La salud

Enfermedad. Tipos. Definición. Clasificación. Factores

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

1 LA SALUD.

La salud es un estado de equilibrio que resulta de la combinación del bienestar físico, mental y social.

El bienestar físico es el resultado de una alimentación equilibrada y de unos hábitos de cuidado personal que incluyan actividades saludables y que no supongan riesgos innecesarios.

El bienestar mental comienza por la aceptación de uno mismo tal y como es. También influye en él la capacidad para expresar los sentimientos y la fuerza para afrontar los problemas de la vida cotidiana.

El bienestar social se fundamenta en la capacidad para relacionarse con otras personas y compartir con ellas ciertos aspectos de la vida cotidiana.

La rotura de este equilibrio es la causa de la pérdida de la salud y provoca la aparición de enfermedades. La salud o enfermedad de las personas está condicionada por factores genéticos, biológicos, ambientales y personales.

FACTORES GENÉTICOS

  • Enfermedades de origen genético. Se pueden desarrollar al nacer o años más tarde y son originadas por mutaciones que afectan a algún gen, a los cromosomas o al genoma del individuo. Algunos genes son responsables directos de la enfermedad, como sucede con la hemofilia o la fibrosis quística. Las enfermedades genéticas más comunes afectan a la estructura del cuerpo (acondroplasia = forma de enanismo) , a la fisiología general del organismo (síndrome de down) o al metabolismo (alcaptonuria = el cuerpo no puede metabolizar algunos aminoácidos).

  • Malformaciones congénitas. Estas se presentan al nacer el individuo y algunas de ellas son heredables porque tienen un origen genético, pero otras tienen origen ambiental, es decir son consecuencia directa de algunas acciones llevadas a cabo por el individuo, como el consumo de drogas, la exposición a radiacciones nocivas o las infecciones.

  • Predisposición genética. La mayoría de las enfermedades que afectan a una persona se desarrollan mucho tiempo después del nacimiento y algunas aparecen entre los miembros de una misma familia, debido esto a la predisposición genética. Las enfermedades cardiovasculares, los cáncer y enfermedades reumáticas y mentales siguen este esquema. Pero también en estos casos los factores que hacen que la enfermedad se desarrolle suelen ser ambientales.

FACTORES BIOLÓGICOS

  • Sexo. El sexo es una característica heredable, determinada por una pareja de cromosomas que son iguales en las mujeres y distintos en los hombres. Las diferencias entre mujeres y hombres se reflejan en la salud mediante procesos naturales (menstruación, embarazo) o patológicos (cáncer de mama, de próstata). Además las diferencias entre ambos sexos también son la causa de graves problemas que afectan a la salud mental y social, como sucede con la discriminación, el acoso y los malos tratos.

  • Proceso de envejecimiento. La muerte natural resulta de un largo proceso de envejecimiento celular que está condicionado genéticamente por factores ambientales. Las causas son.

  • errores en los procesos de replicación, reparación o transcripción del ADN y la aparición de mutaciones que no son reparadas.

  • Envejecimiento y muerte celular, con pérdida de células en los órganos, agotamiento del sistema neuroendocrino y del sistema inmune.

  • Procesos ligados a la formación de radicales libres, en el interior de las propias células o procedentes del medio ambiente.

  • Entre las consecuencias del envejecimiento que más afectan al estado de salud de las personas están la atrofia progresiva de órganos y tejidos, el descenso del rendimiento cardíaco y muscular y de la capacidad mental, el aumento de la vulnerabilidad frente a traumatismos y la deficiencia inmunitaria que favorece la aparición de tumores e infecciones.

    FACTORES AMBIENTALES

    • Calidad del agua. El agua limpia, sin gérmenes, parásitos ni contaminantes químicos es un factor determinante de la salud. En el siglo XX la vida media de las personas en los paises desarrollados se duplicó gracias a la disponibilidad de agua potable y libre de agentes infecciosos y contaminantes químicos.

