La Sombra del diablo

Cinematografía. Banda Sonora. Pakula. James Horner. IRA. Argumento. Secuencias musicales. Desarrollo fílmico

  • Enviado por: Julio Costa Madriñán
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas
publicidad

LA SOMBRA DEL DIABLO

La Sombra del diablo

Un filme de Alan J. Pakula

Con música de James Horner

La Sombra del diablo

INDICE:

* Introducción 3

* Banda Sonora 4

+ James Horner & La sombra del diablo 14

* Desarrollo de la película 15

* Secuencias musicales 18

* Bibliografía y agradecimientos 20

INTRODUCCIÓN

La película Devil´s Own (La sombra del Diablo) está dirigida por Alan J. Pakula y protagonizada por Harrison Ford y Brad Pitt. El estreno del drama chocó de frente con el retraso en Inglaterra en medio de las especulaciones de preocupación que los distribuidores tenían ante cómo reaccionaría el público. La película comienza con Pitt como un carismático terrorista del I.R.A. y Ford como un comprensivo policía neoyorquino, el cual le aloja.

Columbia TriStar confirmó que el estreno se pospondría del 9 de Mayo al 20 de Junio, pero negó que el retraso se debiera a un reciente atentado por parte del I.R.A. Por otra parte, miembros del Parlamento británico criticaron la apariencia benévola en el retrato del terrorista, y los “trailers” en Gran Bretaña fueron cambiados para evitar menciones directas a la organización irlandesa.

Pero los problemas que rodearon la película no vinieron solo de fuera, ya que el propio Pitt quiso dejar la producción. Al final siguió al ser amenazado con una denuncia. El 2 de Febrero del 97 apareció en el “Newsweek” unas declaraciones de Pitt en las que calificaba a la película de desastrosa, y dijo que era la película más irresponsable (si se le podía llegar a llamar película) que jamás había visto, que no lo podía creer. Llegaron rumores de ciertas peleíllas sobre quien debía ser el centro de atención del filme. Hubo al menos 7 subsecuencias reescritas y Pitt dijo que la versión final era un barullo. “El guión que había amado desapareció”, lamentó. “Adivino que la gente ya tiene diferentes visiones y uno no puede luchar contra eso. Por eso me quise ir, pero el director me dijo - de acuerdo, dejaremos que te vayas, pero para empezar serán 63 millones de dólares”.

Se trata de una historia policíaca con cierta dosis de intriga. El tema principal es el viaje de un miembro del I.R.A. (Brad Pitt) a Estados Unidos con el único fin de volver a Irlanda con un gran cargamento explosivo. La trama se complica ya que durante el periodo que vive en EEUU se quedará a vivir en casa de un policía (Harrison Ford). Por un lado choca la amistad que surge entre ellos con las ideas totalmente opuestas: uno lucha contra la ley de su país y el otro la defiende como policía. A pesar de esa amistad, el empeño por impedir que el cargamento explosivo llegue a su fin no cesará hasta el último momento. Incluso se percibe en el personaje que representa Harrison Ford otro segundo deseo: ayudar al terrorista a rehacer su vida, o mejor, a no destrozarla más.

BANDA SONORA

La Sombra del diablo

James Horner es sin duda uno de los autores que más discusiones crea entre los aficionados. Mientras algunos lo tachan de simplista y de copión, de que copia muchos de sus trabajos de piezas clásicas y que sus composiciones son variaciones de las anteriores, otros encuentran en él un sonido evocativo por el tipo de instrumentaciones que suele usar: orquesta sinfónica, sintetizadores, coros, etc. Lo que nadie puede negar es que se ha abierto camino entre los mas grandes compositores actuales por méritos propios y está de sobra reconocido dentro de la industria americana y puede elegir sus trabajos apareciendo en grandes producciones y en trabajos no tan importantes, donde desarrolla partituras de corte orquestal o minimalista.

Dentro del mundo cinematográfico es conocido por su mal carácter. Parece ser que se muestra muy intransigente con los músicos, que le tildan de verdadero ogro y no tiene demasiada amistad entre los compositores, pues parece tener el ego un tanto subido, sobre todo a partir de su éxito en “Titanic”, con el que ha conseguido que su caché se multiplique y que sus detractores y seguidores se encuentren en polaridades todavía más distantes.

James Horner nació el 14 de agosto de 1953 en Londres, ciudad en la que comenzaría sus estudios musicales, concretamente en el Royal College of Music, donde le impartió clases el compositor húngaro Gyorgy Ligeti, conocido por la música aparecida en “2001”. Más tarde impartiría clases en el Holland Park School de Londres. Hacia 1970 se desplazó a Los Angeles donde consiguió una beca continuando como docente en la Universidad del Sur de California, donde fue premiado con un máster en composición, y enseñando música en la UCLA, donde perfeccionó sus estudios de composición y teoría de la música.

Aceptó dedicarse a la composición cinematográfica hacia 1978, y sus primeros trabajos fueron realizados para la American Film Institute, trabajos de bajo presupuesto y alguna que otra aparición para programas televisivos. De entre lo más conocido fue su aportación a “Battle beyond the stars” de Roger Corman, en donde conoció a James Cameron.

En 1979 realiza lo que podría considerarse el primer trabajo serio “The lady in red” de Lewis Teague.

