La taberna; Émile Zola

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Narrativa naturalista francesa. Naturalismo. Argumento. Estructura. Personajes

  • Enviado por: SAris
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

La Taberna

Èmile Zola de Manet

(1877)

Tema: “La Taberna” es un estudio psicológico de las consecuencias del alcoholismo y la prostitución que termina en la devastadora muerte de varios personajes, quienes no resistieron la carga de los arriendos de la vida

Idea Central: La taberna es el lugar donde los personajes van a ahogar su desesperación en el alcohol. Gervasia, que desde joven es la amante de Lantier, de quién ha tenido dos hijos, se establece en París. El trabajo de lavandera le permite incluso algunas economías; pero Lantier, indolente y atraído por nuevos amores, la abandona. Gervasia conoce al obrero Coupeau y se casa con él, pero Coupeau es víctima de un accidente laboral y los ahorros de la mujer son empleados en curarlo. Copeau sale abatido de la larga enfermedad y se da a la bebida. Gervasia se encuentra exhausta, sin fe, iniciándose una degradación sin límites que termina en la muerte

Personajes:


Principales

Gervasia

Lantier

Coupeau

Naná

Virginia

Gouget

Fam. Lorilleux

Clemencia

Secundarios

Sra. Boche

Adela

Sra. Putois

Zouzou

Bec-Salé

Fam. Gouget

Sra. Bijard

Mamá Coupeau

Ambientales

mozo Carlos

Víctor

Sr. Madinier

Sra. Fauconnier

Mes-Bottes

Sr. Poisson

Sr. Boche

Sra. Remanjour


Argumento:

Introducción

Capítulo I

Es la historia de una mujer llamada Gervasia, una mujer decente, rubia y muy bonita, quien vivía en París con Lantier, su amante, con quien tenía dos hijos: Esteban y Claudio, de 4 y 7 años, aproximadamente. Uno de esos días, Lantier no llegó a la casa. Gervasia lo esperó toda la noche, pensando en que se habría ido con Adela, la hija de unos vecinos que tenían, hasta que llegó en la mañana siguiente, borracho y cansado, diciendo que había trabajado toda la noche. Gervasia lo recibió muy bien, pero él sólo la mandó a lavar la ropa

Gervasia estaba en la lavandería con sus vestimentas, platicando con la Sra. Boche, una mujer honrada y muy amiga suya, cuando vieron que llegó Virginia; fue muy raro verla ahí con una sola falda para lavar porque, siendo la hermana de Adela, Virginia era una muchacha un poco arrogante y siempre con un aire de superioridad sobre los demás, muy guapa, alta y morena. Gervasia no le dio importancia a la llegada de esta mujer, porque ella solo se ocupaba de su ropa y de la plática que tenía con la Sra. Boche. En uno de esos momentos, llegaron Esteban y Claudio a la lavandería buscando a Gervasia para darle las llaves de la casa. Gervasia no sabía por qué se las habían llevado, pero ellos dijeron que Lantier, su padre, se las había dado para llevárselas a ella, porque se había ido de la casa. Gervasia no comprendía y comenzó a lamentarse. Virginia, quien había visto lo sucedido empezó a mofarse de lo que le había sucedido y empezó a insultarla con comentarios de que su hermana, Adela, había estado siempre con Lantier. Cuando Gervasia escuchó eso, no pudo sostenerse y le lanzó una cubeta de agua y empezaron una pelea extraordinaria desahogándose con insultos que tenían como tema principal la huída de Lantier con Adela. Virginia terminó en el suelo, sangrada y totalmente desnuda, recogió su falda y se fue intentando cubrirse con ella. Gervasia sólo se fue a su casa con sus hijos, pensando por qué se habría ido con Adela. Se contaba que Virginia había dejado la ciudad después de lo que tuvieron

