como hizo Dante.


Así nos ha llegado hoy a nosotros la vida del poeta, como un sueño, en la creación, de un teatro que vive aún para nosotros por su voz: la voz popular y divina que supo poner tan claramente su pensamiento en el cielo, como un grito. El teatro con que cierra España Calderón es un grito puesto en el cielo; una voz que todavía, para nosotros, hoy, enuncia su palabra maravillosa; la palabra mágica, prodigiosa, de libertad. La vida, el sueño de Calderón, es esta conciencia de la libertad. Conciencia providente. Pues "cuando soñamos que soñamos -decía Novalis- es que ya nos vamos acercando al despertar".

PEDRO CALDERÓN

DE LA BARCA

  • La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
    VIDA:
    Insigne poeta y dramaturgo español, nació en Madrid en el año 1600 y murió en ésta misma en el año 1681. Era hijo de don Diego Calderón de la Barca, secretario del Consejo de Hacienda, y doña Ana María de Henao y Riaño. Estudió teología en el Colegio Imperial de Madrid e ingresó posteriormente en las universidades de Alcalá y Salamanca. Muy pronto puso de manifiesto su vocación literaria: se le atribuye el haber escrito un drama a los trece años. A poco determinar sus estudios, se dio a conocer como notable poeta en las fiestas patronales de Madrid (1620-1622). En 1623 parece haber intervenido en las guerras que España sostenía en Europa, pero en 1625 le encontramos de nuevo en Madrid, batiéndose en duelo con el actor Pedro de Villegas, que había herido traidoramente a un hermano de Calderón. Incorporado de nuevo a los Tercios, se batió en Milán y Flandes hasta su regreso a España (1629) para dedicarse de lleno a las actividades literarias. Es en este período cuando inunda la escena española con su notable y copiosa producción, que pronto le convertiría en favorito del público, puesto privilegiado que conservó sin disputa durante siglo y medio. A ello contribuyó indudablemente su dominio del arte escénico. Es curioso observar que tres de los autores más representativos del siglo de oro español -Calderón, Lope de Vega, Quevedo-, fueran oriundos de la montaña. En notable contraste con la azarosa existencia de Lope de Vega, la de Calderón se deslizó plácidamente en la corte al amparo de la admiración del público y del favor real, sin apenas otro incidente que su intervención, en calidad de caballero de la orden de Santiago, en la represión del alzamiento catalán contra la política del conde-duque de Olivares (1640). No es, pues, de extrañar que su producción fuera muy abundante y variada: los investigadores modernos le atribuyen un mínimo de 200 obras, entre las que figuran autos sacramentales, dramas religiosos, filosóficos e históricos, comedias de costumbres, pastoriles, caballerescas y mitológicas, entremeses, mojigangas y otras. En 1651, hastiado de la vida mundana y decidido a poner en orden sus asuntos espirituales, abrazó el estado eclesiástico y resolvió abandonar sus actividades literarias. Pero tan insistentes fueron las súplicas del monarca para que reanudara su tarea y tantos los deseos de la corte de admirar nuevas producciones calderonianas que volvió a tomar la pluma para no abandonarla hasta el lecho de muerte. Fue sucesivamente capellán de los Reyes Nuevos de Toledo, capellán de honor de Felipe IV y capellán mayor de la Congregación de Presbíteros de Madrid.

  • OBRAS:
    Calderón representa a la vez la síntesis final de un largo proceso (el Siglo de Oro de la literatura española y, más ampliamente, varios siglos de cultura orientada directamente por la Iglesia) y la entrada en la época moderna del espíritu europeo.

Calderón aplica las dos variantes de la poesía barroca española: el "conceptismo" -poesía de ideas, contrapuestas y enfrentadas paradójicamente, en efectos de sorpresa y deslumbramiento- y, aunque en menor dosis, el "culteranismo" -poesía de pinceladas visuales, entrechocadas como fuegos artificiales-. Pero lo que importa -y lo que hace que Calderón no sea un autor "para leer", sino "para ver" en la representación escénica- es que su inventiva se aplica sobre todo a la creación de variadísimos mundos teatrales: probablemente no hay en toda la historia universal un dramaturgo que haya creado tantos "procedimientos" y "tableros de juego" como Calderón.

