La República explicada a mi hija; Régis Debray

Literatura contemporánea. Política. Gobierno. Argumento

  • Enviado por: Piquiles
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

REPORTE:

La República Explicada a Mi Hija

Una República, como lo dice el autor, quizá estemos hablando mas de una utopía que de una realidad palpable en todos las denominadas actualmente repúblicas, creo que el problema empieza cuando dicho termino, antes de definirse, concretamente se fragmenta en todas sus variantes; parece ser que la mejor solución para que esta utopía se no acerque un poco sea la apropiada educación, no solo académica, sino cívica, moral e incluso política (“tal vez no sea la forma más anarquista pero si la más practica”), pero:

¿Cómo puede la educación “obligatoria, laica y gratuita” luchar contra toda una ideología antipatriotista, creada mas que nada por el neoliberalismo, que busca desinteresar a los ciudadanos de una nación y hacer de sus sentimientos humanitarios, tan valiosos para que los fundamentos de la República no se pierdan, un slogan pro globalización desde el momento en que nacen?...

¿Cómo se puede educar para la igualdad de posibilidades y obligaciones, si las etiquetas de marca y el sello de garantía de autenticidad de piel sintética, protegen más los derechos del hombre y el ciudadano mas que el tratado universal de los mismos?...

¿Cómo se podría ir en pos de la libertad individual que se mida en la libertad de los mutuos si dicha libertad se ve cuartada desde que una cajita nos llena la cabeza de esquemas de egoísmo que se deben seguir incluso con uno mismo, que libertad se puede tener si el technicolor nos enseña como actuar, como goza y sufrir… como vivir?...

¿Cómo se lograría educar con principios de fraternidad si el neoliberalismo busca a toda costa separarnos en estas nuevas razas que nos separan por el tamaño de nuestros bolsillos; fraternidad, cuando ellos no incitan a pelear entre hermanos por unos cuantos centavos… claro “Divide y vencerás”?...

Ahora, dos cosas que debo aclarar; en primer plano, el libro es muy puro, de hecho esta planteado de una manera muy optimista, en lo personal, eso se me hizo muy tedioso, ya se que la forma de la República Francesa difiere mucho de la Mexicana, - y he hay el problema que manejo como principal - sin embargo lo que se dice del teje y maneje de las circunstancias en la República son demasiado lejanas a lo ocurre actualmente en nuestro país, el hablaba de que el poder es del pueblo y para el pueblo; que belleza, si eso fuera cierto, no tendríamos mártires, no tendríamos la mordida, no tendríamos los linchamientos, y aunque el diga que en su error radica su belleza, yo me preguntaría que clase de belleza es esa en la que la gente esta muriendo en las ciudades perdidas mientras que los miembros de nuestro gobierno están exentos, como seres omnipotentes, de ese maravilloso poder del pueblo. Esos miembros de nuestro gobierno que según la República solo son mediadores, “servidores públicos” no quiere decir que se sirvan del público para hacer sus atrocidades; imagino que en su too optimista Debray podría incluso sugerir que son un mal necesario, - ¿En realidad existe algún mal necesario dentro de una República? - sin embargo yo creo que podríamos prescindir de ellos…

En segundo plano me gustaría resaltar su sentido patriota, se me hace maravilloso. Su sentido de la historia para poder colocar un objetivo a futuro se me hacer herramienta excelente para lograrlo, pero, (dirá que para todo tengo un pero), a mi modo de ver, aplicar el contexto histórico a nuestros objetivos como lo que ahora es México nos cuartaría cosas muy importantes, por el simple hecho de la manipulación masiva de la verdadera historia.

Refiriéndome a su sentido patriota, - haciendo hincapié en la diferencia que da de nacionalista y patriota -, creo que aquí tenemos bastante, incluso podría considerar que todo ser humano lo tiene, desgraciadamente países como Estados Unidos, toman ese sentimiento patriota, lo vuelcan en el más agresivo nacionalismo y justifican así todas las atrocidades que se divierten haciendo, claro esto enaltece el sentido patriota yanqui de todos sus pobladores ( o cuando menos la mayoría); y es que de que otra forma un país escaso de una cultura y que mas bien es una mezcla de intereses egoístas podría darse una identidad que no fuera la bélica… América para los americanos…

Bueno pero si tenemos un sentido de patriotismo, por que seguimos equivocándonos, pues yo creo que la solución esta exactamente en el mismo error que cometen nuestros vecinos del norte, como lo manejamos, si a algún mexicano le ofenden en otro país todos nosotros saltamos a defenderlos, sin embargo cuando se nos pide ir a votaciones, participar en plebiscitos, respetar las señales de transito, cuidar la naturaleza, sembrar arbolitos en los camellones, etc. Simplemente fruncimos el seño y pensamos que eso no nos corresponde; Hay si estoy muy de acuerdo con Debray la República no se implanta y ya, no es un ente como un rey, no es Fox (por favor), si pensáramos que solo es de implantarse nos convertiríamos en otro EUA. Le República parte de todos los ciudadanos, es un abstracto de nuestra necesidad de vivir en sociedad y sobre todo en paz, no confundamos…

Para finalizar me gustaría decir que tal vez el reporte no tenga mucha alegoría al libro, incluso puede que me haya salido u poco del contexto en el que se esta manejando, sin embargo el leerlo, tan optimista, tan deseoso de mejorar, de luchar por algo que parece cada vez mas lejano, incluso como dice en el Epílogo, en la última frase: “Debajo de las cenizas, las llamas…”; me hizo pensar en todo lo que tenemos ahora y que estamos dejándonos perderlo por algunos empresarios tantas y tantas transnacionales que toman a Maquiavelo como slogan, pisotean las Repúblicas y denigran a la gente con el concepto de simple capital humano, y todo bajo la sucia bandera de las ganancias; me hizo recordar incluso todos los momentos en los que he sido eso justamente que lacera constantemente nuestras relaciones, los momentos en que vi mi derredor como consumidor y no como ciudadano…