La resistencia; Ernesto Sábato

Literatura hispanoamericana contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela filosófica argentina. Valores sociedad actual. Pesimismo. Individualismo. Capitalismo. Globalización. Argumento

  • Enviado por: Paulo J
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad


La Resistencia!
El ensayo de Sabato podría ser descrito como un claro retrato de la sociedad y el mundo actual. Este retrato de la sociedad actual, parte basándose en hechos más concretos o simples, luego va profundizando y compartiendo con el lector sus experiencias personales y anécdotas.

La visión de Sabato es tan real que parece demasiado “fatalista”, pero a través de ésta, trata de enviar en mensaje que nos haga ver y tomar conciencia de diversos temas personales y sociales, como el individualismo, la pobreza existencial, la incomunicación, el culto a si mismo, el trabajo deshumanizado, el imperio de la máquina sobre el ser, el sometimiento y la masificación social. Estos temas están planteados en su mayoría, bajo una visión existencialista característica de Sabato.

En el siguiente trabajo, trataré a manera de ensayo el libro “La resistencia”, el tema que mayormente tomé en cuenta fue la incomunicación en la sociedad actual y a través de el me desplazo por otros temas relacionados, como el abandono de las riquezas no materiales.

Creo que hay que tomar conciencia de estos temas, ya que poco a poco han estado carcomiendo nuestra manera de ver el mundo y con esto nuestra calidad de vida. Para ello me basaré obviamente en el libro de Ernesto .Sabato, tomando citas textuales y anécdotas, que serán complementadas con mi opinión personal.

DESARROLLO

El mundo se abalanza ante nosotros repleto de recursos...”recursos” abrumantes, que por mas útiles que sean para este mundo moderno, han abstraído a gran parte de la sociedad de las relaciones humanas y se han acoplado a la cotidianidad de nuestras vidas. Un ejemplo de esto es la televisión, y cómo este artefacto nos ha abstraído -a niños, jóvenes y adultos- de disfrutar, apreciar o cuestionar la “realidad” “... es apremiante reconocer los espacios que nos alejen de ser una multitud masificada mirando aisladamente la televisión...” lo impresionante es ver, el cómo creemos estar conectados a través de la pantalla a la “realidad”, una realidad creada solo por unos pocos, una realidad que carece en cierto modo de verdad. Ernesto .Sabato da cuenta de su frustración, de cómo nos alejamos de cosas maravillosas, que en muchas ocasiones nos pasan desapercibidas, como el simple hecho de mirar de qué color está el cielo o admirar la risa de un niño, cosas tan valorables y significativas se ven opacadas por el ritmo de vida deshumanizado que adquirió el mundo.

El ensayo de Sabato nos hace tomar conciencia y nos muestra la realidad de quienes están sumisos frente a esto y cómo la sociedad a logrado a tal punto, cortar los sueños y expectativas para buscar una mejor calidad de vida, colocando como único camino el del trabajo, la mayoría de las veces explotador. Lo más impresionante es ver el modo en que las personas acceden a esto en la desesperación de una “mejor calidad de vida”, basada generalmente en lo económico; el ser humano se a materializado a tal punto, que desconoce otros bienes que no sean materiales o monetarios.

La sociedad ha confundido el progreso con el individualismo de las personas, haciendo ver que es más fácil conseguir el “éxito” personal, compitiendo con el resto y no trabajando unidos por el bien común, un bien que no necesariamente es monetario, sino también en torno a las riquezas espirituales.

Ernesto .Sabato, no sólo nos muestra el tema de la deshumanización de la sociedad y la desvalorización de lo cotidiano o simple, sino también, la manera en que nos alejamos de la familia, ésta que muchas veces olvidamos en el tiempo y donde ni siquiera nos preocupamos de explorar a veces esas grandes personalidades que nos rodean, por el solo hecho de que “siempre” han estado ahí. Para expresar esto, Sabato relata las vivencias que él tuvo con su madre, persona de quien se alejó por mucho tiempo y que luego, con el pasar de los años, volvió a tomar en cuenta, pero justo en el momento en que ella dejaba de vivir. Con esto Sabato nos muestra, de que muchas veces lo que hemos estado buscando se encuentra frente a nuestras narices, pero lo menospreciamos, lo olvidamos, no lo tomamos en cuenta y cuando deja de estar ahí, en ese preciso momento recién logramos comprender la importancia que tenía para nuestra existencia “...y así nuestras búsquedas, nuestros proyectos o trabajos nos quitan de ver los rostros que luego se nos aparecen como los verdaderos mensajeros de aquello mismo que buscamos , siendo a la vez ellos las personas que nosotros deberíamos haber acompañado o protegido.”