Las motivaciones -problemática teológica, casuística del honor matrimonial, etc.-constituyen algo consabido: el público y Calderón se encontraban de acuerdo en una serie de conceptos y preceptos que observar. Sobre eso, el autor inventa repetidamente diferentes mundillos, no sólo variando la hipótesis del argumento, sino cambiándolo todo: ambiente, decoración, reglas escénicas, etc.. Así pasa ágilmente del drama teológico a la comedia de enredo, a la comedia de gran fantasía, al auto sacramental, etc., y dentro de cada uno de estos La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
pequeños géneros vuelve a crear en cada caso un nuevo tejido de supuestos para el juego teatral. Para darse cuenta de cómo el autor tenía conciencia de su virtuosismo técnico no hay más que observar cómo muchas veces los propios personajes, irónicamente, hablan de la misma técnica de la obra en que toman parte: por ejemplo, unas damas se quejan del autor porque en su obra no ha indicado que se pongan unos árboles donde esconderse; o -en "Mañanas de abril y mayo"- llega un momento en que todo parece resuelto y un personaje anuncia: "aquí acaba la comedia", pero entonces le avisan de que se ha producido un nuevo conflicto y tiene que rectificar ante el público: "pues no acaba la comedia"; o, como casi extremado, al comenzar el auto sacramental "Lo que va del hombre adiós", un personaje se muestra perplejo porque todo está en orden y para que haya "auto" será preciso que las cosas vayan al revés, arrancando de lo que solía ser el final.

Con todo esto no se debe pensar que Calderón sea una autor insincero, formalista, vacío; lo que pasa es que, por contar con que su público no necesita ser persuadido de sus propias convicciones, puede entregarse totalmente a la invención de nuevos sistemas escénicos. Pero véase "El alcalde de Zalamea" y se comprenderá que la voz del padre ofendido, reclamando el honor de su hija frente al abuso del militar hidalgo, es una voz auténtica, popular. No menos intenso, pero totalmente diferente en su mundillo y ambiente, es el drama teológico-histórico "El mágico prodigioso" -el gran pre-fausto cristiano-, en que el sabio que ha firmado pacto diabólico para conseguir a una muchacha cristiana ve la derrota del demonio por parte del libre albedrío de ella y se convierte a su fe, pereciendo ambos en martirio. Pero, en busca de contraste, podemos pasar a una comedia de puro enredo ("Casa con dos puertas, mala es de guardar"), o, más aún, a las "zarzuelas" de gran espectáculo que escribió para diversión de la corte real (la Zarzuela, hoy hipódromo de Madrid, era entonces lugar de cacerías y recreos del Rey). Entre éstas se encuentran, por ejemplo, "El jardín de Falerina" y "El castillo de Lindabridis", en cuya primera escena empieza por ocurrir lo siguiente: Un fauno se esconde en una cueva encantada, huyendo de un caballero armado, mientras un castillo aparece volando por los aires, se posa en el suelo y por su puerta salen varias doncellas, que dejan plantado un cartel y vuelven a entrar en él para remontarse de nuevo por los aires. También hay "zarzuelas" mitológicas y simbólicas, como "Eco y Narciso" y "La púrpura de la rosa".

La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
Un género aparte está formado por los dramas de "honor". Partiendo de una casuística puntillosa e implacable, como en una partida de ajedrez, Calderón combina las más curiosas intrigas y resoluciones, generalmente del modo más duro e implacable, como en "El médico de su honra", donde la esposa, inocente, pero ha quien las apariencias pueden poner en entredicho, es suprimida por el marido mediante una sangría dada por el médico, al cual se le hace creer que está enferma; o bien, llegando a "crónica de sucesos", como en "El pintor de su deshonra", donde el pistoletazo vengador empieza a adquirir beligerancia escénica.

