La URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas)

Historia universal del siglo XX. Política rusa. Zarismo. Mencheviques. Bolcheviques. Stalin

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

TEMA.7. LA URSS, un nuevo modelo de Estado

1.- La caída del zarismo en Rusia (1905-febrero de 1917):

Rusia permanecía anclada en el Antiguo Régimen. Durante el siglo XIX su peso internacional disminuyó y los problemas internos se agravaron. Esto desencadenó movimientos revolucionarios en 1905 y 1917, año en que desapareció el poder del zar.

El fin del zarismo:

A principios del siglo XX, en Rusia se mantenía una monarquía absoluta. El emperador, el zar, concentraba en sus manos el poder supremo del Estado y lo ejercía sin límites. Para gobernar, el zar se apoyaba en la nobleza, la iglesia oriental (ortodoxa), el ejército y la burocracia.

Aunque existía un Parlamento (La Duma), sus poderes eran muy limitados, pues el zar podía convocar o disolver la Duma cuando quisiera. Las libertades políticas eran inexistentes y los opositores eran perseguidos por la policía política, que ejercía una fuerte represión.

La economía seguía siendo agraria (agricultura tradicional), aunque la industrialización (con capital extranjero) se había iniciado. La instalación de algunas industrias pesadas y la construcción del ferrocarril hicieron crecer la población obrera, pero no tanto la burguesía empresarial, ya que el desarrollo de la industria dependió del capital extranjero y la iniciativa del Estado.

Estas fuerzas representaban a distintos grupos sociales e ideas políticas: había partidos burgueses, partidos campesinos (los socialrevolucionarios liderados por Kerensky) y partidos obreros revolucionarios, divididos en dos grandes grupos: los mencheviques (moderados) y los bolcheviques (radicales, liderados por Lenin).

Partido y base social

Programa en 1917

Liberales

K.D. (Democracia Constitucional).

Burguesía.

  • Conseguir un régimen parlamentario.

  • Ganar la guerra.

Revolucionarios

S.R. (Social Revolucionario).

Campesinos e intelectuales.

  • Reforma agraria.

  • Paz

S.D. (Social Demócrata): partido marxista.

Obreros e intelectuales.

MENCHEVIQUES

  • Revolución por etapas.

  • Formación de un partido de masas.

BOLCHEVIQUES

  • Revolución rápida.

  • Creación de un partido de elite.

  • Paz

La revolución de 1905:

En 1905 el ejército zarista fue derrotado por las tropas japonesas en una guerra motivada por los intentos de expansión de Rusia en Asia. Se produjeron disturbios, provocados tanto por el descontento que causó la derrota como por la crisis económica.

La revolución de 1905 se desencadenó el 9 de enero, cuando las masas populares se dirigieron al Palacio de Invierno en San Petersburgo, residencia del zar, para hacerle llegar sus peticiones. Los manifestantes no pretendían destruir el zarismo, sino tan solo denunciar el mal gobierno y forzar el inicio de reformas políticas. Pero la respuesta de las autoridades fue una violenta represión, que saldó con numerosos muertos y heridos. Este día se conoce con el nombre de domingo sangriento.

La oleada de protestas duró varios meses. Los campesinos y obreros se organizaron en sóviets (consejos o asambleas populares).

El zar se vio obligado a hacer algunas promesas, que se recogieron en el Manifiesto imperial emitido en octubre de 1905. La principal fue la elección por sufragio universal de la Duma. Rusia parecía convertirse en una monarquía parlamentaria. Pero el zar incumplió pronto sus promesas y volvió a gobernar sin contar con la Duma.

La revolución de febrero de 1917:

En 1914 Rusia entró en la Primera Guerra Mundial. Ni la economía ni el ejército estaban preparados para la guerra. Las derrotas militares y el desabastecimiento en la retaguardia crearon un gran malestar, que provocó huelgas y manifestaciones, reprimidas con gran dureza. La represión favoreció la unión de la oposición del zar.

La revolución de 1917 comenzó tras la manifestación del 23 de febrero en San Petersburgo, cuyo lema se resumía a “paz y pan”. Estalló una huelga general y se produjeron motines en los cuarteles y las tropas se negaron a dispara contra los huelguistas.

Se creó un Gobierno Provisional. El gobierno pretendía instaurar un sistema político liberal y el zar fue obligado a abdicar.

Obreros, campesinos y soldados formaron sóviets por todo el país, que incluso llegaron a tener sus propias milicias armadas (Guardia Roja). Pronto los sóviets se inclinaron hacia los bolcheviques, que pedían el abandono de la guerra, la mejora de las condiciones de vida de los obreros, el reparto de las tierras para los campesinos y el reconocimiento de las minorías nacionales.

2.- La revolución bolchevique o de octubre (1917-1921):

La revolución de octubre de 1917:

La inestabilidad social y la política no pudo ser frenada pro el Gobierno Provisional. Este había decidido continuar en la guerra, y las derrotas siguieron, lo que debilitó al gobierno. Además, el protagonismo de los sóviets fue en aumento y organizaron su primer congreso en junio.