Con esto podemos apreciar el desamparo y la soledad que traen consigo los años, el abandono que los humanos de estos tiempos hacen de las personas mayores, de los padres, de los abuelos, y aunque sea redundante debo 0mencionar nuevamente la materialización del ser humano, el cómo esta “avanzada” sociedad deja de lado a quienes no producen. Sabato describe cómo poco a poco, nos vamos olvidando de lo esencial del ser humano y lo “esencial” de la naturaleza “... hay que encarar una educación diferente, enseñar que vivimos en una tierra que debemos cuidar, que dependemos del agua, del aire, de los árboles, de los pájaros y de todos los seres vivientes...”.

No creo que seamos seres “independientes”, dependemos casi por completo de nuestro entorno, de la gente que nos rodea y del medio ambiente como para creer que somos tan “avanzados” e “independientes” de aquello que nos rodea. Este entorno cada día más opaco y sin vida en el que la condición de ser humano se abandona “... cuando multitudes de seres humanos pululan por las calles de las grandes ciudades sin que nadie los llame por su nombre, sin saber de qué historia son parte o hacia donde se dirigen, el hombre pierde el vinculo delante del cual sucede su existencia... ya no vive delante de su pueblo, de sus vecinos, de su dios, si no angustiosamente perdido entre multitudes cuyos valores no conoce o cuya historia apenas comparte...”.

La globalización en el libro de Sabato se muestra como un enorme ser que nos va aplastando con su poder y que ha impuesto una uniformidad arrogante queriendo hacer perder al mundo su originalidad “... a cada hora el poder del mundo se concentra y se globaliza..” “La masificacion a hecho estragos, ya es difícil encontrar originalidad en las personas y un idéntico proceso se cumple en los pueblos, es la llamada globalización, ¡qué horror! ¿Acaso no comprendemos que la pérdida de los rasgos nos va haciendo más aptos para la clonación...” el ser humano posee una gran capacidad, que es la de resistir y aunque ésta se encuentre muy oculta, existe. El libro de Sabato, en cierta forma pone en pie esa capacidad, le da la fuerza y empuje, lo demás es obvio, sólo depende de nosotros comenzar a emplearla para no convertirnos en una máquina más, de este sistema.



1.- Tesis básica del libro y del autor.

Sabato basa su libro en una notoria disconformidad, ante la influencia de los medios en la vida de los seres humanos. Él quiere hacernos notar la sutil manera que tiene la televisión de involucrarse en nuestras vidas usurpándole el lugar a ciertas cosas que anteriormente conformaban nuestra cotidianidad. Él nos propone no resignarnos ante un mundo que ya ha dejado de mirar y valorar las pequeñas cosas.

Sabato sostiene que el mundo ya está contaminado, enfermo que ya el ser humano no logra distinguir entre lo artificial y lo verdadero. Ya llegamos a conformarnos con relacionarnos con el mundo a través de un medio de comunicación. Sabato trata a esta sociedad de enferma porque ha sufrido un desequilibrio, porque ya el humano a llegado al punto de que al no encontrar el afecto de una persona lo busca en los medios de comunicación.

A lo largo de las páginas, sigue resistiendo en que debe haber un cambio en la mentalidad del hombre. Para que también pueda haber un cambio en el peligro en el que estamos viviendo. Necesitaremos, revertir esta situación para que lo sencillo, pero importante de la vida, vuelva a retomar ese vigor. De lo contrario Sabato afirma que estaremos perdidos.

Ernesto Sabato también hace referencia en su libro a una sociedad que desprecia los valores y materializa todo lo que este a su alcance. Pero afirma que no todo esta perdido, sino que en aquellos lugares que no han sido invadidos por los medios, estos valores aún se mantienen. Sabato afirma que el ser humano debe retomarlos, porque son fundamentales en la vida de las personas, y porque de ellos depende el desarrollo de uno mismo. De hecho en algún momento, buscaremos algo que llene ese vacío.

Sabato habla de que debemos reaprender cosas que ya tenemos olvidadas, o que reemplazamos por otros. También escribe de una lucha interna, sobre el bien y el mal, sobre esa mascara que tenemos, que no nos sirve cuando nos encontramos en soledad, en angustias, cuando sentimos que ya nada nos observa. Sabato respeta y resalta que la victoria sobre el mal, es el amor.