Pero todo este riquísimo repertorio de formas teatrales queda multiplicado cuando nos ha sumamos al mundo de los "autos sacramentales". Estas obras, escritas para festejar el Corpus, no como "teatro de taquilla" ,aunque sí para el pueblo, habían de tener un esquema uniforme de exaltación de la Eucaristía a través del desarrollo escénico de algún motivo teológico. Sobre esa obligada uniformidad, Calderón trenza los más variados y fantásticos espectáculos: en sus setenta y tantos "autos" (más de treinta de los cuales están precedidos de una "loa", que es como otro "auto" en miniatura) no se repite jamás una estructura escénica. Los personajes unas veces mezclan figuras simbólicas, reales y humorísticas. Así -puesto que cada "auto" contrapunteaba el tema eucarístico con algún otro tema: religioso, mitológico, profano e incluso meramente anecdótico-encontramos, como ejemplo típico, uno titulado "El nuevo Palacio del Retiro", que, uniendo a la solemnidad del Corpus la festividad de la inauguración del nuevo Palacio, tiene en el reparto de su "loa" figuras como "Palacio, galán", "Buen-Retiro, galán", "Jardinero", "Sabiduría", "Primera Dama", "Vida Contemplativa", etc.. En la "loa" y "El Viático Cordero" hay una danza de los doce "husos horarios" bajo la dirección de la "Geografía", mientras en la "loa" de "Las Órdenes Militares" se juega con alusiones a las calles de Madrid. En otro sentido hallamos un "auto", "La humildad coronada de las plantas", donde todos los personajes son plantas, cada cual con su simbolismo religioso. Más aún: siempre que Calderón tenía mucho éxito con una obra profana suya, creaba después un "auto" sacramental sobre el mismo tema y título, no sólo con "La vida es sueño", sino con comedias mitológicas como "Psiquis y Cupido", "Andrómeda" y "Perseo", e incluso con una obra sensacionalista e inmoral como "El pintor de su deshonra".

La Vida es Sueño; Calderón de la Barca

CRONOLOGÍA DE CALDERÓN DE LA BARCA

AÑO

VIDA Y OBRA DE CALDERÓN

CONTEXTO HISTÓRICO, SOCIAL Y CLTURAL

1595

Matrimonio de los padres de Calderón, Diego Calderón de la Barca y Ana Mª de Henao y Riaño.

1596

Nace su hermano Diego.

1598

Nacimiento de su hermana Dorotea.

Muere Felipe II y le sucede Felipe III.

1600

Nace Calderón el 17 de enero

Ejecución de Giordano Bruno Publicación del Romancero General.

1602

Su familia se traslada a Valladolid, en razón del cargo de secretario de su padre don Diego. Nace su hermano José.

El Duque de Lerma, valido del Rey.

1606

La familia vuelve a trasladarse a Madrid.

Nacen Rembrandt y Corneille

1607

Nacimiento de su hermana Antonia María. Morirá hacia 1615.

1608

Calderón entra a estudiar en el Colegio Imperial de los Jesuitas de Madrid hasta 1613.

1610

Muere su madre al dar a luz una hija.

Enrique IV muere asesinado en Francia

1614

Ingresa Calderón en la Congregación de la Anunciata Se matricula en la Universidad de Alcalá.

Muere El Greco.

1615

Muere su padre.

Entra en la Universidad de Salamanca, tras estudiar lógica y retórica en Alcalá.

Se publica la Segunda Parte del “Quijote” .

1620

Calderón deja Salamanca y acude a Madrid, donde participa en el certamen literario por la beatificación de S. Isidro.

1629

Asalta el Convento de Trinitarias persiguiendo al actor Pedro de Villegas, que había herido a su hermano.

Nace el Príncipe Baltasar Carlos

1635

Calderón concluye la redacción de “La vida es sueño” Se representa “El médico de su honra”. Se componen “Con quien vengo, vengo” y “A secreto agravio, secreta venganza”.

Muere Lope de Vega

1636

Calderón, “El alcalde de Zalamea”. Se publica el primer volumen de sus comedias, en Madrid, a cargo de su hermano José.

1640

Rebelión de Cataluña. Calderón toma parte en la expedición para sofocarla.

Muere Rubens
Portugal se separa de la Corona española.

1642

Calderón abandona la carrera militar aduciendo problemas de salud.

Muere Galileo. Nace Newton

1645

Muere su hermano José en la guerra de Cataluña.

Muere Quevedo

1647

Muere su hermano Diego

1648

Calderón detenta la exclusiva en la composición de los autos sacramentales. “La segunda esposa”, “La vacante general”; “El pleito matrimonial del alma y el cuerpo”

Independencia de los Países Bajos.

1651

Calderón es ordenado sacerdote. Comienza a vivir en la calle Platerías de Madrid donde residirá hasta su muerte.

Nace Sor Juana Inés de la Cruz

1661

Calderón, “Eco y Narciso

Luis XIV asume la plenitud del poder. Se comienza el palacio de Versalles

1666

Calderón, Capellán Mayor de la Congregación de Presbíteros de Madrid

Newton: descomposición de la luz.

1673

“La vida es sueño” (auto sacramental)

1681

Muere Calderón el 25 de mayo.

