La Tabla de Flandes; Arturo Pérez-Reverte

Literatura española contemporánea. Narrativa actual. Novela criminal. Biografía. Argumento. Ajedrez. Personajes. Cuadro pictórico. Misterio

  • Enviado por: Steffi Kaiser
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

La tabla de Flandes

Arturo Pérez-Reverte

Nació en Cartagena en 1951. Heredó de su padre el amor por viajar (desde los 18 años recorrió gran parte del mundo como marinero) y de su abuelo una biblioteca de unos 5000 libros aproximadamente. El mismo ha dicho que entre las edades de 9 y 15 años leía todo lo que podía. También dice que le encantaba Robinson Crusoe, el cual más tarde le parece una figura desapetecible, porque al encontrarse con otro ser humano en una isla desierta, lo único que se le ocurre es hacer de ese su servidor.

Una vez Arturo Pérez-Reverte fue echado de su colegio por pegar a un sacerdote (en una cuestión de honor), pero a partir de ahí ha tenido una carrera bastante admirable.

Arturo Pérez-Reverte ha compaginado en los últimos años su profesión de periodista con la de escritor. Empieza a escribir para periódicos españoles en 1970 y en 1977 se volvió reportero de televisión. Reportero de guerra en numerosos conflictos que le han llevado a compartir vivencias con el Frente Polisario y la guerrilla eritrea y a presenciar el reciente genocidio en la ciudad de Sarejevo, ha trabajado en prensa, radio y televisión.

La publicación en 1986 de El húsar, marcó el inicio de su carrera literaria y fue seguida, dos años después, por El maestro de esgrima, que ya ha sido traducida a más de 12 lenguas y llevada al cine con éxito. Con La tabla de Flandes en 1990 se consolidó como uno de los autores más importantes de la narrativa española.

Los rasgos particulares que hacen de Pérez-Reverte un novelista ideal para la docencia en el bachillerato son: su cercanía temporal con el lector joven o adolescente, pues trata de un autor cuya producción es nueva: su distribución y difusión de la novela; el formato atrativo que iduce a la lectura; su alta calidad literaria; el lenguaje accesible; la universalidad de su tema; el enfoque filosófico sobre valores; la versión contemporánea de héroe, y la función de la palabra; cumple de divulgador de la época, vida, costumbres e historia del llamado Siglo de Oro Español.

Además, como rescatador y renovador de la novela de aventuras o de caballeros y de novela picaresca, el texto indica que Pérez-Peverte ha logrado tocar la sensibilidad de los jóvenes, dando, por un lado, nueva frescura a los géneros mencionados y reinventándolos, por otro, con nuevos significados para los lectores jóvenes de este fin de siglo, ávidos de historias donde predominan modelos de conducta con los cuales identificarse y se exaltan valores incuestionables como el honor, la lealtad y la valentía. Ha logrado también tender un vínculo entre 2 culturas, tan diferentes y distantes como profundamente hermanadas, la española y la latinoamericana.

1.)

En la tabla de Flandes Arturo Pérez-Reverte recrea minusciosamente una época y controla los resortes de una intriga donde la pintura y las matemáticas, la lógica y la historia se ponen al servicio de una trama precisa y perfectamente elaborada, por la que desfila una galería de personajes contemporáneos que se zambullen en el pasado para descubrir que las pasiones humanas perduran inalterables a través del tiempo.

Una reciente adaptación cinematográfica dirigida por Jim McBride, demuestra la creciente fascinación que esta historia despierta, aunque al propio Arturo Pérez-Reverte no le gusta la versión cinematográfica. La Tabla de Flandes estuvo entre las mejores novelas criminales de 1994 según "The New York Times Book Review" y fue premiado con el Gran Premio de la literatura policiaca (dedectives) de Francia.

2.)

2.1 - relaciones novela / autor

Todas las novelas de Arturo Pérez-Reverte están basadas en marcos históricos. En la Tabla de Flandes el marco histórico se encuentra en un cuadro histórico, una tabla flamenca del siglo XV, que presenta a tres personajes alrededor de una tabla de ajedrez en la que se está desarrollando una partida. Arturo Pérez-Reverte ve gran importancia en la historia.