También sostiene que debemos concientizarnos en analizar que es lo que estaremos engendrando, sin darnos cuenta del mal que causa. Deberemos generar un cambio que madure a todos, más allá de las diferencias. También tenemos que tener en cuenta de que manera estaremos usando la opinión pública.

Hay que replantearse la manera en la que vivimos, todo va tan acelerado como si también la vida hiciera zapping.

Y como fundamental, resalta, que hay que resistir y que es una buena tarea que debemos afrontar. Hoy el ser humano está ahogado por variadas cosas que no enfrenta, siendo víctima de algo que ve, y que le influye. Debemos luchar y resistir ante esa sociedad que ya dejó de lado la parte importante de la vida. Una sociedad que no sabe admirar lo pequeño e insólito, “los valores son los que nos orientan y presidan de las grandes decisiones” (Pág. 137). Hay que buscar el cambio y no conformarnos con una vida que no nos permite ver frutos, por que ya perdió lo esencial.

La Resistencia, quiere que veamos como al involucrar de maneras totalitaria a los medios en nuestras vidas, fuimos perdiéndole el sabor a aquellas cosas elementales. El mensaje que Sabato transmite es claro: “Resistir para no contaminarse”.

2.- Argumentos principales y secundarios.

Cuando Sabato expresa en su libro que el ser humano está invadida por la televisión, se basa en que perdió aquello que caracterizaba a su vida cotidiana. Él ejemplifica esto afirmando que ya perdimos el diálogo, que ya no reconocemos que es lo que nos rodea.

Ya el ser humano está perdiendo eso que era tan común como el diálogo en las mesas, o las pequeñas discusiones. “...perdemos la capacidad para mirar y ver lo cotidiano” (Pág.13).

Ya llegamos a preferir ver un paisaje por televisión, o por películas que ver la realidad, es como si se disfrutara más.

Sabato se basa en que a veces pensamos que la televisión nos conecta con el mundo exterior, y en realidad lo único que nos genera es una aislamiento “...en verdad nos arranca la posibilidad de convivir humanamente...” (Pág.14). Ya llegaremos a un punto, en el que la televisión nos quita las motivaciones que anteriormente teníamos, ya sea, para leer un libro, para trabajar, o para hacer otra cosa. Sabato sostiene que debemos revalorar esa capacidad de poder ver más allá de lo que nos están mostrando e insertándonos en estas cosas, si nos mantenemos ajenos ¿cómo vamos a resistir?.

El ser humano depende de otro ser humano para vivir. O sea que, relacionarse con los demás es fundamental para su desarrollo. Pero últimamente el ser humano se ve invadido, sea por sus obligaciones, y no le dan tiempo a un encuentro humano, lo que hace que a veces lleguemos a relacionarnos más con un desconocido con el que hablaremos a través de la computadora, que con alguien que conocemos personalmente. Estamos perdiendo la manera de relacionarnos de un afectivo, ya vamos a una sociedad, que realmente le dan importancia a los valores de la vida. Los hombres de antes mantenían vigentes estos valores, y no pensaban que la novedad es lo primordial. Hoy, en día, los hombres carecen de ocios y Sabato lo afirma cuando sostiene que “Antes los hombres trabajaban a un nivel más humano...” (Pág. 46). Eso les permitía no depender de la televisión, sino que podían disfrutar de esos momentos de “relax”.

El hombre de antes estaba lleno de valores, de fe, de esas cosas que lo hacía llevar un equilibrio humano.

La globalización hizo que se creara una uniformidad que va dejando de lado la libertad y los valores personales. Ya se van perdiendo aquellas cosas que nos identifican como pueblo.

Esta escasez de valores y conocimientos provocan vulnerabilidad, lo que se ve influido por cosas que consumimos que ya perdieron esto, generando así, más de lo mismo. Los jóvenes agotan los recuerdos en donde puedan ser parte de esta globalización que solo tiende a destruir culturas, y buscar esto en cosas como religiones que ni conoce. La gente solo tiene esperanzas en que si las cosas cambian, será cuando ocurra un milagro.

Hoy en día nuestra sociedad está tan contaminada que selecciona a los seres humanos, sin importarles si producen, si no lo hacen, ya “no sirven”. Lo que nos deja ver a simple vista, una vez más, la perdida de valores, como el respeto y la gratitud. Debemos reaprender, entre tantas cosas, lo que es disfrutar un momento divertido, de gozo. Este sentimiento se encuentra en las cosas pequeñas de la vida, en los momentos, que aunque sean breves, nos enriquecen en todos los aspectos.