En 1981 Horner comienza a mostrar sus cualidades como compositor, con una sonoridad particular en dos películas de relativo nombre como “The Hand” de Oliver Stone y “Deadly Blessing” de Wes Craven, donde ya aparecen esas figuras rítmicas y masas orquestales que le serán muy identificativas en un futuro.

En 1982 se da a conocer al gran público con una película perteneciente a la saga de “Star Trek”, en la que no se echaba de menos el gran trabajo de Jerry Goldsmith en su predecesora, se trataba de “Star Trek II: The wrath of Kahn” de Nicholas Meyer, donde Horner empieza a trabajar con instrumentos no usuales hasta la fecha junto a la gran orquesta, con lo que aparte de lograr una grandiosa sonoridad consigue un estilo propio muy identificativo. También este mismo año realizó “48 Hours” de Walter Hill, al que imprimió un sonido jazzístico muy interesante.

1983 fue el año de las grandes Bandas Sonoras, entre ellas “Krull” de Peter Yates, donde el sinfonismo peculiar de Horner es muy palpable. Considerada una pieza básica en la discografía de James Horner, fue muy difícil de encontrar alguna grabación hasta hace unos años, aún a pesar de que el propio Horner siempre comenta que es una de sus composiciones favoritas y para la cual tuvo un tiempo muy corto de trabajo (tres semanas). Existen dos ediciones de este trabajo: una de Phillips con 30 minutos de música y otra de 76 minutos bastante difícil de conseguir y muy cara. También ese mismo año realizó “Brainstorm” de Douglas Trumbull, donde ya al frente de la London Symphony Orchestra, junto a los coros The Ambrosian Singers y al coro de niños The Choir of New College (Oxford), recurrió a la utilización de sonidos sintetizados, logrando una composicion fascinante, llena de matices y realmente indispensable en la discografia de este autor.

Hasta 1985 realiza bastantes trabajos ya consolidados en el mundo de la banda sonora como : “Gorky Park” de Michael Apted, donde mezcla el tema principal del film con la overtura 1812 de Tchaikovski; “Star Trek III”, y “Commando”, que no está editada oficialmente pero existe una grabación de un recopilatorio de Schwartzenneger. Pero el gran trabajo de esta época fue “Cocoon”, ese maravilloso film de Ron Howard donde con un estilo sinfónico al de John Williams, pero con una sonoridad claramente propia, realiza un score melódico sobresaliente y largamente imitado.

En 1986 realiza dos bandas sonoras que le reportarían sendas nominaciones de la academia, así como premios de los críticos. Se trata de “An american tail” de Don Bluth y “Aliens”, donde desmarcándose de toda sonoridad anterior realiza un score que sin basarse en el prefacio de Goldsmith resulta compacto en la película y que nos conduce a través de ella con un ritmo obsesivo, marchas de estilo militar, adagios y piezas claustrofóbicas. En cuanto a “An american tail” será este un punto de referencia a las siguientes aportaciones musicales a películas de dibujos animados y una sólida base al mismo Horner en sus próximos scores melódicos.

También hay que resaltar el hecho de haber compuesto el tema “Somewhere out there” que, cantado por Linda Ronstadt y James Ingram, estuvo entre los más vendidos del año y nominado a la mejor canción en los premios de la academia. Ese mismo año realizaría dos bandas sonoras que resultan especialmente destacadas por su singularidad: “When the River Runs Black” de Christopher Cain, donde predominaba el sonido electrónico, y “The Name of the Rose” de Jean-Jaques Annaud, donde combina piezas de estilo gregoriano con sonidos de campanas y voces realmente destacables. Curiosamente este trabajo está editado por una casa española.

La Sombra del diablo

1988 podría considerarse el año de la consagración o el año en el que llegó al gran público, que empezó a compararlo con el maestro John Williams, todo gracias a “Willow”, de Ron Howard, donde realizó un score grandioso, aprovechando todas las posibilidades que ofrecía la película, logrando que la música sobresaliese de ésta. Esta banda sonora marcaría el comienzo de la colaboración de James Horner con Ian Underwood y Kazu Matsui, este último tocando el instrumento japones shakauachi que tanto utilizaría en las últimas composiciones (de una manera especial en “Legends of the Fall”). Este mismo año repite el éxito de “An American Tail” con otra producción de Don Bluth: “The Land Before Time”, donde utiliza, igual que en Willow, a la London Symphony Orchestra y el The King's College Choir, con el que logra un score similar a “An American Tail” con tanta o superior calidad. Para esta película realizó una canción que, cantada por Diana Ross, consiguió un gran éxito comercial. También compuso ese mismo año la continuación de Cocoon: “Cocoon, The Return”, donde no hace más que repetir las pautas de la anterior. En “Dad” de Gary Goldberg, Horner colabora de nuevo con Ian Underwood logrando una banda sonora muy intimista que luego imitará en sucesivos trabajos, donde no faltan los arreglos orquestales.

Pero 1989 no se le recordará sino por “Field of dreams” de Phil Alder Robinson y “Glory” de Ed Zwick. En la primera consigue una nueva nominación de la academia, y en la segunda compone un tema principal repetido en el resto del score con coros de The Boys Choir of Harlem. La banda sonora aportó probablemente más a la película que ella misma, ya que la dotaba de una fuerza y emotividad cautivadoras y que supondrá una colaboración con Ed Zwick que hasta ahora solo nos ha dado “Legends of the fall” y “Courage Under Fire”.

