La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades

Literatura española del siglo XVI. Narrativa. Novela picaresca. Obra anónima. Personajes. Capítulos. Temas. Resumen

  • Enviado por: Toño Ceuvalencia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad

La vida de

Lazarillo de

Tormes y de

sus fortunas

y adversidades

ÍNDICE:

1- ENCABEZAMIENTO:

1.1 La vida de Lazarillo de tormes y de sus fortunas y adversidades.

1.2 Edelvives

1.3 Primera

1.4 Anónimo

1.5 114 Páginas

1.6 Cuatro

1.7 Es una novela bastante importante, pues en el siglo XVI no se hacían novelas de ese tipo, con ese realismo y esa verosimilitud de las que carecían las novelas bizantinas, pastoriles, moriscas y de caballerías, que eran las de la época, todas ellas de un estilo fantástico. El realismo está marcado principalmente en los personajes que la integran, puesto que en esa época había muchas autoridades religiosas, como el clérigo, y marginados sociales, como el ciego. Otras características que resaltan de la novela son la evolución psicológica que Lázaro sufre a medida que va transcurriendo el relato y la idea de que el protagonista sea un antihéroe, idea pionera. El estilo coloquial también es una de las características del antihéroe pues era una persona inculta, así como el humor o ironía que utiliza en toda la misiva a `su merced', que suavizan toda la crítica a la iglesia y a la sociedad del siglo XVI.

2- RESUMEN DEL ARGUMENTO Y CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA NOVELA PICARESCA:

Es un subgénero narrativo escrito en prosa, además de ser pseudo autobiográfico, característico sobre todo de la España del Siglo de Oro. La novela picaresca se caracteriza principalmente porque su protagonista es un antihéroe, y los hechos son muy realistas

TRATADO PRIMERO: La madre de Lázaro después de que su padre les abandonara mantiene relaciones con un negro llamado Zaide y el lo acepta, puesto que su nivel de vida era mejor, hasta que a Zaide lo azotan y los deja. La madre de Lázaro le manda a vivir con un ciego, cuya característica principal es que es muy avispado, pues siempre se la está jugando a Lázaro. Éste primer amo es el que sacará a Lázaro de su `niñez' y le expondrá ante él un mundo mas crudo de lo que el pensaba. La primera que el ciego `le hace' es cuando van saliendo de Tejare, al lado de Salamanca y se encuentran con una estatua de un toro. El ciego le dice a Lázaro que ponga la oreja que se oyen ruidos y entonces cuando el la pone, el ciego le da un golpetazo contra el toro de piedra y se marea. Más tarde hay otra anécdota curiosa que es cuando el ciego se pone a beber vino. Lázaro, al que no le dejaba beber, se las ingenia como puede, y entonces le hace un agujerito a una vasija para que caiga el vino y el lo tapaba con cera, y hasta que el ciego se dio cuenta y maldecía diciendo no saber porque era. `No diréis, tío, que os lo bebo yo -decía-, pues no le quitáis de la mano'. Pero el ciego encontró el agujero y mientras Lázaro bebía le rompió el jarro en toda a cara, cortándolo y magullándolo mientras sangraba y lloraba de dolor. Le lavó con vino las heridas mientras se reía y le decía: `¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermo te sana y te da salud.'. Así le hizo muchas (Ver punto 5 del trabajo) hasta que un día que llovía, Lázaro decidió vengarse de él y viendo un riachuelo improvisado que se había hecho en la calle le dijo al ciego que saltase por el sitio que más agua había, haciéndole creer que era en donde menos había. Y para rematar la faena se dio de morros contra un muro que había al otro lado, quedando medio muerto, y Lázaro huyó.

TRATADO SEGUNDO: Después de aquel incidente Lázaro llega a una ciudad llamada Maqueda donde un clérigo le ofrece hogar a cambio de tareas. Igual que del ciego resaltaba su astucia, del clérigo resaltaba su avaricia pues nunca solía darle nada de comer, es más, el libro cita, que Lázaro comía una cebolla cada dos días. Entonces Lázaro se las tiene que ingeniar para no morir de inanición y entonces pasó por la casa un hombre que hacía llaves y se las ingenió para conseguir una igual que la del baúl donde guardaba el clérigo la comida, y para fingir que no había sido el, hizo un agujero en él a modo de que pareciese que un ratón lo había roído y, aprovechándose él de esta situación, cada día comía un poco. Una noche en la que el clérigo estaba de guardia por si veía algún ratón, escuchó como un silbido de una serpiente, pero en realidad era la llave del baúl que tenía Lázaro escondida en su boca para que su amo no la descubriese. Entonces su amo le dio tal trastazo que Lázaro estuvo varios días en un estado de salud bastante pésimo, pero del que se pudo recuperar y, acto seguido, el clérigo le expulsó de su casa.