“LA VIDA ES SUEÑO”

El príncipe Segismundo de "La vida es sueño" duda de la realidad del mundo que le rodea unos años antes de que Descartes se pregunte también si el mundo es una ilusión; incluso cuando este personaje de Calderón se resigna a no saber si sueña o está despierto, está entregándose ya a la única solución que más adelante propondrá Kant: observar buena conducta, por sí, efectivamente, el mundo exterior es cierto y hay también una vida inmortal:

"Obrar bien es lo que importa

por si llega el despertar".

"La vida es sueño" es el gran drama filosófico del siglo XVII: donde la preocupación intelectual y moral es honda expresión del espíritu europeo de su época.

La acción principal de “La vida es sueño” es el conocido “Peregrinatio Vitae” de los dos jóvenes Segismundo y Rosaura, trazado en varios niveles de comunicación. En general, es un progreso desde una etapa inicial de caos hacia otra final de integridad, durante el cual los dos protagonistas avanzan de una situación de encarcelamiento por las pasiones y la ignorancia a otra de la libertad de la razón y la identidad propia. Van de una etapa "deforme," en que ninguno se parece a los que es, a otra "deiforme," en que cada uno se parece a Dios su creador. Estas trayectorias han sido estudiadas a fondo por Wardropper ("Apenas llega"), Sciacca, Cope, Sturm, Sorensen y Bandera, todos los cuales han destacado las bases filosóficas de esta peregrinación penosa hacia la verdadera identidad, hacia lo que uno es en la vida.
La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
El propósito de Calderón en “La vida es sueño” es el de presentar dicha búsqueda, pero también se propone dramatizar los esfuerzos de varios otros personajes en la comedia de parar o desviar las trayectorias de Rosaura y Segismundo, y así evitar las consecuencias que temen si los dos jóvenes realizan sus destinos. En términos dramáticos, aquellos van a ser los "personajes obstructores," los que quieren bloquear el progreso de los jóvenes a su meta apropiada. Los jóvenes, por su parte, tienen que idear la manera de deshacerse de la obstrucción, o eliminando al personaje obstructor de la sociedad, o incorporándolo dentro del nuevo régimen formado por la generación joven, el cual será la sociedad apropiada para las nuevas circunstancias creadas por el desenlace.

  • ARGUMENTO Y PERSONAJES:

    • Clotaldo:
      El primero de los personajes obstructores que sale en escena es Clotaldo. El espectador descubre bien pronto que es el padre de Rosaura. Las acciones obstructivas de Clotaldo empezaron hace veinte años cuando se enamoró de Violante en Moscovia, determinó seducirla y después la abandonó para buscar su fortuna en Polonia. Al irse, dejó su espada en señal de su fe, pero llevó consigo la honra de Violante y los derechos de ésta, y de la criatura que nació después, a sus puestos sociales de esposa honrada e hija reconocida (Anthony). 
      Sin embargo, Clotaldo no es el típico personaje obstructor de una comedia nueva, puesto que él mismo se encuentra en la misma situación existencial que sus dos prisioneros. Primero, su corazón está tan preso como el cuerpo de Segismundo, porque no puede expresar el amor paternal que siente por Rosaura. Segundo, Clotaldo está preso de su concepto de lealtad al rey, que le exige prender a Rosaura. Tercero, Clotaldo está preso de su propia presunción al decidir ocultar su paternidad y huir de la responsabilidad de proclamar que Rosaura es su "hijo". Clotaldo se encuentra, en consecuencia, tan cohibido emocional y físicamente como sus dos prisioneros, aunque sea una cárcel que él mismo haya creado. Al final del Acto, cuando descubre que su hijo ofendido es una hija ofendida (repitiendo la situación entre Violante y Clotaldo), y aún más una hija ofendida por el duque Astolfo, el viejo se ve en el omnipresente "confuso laberinto", totalmente incapaz de extricarse sin ayuda ajena de la cárcel de las emociones, lealtades y circunstancias en que se encuentra. "Descubra el cielo camino," declara Clotaldo, "aunque no sé si podrá / cuando en tan confuso abismo / es todo el cielo un presagio / y es todo el mundo un prodigio".

