La sociedad del pitillo y los placeres prohibidos; Christopher Durvelle

Hábitos sanos. Salud. Prácticas saludables. Alimentación adecuada. Nutrición correcta

  • Enviado por: Cristopher D
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 5 páginas
publicidad

LA SOCIEDAD DEL PITILLO Y LOS PLACERES PERDIDOS.

POR: CRISTOPHER DURVELLE

La alimentación es un conjunto de acciones por medio de los cuales se le proporcionan alimentos al organismo. Los alimentos proveen sustancias que denominamos nutrientes los cuales necesitamos para el mantenimiento de la salud y la prevención de enfermedades.

Desde niños nos enseñan a comer una buena comida en casa junto a familiares, el Desayuno, el Almuerzo, y la Cena todos parte fundamental de los buenos hábitos alimenticios, además de una balanceada nutrición para el cuerpo, es notable, que cuando entramos al Kinder algunos todavía desayunamos en casa otros cambian un poco el desayuno en casa por la “lonchera” que nuestros padres nos dan, después en la primaria debido al tiempo se nos hace mas difícil el desayuno así que optamos por la lonchera o en algunos casos dinero en el bolsillo para comprar en la cantina, luego en el bachillerato, aparte del desayuno también nos vemos obligados a cambiar el almuerzo por el comedor del liceo que muy poco tiene que dar o en su defecto correr la hora del almuerzo mas tarde por cuestiones de horario un punto mas a favor de perder el habito. Después de esto, entramos a la universidad o al campo laboral y aquí es donde se nos complica mas, la mayoría de las personas en este caso nosotros estudiantes, nos vemos obligados a cambiar la comida en casa por la “comida chatarra”, por el “factor tiempo”.

Un estudio realizado por la Secretaría de Salud Pública durante el año pasado demostró, que el 90% de los jóvenes estudiantes compra la merienda en el kiosco o cantina escolar, y que la mayoría consume comida chatarra. El estudio se hizo entre alumnos de 6 a 18 años. Participaron un médico nutricionista, dos especialistas en nutrición y seis promotores de Salud Municipal.
Los resultados fueron evidentes: un 92% de los encuestados consumía productos del kiosco. De ellos, el 79% tomaba gaseosas entre tres y cinco veces por semana. ¿Pero como nos afecta esto a nosotros y como poder evitarla?

La comida rápida, comida de la calle o comida chatarra como queramos llamarle, causa diversos desordenes en nuestros organismos además de no darnos las vitaminas y minerales necesarias para nuestro cuerpo, de acuerdo a la tabla nutricional, las comidas chatarras sólo aportan hidratos de carbono y grasas. Los análisis muestran que la comida chatarra es rica en grasas -particularmente saturadas- en densidad energética y en fructosa, mientras que es escasa en fibras, vitaminas A, C y calcio.

Una comida rápida típica contiene mil 400 calorías, que se desglosan en 85% del aporte de grasa diaria recomendada, 73% de la grasa saturada recomendada, pero sólo el 40% de fibras diarias recomendadas y 30% del calcio recomendado.

Hoy en día la comida chatarra esta mas que popularizada y es culpable de la falta de apetito en muchas personas, según la nutricionista Rosa Álvarez de la universidad de las Américas, advierte que la situación de alimentación entre los jóvenes es muy preocupante, ya que ellos son capaces de tomar decisiones y elegir libremente qué comer, sin mucha supervisión de los padres para quienes es más "cómodo" darles dinero y listo. Pero según la experta una dieta poco equilibrada puede tener nefastas consecuencias en los jóvenes y afectar directamente en los resultados académicos.

Es así como se ha registrado un aumento en los niveles de colesterol que exhiben los menores, de acuerdo al Programa del Adolescente que se ejecuta en Salud Primaria. Además, de este problema, afirmó la especialista, también se pueden generar cuadros de Anemia, bulimia y anorexia que se expresan en decaimiento, falta de apetito y dolores de cabeza.

Por esta razón, debemos ser un poco mas consientes de lo que comemos, la comida chatarra no solo nos trae problemas digestivos y de nutrición sino También pueden causar terribles enfermedades a la larga, los Especialistas del Centro Nacional de Nutrición (CENAN) del Ministerio de Salud (MINSA) alertaron que el excesivo consumo de la “comida chatarra”, está causando el incremento de sobrepeso, obesidad, y otras enfermedades como la hipertensión arterial, diabetes y el cáncer, especialmente de colon.