"Creo que la historia es muy importante. El gran problema del hombre ahora es que estamos huérfanos, nos están borrando la memoria y sustituyéndola por una especie de papilla indiferenciada y que nos deja a merced del primero que llega. Creo que lo que le da más aplomo al hombre y le permite defenderse frente a la agresión de los poderosos es la memoria y la cultura. Por eso para mi es tan importante la historia y la memoria y por eso para mí es tan importante el desprecio hacia aquellos poderosos que nos quieren condenar a ser huérfanos."

(leer página 31)

2.3 sihe perez-Reverte

2.4. sihe Perez-Reverte

La novela trata de un cuadro de Van Huys que debe ser renovado por Julia. En los trabajos que ella hace en el cuadro aparece en una radiografía una inscripción misteriosa por debajo de capa de pintura.

Personajes principales:

  • Julia: Es una joven de unos 20-tantos años. Trabaja en la restauración de una tabla flamenca del siglo XV. Es muy aficionada y a su trabajo.

  • César: Es un mayor de 54 años. Conoce a Julia desde que está aprende a caminar. Desde que ella fue muy chica ha estado siempre con ella convirtiéndose en su mayor aliado en todas las cuestiones. Es homosexual y ama las antigüedades, de hecho es anticuario.

  • Muñoz: es el mejor jugador de ajedrez del club Capablanca. Sólo aparece su apellido en la novela. Es una persona muy callada, muchas veces su mente parece estar en otro mundo lejano. Nunca se ríe y habla muy poco, y con pocas excepciones, solamente cuando se le pregunta.

  • Personajes secundarios:

  • Menchu: Trabaja junto a Julia en una galería, además de ser la mejor amiga de Julia (después de César). Ella tenía pensado trabajar con Julia también en el cuadro de Van Huys.

  • Álvaro: Es el ex de Julia - también trabaja en el mismo sector que Julia y Menchu. Quiere volver a recuperar a Julia, aunque en los dos años que estuvieron juntos no la trató demasiado bien. César lo odia por el daño que le hizo a Julia.

  • Paco Montegrifo: también trabaja con los cuadros. Él fue quien consiguió apartar a Menchu del asunto para dejar trabajar a Julia para él.

  • Don Manuel Belmonte: es el dueño del cuadro, un anciano que quiere renovarlo y venderlo más tarde por cuestiones económicas, aunque el cuadro le trae muchos recuerdos.

  • Max: Es el novio de Menchu

  • Julia consigue el trabajo de renovar un famoso cuadro de Pieter Van Huys, llamado "la Partida de Ajedrez". El cuadro presenta a dos hombres sentados en un tablero de ajedrez jugando una partida y en el fondo aparece una mujer, vestida de negro. Se trata de Beatriz de Borgoña, duquesa consorte. El cuadro es una tabla flamenca histórica. Pero se sabe que uno de los caballeros sentados en la mesa de ajedrez ya estaba muerto en la fecha en que se pintó la obra maestra. Es una gran alegría para ella que este trabajo se le haya concedido a ella y no a otra persona. Se propone renovarlo de la mejor manera posible con todos sus detalles.

    Pero al renovarlo aparece en una radiografía del cuadro una inscripción misteriosa debajo de la última capa de pintura: "QUIS NECAVIT EQUITEM", lo que significa: ¿Quién mató al caballero?

    Julia ve el valor que puede tener el cuadro tras la solución de esta pregunta y empieza a investigar sobre quien es el otro jugador. Para eso, con la ayuda de César, contrata a uno de los mejores ajedrecistas de la ciudad, porque está segura de que el secreto está en la partida de ajedrez. Muñoz reconstruye la partida pero de momento no llega a ninguna conclusión.

    Pero a medida que va avanzando en sus investigaciones empiezan a ocurrir cosas raras. Julia es perseguida y recibe llamadas telefónicas por las noches sin nadie al otro lado del teléfono. Y lo más extraño de todo - Julia se va encontrando con pequeñas tarjetas que indican movimientos de las piezas negras y invitan a jugar con las blancas. Todo va bien, hasta que las piezas negras se comen un caballo blanco (las piezas con las que juega Julia - o sustituyéndola - Muñoz). Al día siguiente de esto aparece Álvaro, el ex de Julia, asesinado en la bañera de su casa. Empiezan las investigaciones policiacas. Pero la policía no relaciona el asesinato con la partida de ajedrez ni con el cuadro de van Huys. Al contrario, Julia, César y Muñoz si conocen la relación entre ambas cosas y ven la única solución de resolver el asesinato en seguir la partida.