TRATADO TERCERO: Lázaro llegó a Toledo pidiendo limosnas de forma amable, una entre tantas otras cosas que también le enseñó el ciego, cuando pidiendo por la calle se encontró con un escudero vestido de forma impecable. Éste le pidió a Lázaro que fuera su criado y este aceptó sin pensárselo dos veces, pues pensaba que le podría proporcionar una vida digna. Pero que las apariencias engañan es algo que muchos como Lázaro no tienen en cuenta y eso pasa factura, pues ese `rico' escudero no era más que un pobre diablo que se creía que todo era aparentar (si bien es verdad que las apariencias no llevan a ninguna meta, ayudan bastante, desde el siglo XVI hasta la actualidad). Desde que el escudero le acogió en su morada, Lázaro aseaba la casa cuando este se iba de buena mañana hasta que volvía de noche, y si le sobraba tiempo, se iba a pedir para poder comprar carne, aunque buena porción de esta se la tuviera que dar a su amo. Esto era hasta que prohibieron pedir limosna en las calles de Toledo y entonces las vecinas del escudero tuvieron que alimentarle para ayudar a mantenerle. Un día Lázaro salió a la calle cuando se oyó a voz en grito: `Marido y señor mío: ¿Adónde os me llevan? ¡A la casa triste y desdichada, a la casa lóbrega y oscura, a la casa donde nunca comen ni beben!'. Dándose por aludido, Lázaro se da cuenta y va aprisa a comunicárselo a su amo el escudero. Éste se ríe y le dice que no es esa su casa y entonces se va. Más tarde viene un hombre a pedir el alquiler de la casa y Lázaro le dice que no está su amo que és en realidad el dueño de la casa. Nunca más apareció pero como vieron que Lázaro era inocente, le dejaron marchar y Lazarillo abandonó la casa.

TRATADO CUARTO: Lázaro da con un fraile, del que se irá pronto de su lado, porque el decía que con él había roto sus primeras zapatillas de tanto andar y otras cosas de las que no quiere decir nada. Esto último, es una de las extensas críticas a la iglesia que hay en el libro. Se cree que esta és una de las razones por la que el autor no quiere dar su identidad a conocer, porque el autor podría tener que ver con la iglesia. En 1605, el fraile Jerónimo José de Sigüenza atribuye la autoría del libro a Fray Juan de Ortega.

TRATADO QUINTO: Lázaro acaba dando con un buldero que en realidad era un embustero, pues sus bulas eran falsas. En sus timos, el buldero decía que alguien pensaba que las bulas no servían para nada estaba poseído, cuando el `poseído' era alguien compinchado con él. Finalmente Lázaro no se queda con el buldero, el cual es pillado con las manos en la masa.

TRATADO SEXTO: Lázaro va a parar con un capellán con el que gana mucho dinero y se compra nuevas y lujosas ropas. Finalmente no se queda con el porque ya no necesitaba de su trabajo.

TRATADO SÉPTIMO: Lázaro se topa con un alguacil con el que no quiere quedarse porque lo ve un trabajo un poco arriesgado, y siendo pregonero de vinos se topa con el arcipreste de San Salvador, que le invita a casarse con una criada suya. Se rumoreaba que su mujer le era infiel con otro pero él, aun sabiéndolo, hacía oídos sordos a lo que la gente decía, pues sabía más que nadie lo que costaba llegar hasta donde estaba y no quería dejar su estatus social.

3- PERSONAJES:

3.1 Lázaro va aprendiendo cosas según va avanzando la historia. Por ejemplo, con su primer amo, el ciego, aprende a que hay que desconfiar de la gente (no de todas las personas, claro está) y a ser mas astuto en la vida. Eso lo sabe hasta el mismo Lázaro: `Y porque vea Vuestra Merced a cuánto se extiende el ingenio de este astuto ciego, contaré un caso de muchos que con él me acaecieron, en el cual me parece dio bien a entender su gran astucia' (se refiere a la anécdota de las uvas). Este es a mi juicio el tratado con mas importancia, porque la vida de Lázaro da un cambio radical después de separarse de su madre y se convierte en otra persona, y eso se ve después, con los otros amos, cuando se gana la vida haciendo cosas que el mismo ciego le había enseñado. El segundo a resaltar creo que es el del escudero, pues enseña que las apariencias engañan: `Este -decía yo- es pobre, y nadie da lo que no tiene […] aquellos es justo desamar y aqueste es de haber mancilla', pero aunque las apariencias engañen, ayudan a conseguir nuevas metas, como cuando el escudero ligaba con dos chicas, y estas solo le vieron por fuera y les interesó quedándose con la imagen exterior, pero cuando vieron que no tenía una blanca, le dejaron solo. Creo que los demás tratados no tienen nada que haya que resaltar en este apartado.

3.2 Lázaro tiene un total de seis amos; El ciego, un clérigo, un escudero, un fraile, el buldero farsante y finalmente el alguacil, cuando se mete a pregonero de vinos.