Capítulo II

Gervasia, después del trabajo de lavandería, iba a La Taberna a descansar y descargar sus penas, hasta que un día conoció a Coupeau. Él era un plomero con muy buena reputación y pretendía a Gervasia; él siempre le decía que huyera con él con sus dos pequeños hijos, pero Gervasia siempre le negaba. Se hicieron muy buenos amigos y un día Coupeau le propuso matrimonio a Gervasia y le dijo que la iba hacer muy feliz y no le iba faltar nada. Gervasia pensó que era lo mejor y aceptó. Para comenzar su compromiso, Gervasia fue a conocer a la familia de Coupeau, la familia Lorilleux. Ellos trabajaban haciendo cadenas de oro. Coupeau la llevó al edificio en donde trabajaban y residían. Ellos vivían hasta el penúltimo piso, el número 6. Al momento de entrar a la casa, los Lorilleux fueron muy groseros con Gervasia; Coupeau se enojó al ver que no daban importancia a la mujer que sería su futura esposa, pero eso no le importó después. Gervasia estaba un poco triste, porque pensaba que eso no traería la felicidad pero, después de todo, intentó olvidarse de ellos

Capítulo III

Gervasia y Coupeau hicieron su boda en un jardín, en el que el sacerdote sólo daría la misa. Como no eran tan adinerados, tuvieron que pedir préstamos para efectuar su matrimonio, pero todo estuvo bien organizado. Invitaron a amigos y conocidos; entre ellos, la Sra. Boche, la Sra. Bijard, el Sr. Madinier, la Sra. Fauconnier, la Fam. Lorilleux,

Mes-Bottes, la Sra. Remanjour, etc

Después de la ceremonia de matrimonio, tenían que esperar a que dieran las 6 para poder ir la cena y la fiesta pero, cuando estaban decidiendo qué hacer, empezó a llover a cántaros. Fueron, en fila, al museo del Sr. Madinier, en el que se perdieron y recorrieron varias veces. Después fueron a una loma en la que se veía todo París, pero tuvieron varios conflictos porque unos estaban cansados, otros querían comer y otros reñían porque no veían los lugares que deseaban. Bajaron y esperaron en otro montículo a que diera la hora de irse. Cuando dieron las 6, llegaron a La Taberna y se les dio de cenar y empezaron a platicar de su vida. Al terminar la boda, Gervasia y Coupeau tuvieron su noche en un apartamento; Esteban y Claudio fueron con la Sra. Boche. Después hablaron de cambiar de domicilio a un lugar en donde se olvidaran de la vida que Gervasia había tenido con Lantier y, aunque a Coupeau no le importaba hacer el cambio de hogar por esa razón, aceptó su proposición

Capítulo IV

Coupeau encontró una residencia, cerca de la casa de los Lorilleux, en una calle llamada Goutte d'Or, pero todavía necesitaban pagarla, por lo que aún estaban ahorrando. Al cabo de 1 año, aproximadamente, Gervasia tuvo a la hija de Coupeau a la que llamaron Naná. Gervasia empezó a buscar trabajo cerca de donde iban a vivir y encontró una tienda, a la que convertiría en lavandería. El dueño de la tienda era un hombre muy gallardo, llamado Gouget, a quien llamó la atención de Gervasia. Gouget era un herrero que vivía próximo a la tienda y trabajaba en una industria en la que era muy reconocido. Al venderle la tienda, Gouget le facilitó su compra con una oferta, a la que Gervasia estuvo muy agradecida, lo que acrecentó su amistad con él