    • Astolfo:
      El próximo personaje obstructor que sale al escenario es Astolfo, seductor de Rosaura y pretendiente a la mano de Estrella, heredera del trono de Polonia. A Astolfo le importa esconder la misma información que retiene Clotaldo: su relación con Rosaura, en que le ha quitado la honra y la identidad merecida de esposa de él y de duquesa de Moscovia. Los dos hombres están ligados así extrañamente por un mismo hecho irresponsable cometido contra la madre y la hija, y por un mismo secreto que no se revelará hasta las últimas líneas de la comedia.
      La salida de Astolfo inicia la segunda escena del Acto I, la cual aparenta ser el inverso de la primera. Esta es en el salón del palacio real de la corte. Está repleta de luz, música marcial, vestidos bizarros y personas refinadas controlando racionalmente un diálogo que desvanece del todo la impresión anterior de caos y desorden elemental. Sin embargo, las primera palabras de Astolfo reiteran el tema y las imágenes del primer momento de “La vida es sueño”. El lenguaje culto y decepcionante usado por él describe el sonido de los arcabuces, los tambores y las trompetas, los pájaros y las fuentes que se oían proclamar la bienvenida de Estrella. Son los mismos cuatro elementos, presentados caóticamente al principio de la comedia en la imagen del hipogrifo, pero aquí dispuestos en orden aparente por la mano del hombre. El fuego es representado por los "rayos" y las "cometas" salientes de las armas de fuego, la tierra por "las cajas y las trompetas," el aire por "los pájaros" (supuestamente enjaulados) y el agua por "las fuentes." Y aquí, como en el principio, los elementos están deformes y fuera de su contexto normal, ya que han formado "clarines de plumas" y "aves de metal." Por esto, este mundo social tampoco está completo en su formación. Es un laberinto de personas informes sin una identidad apropiada tanto como en el monte; pero aquí todo el mundo aparenta formas organizadas y completas, y aparenta el uso de la razón.
      Estrella por su parte parece vislumbrar la realidad detrás del orden aparente de la corte, y parece entrever que debajo del disfraz exterior de la ropa cortesana de Astolfo yace una bestia tan feroz como la que parecía ser Segismundo vestido de pieles. "Y advertid que es baja acción," le aconseja a su prometido, "que sólo a una fiera toca, / madre del engaño y traición, / el halagar con la boca / y matar con la intención". Estrella tiene razón, porque después de estas palabras Astolfo echa un discurso claro, directo y racional de la historia previa de su situación actual; pero no descubre ningún secreto ni revela la identidad de la mujer retratada en el pendiente que lleva al cuello.
      El discurso de Astolfo es seguido con otro aún más racional y pedante por el último personaje obstructor de la comedia, el rey Basilio, que sí descubre el gran secreto de su hijo Segismundo y los planes que tiene para él.

    • La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
      Basilio:
      Curiosamente, no hay ningún personaje en “La vida es sueño” que haya sido analizado tan polémicamente como Basilio. Por ser rey (representante de Dios en la tierra) y padre (árbitro del destino de su progenie), su figura y personalidad dramáticas han sido desmenuzadas por muchos críticos, en particular Fox, quienes algunos presentan a Basilio como un tirano, y otros le consideran un rey bueno.