  • Las características físicas de los amos no tienen relevancia en esta historia, porque Lázaro no quiere resaltar como son físicamente, sino psicológicamente. Entonces el único personaje del que se dan datos físicos: `Topome Dios con un escudero que iba por la calle, con razonable vestido, bien peinado, su paso y compás en orden…'. Pero se pueden deducir datos físicos de los demás personajes, como el ciego, al que Lázaro llama `mi nuevo y viejo amo' en alusión a que es nuevo el amo, pero la persona en sí es vieja. Lázaro, después de trabajar con el capellán, viste `un jubón de fustán viejo, un sayo raído, una capa frisada y una espada de las viejas primeras de Cuellar [unas espadas muy famosas]'

  • El primer amo, que era el ciego era muy astuto y muy sabio, y se deduce que es porque al no poder ver, tenía que `ver la vida' de otra forma. El clérigo era un hombre muy avaro, y por eso Lázaro se ve obligado a robarle. Como ya he dicho antes el escudero aparentaba ser un hombre muy rico pero al final no tenía ni para comer pues le daba de comer Lázaro como podía. De los otros solo se puede destacar el buldero, que era un estafador y un farsante.

  • 4- TEMAS:

    -TRATADO PRIMERO: La astucia, con la que el ciego pilla a Lázaro todas sus trampas.

    -TRATADO SEGUNDO: La avaricia, la que tenía el clérigo, al no darle a Lázaro de comer prácticamente.

    -TRATADO TERCERO: Las apariencias, con las que el escudero pretende parecer un hombre rico ante el pueblo.

    -TRATADO CUARTO: Se podría decir que el engaño, pues el fraile no hace caso a su religión y se deduce que tiene varios escarceos amorosos.

    -TRATADO QUINTO: También, como en el cuarto tratado, el engaño pues estafa a sus clientes.

    -TRATADO SEXTO: No hay ningún tema en concreto, puede ser, la generosidad del capellán al darle a Lázaro todas las ganancias de los sábados y lo que cobraba, pero no hay una mas concreta.

    -TRATADO SÉPTIMO: También podría ser la generosidad por ofrecerle a Lázaro casarse con su criada.

    5- RESUMEN DE TRES TRETAS:

    • Lázaro, el ciego y la longaniza: El ciego estaba asando una longaniza en una brasa que había en un hostal, cuando Lázaro, muerto de hambre, le da el cambiazo por unas verduras. Cuando el ciego se da cuenta le pregunta a su criado y este responde que no podía ser, pues no había soltado las pinzas en todo el rato. El ciego le abre la boca y mete su nariz dentro, pillándole porque olía a longaniza y Lázaro del asco, vomita.

    • Lázaro, el ciego y las uvas: Estaban los dos comiendo uvas, y antes de empezar el ciego le dice que él cogería una y Lázaro otra, así sucesivamente. Entonces el ciego empieza a comer de dos en dos y Lázaro le ve y le imita. Entonces, el ciego le descubre porque dice que él comía de dos en dos y Lázaro no protestaba.

    • Lázaro, el ciego y el jarro de vino: El ciego se pone a beber vino. Lázaro, al que no le dejaba beber, se las ingenia como puede, y entonces le hace un agujerito a una vasija para que caiga el vino y el lo tapaba con cera, y hasta que el ciego se dio cuenta y maldecía diciendo no saber porque era. `No diréis, tío, que os lo bebo yo -decía-, pues no le quitáis de la mano'. Pero el ciego encontró el agujero y mientras Lázaro bebía le rompió el jarro en toda a cara, cortándolo y magullándolo mientras sangraba y lloraba de dolor. Le lavó con vino las heridas mientras se reía y le decía: `¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermo te sana y te da salud.'.

    6- OPINIÓN PERSONAL: Es un libro entretenido, porque nunca sabías como escaparía o como le pillarían de las trampas del mundo. Es divertido sobre todo cuando Lázaro está con el ciego, porque a medida que el libro avanza, se hace más aburrido conforme pasan los tratados.

    6.1 El grado de actualidad es bastante grande, puesto que cuenta la novela con unos personajes tan bien redactados en la carta, que te los puedes imaginar fácilmente.

    6.2 Era bastante porque mis padres ya me habían recomendado la lectura cuando era más pequeño, pero me lo dejé debido a que como era en castellano antiguo, no me interesó leérmelo.

    6.3 Algunas palabras, pero al final te acabas acostumbrando.

    6.4 Los problemas que le surgían a Lázaro conforme pasaba la historia, entonces te intrigaba saber cuales eran y como iba a afrontarlos.

    6.5 Las soluciones que pone de por medio Lázaro, como lo de copiar la llave del arcón de la comida del clérigo. Todas esas trampas eran para destacarlas sin duda.

    6.6 Sí, me ha gustado, y la principal razón es el realismo con el que Lázaro narra la carta, porque parece como si en tu mente estuvieras viendo las escenas de lo que pasaba, y por como solucionaba Lázaro sus problemas, aunque en la vida real, las cosas no se resuelvan así. Le doy un 7/10.

    6.7 Depende porque hay gente que para ellos la lectura en castellano antiguo es un impedimento. Pero yo pienso que los libros no se tienen que recomendar, pues los gustos de la persona recomendada no son los mismos que los tuyos en la mayoría de los casos.

    7- BIBLIOGRAFÍA:

    www.Wikipedia.com, para hacer un poco de la introducción, y lo demás la página 222 del libro de lengua, también para hacer la introducción. Para las citas, claro está, el libro (La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, Anónimo, Editorial Edelvives).

    ``La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades''

    .

    11