Capítulo V

Al estar en la tienda y trabajar con los demás, Gervasia conoció a sus nuevos vecinos, entre los cuales estaban Clemencia y la Sra. Putois, oficialas y lavanderas del edificio en el que vivía; la Sra. Bijard y la Sra. Boche, a quienes conocía desde hace tiempo y tenían muy buenas amistades; a Gouget, el herrero antes mencionado, etc. Como La Taberna seguía estando cercana a su nueva casa, Coupeau seguía asistiendo, cada vez con más frecuencia, después del trabajo, y siempre regresaba ebrio con Gervasia. Clemencia era una mujer joven y soltera muy hermosa; blanca, delgada, cabello rojizo y cara de pequeña, y la Sra. Bijard era una mujer honrada y también bonita, pero un poco menos que Clemencia; eran muy buenas aliadas, una de la otra. El problema que tenía Clemencia era que era muy indecente y a sus compañeras no les gustaba; cuando hacía mucho calor se quitaba la ropa y sólo lavaba con su falda. Uno de esos días, Coupeau llegó borracho con Gervasia a la lavandería y notó que Clemencia era muy “linda”. Coupeau siempre, después del trabajo, llegaba a la lavandería para ver a Clemencia, pero a ella no le agradaba tanto la idea de estar con Coupeau cuando no estaba sobrio; aún así, siempre terminaba yéndose con él. Gervasia fue a visitar a los Lorilleux, sabiendo que no era muy aceptada por ellos, y les pidió un pequeño préstamo para poder terminar de pagar los gastos de la boda de hace 2 años. Ellos la rechazaron y no se resistieron de decirle que no les agradaba. Gervasia también les dijo que a ella no les caía bien, pero que solo iba porque Coupeau se lo había pedido. Tuvieron una fuerte discusión y terminaron por odiarse cada vez más

Días después, Gervasia tuvo que trabajar aún más para poder llevar más dinero para la familia, porque lo que llevaba Coupeau no era suficiente para cubrir todos los gastos y los préstamos que habían pedido

Nudo

Capítulo VI

Gervasia no había olvidado a Gouget, el herrero, y lo iba a visitar casi todos los días, porque él la había ayudado mucho económicamente. En una visita, Gouget le enseñó su trabajo: la industria de metal. Le presentó a sus dos mejores amigos, Bec-Salé y Zouzou, que fueron quienes la recibieron cuando llegó a la puerta. Comenzaron a jugar a ver quién podía hacer el mejor trabajo, pero siempre ganaba Gouget. A Gervasia le agradaba la vida que llevaba Gouget y le empezaba a llamar más la atención

Otro día, cuando estaba en su tienda de lavandería, vislumbró a lo lejos a Virginia; había vuelto a aparecerse por París. Virginia también la vio a ella; Gervasia pensó que iba continuar su disputa, pero Virginia la saludó como si nada. Llegó a la tienda y se presentó como la Sra. Poisson, a lo que Gervasia le respondió como la Sra. Coupeau. Clemencia y la Sra. Putois también se presentaron ante ella y también les agradó. Virginia y Clemencia se habían hecho buenas amigas, junto con la Sra. Putois y Gervasia, aunque Virginia trataba a Gervasia como si la conociera desde hace mucho tiempo, hasta tocando temas como los de sus hijos y de hasta su hermana Adela.

En una ocasión, Virginia le comentó a Gervasia que Lantier había terminado con su hermana y que la había dejado; Gervasia, cada vez que escuchaba el nombre de Lantier, sentía algo en el estómago que la enmudecía, pero no le importaba. Virginia y Gervasia continuaban comentando de esas cuestiones casi sin interés

Algo que preocupaba mucho a los vecinos del edificio era que los Sres. Bijard siempre peleaban y la Sra. Bijard era golpeada fuertemente, así como a su hija Laila, pero no tenía el valor de dejar a su esposo

Por otro lado, algo que Gervasia no sabía, era que Lantier había vuelto y vivía cerca de su casa

Capítulo VII

El 27 de Junio fue el santo de Gervasia. Ella y Coupeau prepararon una gran cena a la que invitaron a todo el vecindario. Ellos querían celebrar ese acontecimiento, pero sabían que no tenían suficiente dinero, así que tuvieron que pedir aún más. La comida fue un éxito y todos fueron muy agradables. Tiempo después, la Sra. Boche estaba cuidando a Naná pero, al ver que estaba jugando `sucio' con su hijo Víctor, le reclamó a Gervasia por los modales de su hija y porque estaba pervirtiendo a su hijo, en un estilo muy particular, jugando a los esposos. Gervasia y la Sra. Boche estuvieron peleadas por un tiempo, pero termina cuando Coupeau tuvo un accidente en su trabajo, cuando la Sra. Boche la ayudó