Al principio de esta década realiza obras menores hasta la continuación de “An American Tail”, “Fievel Goes West”, donde mezcla una banda sonora de estilo Western con fragmentos de la anterior película y canciones sugerentes. También realiza a continuación “Once Around”, donde realiza un score jazzístico estilo Glenn Miller muy evocadora. “Rocketeer” recuerda en cierto modo a “Willow” por poseer un tema principal muy potente y una sonoridad parecida a John Williams con mucho ritmo y de gran composición sinfónica.

En 1992 realiza tres bandas sonoras de gran éxito: “Patriots Games”, donde combina la música celta e irlandesa con un score tipo thriller, muy logrado en cuanto a la tensión que necesitaba el film; “Sneakers” supone otro de esos scores “raros” donde imprime una sonoridad especial de clarinete (interpretado por Winston Marshalis), con sección de cuerda que también resulta de una tensión electrizante combinada con secciones de orquesta en escenas de acción. “Thunderheart” resultó ser una película olvidada, con un score que sobresalía del conjunto, siguiendo la trama del film se componia de sonidos indios, también esta vez combinados con orquesta. Como se puede ver Horner combina diferentes tipos de músicas con su particular sonido coral y sonidos de viento, de una forma particular fácilmente identificable.

1993 fue el año de las películas intimistas y que no requerían un gran despliegue sinfónico, pero donde se manejó con absoluta perfección. De lo más destacable podríamos resaltar “Bopha!”, donde utiliza coros al estilo africano, acorde con la película, y “Searching for Bobby Fischer”, donde una banda sonora que apenas sobresale de la película resulta embriagadora y muy sugerente por su simplicidad y gran melodía, muy al estilo de “Sneakers”.

A partir de aquí comienza su época actual donde combina de una forma maravillosa sus anteriores propiedades sonoras, como los coros, la música de viento y esas melodías largas e identificables, cuyo máximo podría ser “Legends of the fall”. Esta nueva colaboración entre Ed Zwick y James Horner parece ser la repetición de un leiv-motiv durante la película, pero oída aparte de ella resulta de una delicadeza inusitada. Colabora de nuevo con Kazu Matsui y su Shakauachi resulta, en la opinión del autor, una de las bandas sonoras a descubrir por todo amante de la música en general y una referencia imprescindible para los amantes de las BSO.

1995 fue sin duda el año de James Horner, ya que por un lado fue el autor del año en calidad y cantidad, y por otro lado fue el más derrotado en la ceremonia de los oscar, donde debía haber recogido una más que merecida estatuilla. Destacaré las dos grandes bandas sonoras del año: “Braveheart” de Mel Gibson y “Apollo XIII” de Ron Howard. La primera supone una extensión de “Legends of the Fall”, pero con una orquestación más completa, combinando música intimista con temas espléndidos y temas de notación céltica, muy en la línea de Horner. “Apollo XIII” supuso una sorpresa, ya que todo el mundo esperaba una banda sonora grandilocuente, explosiva al estilo Williams, pero Horner se salió de la tangente y realizó un score intimista, épico, con garra, que resalta los valores que la película quería mostrar. El propio Horner comenta que le interesaba realizar un score que fuera diferente a lo que la gente esperase de una película del espacio, pues John Williams y “Star Wars” habían dejado tal marca que era imposible que la gente no asociase el espacio con Williams.

En 1996 tuvo grandes altibajos. Combinó maravillosas composiciones en películas de bajo presupuesto, como “The Spitfire Grill”, con estridentes sonidos de ínfima calidad en “Ransom”. “Courage Under Fire” era su tercera colaboración con el director Ed Zwick, y viendo los anteriores resultados no cabía esperar un score tan plano, en donde unicamente destacaba el tema principal con sonidos de helicópteros y algún que otro tema muy en el estilo lento y pausado, ya utilizado en algún tema de “Present and Clear Danger”, pero parece ser que el trabajo no le atrajo lo bastante. “Spitfire Grill” fue su segundo trabajo en 1996, resultando probablemente el más completo de todos, con una pequeña orquestación americana pero con unos temas intimistas muy brillantes con los que consigue recrear ese mundo de fantasía requerido. “Testament” es un score simplón pero con ese estilo característico de Horner que hace que escucharlo sea muy fácil en contraposición con “Ransom”, donde no tiene siquiera un tema remarcable; un sonido muy estridente y sin que se pueda coger una melodía, aunque bien es cierto que tuvo solo una semana para componerla tras la decisión de Ron Howard de no usar el score de Howard Shore. “To Gilliam on her 37th Birthday” es una de esas partituras intimistas de Horner donde juega con el piano en mil y una variantes; algo más sencillo que “The Spitfire Grill”, pero de una forma no tan lograda.

Terminará este año con la banda sonora que ocupa mi trabajo, y en la que realiza una nueva vuelta a las raíces célticas, que tanto predominan en su carrera, con un film de Alan J. Pakula que, con un bellísimo tema irlandes que se integra muy bien en el conjunto del CD, es un gran desconocido en la discografía del autor por su relativa dificultad de encontrarlo: el film “The Devil's Own”.