    A Julia las cosas no le van mejor después de este acontecimiento - sigue sintiéndose perseguida e incluso mas que antes. Y se sigue encontrando con las indicaciones de cómo mover las piezas negras.

    Un día que Julia ha quedado con César en la ciudad. Ella llega muy temprano al sitio definido y se va a dar una vuelta. Se encuentra con Max, el novio de Menchu, el cual no le cae muy bien. Se escapa de una larga conversación con él y poco mas tarde se encuentra con César. Cuando los dos vuelven al coche de Julia se encuentran un spray encima del coche. Se trata de un spray para reparar neumáticos. Cuando se fijan en las ruedas se dan cuenta de que una rueda ha sido pinchada y a continuación reparada con el espray. Sin embargo se le había echado demasiado de modo que si Julia arrancaba con el coche a pocos kilómetros empezaría a quemarse el neumático. Alguien le había dado un aviso. No la quería matar a ella por ahora, pero le decía algo como: No te mato, pero cuando quiera hacerlo lo haré. Julia pregunta a una mujer que está sentada en la acera si ha visto algo o alguien. Esta le dice que una mujer con gafas de sol y un impermeable se había quedado parada delante del coche durante un tiempo pero que no sabía nada más.

    Un par de días más tarde Julia recibe una llamada por la noche. Es Menchu. Se encuentra en un pub y parece estar bajo efectos del alcohol. Le pide a Julia que la venga a buscar. Julia va a por ella enseguida. Cuando llega al pub se da cuenta de que Menchu no sólo había tomado alcohol...

    La lleva a su casa. A la mañana siguiente Julia sale de la casa pronto, pero deja a Menchu que duerma. Al volver al mediodía con Muñoz a su casa se encuentra a Menchu muerta, con una botella en el sexo, y con una cuerda alrededor del cuello. El cuadro de Van Huys ha desaparecido. Además se encuentran en la casa otro de las indicaciones para la partida: la dama negra se ha comido a la torre blanca (Menchu).

    La policía piensa que Max, el novio de Menchu, es el culpable del asesinato. Le han visto entrar y salir de la casa esa mañana. La policía le arresta. En la comisaría Max insite en que quiere hablar con Julia. Le cuenta toda la historia.:

    Ellos - el y Menchu, querían robar el cuadro. Por eso Menchu debía de emborracharse en aquel pub para que Julia la llevase a su casa. A la mañana siguiente iva a venir Max a la casa para que menchu le abriese y pudiese robar el cuadro. Después pensaban quemar la casa. De esa manera todo el mundo pensaría que el cuadro se había quemado.

    Pero al llegar a la casa Max esa mañana se encontró con la puerta abierta. Entró y se encontró con Menchu ya muerta en el suelo. Pero también dice que en ese momento todavía no tenía aquella botella metida en el sexo y el cuadro todavía estaba en su sitio. Él por lo que dice salió corriendo sin atreverse ni siquiera a llevarse el cuadro.

    Eso significaría que el asesino todavía estaba en la casa cuando llegaba Max a la casa. César y Julia le creen la historia a Max, pues le ven capaz de hacer lo que contó, pero no de matar a Menchu.

    Saben que el misterio no se ha resuelto. Preguntan a los vecinos a quien han visto entrar en esa casa por la mañana además de Max. Un portero ha visto a una mujer con un impermeable y unas gafas de sol (la misma del coche).

    Durante un par de días Julia no recibe ningún mensaje más del jugador misterioso. En el juego quedan tres figuras importantes: la dama blanca (Julia), un caballo y un afil (uno de ellos representa a Muñoz y otro a César)

    Al cabo de un par de días Julia recibe otra llamada. Esta vez si hay alguien al otro lado. La voz le dice que valla a la galería de arte a la sala 12. Julia va hacia allí. Se lleva la pistola que le ha dado César al iniciarse todo el asunto. Está segura de que en esta sala se va a encontrar con el asesino. Pero al llegar ahí se encuentra la sala vacía - pero en un cuadro al fondo denominado: "El triunfo de la muerte", se encuentra otra indicación para el juego.