Otro de los días en que Gervasia estaba en la lavandería, llegó Lantier a visitarla. Ella estaba sorprendida de verlo ahí, pero lo trato como una persona más, así como había tratado a Virginia cuando había llegado; Lantier hizo lo mismo

Capítulo VIII

Coupeau y Lantier se convirtieron en muy buenos amigos, siempre juntos y salían a todos lados. Frecuentaban más en La Taberna y siempre llegaban ebrios a casa de Gervasia, pero ella los recibía como a familiares. Lantier iba mucho con Gervasia y Coupeau, iba a comer, salía con ellos, les ayudaba en las tareas de la casa, etc. Gervasia y Gouget seguían saliendo también y, un día, Gouget le propuso a Gervasia que huyera con él con los argumentos de que la haría feliz y ya no tendría que pedir más dinero, pero Gervasia le negó porque tenía a sus hijos y no los podía dejar así como así; Gouget respetó su decisión, pero le siguió insistiendo. Lantier tampoco desaprovechó su oportunidad de volver con Gervasia, entonces él también le propuso irse con él, porque había tenido otro trabajo y podía tratarla mejor

Gervasia pensó más la oferta de Lantier, pero también quería estar con Coupeau; lo aceptaba aunque fuera un borracho y no llevara dinero. Lantier la pudo convencer de volver con él pero, en lugar de irse y viendo que Coupeau llegaba tarde, terminaba Lantier en casa de Gervasia teniendo relaciones. Ellos no se daban cuenta que Naná se permanecía en la casa, pero ella no hacía ruido, sino que sólo los espiaba, por gusto

Capítulo IX

La gente se había enterado de lo que había entre Lantier y Gervasia, y ya no le tenían tanta confianza como antes. Gervasia sí sabía de eso, le dijo a Lantier e intentó no verlo más, pero no pudo porque era buen amigo de Coupeau y era invitado muchas veces a su casa, así que no pudo librarse de él

Gervasia se enteró que Gouget había enfermado, no muy grave pero estaba enfermo. Como ella siempre le llevaba su ropa personalmente, fue a visitarlo. La familia de Gouget no le agradaba Gervasia y no la recibieron tan amable como ella esperaba, pero eso no le importó. Gouget la albergó muy amable. Gervasia llevaba dinero para poder pagarle un poco de lo que le debía, pero Gouget le perdonó sus deudas y le dijo que, con el simple hecho de que haya ido a verlo, se sentía mejor. Gervasia se alegró mucho al oír eso y cada vez lo trataba mejor; se había dado cuenta que Gouget era una persona muy especial y que no era fácil de encontrar a alguien como él, también que Lantier era mejor que Coupeau y que había sido un error dejarlo por Coupeau, pero ya no había remedio

Cuando menos se lo esperaban, Mamá Coupeau, la única que apreciaba a Gervasia y vivía en su casa, murió. Coupeau se puso muy mal; se deprimió demasiado. Todo el vecindario le dio el pésame a la familia. Se hizo el velorio, misa y todo. Pasaron por una desánimo muy grande, que empezó a hundir la posición social de la familia; Coupeau ya no iba al trabajo y cada vez tomaba más alcohol. Gervasia, por lo mismo, tuvo que trabajar más que antes. Después del velorio, Naná obtuvo más atención de parte de los vecinos y, al estar tan interesada en que los demás la lisonjeen, aprovechó para lucir su cuerpo y su persona

Capítulo X

Por la crisis económica que empezaron a pasar, tuvieron que cambiar de apartamento al piso más alto del edificio y eran más pobres aún. Naná tenía que ponerle cosas a su ropa para que la gente no viera la necesidad de comprar más. En la familia hubieron muchos problemas, en especial con Gervasia y Naná; Gervasia regañaba a Naná por seguir con sus `juegos' con Víctor, el hijo de los Sres. Boche, Naná le gritaba y respondía a Gervasia porque no le gustaba cómo se estaba comportando con los demás hombres. En fin, eran peleas entre mujeres. Aparte de las peleas que tenían las dos mujeres, Gervasia se enojaba mucho porque Coupeau nunca llevaba comida ni dinero para la familia y ella era la que se mataba todos los días para sostenerlos