    • Atención sanitaria. Depende de cada país, de sus recursos y de si tienen un sistema sanitario público o privado y accesible solo para una parte de la población o para todos los ciudadanos. Una atención sanitaria integral, basada en la prevención , la vacunación y el control epidemológico es necesaria para mantener el nivel general de salud de la población.

    • Calidad del medio. El medio en el que vivimos puede ser un factor de riesgo para la salud. Algunos riesgos son globales, como la contaminación atmosférica; mientras que otros dependen de la zona en la que se habita, como la contaminación acústica, la presencia de industrias…

    • Exposición a agentes infecciosos. Es un grave riesgo para la salud y depende de otros factores como son la calidad del medio, del agua, la alimentación…El control sanitario de los alimentos y de los animales ha permitido reducir la transmisión de enfermedades infecciosas y parasitarias.

    • Exposición a agentes cancerígenos. Los agentes cancerígenos producen mutaciones que inducen el desarrollo del cáncer. La radiactividad, la radiación solar y algunas sustancias químicas, como el gas radón o las dioxinas, son algunos de los más peligrosos.

    FACTORES PERSONALES.

    Dependen de cada individuo y de su estilo de vida, que incluye las actitudes y conductas y las capacidades sociales. Cada individuo puede tomar ciertas decisiones que le permitan mejorar las expectativas de salud condicionadas por el resto de factores anteriores. Los factores personales pueden dividirse en dos grupos.

  • La situación y los condicionamientos socioeconómicos.

  • La situación socioeconómica, la cultura, el estrés y la vida familiar y social.

  • Actitud y conducta

  • Los hábitos de alimentación, el ejercicio físico, el alcoholismo, tabaquismo o drogadicción y la higiene o cuidado personal

    2 LAS ENFERMEDADES.

    Una enfermedad es una perturbación del estado de salud debida a una disfunción física o mental que se caracteriza por una serie de síntomas observables por el paciente y por el médico.

    Las enfermedades pueden tener su origen en causas internas, como son las de tipo genérico, o en causas externas, como sucede con las enfermedades infecciosas.

    Las enfermedades agudas se desarrollan y alcanzan su máxima intensidad en muy poco tiempo, mientras que las enfermedades crónicas se desarrollan lentamente y duran mucho tiempo.

    Enfermedades infecciosas.

    Las enfermedades infecciosas y parasitarias tienen su origen en la colonización del cuerpo o de algunos de sus órganos o sistemas por parte de agentes infecciosos patógenos o en la infestación por parásitos. Los agentes infecciosos pueden transmitirse desde un individuo enfermo a otro sano mediante un contagio directo o mediante un contagio indirecto; cuyas vías de transmisión principales son:

  • El aire. El aire permite el paso de los microorganismos desde una persona enferma a una sana. Así se transmiten enfermedades respiratorias como la tuberculosis o la difteria

  • El agua. Es una de las vías de transmisión de agentes patógenos más importante y peligrosa. Hay enfermedades como el cólera o la fiebre tifoidea que se transmiten fácilmente mediante la ingesta de agua contaminada.

  • Los alimentos contaminados. Pueden provocar graves enfermedades como la salmonelosis, la triquinosis o la enfermedad de las vacas locas.

  • Los vectores animales. Los insectos pueden transmitir enfermedades como la malaria o la enfermedad del sueño y los animales domésticos pueden transmitir parásitos como las tenias

  • Hay muchas formas de vida capaces de producir infecciones en el ser humano. Destacan entre ellas los microorganismos parásitos (bacterias, hongos y protozoos) y los animales parásitos de mayor tamaño (gusanos). Además hay también estructuras acelulares (virus y priones) que son agentes infecciosos responsables de graves enfermedades.

    Una infección es el resultado del establecimiento y multiplicación de microorganismos en el organismo, lo que puede producir daños que dan lugar a los síntomas que caracterizan la enfermedad infecciosa. Las fases de la infección son la colonización de la superficie celular, la penetración a través de las barreras defensivas, la multiplicaron e invasión y la producción de alteraciones en los tejidos y órganos.

    • ENFERMEDADES DE ORIGEN BACTERIANO.