Esto podríamos evitarlo comiendo balanceadamente una variedad de alimentos, consumir sales, grasas y azucares en pocas cantidades, y ademas tener una buena dieta con diferentes proteínas y minerales que el cuerpo necesita.

A todas estas, quizás el hambre también es la culpable de todo este cambio, ya que la comida chatarra no logra compensar totalmente la sensación de hambre. Esto se debe, al menos en parte, a la escasez de fibras, ya que se observó que los alimentos ricos en fibras producen mayor saciedad y sensación de llenado gástrico.

La comida chatarra al ser la mas rápida en el momento para nosotros debido al “Tiempo” que nos llevaría comer en casa, por las clases u horarios de trabajo o bien el gasto y perdida de tiempo en un restaurat , pues entonces, comemos algo rápido: un Perro caliente, un Tequeño, un Sándwich, un Pastelito o hasta Chesee trees, Pepito, Rufles, Doritos, etc. Podrían ser una solución para aguantar o para quitar el hambre, pero además de estos, tenemos también las comidas rápidas como: el Mc donald's, Wendy's, Arturo's, Burger king y otras. Que si bien es “comida chatarra” nos brindan una opción rápida para aliviar el hambre sin ver las consecuencias que esta nos trae.

En conclusión luego de ver los diferentes puntos de vista planteados nos percatamos entonces, que quizás una de las razones por las cuales cambiamos el metal por el plástico y dejamos la comida de casa, cambiándola sin otra opción a la comida chatarra, se debe al factor “Tiempo” en el que vivimos en la actualidad, ya que la sociedad nos obliga a darle prioridad a otras cosas como estudio y trabajo, antes de dársela a la comida, pongamos un ejemplo: cuando somos niños nuestras madres normalmente nos forman un habito alimenticio en el que comemos a las 9 de la mañana nuestro desayuno, a las 12 pm el almuerzo y a las 6 pm la cena ( suponiendo que nuestra madre no trabaja) luego, comenzamos a estudiar la primaria donde nos tenemos que parar temprano y como normalmente desayunamos a las 9 entonces, optamos por no comer en casa, por lo contrario, comemos en la cantina o comemos de la lonchera suponiendo entonces que el recreo es alas 9am, si es así, no variaría mucho nuestro habito pero ¿que pasa? Igual cuando nos vamos haciendo mas grade en la primaria ya no nos mandan la lonchera y comemos mas que nada en la cantina, donde probablemente hay mucha comida chatarra que para los niños es la preferida, a pesar, de que perderíamos el habito de desayunar en la mañana seguiríamos con el habito del almuerzo en casa, con la probabilidad de que se posponga de 1 a 2 horas, ya vendríamos comiendo como a la 1 o 2 de la tarde en lugar de las 12 como era la costumbre, luego entramos a bachillerato donde el habito de la comida chatarra no se pierde, por lo contrario se acentúa pues nuestros padres nos dan mas libertad de escoger lo que queremos comer. Luego de terminar el bachillerato, entramos a la universidad donde el hábito se podría decir que desaparece por completo, ya que a diferencia del colegio no tenemos un control sobre el horario que llevamos por las exigencias académicas, así pues, no comemos el desayuno en casa, el almuerzo es muy poco probable y la cena la damos por olvidada. Es aquí donde se marca la diferencia de los hábitos de cuando teníamos 6 años a cuando somos mayores, aproximadamente entre 17 y 20 años.

Este ejemplo nos hace ver que no es un secreto para nadie que desde pequeños a medida que vamos creciendo hasta pasar a nuestra etapa adulta, nuestro ritmo de vida se va incrementando poco a poco y los horarios nos van ajetreando, lo que nos trae como consecuencia un desorden alimenticio y la necesidad de la comida chatarra, porque si bien estamos hablando que llevamos un ritmo de vida mas acelerado, entonces pensamos en un comida mas acelerada que se ajuste a nuestro horario, por esa razón recurrimos a la comida chatarra porque cuando tenemos hambre, pensamos en comer mas no, en lo que estamos comiendo ya que lo importante para muchos es quizás, llegar temprano a clase o al trabajo así que, si bien sabemos, lo bueno que es una sana alimentación en casa, los estudios, los horarios y el trabajo; nos obligan a cambiar eso por algo rápido y censillo.

SUSTENTO BIBLIOGRAFICO