La Sombra del diablo

1997 se lo toma con calma y solo saca un nuevo trabajo, probablemente una de las más conocidas y vendidas bandas sonoras de la historia del cine, se trata de su segunda colaboración con James Cameron desde que le dejase tirado en mitad de la grabación de “Aliens”. De todos modos y pese a que ha declarado que nunca le gusta volver a mirar sus trabajos anteriores, edita un segundo volumen con música adicional de “Braveheart”, incluyendo diálogos y temas tradicionales escoceses. “Titanic” representa el trabajo más elaborado de Horner, se toma su tiempo, un año, y no como en “Aliens”, el director le da el suyo también. James Cameron ha comentado en alguna ocasión que en un principió habló con Enya para que ésta le compusiese la música del film, pero parece ser que se olvidó de ella y recurrió a su “amigo” Horner. Con simílitudes más que casuales a algún que otro tema de esta cantante irlandesa, Horner tiene la ocasión de realizar un modesto score, engrandecido más por la popularidad y fama que originó el fenómeno Titanic que por la originalidad de la banda sonora. Para muchos es una recopilación de anteriores trabajos de este autor, donde recoge estratos de acción habituales con sus típicos golpes de piano, un tema de amor muy parecido a otros anteriores, como “Rocketeer” o “Legends of the Fall”. Si obviamos estos puntos nos encontramos con una banda sonora cargada de emoción y con un bellísimo tema principal arropado por otros secundarios de gran aparatosidad y genialmente resueltos. Gracias al éxito del film, sobre todo en el público femenino, la ventas del CD han sido devastadoras, tanto por la música como por la canción del mismo Horner, con letra del habitual Will Jennings e interpretada por Celine Dion. Este trabajo le ha otorgado a Horner sus dos primeros oscars de la carrera y una susculenta cuenta bancaria. Para él, Titanic ha marcado un antes y un después, ya que su caché se ha multiplicado y ha empezado a estar en el punto de mira de otros muchos directores.

Se esperaba con impaciencia su siguiente trabajo y este llegó de una producción de su amigo Spielberg como era “Deep Impact”, película catastrofista de un meteorito que amenaza a la tierra con su impacto. Pese a esperarse un score muy espectacular, recurre a uno muy intimista que al igual que la película dejaba un poco descolocados a los aficionados, muy basado en el piano. Se queda a medio camino entre “To Gilliam...” y “Sneakers”, pero con unos maravillosos temas finales, donde cargados de emoción se comían el film, musicalmente hablando. Tras ella, llegó uno de sus trabajos más esperados: “The Mask of Zorro”, para la que se anunciaba una vuelta a lo sinfónico como “Rocketeer” pero con raíces hispanas. De hecho a mi entender es uno de los trabajos más frescos, más originales y mejor elaborados, y que alguno no ha dudado en denominarlo “El Willow Flamenco” debido al uso de guitarras, zapateados y demás instrumentación flamenca. Muy cercano al estilo impuesto por Alfred Newman, es espectacular, y apoyado por una gran orquestación debe de ser una de las bandas sonoras del año 98. Incluye una canción que en un intento de igualar el éxito de la anterior de Titanic, cosa bastante difícil ya que ese éxito depende más del marketing que de la propia canción, resulta de una belleza enorme.

Actualmente James Horner es una de las superestrellas de las bandas sonoras por su éxito en Titanic. No hacen más que sacar recopilaciones, de mayor o menor calidad, y sus discos posteriores a este se han vendido muy bien, llevados sin duda por cierta inercia comercial. El trabajo más reciente ha sido “Mighty Joe Young”, estrenada hace a penas un año. Por otra parte parece que su nombre suena como sucesor de John Williams en la serie de “Jurassic Park”, que ya no dirigirá Spielberg.

A continuación detallo la lista de premios que James Horner ha recibido en diferentes bandas sonoras:

Oscars:

1986: Aliens, nominado a la mejor banda sonora.

1986: An American Tail, nominado a la mejor canción.

1989: Field of Dreams, nominado a la mejor banda sonora.

1995: Braveheart, nominado a la mejor banda sonora.

1995: Apollo XIII, nominado a la mejor banda sonora.

1997: Titanic, Oscar a la Mejor Banda Sonora Dramática.

1997: Titanic, Oscar a la Mejor Canción.

Grammys:

1986: An American Tail, mejor canción del año y mejor canción de película

1989: Glory

Golden Globe:

1995: Braveheart, mejor banda sonora.

Eston son todos los trabajos que ha realizado para la American Film Institute, en la que se encuentran tanto obras para películas como para la televisión.

1978

* The Drought

* Landscapes

* Fantasies

* Just for a Laugh

* The Watcher

* Gist and Evans (TV)

* Norman and the Killer

1979

* Up From the Depths

* The Lady in Red

1980

* Humanoids from the Deep

* Battle Beyond the Stars / La Batalla más allá de la Estrellas

1981

* Angel Dusted (TV)

* Deadly Blessing

* A Few Days in Weasel Creek (TV)

* The Hand / La mano

* The Pursuit of D.B. Cooper

* Wolfen

1982

* Star Trek II: The Wrath of Khan / Star Trek II: La Ira de Khan

* Rascals and Robbers (TV)

* A Piano for Mrs. Cimino (TV)

* P.K. and the Kid

* 48 Hours / Límite 48 Horas

1983

* Between Friends (TV)