    Cuando sale del museo, enseguida intenta llamar a César y a Muñoz - pero ninguno de los 2 se encuentra en casa. Finalmente tras muchos intentos consigue contactar con Muñoz, el cual le ordena no moverse de donde esta. El la iría a buscar lo antes posible. A los 15 minutos un taxi para al lado de la cabina de teléfono. Julia entra en el taxi con Muñoz. Le lleva al club de ajedrez. Ahí le enseña un libro. En una foto aparecen 6 jóvenes de unos 15 años aproximadamente. Son los finalistas de un campeonato importante de ajedrez. Al fijarse más exactamente Julia se da cuenta de que uno de ellos se parece increíblemente a César. Y el nombre en la página siguiente lo confirma. De pronto entiende lo que Muñoz le intenta decir: el jugador misterioso y el asesino no es nadie mas que el mismo César.

    Enseguida van a la casa de este. César les recibe amistosamente. Cuando se da cuenta de lo que han descubierto, no se altera, sino empieza a contar toda la historia. El de joven era un buen jugador de ajedrez, pero al no ganar ese campeonato, no quiso jugar nunca más a ese juego. Pero al ver el cuadro que renovaba Julia se dio cuenta de que esa vieja pasión por el ajedrez seguía dentro de él y sentía una necesidad por jugar esa partida. Pero no la podía jugar a solas, por eso contrató a Muñoz, quien le parecía un adversario digno. A Álvaro le tenía un odio tan enorme que lo mató un día que fue a la casa. No lo tenía previsto desde antes pero de pronto sentía la necesidad de hacerlo. La muerte de Menchu era por propia ventaja. Sabía que esa mañana estaba Menchu sola en la casa. Por eso fue, disfrazado de la mujer del impermeable a la casa de Julia. Menchu desde dentro al oir la voz de César le abrió lógicamente. Nada más entrar éste le golpeó en el cuello y la mató. Cuando estaba llevándola al dormitorio de Julia de pronto oyó alguien entrando por la puerta. Dejó a Menchu donde estaba y se escondió. Fue Max quien entró. Después de haberse ido corriendo ese, terminó de llevar a Menchu al dormitorio y la ardornó con la botella y le puso una cuerda alrededor del cuello de modo que parecía que había sido ahorcada. Después dejó la nota del ajedrez y llevándose el cuadro se fue.

    El cuadro estaba ahora en Swiza. El plan de robarlo había sido elaborado entre él y Paco Montegrifo. Ahora que le habían descubierto su parte del dinero del cuadro iba a ser un 75% para Julia y un 25% para Muñoz.

    Después les confiesa a Julia y a Muñoz que tiene el sida en estado final y que no le queda mucho por vivir pero que no quiere pasar sus últimos meses en un maricormio ni en la cárcel, ni sus últimos días en el hospital. Tenía pensado matarse esa misma noche. Les pide a Julia y a Muñoz después de despedirse de ellos que le dejen solos y que le dejen 10 minutos antes de llamar a la policía.

    Ha dejado una carta en la que cuenta todo lo sucedido en la mesa de escritorio. En esta carta no aparece la estancia del cuadro de modo que Julia y Muñoz quedan totalmente limpios.

    El libro está dividido en 15 capítulos, con una media de 28 páginas cada uno. Cada capítulo tiene su propio título que nombra algo que ver con el contenido del mismo pero no nos indica de antemano lo que va a pasar en él. Debajo del título de cada capítulo siempre relata unas palabras de otros autores o filósofos, que de una manera o otra están de acuerdo con lo ocurrido en el capítulo.

    El narrador de la novela es una tercera persona ajena, que no tiene que ver con los sucesos. Esta persona narra lo que sucede y los pensamientos de Julia, pero de ninguno más de los otros personajes, sean principales o secundarios.

    La novela incluye unos 2 meses más o menos. El tiempo sigue su camino normal sin saltar. Sólo al averiguar el misterio del cuadro a veces se hace un flashback hacia el siglo XV, para relatar la historia de los personajes del cuadro.