La reserva ecológica de Cayambe-Coca

Ecosistema. Impacto ambiental. Reforestación. Conservación. Reforma agraria. Mejoras ambientales

  • Enviado por: Cacho
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

RESERVA ECOLOGICA CAYAMBE-COCA:

OBJETIVOS:

Con este trabajo hemos querido proceder a que nuestros compañeros comprendan que es, cuales son sus problema y características de esta reserva.

INTRODUCCIÓN A LA RESERVA.-

La Reserva Ecológica Cayambe-Coca, situada en el noroeste del Ecuador, tiene una superficie de 402.000 ha y cubre una gran variedad de ecosistemas. La zona Alto-andina, de la que trata este articulo, esta situada al extremo oeste de la reserva. Los puntos mas elevados en esta zona son los nevados Cayambe (5.790 msnm), Saraurco (3.485 msnm), y las montañas Las Puntas (4.425 msnm). Desde estos puntos altos, la zona alto-andina se extiende por los paramos, hasta descender a los 2900 metros sobre el nivel del mar. Aunque la reserva misma no abarca toda la superficie de los paramos que están alrededor, gran parte de este ecosistema esta comprendido en la zona de amortiguamiento.

CARACTERÍSTICAS Y PROBLEMAS DE LA RESERVA:

Estos paramos de la reserva están habitados por comunidades desde él limite norte de la reserva, en la zona de Mariano Acosta hasta él limite sur, en Papallacta. Según el V Censo de la Población (Inec, 1990), se estima que viven alrededor de 45,463 personas en la zona circundante alto-andina. Algunas comunidades se ubican dentro de los limites de la reserva, utilizando los paramos de la reserva para pastoreo o para la agricultura. Las comunidades que quedan en el área de amortiguamiento utilizan los paramos para usos agrícolas y frecuentemente ocupan terrenos dentro de la reserva. Las comunidades tienen una historia de derecho "legal" al uso de la tierra en la zona desde la reforma agraria (1964 y 1973).

Los paramos eran usados antes de la reforma agraria por las haciendas grandes de la zona de Cayambe en una forma muy extensiva. Todavía existen algunas haciendas en los paramos de Cayambe, pero funcionan en una escala mucho más pequeña que en el pasado.

Uno de los asuntos más conflictivos en el manejo de los paramos de la Reserva Cayambe-Coca es el uso de suelos por las comunidades circundantes. La presión de las poblaciones ha aumentado durante las ultimas décadas en el área, y porque no pueden expandirse hacia abajo, resulta que la gente pone mas presión para arriba, hacia los paramos. Normalmente, las familias de las comunidades tienen un terreno pequeño (1-5 ha) en elevaciones más bajas, y más cerca a la comunidad. Allí, se dedican al cultivo de productos agrícolas (papas, cebada, habas, cebolla) para auto-sostenerse y también para vender. En las elevaciones mas altas en los paramos, las comunidades se dedican normalmente al pastoreo de su ganado, primariamente ganado bovino.

Sin embargo, con la creciente presión, hay una tendencia a "abrir" el páramo para incrementar el área dedicada a la agricultura. El acceso a tractores y el mejoramiento de infraestructura facilita la conversión de la tierra de páramo a cultivos. Según la gente misma de los paramos, el paisaje ha cambiado dramáticamente durante sus vidas. Describen el área en el pasado como una zona con mas vida silvestre, mas bosques nativos intactos, y con mucho menos gente. También cuentan que había un caudal mas fuerte de agua en comparación a lo que existe hoy. Ahora los bosques son fragmentados y talados, el pajonal ha cambiado por las quemas extensivas, hay menos animales silvestres (especialmente los mamíferos grandes), y menos agua.

Una de las políticas de la reforma agraria del Instituto Ecuatoriano de la Reforma Agraria (IERAC, ahora conocido como INDA) era que solo podían dar titulo legal de tierras a cooperativas y asociaciones, y no a individuos. Según esta norma, se creo una gran cantidad de tierras comunales, sin limites muy específicos y sin registro o documentos. Muchas de las comunidades también habían tenido "derecho" a estas tierras antes de la creación de la reserva Cayambe-Coca en 1970.

El problema que tiene INEFAN (el Instituto Nacional de Forastera y Areas Naturales), en el manejo de la Reserva Ecológica Cayambe-Coca, es la falta de delimitación de los limites oficiales. Existen en el mapa, pero todavía no existen en el suelo. Por eso, la gente de la comunidad no sabe hasta donde puede llegar en el páramo con su ganado, e INEFAN no puede controlar de una manera muy eficiente que las poblaciones cumplan con su zonificación de la reserva. Esta delimitación ambigua de tierras también causa a veces conflictos entre las comunidades. Como INEFAN no puede entregar títulos de tierra, solo pueden garantizar el derecho a usar las tierras que están bajo su manejo.

El manejo adecuado de los paramos de la Reserva Cayambe-Coca es imperativo, sobre todo porque es un ecosistema que produce una gran cantidad de agua. El agua beneficia a gente en todas partes de las faldas del nevado Cayambe. Es un recurso tan precioso, y cada vez mas un recurso escaso, ahora que existen planes para sacar el agua de la reserva a través de un sistema de tubería para las municipalidades de Cayambe y para Tabacundo, ciudades hasta 25 Km desde el nevado. También, la Empresa Metropolitana de Alcantarillado y Agua Potable de Quito (EMAAP) esta finalizando un proyecto de escala grande que serviría a 200.000 moradores del norte de Quito con recursos hidrográficos de los ríos Papallacta, Oyacachi y Chalpi, que quedan adentro la reserva. En una manera, todos dependen de los paramos, sea gente de la ciudad quien toma agua nacida allá, o sea la gente que vive en las comunidades de los paramos, y que depende directamente de aquellos recursos naturales.

Con la intención de conservar este ecosistema importante, hay algunas organizaciones trabajando con las comunidades en la zona en asuntos de riego, forestación, conservación de suelos, y producción de animales y agricultura. Uno de estos, el Instituto de Ecología y Desarrollo de Comunidades Andinas (IEDECA) entro en un acuerdo con INEFAN y 5 comunidades que viven dentro la reserva y en su zona de influencia para realizar un plan de manejo de sus paramos. Es un convenio interesante porque colaboran una ONG, el Estado y los usuarios de los recursos naturales.

Como conclusión podemos decir que la realidad es que existe un sistema muy complicado del uso de la tierra, y para resolver este dilema y llegar a un manejo adecuado, se depende de la colaboración y planificación entre los interesados.