    Las bacterias son los seres vivos más abundantes en la tierra y en su mayor parte son benévolas o inofensivas; pero también existe un gran número de bacterias que producen enfermedades debido a la acción de las toxinas, que son sustancias tóxicas elaboradas por las bacterias y pueden ser segregadas al exterior ( exotoxinas ) o permanecer en la célula bacteriana (endotoxinas).

    • ENFERMEDADES CAUSADAS POR HONGOS.

    Las infecciones producidas por hongos reciben el nombre de micosis o infecciones fúngicas. Muchas de ellas son infecciones oportunistas que se producen cuando los mecanismos de defensa del cuerpo están deteriorados.

  • micosis superficiales. Afectan a la piel, las más comunes son las tiñas, que afectan a la piel y al cuero cabelludo y el pie de atleta que se desarrolla sobre la piel del pie.

  • Micosis subcutáneas. Se originan mediante heridas que favorecen el crecimiento de los hongos bajo la piel.

  • Micosis sistémicas. Están más extendidas o afectan a órganos internos. Unas de las más comunes son la candidiasis y la aspergilosis.

    • ENFERMEDADES CAUSADAS POR PROTOZOOS.

    Los protozoos constituyen un grupo de organismos unicelulares entre los que hay algunos que producen graves enfermedades infecciosas, entre las que destaca la malaria, la toxoplasmosis o la enfermedad del sueño.

    La malaria o paludismo provoca cada año entre 300 y 500 millones de enfermos y la muerte de más de un millón de personas en el mundo. Además más de la mitad de la población mundial está en riesgo de contraerla. Es producida por protozoos esporozoos del género PLASMODIUM, que infectan los glóbulos rojos y son transmitidos por la picadura de los mosquitos hembra del género Anopheles infectados. El síntoma más característico son los periodos de 6 a 8 horas de fiebre muy alta y escalofríos que se repiten cada dos o tres días y tienen su origen en el ciclo del parásito en la sangre.

    -ENFERMEDADES CAUSADAS POR VIRUS Y PRIONES.

    Los virus son responsables de graves enfermedades como el SIDA, la rabia o la viruela. Los priones son partículas subvíricas que producen enfermedades en animales y pueden tener capacidad infectiva en el ser humano, como sucede con la enfermedad de las vacas locas.

    El sida es causado por el virus de inmunodeficiencia humana, que ataca a un tipo celular responsable del sistema inmunitario, los linfocitos T colaboradores, lo que da lugar a la supresión del sistema inmunitario. Esto favorece la aparición de infecciones oportunistas y de tumores que son la causa principal de muerte asociada a este virus. El sida se transmite por vía sexual, por medio de la sangre o desde la madre a su hijo a través de la placenta o la leche.

    Ahora mismo, el sida constituye una grave pandemia, con más de treinta millones de infectados de los que mueren cada año más de dos millones.

    • ENFERMEDADES CAUSADAS POR ANIMALES PARÁSITOS.

    Algunos Animales son parásitos del ser humano, ya que utilizan su cuerpo como hábitat y obtienen de el los nutrientes que necesitan para vivir. Hay dos grandes tipos de parásitos; los ectoparásitos y los endoparásitos.

  • ectoparásitos. Viven en la superficie del cuerpo y los más importantes son los artrópodos, como los piojos, pulgas y garrapatas, que suponen el riesgo de transmitir enfermedades infecciosas graves.

  • Endoparásitos. Viven en cavidades internas del cuerpo humano y la mayoría de ellos son gusanos, planos como las tenias, o cilíndricos como el género Anisakis.

  • Algunas de las enfermedades parasitarias más peligrosas dan lugar a la formación de quistes en los tejidos y órganos como el cerebro, el hígado o los músculos, dentro de los cuales se desarrollan las fases larvarias de los parásitos. Este sería el caso de la triquinosis y de la hidatidosis.

    Enfermedades no infecciosas.

    • ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES.

    Afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. Su incidencia es mucho mayor en personas adultas y ancianas, están aumentando también en niños y jóvenes.