      En términos de la estructura dramática, el papel que más le caracteriza a Basilio es el de Autor. Al nacer su hijo, Basilio "leyó" en las estrellas el "drama" biográfico de su hijo. Según este texto celestial escrito en el cielo, Segismundo sería atrevido, cruel e impío, dividiría el reino en conflictos y vería a su propio padre rendido a sus pies. A Basilio no le gustó el drama escrito así, en su versión original, y decidió enmendarlo radicalmente. En su refundición de la comedia, Basilio borró del primer Acto la crianza y educación del príncipe "dócil y humilde" de "nobleza gallarda," "sangre generosa" y "condición bizarra", como el mismo Segismundo describiría su atajada juventud. En su lugar, Basilio escribió un Acto en que se anunciaba la muerte del príncipe al nacer, pero en realidad el niño fue llevado a una torre oscura para ser criado como un animal del bosque que sólo aprendía regir su comportamiento por sus deseos emocionales. El rey imponía así una "ley escrita" por él mismo sobre la "ley natural" que Dios había destinado a la criatura. Basilio, con esta nueva versión biográfica, no ha funcionado únicamente como un personaje obstructor, sino se ha convertido en algo peor, un usurpador de la comedia escrita en el cielo, tomando para sí el derecho de atajar del todo un plan dramático celestial en que Segismundo sería el heredero del trono de Polonia.
      Veinte años más tarde, Basilio anuncia al mundo su propia refundición de un segundo Acto de su propia comedia. Traerá a su hijo dormido al palacio y le hará una prueba para ver si se queda como príncipe y heredero, hijo de Basilio y marido de Estrella, o si vuelve a ser hombre/fiera en la torre. Son las únicas dos opciones en la versión escrita por Basilio, porque este autor usurpador no piensa permitir una representación de la versión original de la comedia. En otras palabras, Basilio ha escrito un nuevo papel dramático de "Príncipe dócil y humilde" para Segismundo y va a traer al joven al palacio a que ensaye el papel. Si Segismundo lo hace bien, lo puede retener en el drama; pero si lo hace mal, se lo quitará, y Segismundo tendrá que pasar lo que queda de su vida -el tercer Acto de la comedia de Basilio- en la torre oscura.
      El
      Autor verdadero distribuye papeles verdaderos a todos los recitantes para que hagan partes en una comedia titulada Obrar bien que Dios es Dios. El Autor les advierte que tienen que hacer bien su papel porque el premio de la vida eterna depende de las presentaciones en el teatro. Lo que ha hecho Basilio es usurpar el derecho de Dios de repartir los papeles a los seres humanos. Es como si, de repente, en el momento de darles a los recitantes sus partes, entrara Basilio, quitara el papel de Príncipe de las manos de Segismundo, y le diera un "vestido de pieles." Luego, en el Acto II, escrito y dirigido por Basilio, se le da la ropa supuestamente apropiada de Príncipe pero el hombre interior, sujeto todavía a los sentidos y las pasiones, no puede hacer bien su papel, por no saber en qué consiste ser Príncipe. La situación es análoga a la del "hombre natural," la persona sujeta a "la gran ley natural", que se encuentra de pronto bajo una "ley escrita" que no conoce; y en efecto Segismundo ni tratará de regirse por esa ley escrita hasta el tercer Acto, al salir de la cárcel la segunda vez.
      Calderón manipula así el clásico caso dramático tan difundido en el Siglo de Oro de poner una comedia dentro de la comedia, formando el metateatro. Aquí, la comedia interpolada es escrita por un usurpador, un intruso que impone su obra sobre el actor sin permiso ni consulta. Y Basilio no es el único culpable de dicha usurpación, puesto que Clotaldo hizo lo mismo a Violante, robándole su derecho al papel de esposa, y Astolfo ha hecho precisamente lo mismo con Rosaura, quitándole su papel de duquesa honrada y causando que se vista de hombre. Después, en el Acto II, Rosaura saldrá en la ropa supuestamente apropiada para ella; pero la mujer interior no habrá alcanzado todavía el papel debido, y por eso Rosaura cambiará su vestido a
      vaquero, espada y daga en el Acto III, como Segismundo seguirá vestido de pieles. En este sentido, “La vida es sueño” es una comedia en que varios hombres intentan parar El gran teatro del mundo (o, mejor dicho, el ensayo Obrar bien que Dios es Dios), imponiendo sus propias versiones dramáticas en el lugar de las de Dios.
      La acción dramática consiste en los esfuerzos por los seres despojados de recuperar sus papeles apropiados. Para los dos, la recuperación requiere un concomitante desarrollo personal.

