La República; Platón

Filosofía griega. Teoría de las ideas. Epistemología platónica (conocimiento). Libro VII

  • Enviado por: Pacucho
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad

Introducción

Después de una buena lectura del VII Libro de la República de Platón que habla sobre el Mito de la caverna, puedo decir que no ha sido para mi nada fácil entenderlo ya que se trata de un diálogo un tanto complicado. A pesar de todo el contenido del mismo era muy interesante, por esto es por que yo elegí esta parte del libro para realizar el resumen.

Biografía del autor

Platón fue un filósofo griego que nació en el año 427 a.C. en Atenas en el seno de una familia aristocrática. Su nombre verdadero era Aristocles. A los 18 años entró en contacto con Sócrates, cuyo magisterio le hizo abandonar su vocación de poeta para dedicarse a la filosofía. El propio autor en su madurez dio más importancia a su obra en la academia que a sus trabajos escritos a los que calificó de juego. La trágica muerte de Sócrates a la caída del régimen de los Treinta Tiranos, y la pérdida de la influencia política de su familia con la reinstauración de la democracia, reafirmaron su interés por los asuntos públicos, prueba de ello fueron sus tres sucesivos intentos de instaurar en Siracusa ( donde fue invitado por Dionisio I y luego por su sucesor, Dionisio el joven) una y tópica república dirigida por filósofos y la creación de la academia en Atenas, que no era una simple institución filosófica, sino también escuela de formación política para jóvenes de la aristocracia. Después de su exilio ( a la muerte de Sócrates) en Egipto y en diversas colonias griegas ( donde conoció las doctrinas pitagóricas y eleáticas que tan profundamente influyeron en su pensamiento), y tras el fracaso de sus aventuras políticas, Platón se instaló definitivamente en Atenas, donde permaneció hasta su muerte consagrado a la labor literaria y docente en la academia.

Dentro del campo de la filosofía sus obras más importantes fueron:

  • Leyes

  • Parménides

  • Sofista

  • Político y Filebo

  • Cartas

  • Fedón

  • Timeo

  • Apología de Sócrates

  • Protágoras

  • Critón

  • Cármides

  • Eutifrón

  • Gorgias

  • Menón

  • La República

Corriente de Pensamiento

El platonismo puede entenderse como cuerpo de la doctrina de Platón y de académicos, por ser un pensamiento conjunto de todos los sabios que formaban parte de esta institución del saber, y en este sentido adquieren una localización completa en la historia de las ideas , o bien como actitud filosófica amplia, que penetra las diversas interpretaciones filosóficas.

Asimismo se reconoce un platonismo medio ecléctico y su renovación por el neoplatonismo.

Entendido como actitud filosófica , el platonismo se manifiesta en una orientación general que sigue los planteamientos soluciones de Platón, o en una dirección parcial de la ontología, teoría del conocimiento, doctrina del alma y estética, aspectos más característicos de su sistema. Platón explicó la realidad y la conciencia de esa realidad por medio de la transcendencia al sujeto y al plano sensible, con lo cual la realidad y la verdad en esa inteligible y valiosa, estableciendo un dualismo entre espíritu y materia alma-cuerpo, lo inteligible y lo sensible, que intenta salvar con su ansia de unidad ("todo en uno"), utilizando todos los aportes del saber: desde el desarrollo racional hasta la intuición y el mito.

En general la filosofía de este autor se puede definir en tres grandes e importantísimos grupos:

  • La teoría de las Ideas:

  • Ésta se basa en que debe haber una realidad verdadera ubicada en un mundo de esencias eternas, invisibles y dotadas de un modo de existencia diferente al de las cosas concretas. Por tanto para Platón no hacemos más que vivir en un mundo de sombras basado en un mundo ideal que se basa en su teoría de las ideas. Debido a esto se puede pensar que los sentidos nos engañan y que lo verdadero se encuentra en ese mundo inteligible deseado por todos.