  • Arterosclerosis. Es el engrosamiento de las paredes de las arterias debido al depósito de colesterol, plaquetas y tejido fibroso, que forman placas de ateroma. El tejido fibroso se puede calcificar y endurecer, lo que da lugar a la pérdida de elasticidad de las arterias. La arterosclerosis puede favorecer la aparición de trombos y de aneurismas. Los trombos son coágulos sanguíneos que se producen en una arteria o en una vena y dan lugar a su obstrucción, en un proceso conocido como trombosis. La trombosis arterial es favorecida por la arterosclerosis. Cuando el trombo se forma en una vena puede liberarse y desplazarse dando lugar a una embolia. Los aneurismas son estrechamientos de las paredes arteriales que favorecen la dilatación de la arteria, que puede romperse y producir una hemorragia. Los aneurismas son especialmente graves si afectan a la aorta, ya que su rotura provoca la muerte, o a las arterias que riegan el cerebro, lo que puede ocasionar un accidente cerebrovascular.

  • Accidentes cerebrovasculares. La interrupción del suministro de sangre al cerebro puede ser grave y producir una parálisis severa o incluso la muerte, o leve, en cuyo caso no da lugar a síntomas. La causa de la interrupción puede ser una lesión, un trombo o la rotura de un vaso sanguíneo

  • Enfermedades coronarias. El estrechamiento o la obstrucción de las arterias que suministran sangre al miocardio da lugar a la reducción del flujo sanguíneo a este tejido. Si esta es grave se produce un infarto de miocardio, debido a la muerte de las células afectadas por la falta de oxígeno, lo que lleva a una parada cardíaca que puede producir la muerte si no es tratada de forma inmediata.

  • La angina de pecho es una forma más leve de enfermedad coronaria que es producida por el estrechamiento de las arterias coronarias, lo que limita el riego sanguineo y el aporte de oxígeno a las células. Se caracteriza por un dolor agudo en el pecho asociado a la actividad física.

    • ENFERMEDADES ONCOLÓGICAS.

    El cáncer se origina como consecuencia de la pérdida del control sobre el proceso de división celular, que es llevado a cabo por distintos factores, entre los que destacan algunos genes

    Los protooncogenes son genes que estimulan la división celular, pero su mutación, favorecida por agentes carcinógenos, los transforman en oncogenes, lo que lo que hace que la división celular se descontrole y se formen tumores.

    Los genes supresores de tumores (como el gen oncosupresor p53) inhiben la división celular y pueden activar el proceso de muerte celular conocido como apoptosis cuando las células han sufrido daños irreversibles. La mutación de estos genes favorece la aparición del cáncer.

    Un tumor canceroso o maligno se origina cuando una célula cancerosa prolifera y forma un grupo de células con capacidad de infiltración e invasión de los tejidos colindantes, además sus células, transportadas por la sangre o la linfa, pueden producir nuevos tumores en un proceso conocido como metástasis.

    • Enfermedades y trastornos inmunitarios.

    La función del sistema inmunitario es la defensa del organismo frente a gentes extraños de origen externo, como los microorganismos, o interno, como las células tumorales. Las disfunciones inmunitarias dan lugar a diferentes trastornos.

  • Las inmunodeficiencias adquiridas o congénitas, son graves procesos en los que el sistema inmunitario no desempeña sus funciones.

  • En los procesos de autoinmunidad, el sistema inmunitario actúa contra componentes del organismo. Entre ellos están la esclerosis múltiple, en la que los linfocitos atacan a la vaina de mielina que envuelve a las fibras nerviosas, la artritis reumatoide, la enfermedad de Addison o la diabetes de tipo I

  • Los procesos de hipersensibilidad, entre los que están las alergias, son respuestas exageradas frente a sustancias inocuas. Pueden ser localizadas y leves, como la rinitis alérgica o el asma, o generalizadas y muy graves, como por ejemplo los shocks anafilácticos que se producen en personas sensibles a la penicilina o a picaduras de insectos.