    • Segismundo y Rosaura:
      El personaje de Segismundo es político, mientras que el de Rosaura es un avance desde un estado emocional análogo al caos primordial hacia uno de plena identidad propia. La llegada a sus metas respectivas es la recuperación de sus papeles de Príncipe y Mujer, papeles que les fueron despojados ilegalmente por usurpadores de sus destinos que trataron de escribir papeles nuevos para los dos.
      Ya al final del segundo Acto, Segismundo ha progresado de un estado de encarcelamiento a las pasiones y el mundo natural a un estado más reflexivo y racional (aunque sigue físicamente encarcelado) de resignación. Rosaura, mientras tanto, ha estado luchando para controlar su propio destino. En términos
      La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
      dramáticos, la imagen de ella que lleva Astolfo colgada del cuello es el equivalente de la vida breve de Príncipe que Segismundo tuvo en el palacio. Los dos -papel y retrato- pertenecen al mundo de la representación. La vida palaciega de Segismundo era una representación dramática hecha por Basilio, y el retrato de Rosaura es una representación pictórica hecha por Astolfo. Son productos ficticios que han robado la identidad de los protagonistas porque los "autores" habían usurpado previamente los papeles apropiados de Segismundo y Rosaura. Al terminar el Acto, ni el uno ni la otra posee más que un simulacro de su papel apropiado: un sueño y un retrato.
      Con Rosaura, el problema es social y por eso "cómico," mientras que con Segismundo es político-imperial y por eso "serio." Sin embargo, Calderón trata los dos temas con la misma gravedad y consistencia. El destino de Rosaura es igual de importante a su creador que el de Segismundo, y los dos reciben el mismo espacio dramático-temporal en “La vida es sueño”. A nosotros los espectadores, puede ser que nos parezcan más interesantes y fundamentales las vicisitudes de la vida del héroe Segismundo; pero dicha preferencia es del espectador, puesto que Calderón nunca hace nada para indicar una preferencia por Segismundo, ya que Rosaura recibe un tratamiento igual en todas las técnicas dramáticas de acción, tiempo y lugar. En eso también nuestro autor imita en cierta manera al
      Autor supremo, el cual en la representación de la vida asegura escrupulosamente que todas sus criaturas tengan una oportunidad igualitaria de hacer bien sus papeles. Además, para el Autor supremo -como para el autor Calderón de la Barca- es igual de importante que Rosaura encuentre su papel apropiado en la vida de esposa a que Segismundo encuentre el suyo de Príncipe. Todos los seres humanos tienen el mismo valor ante su creador en este sentido, porque el autor no puede preferir a uno sobre los otros, puesto que actuar de esta manera limitaría la libertad de acción de la criatura. Calderón en su comedia imita análogamente este comportamiento divino.
      La próxima salida de Rosaura en el escenario es a mediados del tercer Acto, cuando Segismundo, todavía vestido de pieles pero controlando sus acciones con las facultades racionales, está en camino de cobrar por la fuerza su legítimo destino. Rosaura sale montada a caballo como al principio de la comedia. Esta vez, no obstante, tiene control del animal, cuyos aspectos son todavía los cuatro elementos, aunque ahora correctamente definidos, "pues el cuerpo es la tierra, / el fuego el alma que en el pecho encierra, /
      La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
      la espuma el mar, y el aire es el suspiro". El caballo sigue siendo un "caos" y un "monstruo”, pero esta vez es controlado por el jinete. Al igual que Segismundo, Rosaura no ha resuelto todavía su problema de la recuperación de la identidad que se le han usurpado, y por eso sale con vaquero, espada y daga.
      Las revelaciones de Rosaura, tan profundamente estudiadas por los críticos, abren los ojos a Segismundo. Se da cuenta ya que la torre, el palacio y su situación actual en el campo son verdades, aunque las partes gloriosas parecen sueños. Deduce de esto que todas las glorias de esta vida son sueños, porque son perecederas. Un día no las tendremos con nosotros, y aún la memoria creerá que fueron sueños. ¿Qué es, entonces, lo que no desvanece con el tiempo como si fuera un sueño? Solamente "la fama vividora" que se alcanza obrando bien, a través de la toma de decisiones totalmente ajenas e indiferentes a los deseos personales. En este caso, reconoce que Rosaura está sin honor y que el papel apropiado del Príncipe es de dar honor, no quitarlo.
      Esta decisión indiferente de reprimir sus deseos personales para comportarse como un Príncipe es la culminación de su
      peregrinatio existencial. Ha encontrado su papel en la vida y se ha dedicado a hacer su papel sin miras a las preferencias individuales.
      La resolución de la comedia presenta al nuevo príncipe educando a los demás a través de una redistribución de los papeles apropiados a todos los personajes, rectificando así las distribuciones injustas de Clotaldo a Violante y Rosaura, de Astolfo a Rosaura y Estrella y de Basilio a Estrella y su hijo (Basilio -típicamente cegado por su propia versión teatral- no se entera nunca ni de la existencia de Rosaura). Primero, Segismundo rectifica los errores de su padre, levantándole del suelo y humillándose ante él. Después, rectifica los errores de Clotaldo y Astolfo con la entrega de Rosaura a Astolfo, quien -conocida su identidad- la acepta como su legítima esposa. Es la acción que le permite a la joven lograr su verdadero destino personal de hija (de Clotaldo), esposa (de Astolfo) y duquesa (de Moscovia). Luego, Segismundo rectifica el desajuste de papeles con Estrella, casándose con ella. Finalmente, destina al soldado rebelde a condena perpetua por traicionar a Basilio, el rey legítimo, causando las exclamaciones universales: "Tu ingenio a todos admira. / ¡Qué condición tan mudada! / ¡Qué discreto y qué prudente!".
      Más allá de esto no puede ir el joven. En efecto, ha logrado restaurar la armonía universal distorsionada y hecha laberinto por los otros hombres en la comedia. Al volverle a Basilio su corona, al casarle a Rosaura con Astolfo, al casarse con Estrella y al encarcelar al soldado rebelde, Segismundo ha logrado el estado político-social a que todos habrían llegado por naturaleza si los personajes obstructores Basilio, Clotaldo y Astolfo no hubieran intentado alterar los asuntos años ha. Si Clotaldo se hubiera casado con Violante, Rosaura habría nacido legítima y habría sido la perfecta pareja para Astolfo. Si Basilio se hubiera educado a Segismundo con prudencia en el palacio, se habría criado bien y se habría casado lógicamente con Estrella. Si Astolfo se hubiera quedado en Moscovia casado con Rosaura, habría sido el duque reinante del ducado.