  • Teoría del Hombre:

  • En este apartado hay que comentar que para Platón el cuerpo es como la cárcel del alma por lo que nunca lograremos la verdad hasta que por medio de la muerte el alma se desprenda del cuerpo. Por otro lado una vez se logra el objetivo hay ocasiones en las que al alma no discurre todo lo bien que lo tendría que hacer y es por ello por lo que se le cortan las alas y vuelven a la Tierra en modo de reencarnación para mejorar. En definitiva el alma del que haya llevado una vida justa alcanzará el destino más alto, pero si por el contrario ha llevado una vida injustas su destino será uno peor.

  • Teoría del Conocimiento Humano

  • Por último este apartado concluye diciendo que aunque el alma haya estado en el mundo inteligible y conozca toda la verdad si le toca reencarnarse del cambio tan brusco que supone una cosa con la otra olvida toda la verdad y comienza su andadura terrestre desde cero.

    La República; Platón

    Resumen del libro VII

    La república de Platón es una obra filosófica en la que el auto expone sus ideas sobre la organización política en aquel entonces y cómo se debía organizar el estado. En el libro VII, que es el que estamos tratando, Platón da su opinión sobre la manera que deben vivir y desarrollarse los hombres para que el sistema de gobierno de una ciudad logre la máxima felicidad de la sociedad.

    Al principio del texto éste hace una crítica comparativa del estado con la educación existente. Para ella, se basa en el hecho de la presencia en una caverna de unos hombres colocados frente a la pared del fondo de la misma, estando encadenados desde niños mirando siempre al frente. Tras ellos se encuentra un muro no muy alto, pero suficiente, por encima del cual los hombres no encadenados enseñan diversos objetos. Entre esos hombres y la entrada de la cueva ya tan solo se encuentra un fuego. Esta parte, a mi juicio expresa de forma bastante clara el modo de sociedad y Estado de la época y contraponerlo con el actual en el sentido de la situación política y cultural, en lo referente a la enseñanza. Las personas bien sean hombres, mujeres, niños o ancianos desde un principio, siempre y cuando no tengan ninguna clase de contacto con la aristocracia, están obligados en la mayoría de los casos a aprender cosas que interesaba a los mayores que aprendieran de forma que no se cultivara la vocación propia. En relación al texto ocurre que los hombres atados ven lo que los que están detrás del muro quieren que vean. De este modo los hombres encadenados sólo ven los reflejos de la realidad, no la propia realidad. Es una alusión a que deben creerse lo que ven, que no es toda la verdad, porque es un reflejo de ella. Para que los hombres puedan realmente opinar sobre la realidad de las cosas tienen que experimentarla por ellos mismos, libres de todas las cadenas e impedimentos que tengan y ver las cosas desde un punto de vista libre. Al principio, según dice el texto, les costaría adaptarse a la luz ( significado en este caso la luz de la verdad absoluta, la del mundo inteligible), porque han vivido en un mundo de sombras, y se quedarían asustados de lo que hasta entonces veían y oían no era totalmente la verdad, sino reflejo de la realidad. Cuando por fin son sacados de la cueva, lo que mejor ven en un primer momento son las sombras, luego los objetos y hombres de los que vienen las sombra, y por último los hombres y los objetos en sí. Posteriormente verían la luz, y la relacionarían con la falta de ella y la noche y los cambios que se producen, como las estaciones.

    Es entonces cuando cualquier persona saliendo de ese mundo oscuro, de dudas y verdades a medias, se alegra de haber aprendido y visto la razón de las cosas. Pero si entonces deben volver al punto de partida, es decir, a la cueva con los compañeros, tendría dificultad a la hora de hacerles comprender a sus compañeros ignorantes de lo que es lo que ven, de aclararles que lo que ven son las sombras de la realidad, y no de la realidad misma; es entonces cuando sus compañeros, al no haber visto el completo sistema y ser incapaces de conocer la verdad, porque lo que ven sigue siendo lo mismo que veían desde el principio de su existencia, pensarían que estás loco, aunque en realidad les está confesando la más auténtica realidad.