* Brainstorm / Proyecto Brainstorm

* Gorky Park / Asesinato en Moscú

* Krull / Krull

* Something Wicked This Way Comes / El Carnaval de la Tinieblas

* Testament

* The Dresser

* Uncommon Valor / Valor de Ley

1984

* Star Trek III: The Search for Spock / Star Trek III: En Busca de Spock

* The Stone Boy

1985

* Amazing Stories / Cuentos Asombrosos (TV - episodio “Alamo Jobe”)

* Barbarian Queen

* Cocoon / Cocoon

* Commando / Commando

* Heaven Help Us / Que el Cielo nos Ayude

* In Her Own Time

* Surviving (TV)

* The Journey of Natty Gann

* Volunteers

1986

* Aliens / Aliens, el Regreso

* An American Tail / Fievel y el Nuevo Mundo

* Off Beat

* The Name of the Rose / El Nombre de la Rosa

* Where the River Runs Black

* Captain EO (Atracción de Disneylandia)

1987

* Batteries Not Included / Nuestros Maravilosos Aliados

* Project X / Proyecto X

1988

* Cocoon The Return / Cocoon, el Retorno

* Driving me Crazy (Canción)

* The Land Before Time / En Busca del Valle Encantado

* Red Heat / Danko Calor Rojo

* Vibes / El Secreto de la Piramide de Oro

* Willow / Willow

* Trailer THX

1989

* Andy Colby's Incredibly Awesome Adventure

* Dad / Mi Padre

* Field of Dreams / Campo de Sueños

* Glory / Tiempos de Gloria

* Honey I Shrunk the Kids / Cariño, He Encogido los Niños

* In Country / Recuerdos de Guerra

* Tales from the Crypt (TV cable - episodio “Cutting Cards”)

1990

* Another 48 Hours / 48 Horas Más

* I Love You to Death / Te Amaré Hasta Que Te Mate

* Tummy Trouble (Corto Disney )

1991

* Class Action / Accion Judicial

* Dutch

* My Heroes Have Always Been Cowboys

* Once Around / Querido Intruso

* The Rocketeer / Rocketeer

* Intro Universal Studios 75 Aniversary

1992

* Fish Police (TV Dibujos Animados)

* Patriot Games / Juego de Patriotas

* Sneakers / Los Fisgones

* Thunderheart / Corazón de Trueno

* Unlawful Entry

1993

* Bopha! / Bopha!

* A Far Off Place

* Hocus Pocus (Corto Disney)

* House of Cards

* Jack the Bear / Jack el Oso

* The Man Without a Face /El Hombre sin Rostro

* Once Upon a Forest / Erase una vez un Bosque

* The Pelican Brief / El Informe Pelícano

* Searching for Bobby Fischer / En Busca de Bobby Fischer

* Swing Kids / Rebeldes del Swing

* We're Back! A Dinosaur's Story / Rex, un dinosaurio en N.Y.

1994

* Clear and Present Danger / Peligro Inminente

* Legends of the Fall / Legendas de Pasión

* The Pagemaster / El Guardián de las Palabras

1995

* Apollo 13 / Apollo 13

* Balto / Balto

* Braveheart / Braveheart

* Casper / Casper

* Jade / Jade

* Jumanji / Jumanji

1996

* Courage Under Fire / En Honor a la Verdad

* Ramson / Rescate

* Testament / Testamento

* The Spitfire Grill

* To Gilliam on her 37th Birthday / Feliz Cumpleaños Amor Mío

1997

* Titanic

* Devil's Own / La Sombra del Diablo

1998

* Deep Impact

* The Mask of Zorro

* Mighty Joe Young

En esta época es posible encontrar multitud de CD´s con la mayoría de los trabajos de James Horner en recopilaciones a la estela de su éxito en Titanic. Es una buena manera de poder encontrar la discografía resumida de este autor, así como la oportunidad de que algunas casas se lancen a reeditar viejos trabajos de gran calidad de este autor que ahora o no se encuentrar o están en ediciones piratas muy difíciles y caras de conseguir.

No hay duda de que si un compositor está de moda, este es James Horner.

James Horner y La sombra del Diablo

Horner ya había trabajado en películas de trama o ambiente gaélico -la espectacular Patriot Games (Juego de Patriotas, 1992) o la reciente y muy popular Braveheart (1995)-, y el uso de temas, gestos musicales e, incluso, instrumentos de marcada esencia celta, encontraban un perfecto equilibrio en su habitual estilo sonoro. Una nueva vuelta de tuerca en esta línea es The Devil´s Own., la última película de Alan J. Pakula, que aporta una mirada más al problema del IRA y las relaciones entre la amplia comunidad irlandesa en Estados Unidos con su país de origen. Apoyado por la sobriedad expresiva de Harrison Ford (cada vez más próximo a Gary Cooper) y Brad Pitt, la partitura de Horner es mucho más contenida y sentida de lo que podría pensarse, sin caer en las explosiones efectistas de sus partituras de acción -como “Patriot Games” (1992) o, especialmente, “Clear and Present Danger” (1994), por mencionar dos de sus obras de los años noventa-, y demuestra el buen grado de entendimiento al que llegó con su director; más allá, Horner manifestó su alegría al poder disponer de tiempo suficiente para trabajar -a diferencia de con Ransom (1996), mencionando el hecho de que Pakula alteró, en determinados pasajes, el montaje de la película para adecuarlo a su música. Y esto se nota de manera positiva.

