La sombra del viento; Carlos Ruiz Zafón

Literatura española. Novela. Misterio. Intriga. Posguerra. Personajes. Librería. Cementerio de libros olvidados. Barrio. Casco viejo. Modernismo

  • Enviado por: Rocío 94
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad
Solucionario

1. Argumento

El inspector Javier Fumero representa, en términos narrativos, la antítesis de Daniel, el héroe de la novela (también será antagonista de Julián, aunque la función de este último sea la de antihéroe, por contener elementos que lo «devalúan» moralmente, tales como el robo o el asesinato, diferenciándolo de Daniel). De ahí obtenemos que el amor de Daniel hacia los libros se transforme automáticamente en odio en Fumero. Si los libros representan el conocimiento y, por extensión, la libertad, Fumero encarna la imagen del represor y su bestialidad, o la ignorancia y su despotismo, al hilo de la censura literaria que tanto menguó el horizonte cultural de España en la época.

a. Libros

La trama de La Sombra del Viento se cita en el libro de la forma siguiente:

La novela relataba la historia de un hombre en busca de su verdadero padre, al que nunca había llegado a conocer y cuya existencia sólo descubría merced a las últimas palabras que pronunciaba su madre en el lecho de muerte. La historia de aquella búsqueda se transformaba en una odisea fantasmagórica en la que el protagonista luchaba por recuperar una infancia y una juventud perdidas, y en la que, lentamente, descubríamos la sombra de un amor maldito cuya memoria le habría de perseguir hasta el fin.

La de La Casa Roja tratará de la atormentada vida de un misterioso individuo que asaltaba jugueterías y museos para robar muñecos y títeres, a los que posteriormente arrancaba los ojos y llevaba a su vivienda, un fantasmal invernadero abandonado a orillas del Sena. Al irrumpir una noche en una mansión suntuosa de la avenida Foix para diezmar la colección privada de muñecos de un magnate enriquecido a través de turbias artimañas durante la revolución industrial, su hija, una señorita de la buena sociedad parisina, muy leída y fina ella, se enamoraba del ladrón. A medida que avanzaba el tortuoso romance, plagada de incidencias escabrosas y episodios a media luz, la heroína desentrañaba el misterio que llevaba al enigmático protagonista. (pág. 35).

Hay varios temas que pueden llamar la atención de los alumnos, así que esta respuesta es libre, pero sería interesante hacer hincapié en los siguientes: la guerra civil y la visión de una Barcelona negruzca y dañada, los personajes marginales (Fermín, Bernarda, La Rociíto) que luchan por seguir habitando el extrarradio social, la ciudad de Barcelona como elemento orgánico de la historia o la violencia de género (Jacinta, Penélope, Beatriz) y su triste y lamentable cotidianeidad, entre muchos otros. Es importante conocer el gusto de los alumnos para enfrascarles en la lectura. Así, esta pregunta sobre su libro y autor favoritos te llevará a conocerlos mejor, y hablar de de sus días. (págs. 18-19). sus libros preferidos será una manera de implicarles en el análisis de los mismos.

b. Fechas

1900 : Comienzo de siglo con inestabilidad política.

1902 : Mayoría de edad de Alfonso XIII, futuro rey de Es-

paña.

1917 : Cierta bonanza económica fruto de la neutralidad con respecto a la primera guerra mundial.

1923 : Golpe de Estado del general Primo de Rivera y dictadura militar que se extiende hasta 1930.

1931 : Victoria electoral de los republicanos en las elecciones municipales. Proclamación de la República, presidida por Niceto Alcalá Zamora.

1933 : Victoria electoral de las derechas.

1936 : Victoria electoral de las izquierdas, pero el 18 de julio hay un levantamiento militar que marcará el inicio de la guerra civil.

1936-1937 : Lucha por Madrid al grito de «No pasarán». Batallas del Jarama y de Brunete.