Entre tantas cosas, hacer surgir un nuevo pensamiento, de cómo poder respetar hasta la más pequeña de las diferencias, sería lo correcto para empezar a revertir la situación, y para entender un poco, es que debemos resistir.

Sabato sostiene que debemos tener cuidado sobre la manera, en la que utilizamos la opinión pública. Porque hoy en día hay una sobrevaloración en los programas de entretenimientos. O sea, lo que importa es el raiting, no el producto terminado, y eso genera que la calidad (existe desde el punto enriquecedor) sea baja. A que se refiere Sabato con eso de que el ser humano mantiene un ritmo de vida como si también hiciese zapping. Quiere decir que nuestra vida ya está muy acelerada, tanto que estaremos dejando de lado hasta el diálogo con el prójimo. Esto genera que el hombre al perder el diálogo con el prójimo, está perdiendo una libertad. Pero perder esta libertad no le preocupa por que le teme, porque está acostumbrado a una aceleración, con ritmo de vida que le permite hacer las cosas como si fueran mecánicas.

A esto quiere apuntar Sabato, a resistir, a negarse a perder valores, tiempos, a perder esa libertad a la que no debemos temerle, porque de hecho, a veces ni la conocemos. Tenemos que vencer eso, es nuestro deber, es la clave para resistir “...novedad al respecto de lo que estamos viviendo y la creación solo surge en la libertad y esta estrechamente ligada al sentido de la responsabilidad, es el poder que vence al miedo...”(Pág.128).

Es importante para Sabato tener en claro que cada minuto de la vida es irremplazable, y que unirnos en mejorar el trato con los demás y en concretar el deseo de tener un mundo mas humano, bastará para ver que nos depara este camino incierto que es la vida, pero debemos resistir.

Dependemos de los valores, ellos son los que nos van a ayudar a concretar, a guiarnos en la vida. Esto ya es para Sabato nuestra responsabilidad histórica, no podemos seguir viviendo como si nada pasara, hay que cambiar el rumbo. Y la clave es resistir.

3.- Valoración Personal.

Yo creo que el libro, es muy enriquecedor. Focaliza un tema, que quizás no es muy hablado, de una manera muy clara y con un panorama extenso.

Apoyo algunas ideas de Sabato, como la de la perdida de valores. Yo creo que hoy en día son muy pocas las personas que mantienen vivos esos valores q son fundamentales. Y hasta creo que a veces ni los incorporan, porque nadie se los ha enseñado. Yo hablo desde la postura de una adolescente, y sin duda a menudo me veo afectada por los medios. Por eso opino igual que Sabato cuando hace referencia, que los medio están enfermando a esta sociedad. Soy consciente que estamos constantemente expuestos a programas que no nos enriquecen, sino que nos transmiten, cosas absurdas, que lo único que hacen es ocupar el lugar de aquello indispensable, que hoy en día la gente esta olvidando. Cosas tan elementales, como disfrutar un café, una conversación en la mesa, etc. Y también soy consiente que Internet también consume la vida de muchas personas las absorbe, permitiendo que el ser humano deje de relacionarse con los demás, pensando que la computadora la esta solucionando la vida.

Como soy consiente que hay gente que se dejó consumir por los medios, también creo que hay gente que se mantiene sus valores, pero coincidiendo en que la matoria de esas personas son aquellos que no se ven en un lugar invadido de tecnología, gente que se da tiempo para vivir con tranquilidad y disfrutar así de esos pequeños momentos sin duda en que hay que replantearnos cuales son nuestros valores y que debemos hacer con ellos. Soy consiente también que el ser humano se ve tan ahogado y tan inestable que necesita creer en algo, y por eso se vuelcan a las religiones. Pero no creo que el ateismo sea mayor en los últimos tiempos, al contrario, día a día la gente vive cosas catastróficas y creo que en muchas ocasiones ven revertir una situación mal, provoca que la gente tenga más fe, lo que quiere decir que pongan su fe en cualquier cosa que les provoque sensación de seguridad. No coincido con el pensamiento que Sabato tiene sobre Dios de lo malo que ocurre o desafiarlo diciendo que “esta encadenado porque no se lo percibe”(Pág.84). A veces entre tantas cosas que perdemos, perdemos también la capacidad de dejar que Dios obre en nuestras vidas. Entonces seguro que no lo vamos a sentir, si no lo dejamos obrar, si no le presentamos un corazón sincero y arrepentido. Por esto, no coincide en que Dios no nos escucha, yo afirmo y sostengo que es el único que puede ayudara revertir las situaciones.

