La República; Platón

Filosofía griega. Pensamiento platónico. Mito de la caverna. Justicia. Educación. Libro VII

  • Enviado por: Kireta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

La República, libro VII” , Platón

El libro VII "La República" de Platón, pertenece a su época de madurez, en él, Platón mantiene diferentes diálogos con su discípulo Glaucón de temas relacionados con su propia teoría de las ideas, el mito de la caverna o el símil de la línea entre otros, donde los relaciona con temas como la justicia, la educación, la dialéctica... Al parecer el tema principal es la educación que han de ejercer los filósofos gobernantes para poder gobernar en una polis ideal.

El libro comienza con el mito de la caverna, Platón mantiene un diálogo con Glaucón, donde mediante la dialéctica le relaciona la teoría de las Ideas. Platón le describe una caverna, donde los hombres se encuentran encadenados y forzados a mirar hacia adelante, creyendo que ven la realidad, pero son sombras, uno de los hombres se libera y abandona la caverna hacia la luz, mirando hacia atrás las sombras, consecuentemente el hombre se encuentra en un estado de confusión, de que es lo real, ya que al estar acostumbrado a las sombras de la caverna, la luz le ciega, necesita acostumbrarse a la luz y observar su entorno para darse cuenta de cual es la verdadera realidad. Una vez acostumbrado y hechas sus propias conclusiones, no desearía regresar a la caverna y a aquella ignorancia, compadeciéndose de sus antiguos compañeros. Si volviera a las sombras de la caverna, los ojos se le ofuscarían y tal vez sus compañeros se burlarían de él por haber subido hacia la luz y haberse cegado, pero si él tratase de liberarlos y mostrarles el camino hacia la luz, tal vez lo matarían. Glaucón le da la razón en lo dicho.

La idea principal del texto es la división de la realidad en dos mundos, el mundo sensible, perceptible por los sentidos (la caverna) y el otro, el mundo inteligible, solamente cognoscible por la inteligencia. El texto nos sitúa a los humanos, como presos en el mundo sensible (la caverna), con la posibilidad de ascender al mundo inteligible (la luz). Para Platón, la caverna es la ignorancia y la liberación hacía la luz es la sabiduría.

Después del mito de la caverna, Platón habla sobre la educación del bien y sobre dos casos, el de ascender a la luz y volver a las tinieblas y el contrario, el de estar en las tinieblas y ascender a la luz, ambos casos cegarían al hombre, pero peor es el caso de haber ascendido a la luz y volver a las tinieblas, ya que no es capaz de soportar la contemplación y seguir el hábito de la educación, mantenerse en ella. Cada alma tiene el poder de aprender y de ser educada hacia el bien, no solo debe girar la cabeza, sino todo el cuerpo, si su giro ha sido incorrecto debe poder corregir y mirar hacia el bien, según dónde se dirija el alma es útil y provechosa o inútil y perjudicial. Platón argumenta que si el alma se aparta de lo sensible y se le da una educación desde la infancia, el alma sigue el camino hacía el bien. Por esto, a quienes ya han descubierto el Bien, les es difícil regresar a su anterior estado de convivencia con la ignorancia, y, si regresan, vuelven a encontrarse en un mundo ensombrecido (la caverna), en el que no se desenvolverán con la misma soltura que anteriormente podían poseer.

Luego, en la página 135, habla sobre la educación que deben recibir los futuros gobernantes, una educación hacia el Bien, dejando de un lado las cosas terrenales y llegar a la sabiduría de las Ideas del Bien. Los gobernantes que no tienen educación, no son los adecuados para gobernar, ya que no poseen la Idea del Bien y solo obtienen su propio lucro, y los que han obtenido la sabiduría del Bien, no quieren ser gobernantes, pues no tienen interés en volver a las sombras de la caverna y ocuparse de ella.

Por ello el Estado ha de obligar a los hombres mejor dotados a no quedarse contemplando el Bien, sino a actuar y llevar a la práctica su sabiduría. El tema finaliza preguntándose si estos actos no serán injustos con ellos.

En el tema siguiente, responde a la pregunta anterior, negando la injusticia, ya que si han llegado a la sabiduría es porque el Estado les ha dado medios para llegar y deben responder haciéndose cargo del Estado y de los problemas de la caverna. No pueden acceder al gobierno sabios de otros Estados, ya que no han sido enseñados por éste ya que se han criado por si solos y no le deben nada. Esto también evita los conflictos entre Estados para acceder al poder, ya que el gobierno no posee riquezas materiales, sino riquezas en Sabiduría.

El tema siguiente que dialogan es la educación que han de recibir para ser sabios, no basta con la música y la gimnasia, han de ser educados con operaciones intelectuales y ciencias, hace referencia a la guerra de Troya, ya que a la invención del número, ordenó sus filas y ganaron la batalla, por eso mismo, el gobernante ha de recibir clases de cálculo para entender de estrategias.