Capítulo XI

Los chismes en el vecindario no terminaban: Virginia y Lantier formaban ya una nueva pareja. La verdad, a Gervasia no le importaba tanto, porque ella ya no sentía nada en lo absoluto por Lantier

Naná ya era mayor de edad, pero seguía dependiendo de sus padres. Aún así, era muy independiente y rebelde; huía de su casa y se iba con cualquier hombre de la calle, lo que molestaba mucho a Gervasia

Lo de Virginia y Lantier no duró mucho, peleaban mucho y terminaron rápido. Naná era muy coqueta y Lantier empezaba a fijarse en ella. A Naná le gustaba ser admirada o adulada por los hombres, así que no le importaba que Lantier tratara de seducirla; sólo lo provocaba

Desenlace

Capítulo XII

Como seguían teniendo crisis económicas y Coupeau siempre llegaba borracho y sin dinero, la familia se fue haciendo más pobre cada vez. Gervasia tuvo que ir con los Lorilleux a pedirles algo de dinero, después de todas las peleas que habían tenido, pero ellos la rechazaron, la insultaron y la corrieron de su casa. Gervasia ya no sabía qué hacer y lo único que se le ocurría era reclamarle a Coupeau; ella le decía que lo dejaría solo si no ayudaba con los gastos familiares, pero Coupeau sí la quería. De todos modos, no podía hacer nada por ser tan alcohólico

Al no tener nada más que hacer, Gervasia se dedicó a la prostitución, pues era el único oficio que una mujer necesitada podía hacer

Un día en que Gervasia caminaba por la calle, se encontró con Gouget cuando iba en su caballo. Gervasia le pidió que la ayudara. Gouget le dijo que él daría todo por ella y le dijo que él la amaba y que quería que se fuera con él; Gervasia le dijo que ella también lo amaba y que estaba dispuesta a irse con él, pero que todavía no estaba lista para eso. Gouget entendió lo que decía, pero de todos modos la ayudó con un poco de comida y dinero

Gervasia se sentía muy mal por rechazar la oferta de Gouget; no podía dejar a Coupeau y a Naná solos y sin recursos. Naná se hartó de la situación por la que estaban pasando y se fue a vivir con un “tío” que tenía. Gervasia no podía hacer nada más que ir pidiendo a conocidos e intentando conseguir préstamos

Capítulo XIII

Coupeau enfermó gravemente por un accidente que tuvo en una reunión con Lantier en La Taberna; Lantier hizo que bebiera mucha aguardiente el mismo día y se intoxicó. Estaba muy mal de salud y estuvo internado en el hospital mucho tiempo. Gervasia vendió todo para que Coupeau tuviera las mejores atenciones, pues pensaba que después de que saliera tendría más ganas de trabajar y de salir adelante. Pero eso no sucedió. La enfermedad que le dio a Coupeau por el alcohol empeoró a tal grado de causarle la muerte. Gervasia pasó por una pobreza extrema; en esos momentos, estaba completamente sola, mendigando por las calles y arrastrándose con cualquier persona que se viera dispuesta a ayudarla. A los pocos días de la muerte de Coupeau, Gervasia murió en la calle en donde vivía antiguamente, Goutte d'Or. El “tío”, con quien se hospedaba Naná, se enteró de la muerte de Gervasia y fue quien ayudó a sepultar a Gervasia junto con Coupeau, con una última frase: “descansa, querida mía”

Valores:

En nuestra opinión, los únicos valores que este libro contiene son de precaución misma; el no protegerse o dejarse llevar por el alcohol, siempre termina con malas consecuencias, las que algunas personas tal vez no puedan afrontar

Conclusión - Interpretación:

Según el equipo que hemos trabajado en este ensayo, este trabajo deja mucho que desear acerca de la vida. Asimismo, alienta a los lectores a seguir el buen camino y, en un comentario en particular, Gervasia y Coupeau dan la muestra de lo que no se debe hacer o de lo que se debe aprovechar en la vida