1937-1939 : El frente del Este: Batallas de Teruel, llegada de los franquistas al Mediterráneo, Batalla del Ebro y caída de Cataluña.

1939 : Instauración de la dictadura. España se declara neutral en la segunda guerra mundial.

1945 : A raíz de la derrota alemana en la segunda guerra mundial la dictadura cambia ligeramente de orientación, pese al aislamiento internacional.

1953: Concordato con el Vaticano. Firma de acuerdos con EE.UU. para el asentamiento de bases permanentes.

1959 : Plan de Estabilización: clara política liberalizadora de la economía cuyo objetivo es el desarrollo económico y social del país. Creación de ETA.

Años 60 : Desarrollo económico, favorecido por el crecimiento de la industria turística, inversiones extranjeras y remesas de emigrantes españoles en América y Europa. Fuertes migraciones interiores del campo a las ciudades.

c. Nombres

El propósito del autor al incluir estos nombres ilustres es fundamentalmente el de dar pistas al lector acerca de los autores y obras que le han podido influir a la hora de escribir esta novela. Por un lado encontramos referencias a la tradición literaria europea del siglo XIX y principios del XX, la del Bildungsroman, un tipo de novela que se construye alrededor de la complejidad psicológica de un personaje —y que va creciendo a medida que transcurre el devenir de la narración— como es el caso de Mario en Los Miserables de Víctor Hugo, Raskolnikof en Crimen y Castigo de Dostoievski o Eliza Doolitle en Pigmalión de George Bernard Shaw (no olvidemos que la vida de Daniel encapsula la mayor parte de la narración). Por otro lado, la velocidad y misterio de La Sombra del Viento concuerda con la de autores como Robert Louis Stevenson, Julio Verne o Graham Greene, los grandes maestros de la narrativa juvenil moderna, que se han convertido en clásicos y leído y disfrutado por varias generaciones de lectores de todas las edades. El despliegue de referencias a lo largo de la novela también descubre y localiza las coordenadas culturales de Daniel, hijo de librero y muy por encima de la media cultural de la sociedad en la que habita, pero también de Fermín, de Julián, de Isaac Monfort o de su hija, Nuria.

* Personaje que se dedicó a la música: Johann Sebastian Bach (1685-1750), perteneciente a una familia alemana de gran tradición musical, compuso piezas y obras que aún hoy se consideran la cúspide del periodo barroco europeo.

* Personaje que no escribió ficción: Karl Marx (1808- 1883) fue un gran pensador europeo, cofundador junto a Engels del marxismo y del Manifiesto Comunista (1848). El impacto político e ideológico de su obra ha sido y es enorme en nuestros días.

* Personaje apasionado de España: Ernest Hemingway (1899-1961), cronista de guerra y escritor, del que destaca su obra dirigida a España Por quién doblan las campanas (1940). Vivió de cerca la guerra civil, pues fue uno de los más de 30.000 voluntarios que formaron las Brigadas Internacionales. Dentro de las Brigadas, también encontramos a George Orwell, autor inglés que ha ingresado en la historia de la literatura con obras como Rebelión en la Granja o 1984, y también Homenaje a Cataluña, dedicado a la resistencia de las tropas de la República.

— Pregunta libre para seguir incidiendo en la cultura general del alumno.

d. Lo maldito

— El personaje maldito de la novela de Carax es Laín Coubert. (pág. 87), que representaba al mismo diablo. Carax asume su identidad porque su vida se ha convertido en un infierno, en una sucesión de fracasos y pérdidas.

Se considera a sí mismo un ser maldito (pág. 548).

— El objeto maldito al que nos referimos es una pluma Montblanc Meisterstück que perteneció al escritor Víctor Hugo (pág. 44), a Julián Carax (pág. 438) y a Daniel (pág. 96), y que finalmente se queda Julián (pág. 553).