En lo siguiente, habla de que sólo usamos el cálculo y la ciencia, cuando produce duda, en situaciones estimulantes, que hacemos uso de la razón, también habla de situaciones no estimulantes que son la simple percepción que no nos hace pensar en su porque, cuando nuestros sentidos captan dos sensaciones distintas, se hace uso del razonamiento.

Siguiendo el diálogo, Platón hace referencia a el número y la unidad. La unidad, no atrae la esencia, ya que es visible, pero los números, hacen pensar, ya que vemos una cosa como una, pero a la vez múltiple. Este estudio eleva el alma y obliga a discurrir acerca de los Números en sí, sin permitir que los números se cuenten como tangibles. Por ello este estudio es necesario para los Gobernantes-filósofos, ya que el desarrollo del cálculo hace ser más rápido en otros estudios.

El siguiente tema que tratan es la geometría, para ellos es la más importante de todas , ya que ayuda al alma al llegar a su Idea del Bien, este estudio, no trata de una idea con principio y final, sino de un infinito existente, como el mundo de las Ideas.

Después de esto, hablan de un tercer estudio, la Astronomía, ya que gracias a este estudio, el alma se purifica y resucita cuando está agonizante y cegado por las demás ocupaciones. Pero Platón percata de que se ha olvidado un aspecto importante de la geometría, la superficie, la dimensión de los cubos, ya que no puede pasar a estudiar geometría sin previamente tener conocimiento de la dimensión. Hace referencia a que el estudio no ha sido avanzado, ya que ningún Estado lo considera importante. En este tema mantiene por primera vez un dialogo con Sócrates, anteriormente no apareció.

Empieza otro tema, elogiando la Astronomía, pero reprocha a Sócrates su forma de pensar de la astronomía, porque Platón opina que no se puede comparar los cielos estrellados sensibles con los inteligibles, los sensibles, sirven para el estudio. Aunque para su estudio no hay que fijarse en su belleza ni en sus figuras, hay que utilizar la geometría para aplicar problemas como las relaciones del día y la noche, los meses y los años..

En el siguiente tema, Platón habla de a aquellos que educan, no emprendan el estudio de algo imperfecto que les impida llegar al punto al que deben llegar todos los estudios, hace referencia a la armonía, ya que hay músicos pésimos.

El tema siguiente que trata, es la ultima asignatura, se han de haber estudiados las anteriores para poder llegar a ella, la dialéctica que engloba todas las ciencias a partir del razonamiento. Aquí vuelve a hacer referencia con el tema de la caverna, de cómo mediante el estudio, el liberado es capaz de dejar de ver sombras para ver reflejos de luz y así poco a poco, objetos, la noche y por último el sol, todos los escalones que se han de cumplir para llegar al Mundo de las Ideas, al Bien supremo.

Luego, define la dialéctica como aquello que empuja al alma desde lo más profundo de la ignorancia (la caverna) hacia lo más alto de la sabiduría (la Luz), a través de las ciencias anteriormente estudiadas , la dialéctica es el camino hacia el verdadero conocimiento.

Las artes están entre los dos mundos, el mundo sensible, la opinión y el mundo inteligible, el conocimiento. Por eso los gobernantes han de aprender la dialéctica, para poder razonar y expresarse.

Luego habla de escoger a los adecuados, a los hombres más firmes para aprofundir este conocimiento, ya que no todos son capaces de acceder a el, sino los que por naturaleza tienen el poder de desarrollar la razón. No todos los jóvenes instruidos acaban siendo actos para ser gobernantes, ya por carecer de esfuerzo en su desarrollo. No solo deben ejercitar su cuerpo, que también es necesario sino también su inteligencia para poder llegar a gobernar en una polis ideal.

Luego habla de que las anteriores ciencias, son pasos necesarios para llegar a la dialéctica. Y afirma que el aprendizaje se clasifica por etapas, la primera es el desarrollo físico y luego el desarrollo intelectual. Un gobernante debe poseer buenas cualidades para afrontar la guerra y no es lo mismo un cuerpo cansado que un cuerpo activo a la hora de emprender el estudio.

Luego habla de la etapa de conclusión de la cuál extraen lo que han aprendido, buscan la verdad de sus conocimientos, se hacen preguntas sobre lo que conocen y son capaces de respondérselas.

Por ultimo, habla sobre los pasos que han de seguir los gobernantes , educación, dialéctica, que luego han de transmitir su sabiduría a los demás. Se les da un cargo en el gobierno para que vayan adquiriendo experiencia y luego pueden ejercer el poder, para ellos será una obligación de gratitud hacia el estado, ya que les han dado la oportunidad de conocer el mundo de las Ideas, y no será para su propio beneficio, ya que han sido instruidos para el Bien.

Concluye afirmando que cuando los filósofos gobernantes adquieran todos estos valores y conocimientos, estarán en condiciones de gobernar y llevar el Estado hacia el Bien, en una especie de Utopía de Polis Ideal.