También coincido que la opinión pública no suele ser utilizada, porque importante es, sino por cuanto raiting da. Y creo que es aún menos enriquecedor, porque ensima el nivel de lo que consumimos por televisión es cada vez más deplorable.

Apoyo también la postura de Sabato cuando afirma que el amor es un concepto que solemos dejar de lado en muchas ocasiones, convirtiéndonos en seres insensibles. Se ve claramente cuando Sabato afirma que el ser humano tiene importancia cuando produce. Por esto hoy en día, no le prestamos atención a los viejitos, esas personas que son mucho más sabias que un programa de televisión.

Pero entiendo también que no solo a estos pocos ejemplos que cite, debemos resistir. Sino que todo el libro, nos propone a tener un cambio de mentalidad, a no caer en la globalización que solo consigue unificar ideas que de a poco van “olvidando” lo importante y valioso de la vida. Y resistir no es imposible, solo que es parte de un proceso en el que debemos replantearnos que es lo que me conviene consumir, y en que grado afecta a mi vida, cuanto lugar le voy a dar.

Creo que LA RESISTENCIA es un libro escrito de una manera excelente y con una finalidad y un mensaje muy claro. Sin duda, luego de leerlo uno recapacita hasta en las pequeñas cosas de la vida, y seguramente se propone esta idea de resistir a que nos quiten los valores, a que caigamos en una “globalización”, que nos inundan la vida, haciéndonos temer hasta de la libertad.

resumen de cada capitulo

Primera carta: LO PEQUEÑO Y LO GRANDE



En este capítulo reflexiona sobre las cosas cotidianas, sobre las cosas sencillas que dejamos de valorar, una buena caminata, la floración de un aromo, las flores, los perfumes.



Algo que lo afecta es el ruido. El hombre necesita expresarse de mil formas.



Habla de la fidelidad o traición a lo que sentimos como un destino o vocación.



Segunda carta: LOS ANTIGUOS VALORES:



Habla en este capitulo de los antiguos valores y de la importancia y el respeto a ceremonias como la muerte, el casamiento y el bautismo.



La vida de los hombres se centraba en los valores espirituales como la dignidad, el desinterés, el estoicismo del ser humano frente a la adversidad.



La vida de los hombres carece de ocio, pero el ocio bien entendido, como descanso de una jornada laboral, o distracción en cosas que nos gustan.-



Antiguamente la gente tenía menos libertad pero mucho más responsabilidad.



Tercera carta: eNTRE EL BIEN Y EL MAL:



Habla sobre los viejos y el maltrato y la poca estima que les tenemos.

Se refiere al respeto que existía hacia los padres. Habla del cambio radical que debe haber en la educación, de la filosofía de Ghandi y termina haciendo un paralelismo entre el bien y el mal, sintetizando que el amor como el verdadero acto creador es siempre la victoria del bien sobre el mal.



Cuarta carta: LOS VALORES DE LA COMUNIDAD:



En este capitulo se refiere al quiebre de la cultura occidental, dictaduras totalitarias, enajenación del hombre, destrucción del medio ambiente, la neurosis colectiva y la histeria generalizada.



La ciencia que iba a solucionar los problemas del hombre en forma positiva, terminó siendo usada como un arma mortal.



Habla de una crisis en la concepción del mundo, en su totalidad.



Critica la competencia, por no tener un sentido comunitario y si individualista.



la sexta carta:la Resistencia!:



El vértigo, entendido como velocidad, el desenfreno, el ritmo acelerado, el pánico. El hombre viviendo en este ritmo se convierte en un ser autómata, pero tiene una esperanza, siempre puede salir de las crisis.



Hay que defenderse, no asfixiarse, no perder la libertad, ni los buenos pequeños momentos compartidos.



la quienta Carta!: LA DECISIÓN Y LA MUERTE:



Sàbato hace referencia al valor de la vida, a dejar pasar el tiempo pero vivirlo plenamente, a sostenernos en los valores espirituales y sostiene que hay que ser fieles a nuestro destino.



Hay momentos que siente que es el momento final y después sucede que aparecen ciertas cosas que renuevan su esperanza y que no todo está perdido.



Marca la diferencia entre aceptar, que es respetar al otro y resignarse, que es un sentimiento cobarde.



Siente que la muerte está cerca de él pero la toma con comprensión y se alimenta de los buenos momentos y las buenas personas que pasaron por su vida.