Hay que destacar la ultima canción del album, que además cierra la película, que sigue la línea creo que iniciada con Michael Kamen en “Robin Hood” o “The three Musketers” de concluir el filme con una versión moderna, siempre una balada, del tema principal de la película. Suelen ser los temas más recordados y por ello buscan conocidos cantantes para interpretarlos (Celine Dion en “Titanic”, Bryan Adams en “Robin Hood”, ...). En uno de sus últimos trabajos, “The Mask of Zorro”, también sigue esta línea con el precioso tema “I want spend my lifetime loving you”. Aquí en “The Devil´s Own” lo hace con la canción folk gaélica “There are flowers growing upon the hill”, la cual cierra el álbum y contrasta con alguno de los temas marinos, aparece como un perfecto complemento a esta cargada historia. Entre los momentos de acción de Pitt que detallan su salto de la justicia y su compromiso en actividades adicionales revolucionarias desde su base en América, y los acentos líricos que se esconden en el alma irlandesa de la historia, la música de James Horner aparece emocionalmente afectiva y con gran majestuosidad y poder. Otras pistas (“The new world”, o “Secrets untold” reflejan una evocación a Ralph Vaughan Williams) son particularmente atractivas y denotan un nuevo nivel de madurez en el compositor. Parecido ocurre en “Launching the boats”, donde dibuja la fuerza con un hábil uso de inspiradas melodías irlandesas e instrumentos tradicionales, como la “uilleann flute” y la gaita, lo que le confiere a la banda sonora una gran intensidad y enorme belleza.

DESARROLLO DE LA PELÍCULA

La trama de la película la podemos separar en tres grandes bloques:

la vida de Franky en Irlanda del Norte, la vida de O Meara y Franky en EEUU, y el conflicto entre Omeara y Franky.

La Sombra del diablo

Una introducción de dos minutos y medio nos sitúa en Irlanda del Norte en 1972, recordando la escena que marcará la vida de Franky: el asesinato de su padre cuando tan solo tenía ocho años. Es importante remarcar que su padre era marinero y Franky sentía no solo cariño hacia su padre, sino también admiración. La bendición de la cena nos sitúa a la familia en un contexto religioso determinado y las noticias en uno político, ya que unen el asesinato a las ideas republicanas del padre. A continuación se muestra la presentación del filme con la foto de Franky, con veinte años más (el tiempo real también avanza 20 años), que utiliza la policía británica para su captura, ya que ahora éste es la cabeza de un comando del IRA.

Se produce un tiroteo entre un pequeño comando del IRA y la policía en el que se producen numerosas bajas. Franky y un compañero logran huir, pero otro compañero es asesinado por la policía al no desvelar su paradero. Se refugia en una cabaña en medio del bosque donde es asustado por uno de los helicópteros que rastrean la zona. Aquí surge la idea de buscar algún método para derribar a los helicópteros, y ver si así el gobierno les tiene respeto y empiezan a negociar con ellos. Para ello, y ya situados en el minuto trece de película, Franky viaja a EEUU donde es introducido con una nueva identidad gracias a un juez que comparte su causa. Le instala en casa de un modélico policía y modélico padre de tres niñas, el teniente Omeara, con la excusa de un traslado por el trabajo en una obra de construcción. La escena de la bendición de la mesa nos enlaza con la bendición de la cena inmediatamente antes del asesinato del padre de Franky. Al día siguiente se encuentra con uno de sus compañeros al mismo tiempo que el teniente Omeara muestra su lado más benévolo como policía al liberar a un joven, después de una larga persecución, que había robado unos preservativos en una tienda.

Franky encarga en la trasera de un bar los misiles que pretende llevar para Irlanda, pero para ello deberá esperar unas seis u ocho semanas. Mientras aprovecha para preparar el barco que utilizará en su huida.

El juez le hace llegar, por medio de una cita con su hija en un parque, la bolsa con el dinero que utilizará para el pago de los misiles y un arma, bolsa que esconderá en el sótano de la casa donde vive.

La Sombra del diablo

Al día siguiente es la confirmación de una de las hijas de Omeara en la que resalta la escena en la que la niña pequeña se queda dormida en el regazo de Franky durante la misa, dándonos más proximidad entre las vidas de Franky y Omeara, y ayudado también por la fiesta que se celebra después en casa de la familia, dentro de un ambiente irlandés ya que la familia de la mujer de Omeara es irlandesa. En medio del jolgorio recibe una llamada de la hija del juez en la que le informa que uno de sus compañeros lo han matado. Por este motivo decide aplazar el pago de la mercancía.