Lenin, líder de los bolcheviques, regresó del exilio y en las llamadas tesis de abril estableció el programa a seguir: retirada de la guerra, redistribución de la tierra, control de las fábricas pro los comités de obreros, autonomía para las nacionalidades y entrega del poder a los sóviets.

Los bolcheviques prepararon una manifestación popular en julio, pero fracasaron y Lenin tuvo que huir de nuevo. El Gobierno Provisional también se enfrentó a un golpe de Estado del sector del ejército más conservador, liderado por el general Kornilov. El Gobierno Provisional no era apoyado ni por la izquierda ni por la derecha.

En octubre los bolcheviques, quitan del poder al gobierno y esta vez no fracasaron. En la noche del 24 de octubre, los sóviets, controlados por los bolcheviques, se apoderaron de los puntos estratégicos de la capital. La caída del Gobierno Provisional se consumó tras el asalto al Palacio de Invierno el día 25.

Inmediatamente, el gobierno bolchevique negoció la salida de la guerra (tratado de Brest-Litovsk), decretó el reparto de la tierra a los campesinos pobres sin indemnización para los antiguos propietarios y se reconocieron las minorías nacionales.

La guerra civil y el comunismo de guerra:

Los partidarios del zarismo (terratenientes, militares de alta graduación, iglesia oriental…) y los defensores del sistema político liberal intentaron acabar con la revolución por la fuerza.

El país quedó dividido y enfrentado en dos bandos: los partidarios de la contrarrevolución, que crearon el ejército blanco, y los bolcheviques, que crearon el ejército rojo. Los contrarrevolucionarios contaban con la ayuda de las potencias extranjeras, que se oponían al nuevo régimen político, por temor de que el ejemplo ruso fuera imitado en sus países.

La guerra civil duró tres años y terminó con la victoria de los bolcheviques, debido principalmente a la labor organizativa de Trotsky en el ejército rojo.

Para abastecer el frente y las ciudades durante la guerra, el gobierno adoptó una política económica con el nombre de comunismo de guerra. Consistió en la nacionalización de la industria, la colectivización del campo y las requisas de grano a los campesinos.

Durante la etapa del comunismo de guerra se sentaron las bases del nuevo Estado. Lenin rompió definitivamente con el modelo de Estado liberalburgués y lo sustituyó por la dictadura del proletariado, mediante la centralización de todas las decisiones en manos de los altos órganos del Partido Comunista. Los demás partidos fueron prohibidos.

Tanto las medidas económicas como las políticas provocaron el descontento popular, por lo que se produjeron huelgas y revueltas, que el gobierno reprimió con violencia. La más célebre de estas protestas, fue la sublevación de los marineros de Kronstadt.

El período fue un momento muy duro, en el que murieron muchos rusos no solo por la violencia de la guerra, sino también por el hambre y el frío.

3.- La formación del Estado soviético (1921-1929):

La NEP:

Introduce algunas prácticas capitalistas en una economía de base socialista.

En 1921 Lenin estableció una Nueva Política Económica (NEP) con el objetivo de reconstruir la maltrecha economía. Se dejó a los agricultores cultivar y vender libremente (capitalismo), se autorizó el libre comercio interior y se permitió la propiedad privada de pequeñas y medianas empresas industriales. El Estado mantuvo bajo su control los transportes, el comercio exterior, la banca y las grandes empresas y la industria.

Los propietarios industriales y comerciales y los campesinos adinerados (los kulaks) se enriquecieron, pro lo que la burguesía resurgió.

La URSS: un nuevo Estado

La URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Era una federación de repúblicas, cuyo número se fue ampliando. Se trataba de un Estado plurinacional y multiétnico, casi grande como el antiguo imperio de los zares.

En 1921 se elaboró la Constitución, que delineaba el sistema político del nuevo Estado:

  • Las repúblicas tenían autonomía en política interna, en materias como organización judicial, enseñanza, sanidad y uso de las lenguas y costumbres propias. Las repúblicas podían abandonar la unión.

  • El órgano supremo legislativo era el Sóviet Supremo (elegido por los sóviets de las repúblicas). El Sóviet Supremo nombraba al Presídium, cuyo presidente era el jefe del Estado, y al Consejo de Comisarios del Pueblo, una especie de consejo de ministros.

Pero en realidad la organización política era controlada pro el partido único (Partido Comunista o PCUS), cuyo principal órgano era el Comité Central, dirigido por el Secretario General.

La URSS y el Internacionalismo:

Lenin pensaba que era necesario extender la revolución fuera de la URSS. Creó la Tercera Internacional (conocida también como KOMINTERN o internacional comunista) y se invitó a distintos países, con la intención de crear partidos comunistas en ellos.