    Cuando una persona culta intenta hacer comprender a otra de que una cosa es verdad, porque la ha experimentado, la ha vivido y comprendido, resulta que ésta se convierte en una tarea ardua y difícil de llevar a cabo ya que el otro no se puede fiar de lo que dice, necesitaría hechos y comprobar por el mismo que aquello que dice es cierto, porque si sigue viendo lo mismo que solía ver antes, quién le convence a él que eso es otra cosa si sigue la materia que ven con la misma forma.

    En el mundo inteligible de lo que nos damos cuenta al final es de la verdad, y de la idea del bien, es decir, que hemos de librarnos de las apariencias para poder conocer lo que es el bien; mientras que, si hacemos una interpretación a través del mundo visible de lo que vemos no llegaremos al bien o a la verdad nunca debido a el gran paso o diferencia que existe entre un mundo y otro.

    En cuanto una persona llega a la verdad del mundo inteligible desea no volver al mundo real y humano porque se ve limitado de expresar sus conocimientos e intentar aclarar cuestiones sobre el bien de las cosas con otros hombres que no la conocen por completo. Esta persona se dará cuenta de que los hombres no dan razón sobre la verdad y el bien por no conocerlo en si, sino solamente a través del mundo visible o sensible.

    Por todo ello, me parece correcta la idea de Platón cuando afirma que la educación no debe ser enseñada por personas son que ha de ser aprendidas por ellas mismas. Las personas no pueden continuar con los conocimientos que una vez adquirieron, han de dejarlos atrás y avanzar. Todo el mundo es capaz de aprender por si solo, sólo necesitan una pequeña ayuda que les indique el camino y la manera de cómo aprender.

    Y teniendo a aquellos hombres que en un principio comenté, los que han visto el bien, dedicándose a guiar a los otros a ver el bien y a decirles de que existe, se conseguiría la felicidad en bloque y no individualmente, que en el fondo es parte del mensaje que intenta llevar Platón a sus discípulos.

    A partir de aquí Platón relaciona sus ideas con la política, aludiendo que la ciudad estaría mejor gobernada si las personas no se preocuparan por el cargo que ocupan y sí por el modo para lograr la felicidad. Pero para elegir al gobernante se ha de seleccionar entre las personas, y no debe ser un gran atleta o un gran músico sino aquella que tenga un gran conocimiento de las ciencias que componen todo.

    Estas personas deben ser capaces de tener una opinión sobre las cosas y saber clasificarlas entre las claras y las confusas, las primeras se conocen lo que son, pero en las segundas existen ideas contradictorias. Para poder hacer una relación entre las cosas que no dan una imagen clara hay que compararlas. En la mente una cosa es lo mismo aunque difiera de tamaño, pero para diferenciar dos mismas cosas con características distintas se han de utilizar los sentidos. Para hallar las diferencias es necesario recurrir al cálculo y a la inteligencia o razón.

    Más adelante analiza las cosas por si mismas o por un conjunto de ellas, pero el conjunto queda definido como varias cosas simples juntas así que existe otra causa para diferenciar el mundo visible y el inteligible. Las cosas visibles, que son claras, no dan ningún tipo de estímulo para clasificarlas, pero las inteligibles provocan duda y crean género de duda. Esta clasificación se realiza a través de la logística y la aritmética. Por ello para alcanzar la verdad ha de utilizarse la razón.

    A continuación vienen tres capítulos de difícil comprensión en los que he sacado en claro como conclusión la relación existente entre ciertas cosas, como el día y la noche, o como la que el astrónomo ve en entre las estrellas. Hizo una serie de relaciones a través del sentido de la vista.

    Las cosas, además se clasifican de acuerdo al conocimiento que se tiene sobre ella, el pensamiento, la creencia, y la imaginación. Y una persona para demostrar cualquier cosa, como el bien, tiene que tener en el alma el conocimiento de la existencia del mismo, un pensamiento aclaratorio de cómo es, la creencia en que es cierto y la imaginación para poder expresarla a otras personas.