A partir de aquí el teniente Omeara entrará en un período crítico ya que primero miente en las declaraciones sobre la persecución y muerte de un vulgar ladrón de radiocassettes para así evitar el despido, y posible proceso, de su compañero, quien realmente lo mató por la espalda, indefenso. Su sentido de culpabilidad por haber mentido es tal que decide coger la jubilación anticipada. Comenta su problema a Franky y este le cuenta el asesinato de su padre. Destacar la frase de Franky a Omeara: “No esperes un final feliz. No es una historia americana, es una historia irlandesa” con la que se cerrará el filme. Más tarde asaltan su casa y se produce un forcejeo en el que pudieron resultar muertos tanto Omeara como su mujer y Franky. Esto ya por el minuto sesenta. O Meara llega a agradecer a Franky el haberle ayudado en el forcejeo con los asaltantes, sin saber que poco después de buscar indicios por toda la casa descubrirá que Franky guardaba en el sótano una bolsa con la documentación y una enorme suma de dinero que le lleva a sospechar que sea utilizado para la compra de armas. Este es quizás el punto más importante de la película. El punto de giro que se da aquí es tremendo ya que se descarga toda la tensión almacenada por la vida oculta que llevaba Franky a espaldas de Omeara. El teniente escucha los motivos de porqué Franky actúa por esa causa, sin embargo sabe que su deber es detenerlo, por el bien de Irlanda y por el bien del propio Franky. Estamos en el minuto setenta y cuatro. En el traslado a la comisaría logra huir, matando antes, en defensa propia, al compañero de Omeara. La policía británica llega a EEUU e intenta interrogar a Omeara anunciándole a este la verdadera identidad de Franky, sin embargo el teniente se niega ya que sabe que la policía lo que hará es matarlo.

Franky realiza el esperado cambio, pero en la bolsa en vez de dinero coloca una bomba, ya que habían cogido a un compañero suyo como rehén y tenía la duda si lo liberarían con vida, idea confirmada al recibir su cabeza en el mismo lugar del cambio de mercancía.

Omeara visita al juez que instaló a Franky en su casa sospechando que él también tiene algo que ver en la compra de armamento. Allí ve a su hija, donde la reconoce por una foto en la que aparecían Franky y ella, y la persigue con fin de averiguar el paradero de Franky. Este, allí escondido en ese momento logra huir y el teniente habla con la hija del juez, en romance con Franky, para que le diga donde está, ya que el propósito de Omeara es detenerlo para evitar su muerte segura. Al final ella cede y confiesa donde se encuentra.

Omeara llega justo a tiempo para subirse al barco que Franky dirige rumbo a Irlanda cargado de misiles. Tras un tiroteo los dos resultan heridos, pero la herida de Franky es de muerte. Este tiene la posibilidad de matar al teniente pero no lo hace. Ambos muestran su mutua admiración. Franky le recuerda que esta no es una historia americana, que es una historia irlandesa y el concluye diciendo que ninguno de los dos tenía otra elección.

Omeara toma el barco y pone rumbo de vuelta a casa.

La Sombra del diablo

Los personaje principales, Franky y el teniente Omeara, tienen un paralelismo bastante grande. Si bien uno lucha por los ideales de su patria, por la búsqueda de la justicia en un lugar donde no la hay el otro lucha por mantener el orden siempre dentro de unos ideales morales muy concretos y personales. Aunque ambos parezcan similares uno se mueve en la lucha armada y el otro más en la didáctica, uno no tiene poder y el otro sí. Por ello se produce este gran conflicto entre dos personas que no parecen diferir mucho en sus sentimientos.

La Sombra del diablo

El sentimiento de venganza por la muerte de su padre es el que mueve a Franky a hacer esto todo. Oportunidades para demostrarlo no le faltan en toda la película. Sentimiento que se manifiesta también en el compañero de Omeara, en la escena en que mata a un indefenso ladrón por la espalda al haber recibido un disparo por su parte.

OTRO PUNTO DE VISTA

Una película protagonizada por los dos modelos -el antes y el después- del sex appel masculino, con el IRA y una trama de engaños por medio, prometía, en un principio, una buenos minutos en la butaca del cine. Pero lamentablemente, no es así; La sombra del diablo es el mayor fiasco que este pobre espectador se ha tragado a lo largo de la presente temporada. ¿Como es posible aburrir de tal modo al personal cuando no provocarle la risa ante diálogos y situaciones tan ridículas?

Según se ha publicado, entre los dos protagonistas surgieron durante el rodaje ciertas discrepancias sobre el enfoque que debía tener la película. Por lo que parece, Harrison Ford quería chupar plano, y efectivamente lo ha conseguido, aún convirtiendo su personaje en poco menos que la Madre Teresa de Calcuta. Ford interpreta un policía bueno porque sí (¡ojo, muy bueno, al lado de otros malos que matan terroristas y que también aparecen a lo largo del filme!), que sirve en una comisaría calcadita a la de Canción triste de Hill Street, mientras hospeda en su casa -sin saberlo, obviamente- a Brad Pitt, un terrorista del IRA que ha ido a los Estados Unidos para comprar cuatro misiles.

Es realmente una lástima que una película que hubiera podido utilizar el IRA como una excusa -ahí están Michael Collins, En el nombre del padre, o Juego de Lágrimas- para ofrecer una buena trama policial, se haya convertido en una auténtica tontentería con la que, exclusivamente -siempre que no se hayan dormido-, puedan babear las quinceañeras. Y es que si en alguna cosa La sombra del diablo no engaña es en el rico ofrecimiento de planos que Alan J. Pakula hace de sus reputados protagonistas. Arrugas de Ford por doquier, y Brad Pitt con barba y sin barba, peinado y sin peinar, convierten, eso sí, la película en un book en movimiento.

Alan J. Pakula nunca ha sido nada del otro mundo como director. Siempre se le ha acusado de ser plano, frío. Pero es que en este caso se le puede acusar de otra cosa: de incoherente e irresponsable.