La mayoría de los partidos comunistas se crearon por esciciones de los partidos socialistas. Los partidos comunistas siguieron el modelo del PCUS: un modelo de partido muy centralizado y poco democrático, en el que las críticas eran consideradas disidencias casi siempre.

4.- La dictadura estalinista (1929-1953):

El ascenso de Stalin:

Lenin murió. La dirección del partido y del Estado pasó a ser ejercida por un reducido grupo de dirigentes (Stalin, Trotsky), pero entre ellos las luchas y enfrentamientos eran continuos, pues tenían puntos de vista muy distintos. Fue imponiéndose Stalin, que había sido nombrado Secretario General del PCUS.

Stalin defendía que había que abandonar la idea de la revolución mundial por la del “socialismo en un solo país”. Es decir, había que concentrar todos los esfuerzos en consolidar y fortalecer la revolución de la URSS.

A partir de este momento, la Tercera Internacional se convirtió en un organismo al servicio de los intereses soviéticos.

Stalin implanta una dictadura totalitaria:

Stalin acaparó todos los poderes, instaurando una dictadura personal. Para garantizar este enorme poder utilizó tres medios:

  • El culto a la personalidad. Mediante la programada se ensalzaba la imagen de Stalin como “gran benefactor” y “padre” del pueblo. Se eliminó cualquier rastro positivo de sus enemigos y se falseaba la verdad si era necesario.

  • El esfuerzo del poder del Partido Comunista. Si se quería participar en la vida política a través de los sóviets era necesario pertenecer al PCUS, ya que este imponía las candidaturas. De esta manera los sóviets dejaron de ser definitivamente asambleas libres y populares.

  • El terror. Era la forma de acallar cualquier oposición. El terror era ejercido tanto dentro del partido como sobre el conjunto de la sociedad. El instrumento utilizado para llevar a cabo la represión fue el NKVD (la policía política). Pero también colaboró gran parte de la población, por lo que se creó un ambiente de sospecha y delación.

Las purgas o depuraciones más intensas se desarrollaron. Fueron célebres los juicios de Moscú, en los que se condenaron a antiguos dirigentes del partido. Miles de personas fueron enviadas a campos de concentración (gulags), la mayoría ubicados en Siberia, donde fueron sometidos a vivir en condiciones infrahumanas y a realizar trabajos forzados.

Stalin también procedió a un control absoluto de la cultura. El PCUS determinó que el arte debía servir para formar buenos comunistas y como medio de propaganda del partido. Se inició la persecución de los artistas de la vanguardia, a los que se acusó de ser contrarrevolucionarios y burgueses. Y se estableció una única tendencia oficial, el realismo socialista. Se caracteriza por tener un estilo tradicional y por las temáticas, que ensalzaban a la revolución y sus líderes y a los grupos que ellos consideran que eran la base de la revolución, como los obreros y los campesinos.

5.- La construcción de una potencia económica:

Una economía planificada:

Stalin promovió la idea de que el Estado debía planificar la economía. Se creó un organismo encargado del diseño y preparación del plan. Cada plan duraba cinco años y en ellos se fijaban los objetivos económicos que se debían conseguir y los recursos que se usarían para lograrlos.

El objetivo de los planes quinquenales era sacar a la Unión Soviética del atraso económico, alcanzar el desarrollo industrial y hacerla autosuficiente desde un punto de vista agrícola, militar e industrial.

Todas las actividades económicas quedaron bajo el control del Estado y la propiedad privada desapareció.

La colectivización agraria:

El primer plan quinquenal estableció la colectivización de la tierra. Los propietarios debían denunciar a la propiedad de sus parcelas, que pasarían a ser de la colectividad. Los kulaks, campesinos adinerados que habían prosperado bajo la NEP, se resistieron a acatar las órdenes y sufrieron una dura represión.

La represión provocó el terror en la población campesina, lo que se tradujo en un descenso de la productividad agrícola y ganadera. La producción nunca creció al ritmo previsto por los planes quinquenales y la población sufrió duros momentos de escasez y hambre.

La colectivización agraria se organizó a través de dos tipos de explotaciones: los koljoses, grandes granjas que funcionaban en régimen de cooperativa, y los sovjoses, granjas estatales que utilizaban mano de obra asalariada. En ambas se potenció el uno de maquinaria y la aplicación de técnicas agrícolas avanzadas.

El desarrollo industrial:

La política económica estalinista dio importancia a la industria pesada y a la producción de energía. El carbón, el petróleo y la electricidad pronto duplicaron la producción. Se compensó la productividad mediante diversos métodos, y en este aspecto la propaganda jugó un papel importante. Se alentó el trabajo en días de descanso y el máximo rendimiento.

Los resultados obtenidos tras la aplicación de los tres primeros planes quinquenales fueron espectaculares y convirtieron a la URSS en una potencia industrial. Pero también se originaron desequilibrios económicos porque se potenció en exceso la fabricación de bienes de equipo y se descuidó la de bienes de consumo, lo que repercutió en el bajo nivel de vida de la población.