La Vida es Sueño; Calderón de la Barca
En resumen, todos los personajes terminan en la comedia con los papeles que habrían tenido aún si los usurpadores no hubieran intentado cambiar el plan original de los asuntos. En este sentido, “La vida es sueño” dramatiza la interrupción de los designios de Dios por ciertos hombres que, por padecer de un sentido erróneo de confianza personal, usurpan el papel del Autor. Por esta razón, “La vida es sueño” no es tanto un "segmento" de El gran teatro del mundo como una ruptura del curso de la serie de acontecimientos. Basilio, Clotaldo y Astolfo le usurpan al Autor su derecho de distribuir los papeles apropiados y convenientes a los participantes, abrogando para sí este derecho y distribuyendo a los demás los papeles que les convengan a ellos mismos por razones personales. Imponen una "ley escrita" formulada por ellos mismos que desvincula a ciertos personajes de la "ley de gracia" que Dios utiliza para distribuir equitativamente la justicia a sus criaturas. No es hasta el final de “La vida es sueño”, cuando Segismundo vuelve a repartir los papeles apropiados y convenientes, que el verdadero Autor Dios pueda seguir con su auto “El gran teatro del mundo”.
El final de “La vida es sueño” es así su principio legítimo. Desde el instante en que cierra la producción, todos los personajes serán responsables de sus destinos; y -como el rico, el pobre, la hermosura, la discreción, el labrador y el rey- todos tendrán al Autor verdadero vigilando sus representaciones para ver si hacen bien o mal sus papeles. Además, el trabajo será más fácil, porque el caos y la confusión emocionales e intelectuales que caracterizaban los primeros momentos de la comedia se han convertido en la armonía y la consumación estructural del final, porque todos los personajes se han completado y armonizado con sus papeles, incluidos los personajes obstructores, los cuales, en vez de ser eliminados del esquema final, han sido incorporados y restaurados a sus puestos designados en la sociedad. De ahí puede empezar la comedia verdadera del gran teatro del mundo, en que todos hagan bien el papel que Dios les ha otorgado sin intentar obstruir el camino de nadie a su destino apropiado y sin usurpar el derecho de Dios de asignar los papeles convenientes a sus criaturas.

FRASES DE CALDERÓN DE LA BARCA

"Que el vivir es solo soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive sueña
lo que es hasta despertar."

“ ..y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son

aunque ninguno lo entiende.”

Monólogo de “La Vida es Sueño”
de Segismundo

“Es verdad; pues reprimamos

esta fiera condición,

esta furia, esta ambición,

por si alguna vez soñamos;

y si hacemos, pues estamos

en mundo tan singular,

que el vivir sólo es soñar;

y la experiencia me enseña

que el hombre que vive, sueña

lo que es, hasta despertar.

Sueña el rey que es rey, y vive

en este engaño, mandando,

disponiendo y gobernando;

y este aplauso, que recibe

prestado, en el viento escribe;

y en cenizas le convierte

la muerte (¡desdicha fuerte!);

¿que hay quien intente reinar

viendo que ha de despertar

en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,

que más cuidados le ofrece;

sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza;

sueña el que a medrar empieza,

sueña el que afana y pretende,

sueña el que agravia y ofende,

y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí

de estas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

Y los sueños, sueños son.”

ÍNDICE

Páginas

  • Introducción 1-2

  • Pedro Calderón de la Barca 3-7

    • Vida 3-4

    • Obras 4-7

  • Cronología de Calderón de la Barca 8-9

  • “La vida es sueño” 9-19

    • Argumento y Personajes 10-18

      • Clotaldo 10-11

      • Astolfo 11-12

      • Basilio 12-14

      • Segismundo y Rosaura 14-18

  • Frases de Calderón de la Barca 19-20

    • Monólogo de “La vida es sueño” de Segismundo 19-20

  • Índice 21

Página I