SECUENCIAS MUSICALES

* Escena de Franky con su padre: Música tranquila de corte irlandés en la que destaca una gaita solista. Es el tema principal de la banda sonora.

* Escena del asesinato de su padre: Música rítmica en la que utiliza en la percusión un sonido similar al de un disparo. Luego aparece la voz solista.

* Escena en la que se sienta en la cama de su nueva casa en EEUU: Aparece una lejana melodía de flauta sola como recordando cosas que Franky acaba de dejar atrás, en Irlanda.

* Escena de paseo en barco y encuentro con su compañero: Música intimista de aire irlandés con guitarra acústica, flauta y cuerdas orquestales a la que sigue una segunda parte mas rítmica con gaita solista.

* Escena de paseo de Franky con su compañero: Tararean el tema “Gona Fly Now” de Bill Conti perteneciente a la banda sonora de Rocky III. Es por lo tanto un ejemplo de música diegética.

* Escena en el barco que utilizarán para regresar a Irlanda: Música lenta de aire irlandés interpretada por una flauta y una guitarra acústica.

* Escena en el bar: Como música ambiente del bar ( la fuente supongo que es una radio ) suena el tema “God be with you”, es por lo tanto diegética.

* Escena en el bar: Como música ambiente del bar suena también el tema “Elvis walts”, es por lo tanto también diegética.

* Escena de partida de billar: Música alegre de aire irlandés, muy rítmica interpretada por flauta, gaita, guitarra acústica y percusión.

* Escena de la limpieza del barco: Música de aire irlandés muy parecida al tema anterior, tanto por la rítmica como por la instrumentación.

* Escena de encuentro en el parque: Suena el famoso vals “Voces de Primavera, opus 410” de Johan Strauss. Me parece que es otro ejemplo de música diegética ya que aparece en un parque donde hay una pista de patinaje y la intensidad de la melodía cambia bruscamente en el cambio de plano de la pista de patinaje a los personajes principales.

* Escena en la misa de la confirmación: Otro ejemplo de música diegética al interpretarse al órgano el tema “Veni Creator Spiritus”.

* Escena de la fiesta en casa: Música indubitablemente diegética, ya que aparecen hasta los propios músicos interpretando el tema irlandés “Rock the Boat”.

* Escena íntima entre Franky e hija del juez: Se oye el tema “Somebody loan me a dime”, que aún sin ver la fuente originaria del sonido se intuye su presencia ya que los personajes bailan. Es por lo tanto también diegética.

* Escena en el bar: Se oye de fondo el conocidísimo tema de Hy Zaret “Unchained Melody”. Música diegética también.

* Escena en el coche cuando Franky cuenta a Omeara el asesinato de su padre: Tema intimista, movimiento lento interpretado por las cuerdas orquestales con un pequeño resalto del arpa y la flauta. Música expresiva, como reflejo del estado de ánimo de ambos personajes.

* Escena en la que Omeara y su mujer vuelven a casa justo antes del asalto: Tema intimista en la que únicamente aparece un piano acompañado por unas cálidas cuerdas.

* Escena de la fuga de los asaltantes: Tema muy rítmico marcado por sonidos de una flauta de pan grave usado de una manera muy similar en Bravehearth. Luego desaparece este efecto relajándose el ambiente y sustituyéndose por unas voces.

* Escena en la que Omeara revisa la casa en busca de indicios: Tema muy similar al anterior.

* Escena en el bar: Suena de fondo el tema “Trouble Brother” de Robert Bradley. Música diegética.

* Escena de la detención de Franky: Tema intimista con tintes dramáticos. Música expresiva en la que refleja el estado de ánimo de Franky.

* Escena de la fuga de Franky: Prácticamente idéntico al de la escena de la fuga de los asaltantes, recordándonos de nuevo escenas de Bravehearth. Luego se vuelve más rítmico.

* Escena en la que Franky se junta con su amada (hija del juez): Tema muy intimista interpretado por flauta solista y cuerda, muy similar al tema del romance de Bravehearth.

* Escena de la fiesta en casa del juez: Como música de fondo suena el tema “There will never be another you”, de Harry Warren. Música diegética.

* Escena de la persecución de la hija del juez y de Franky: Tema lento de aire dramático.

* Escena en la que Franky se prepara para escaparse en el barco: Tema muy dramático con una percusión repetitiva (casi ostinato) de instrumentación orquestal.

* Escena en el barco: Sonidos orquestales muy graves con cortas melodías de violoncellos. Efectos percusivos con la flauta de pan grave.

* Escena de los dos heridos en el suelo: Tema romántico similar al de la escena en la que Franky se junta con su amada.

* Escena en la que Franky muere: Tema principal con orquesta comenzando en un pianísimo y aumentando a un forte con tutti cuando el barco cambia su rumbo hacia EEUU. Termina con un solo de flauta.

* Créditos finales: Tema con aire de balada irlandesa compuesta originalmente para la película.

BIBLIOGRAFÍA

* BENITEZ, José María y CARMONA, Luis Miguel “Nombres de la Banda Sonora”. Stripper Ediciones, S.L. Madrid, 1996.

AGRADECIMIENTOS

Debo agradecer la inmensa ayuda que me han brindado los compañeros del foro de música cinematográfica de internet “Listasonora”, para la realización de este trabajo.

Trabajo realizado por: Julio Costa Madriñán