    Teniendo en mente todos estos conceptos bien adquiridos es mucho más importante ser gobernante de una ciudad que poseer mucho oro, porque teniendo estos conocimientos no estarás privado de la razón para poder pensar, opinar y actuar en relación a cualquier cuestión que sea planteada, porque serás capaz de pedir explicaciones y dar explicaciones sobre algo.

    Platón sigue acercándonos a la selección del gobernante. Para ello, el o ella, ya que no hace distinción y considera a todos los hombres iguales, ha de ser vivaz en el estudio, capaz de comprender las cosas para mostrar una opinión crítica sobre el asunto. La persona debe querer, y estar decidido a la realización de una determinada cosa que le interese o se le imponga. No puede acercarse a un punto de duda y pensar en la derrota.

    Todas estas acciones han de ser realizadas por voluntad propia y no de forma obligatoria, porque puede crear un rechazo a ello. Lo mismo ocurre con el aprendizaje; el alumno ha de querer conocer y no ser obligado a hacerlo porque tendría entonces problema, y muchísimo menos utilizar la fuerza.

    El gobernante ha de ser hábil en todos los trabajos, para resolver cualquier complicación, en los estudios, para poder plantear las cosas desde un punto de vista teórico, y peligros, para no temer a enfrentarse a las complicaciones.

    De un modo indirecto Platón sugiere unos estudios superiores realizados posteriormente al servicio militar para ampliar conocimientos y estar preparados para la vida social. Luego han de llevar un periodo de prueba para saber si intentarán cambiar la vida para bien o seguirán el transcurso de la vida. Buscarán la luz para encontrar la verdad y la seguirán para encontrar el bien como para si mismos. La persona que consiga reunir las cualidades aquí nombradas, así como las anteriores en el comentario, será la más indicada para desempeñar el papel de gobernante en una ciudad.

    Todo esto resume de forma general el contenido del texto expuesto por Platón que según el contribuirían a la creación de una ciudad en busca de la felicidad absoluta gracias a un gobierno justo y seleccionado de la misma manera en busca del bien supremo.

    Opinión personal

    Para iniciar esta opinión me gustaría decir que el primer texto tratado en este curso ha sido muy ilustrativo en el sentido en que el autor ha logrado exponer en un segundo plano bastante claro la forma de vida y de pensar de la época.

    En lo referente a su contenido pienso que éste ha sido bastante profundo y que en mi opinión no debe andar muy lejos de la realidad absoluta, pues, a parte de que no se aleja demasiado de la filosofía cristiana de nuestros tiempos, es bastante coherente y lógico todo lo que expresa en su Teoría de las Ideas.

    Para concluir me gustaría decir que la lectura del texto no me ha sido nada sencilla y he tenido que leer el texto varias veces para comprender lo que el autor nos quería decir en determinados párrafos del texto. Este hecho me ha ocurrido sobre todo en la parte final del texto donde ya el vocabulario empezaba a ser un poco más culto y el modo de escribir se complicaba. Aún así me ha parecido un texto muy clarificador, aclarándome la forma de pensar de la época y espero que los siguientes textos reflejen el estilo de vida de la época y la critiquen para así poder asimilar o llegar a la conclusión de cómo ha evolucionado la sociedad y la filosofía a lo largo de la historia.

    Bibliografía

    • Libro VII de "La República" de Platón

    • Gran Enciclopedia Ilustrada

    Tomo 15. Ed. Océano, 1981

    • Gran Larousse Universal

    Tomo 16. Ed. Plaza & Janés, 1983

    • Enciclopedia Larousse

    Tomo 15. Ed. Planeta, 1980

    • Tejedor Campomanes, Cesar

    Historia de la Filosofía

    Ed. SM, 1998

    • Historia de la Filosofia de C.O.U

    Vicens Vives

    11