2. Estructura

a. Tanto El Quijote como La Historia Interminable, con las diferencias obvias que las separan en tiempo, temática o estilo, emplean estructuras que buscan la recursividad en su cota más alta, es decir, cuando ésta se produce entre el lector y la obra. Así, tenemos libros dentro de libros, a modo de cajas chinas (metáfora que Zafón emplea de forma explícita y habitual), que ponen de manifiesto la riqueza y complejidad del proceso de lectura. Sin embargo, al mismo tiempo estas obras, como La Sombra del Viento, permiten adaptarse al horizonte de expectativas de cada lector. Así, alguien que no haya vivido la guerra civil podrá encontrar una narrativa de musculosos mimbres. Alguien que no conozca la ciudad de Barcelona podrá imaginarse un espacio mágico donde navega la acción, y alguien que haya vivido aquella época y conozca la ciudad de Barcelona podrá encontrar muchos más elementos nutritivos que complementarán su lectura.

— En La Sombra del Viento sí existe otro narrador: Nuria Monfort, quién escribe una larga carta póstuma llamada Memoria de los aparecidos: 1933-1955. En ella se dirige a Daniel —y al lector— con el fin de completar la historia de Julián Carax (págs. 427-527).

b. El hecho de comenzar y terminar una narración en el mismo punto da pie a pensar en conceptos como linealidad, destino o inicio y final como parte de un único ciclo. En este caso, supone un intento de arrojar algo de esperanza en un periodo negro de nuestra historia.

c. Tanto el discurso de Nuria Monfort (págs. 427-527) como cualquiera de las cinco cápsulas en letra cursiva que Zafón introduce en el texto funcionan como analepsis, como por ejemplo: la infancia de Carax (págs. 152-157), la vida de Ricardo Aldaya (págs. 244-258) o la infancia de Penélope (págs. 310-333).

3. Personajes

a. La pregunta referida a los personajes es abierta, por lo que los estudiantes tienen que analizar y razonar su respuesta respecto al perfilado moral que Zafón hace de sus personajes. Si bien son definidos por sus diálogos y acciones, los personajes pueden presentar matices (como Julián, con su espinosa trayectoria vital) o bien ser más planos, como la Bernarda, de quién nos podemos imaginar cada uno de sus movimientos. Cuestiones como el origen, el estrato social o su posicionamiento ante la guerra civil definen y localizan la naturaleza de los personajes, y son elementos a tener en cuenta cuando nos planteamos su análisis.

b. Las parejas que pueden formarse son: Daniel/Julián; Penélope/Beatriz; Miquel/Fermín; Clara/Nuria; Jacinta/Bernarda; Antonio Fortuny/Padre de Beatriz. Es importante resaltar que Daniel y Julián ocupan funciones similares dentro del texto, y esto es precisamente lo que buscamos. Penélope y Beatriz, como los amores de Julián y Daniel, también están ligadas. Miquel y Fermín, como escuderos fieles de Julián y Daniel; Clara y Nuria, como aquellas mujeres que sufrieron de amor por Daniel y Julián, y terminan sumidas en la fatalidad de sus propias acciones (Clara sola y aislada y Nuria asesinada a manos de Fumero por colaborar con Julián). Antonio Fortuny y el señor Aguilar, son dos figuras paternas drásticas, monolíticas, que fuerzan el destino de sus hijos sin flexibilidad de ningún tipo, y son castigadas por el destino con la soledad y el remordimiento.

c. La red de personajes está ideada como un ejercicio de memoria y una demostración de una óptima comprensión de la historia. De los más de 40 personajes que aparecen descritos en las páginas del texto, a partir de Julián y Daniel, sus familias, amigos y enemigos, es relativamente fácil ir recomponiendo el puzzle vital de la obra. A continuación se muestra un ejemplo de cómo organizar los personajes partiendo de, por un lado, Daniel, y por otro, Julián:

4. Ambientación: guerra civil y posguerra

a. En este extracto podemos ver el maniqueísmo y la desorganización de un periodo donde cualquier excusa era buena para trepar y congraciarse. También da una idea de qué perfil humano podía existir en el ejército y la policía de aquel tiempo.

b. Aquí observamos el pánico social que un evento como la guerra puede provocar. El miedo se instala en los corazones de todos aquellos que hayan experimentado un

hecho tan brutal, y vemos el condicionamiento que puede suponer en cada individuo.

c. En contra de lo que se pueda pensar, muchos son los que opinan que peor que la guerra fue la posguerra. Éste pasaje pretende poner de manifiesto la crueldad, mezquindad y miseria que, incluso en tiempos de paz, puede instalarse en una sociedad después de una guerra civil.

d. Barcelona después de la guerra se muestra como una ciudad herida, moribunda, donde la población vive presa del dolor, la rabia, la frustración y el silencio. No cabe duda de que la narración y la posguerra no pueden diferir demasiado una de otra. Las últimas preguntas sirven para exponer las visiones que los estudiantes hayan podido leer o percibir de la guerra civil y ponerlas en relación con las de sus compañeros a través de otras obras que también se hayan acercado a este hecho histórico.

5. Estilo

A. Géneros literarios:

Folletinesco: Recordando a aquellas publicaciones del siglo XIX que se hacían de forma periódica en revistas y magazines, en el folletín se iba desgranando la acción de forma lenta y episódica. La realidad se apoderaba de la acción, que se introducía en lo doméstico para hacer de ello un reflejo de la sociedad. Los culebrones televisivos actuales reúnen muchas de las características del folletín.

Gótico: La selección de localizaciones tétricas como cementerios, criptas o lugares en ruinas forma el decorado de la novela gótica. Un uso incisivo de la adjetivación consigue recrear detalladamente atmósferas opresivas y lúgubres, y llaman la atención del lector por la familiaridad con que nos acercamos a escenarios poco familiares.

Cinematográfico: El cine se ha nutrido durante mucho tiempo, y lo sigue haciendo, de la literatura, pero el poder de la imagen a través de fórmulas fílmicas para narrar también ha influido a la literatura contemporánea. Planos cortos, descripciones breves basadas en imágenes arquetípicas ayudan al lector a visualizar la imagen que con la palabra el autor intenta evocar. En este caso un misterioso encuentro, un cigarro humeante y oscuridad son pruebas más que suficientes de la influencia del cine (negro) en la narración.

Detectivesco: Bebiendo de la novela negra americana y autores como Raymond Chandler, James Cain o Dashiell Ham-mett, el estilo detectivesco está basado en la figura de un «sabueso» que investiga un caso, generalmente con derramamiento de sangre, donde a base de formular preguntas y otros razonamientos lógicos, se consigue desenmascarar al malhechor. Este estilo también aprovecha para hacer un retrato social de las capas más bajas.

B. Se insiste en que el lector recuerde otras novelas para que pueda comparar unas con otras y aprenda, de este modo, a catalogarlas.

6. Forma y contenido

a. Gracias a esta frase se pueden tratar temas de actualidad como la inmigración, la homosexualidad o los múltiples tipos de familias que actualmente existen en España, entre otros aspectos. Viene a significar algo parecido al tradicional «la ignorancia es muy atrevida».

b. En este caso estamos llamados a reflexionar acerca de nuestro egoísmo. A veces damos por hecho que los demás están ahí para complacernos, pero sólo dentro de una reciprocidad bien entendida podemos satisfacer y ser satisfechos por los demás.

c. Gracias a esta frase se puede tratar el tema de la memoria histórica, aprender de los errores pasados, reafirmar la importancia del recuerdo como construcción del pasado y herramienta del futuro.

d. El autor parece indicarnos que cualquier libro que leamos, y el mensaje que obtengamos de él, viene dado por los libros que hayamos leído antes y las coordenadas que manejemos como lectores.