La regenta; Leopoldo Alas Clarín

Literatura española contemporánea del siglo XIX. Narrativa. Novela. Naturalismo. Realismo. Biografía. Argumento. Estructura. Personajes. Estilo. Temas

  • Enviado por: Kapa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Leopoldo Alas “CLARÍN”

VIDA:

Leopoldo García- Alas Ureña nació en Zamora el 25 de abril de 1852. Pasó su infancia en Zamora, León y Guadalajara. En la Escuela de los Jesuitas de León realizó sus primeros estudios.

En 1859 se trasladó a Oviedo, realizó sus estudios de Bachillerato y entre 1868-1869, hizo la carrera de Leyes en la Universidad.

En 1871 se traslada a Madrid y permanece allí hasta 1878.

En Madrid intenta continuar con su formación entre tertulias, debates ideológicos y representaciones de teatro. Junto a sus amigos de Oviedo forma una tertulia en la Cervecería Inglesa que, por su tono crítico, fue conocida como Bilis Club.

En 1875 nació "Clarín". Con ese pseudónimo publicó un artículo periodístico en el diario madrileño El Solfeo. Sus relaciones con los periódicos se hicieron intensas. Su tono crítico, lúcido y moralista le ganaron la admiración de muchos y el odio de otros.

En 1878, el mismo año en que terminó su tesis, obtuvo el número uno en las oposiciones a la cátedra de Economía Política y Estadística de la Universidad de Salamanca. Cinco años más tarde, el ministro Albarda le concedió la misma cátedra en la universidad de Zaragoza.

Clarín murió en Oviedo el 13 de junio de1901.

OBRA:
Entre su producción hay que destacar por un lado su faceta periodística: escribió diversos artículos de diversos temas: literarios, políticos o filosóficos. En cuanto a lo que a literatura escribió varios libros como son:

CUENTOS:

-Pipá.

-¡Adiós cordera!

NOVELAS CORTAS:

Doña Berta.

NOVELAS:

-Su único hijo.

-La Regenta

ARGUMENTO

Doña Ana, es esposa de Víctor Quintanar, ex-regente de varias audiencias de Vetusta, mucho mayor que ella.

Su padre se llamaba Don Carlos y se casó con una modista italiana, que murió al dar a luz a Ana. Su padre murió unos años más tarde, haciéndose cargo de ella sus tías. Ya joven cayó enferma de nervios. Esta enfermedad le acercó a la literatura y a la religión, dos aficiones que rechazaban sus tías. Ellas querían que se casara con un noble. Se casó, sin amor verdadero.

Una noche Ana regresa a su casa y su marido se dispone para irse al teatro, a Ana no le apetece, de modo que Víctor se va solo. Ana se encuentra triste y, cansada de estar encerrada en su casa, se dirige hacia el parque. Allí se encuentra con Don Álvaro Mesía, el “Don Juan” de Vetusta, que está interesado en ella, como el reto imposible que quiere vencer. Se quedan mirándose pero Ana echa a correr.

Ana se siente confundida y escribe a Don Fermín diciéndole que necesita hablar con él, este lee la carta delante de su madre Doña Paula, que le dice que lleve cuidado con esa mujer. Doña Paula es una mujer dominante, que crió prácticamente sola a su hijo y todavía lo trata como a un niño. Fue ella quien le obligó a estudiar para cura, cosa que él hizo sin vocación.

Don Fermín está enamorado de la Regenta, pero no se atreve a declararle su amor por miedo a su madre.

El Magistral sube una tarde a la torre de la catedral para observar a Ana y allí, a través de su catalejo, ve a don Álvaro y se enfurece.

Pasa el verano y Don Álvaro y Doña Paula vuelven al pueblo. El Magistral continúa sus largas conversaciones con la Regenta, mientras ésta recuerda continuamente a Don Álvaro, y lo que habían pasado juntos antes del verano.

Aquella Nochebuena se dirige Ana a la Misa de Gallo, donde están todos sus amigos, incluido Álvaro. Al verlo, Ana vuelve a recordar todos sus sentimientos y su pasión hacia él y sale muy aturdida.

El Magistral se dirige hacia la casa de Petronila y allí se reúne con la Regenta, que llega atormentada por lo que le había ocurrido la noche anterior. El Magistral se muestra enfurecido, celoso y le dice a Ana que cómo se atreve a hacer lo que hizo la noche anterior. En ese momento Ana se da cuenta de que el Magistral la amaba, no como una hermana mayor sino de verdad, para él. Asustada, sale sin despedirse de nadie y dice que jamás volverá a ver al Magistral, que le ha defraudado.

Pero al cabo de un tiempo Ana decide ir un día a la iglesia y piensa que tal vez ha exagerado y no debería dejar de ver al Magistral, le escribe una carta en la que dice que le perdona y que quiere volver a seguir ese camino de religiosidad. El Magistral se llena de felicidad.

Al llegar de nuevo la Navidad Ana y Álvaro ya son amantes. Quitanar invita a comer a don Álvaro y, cuando Ana sale a dar un paseo, Quintanar le confiesa que se está acostando con su criada Petra y que tiene miedo de que le haga chantaje. Álvaro se lo cuenta enseguida a Ana, que se queda desanimada, y Álvaro dice que pueden seguir siendo amantes ahora más que nunca.

El día de San Pedro resultó que el Magistral se había acostado con Petra e hicieron un trato. Petra espiaría a Ana y el Magistral despediría a su criada y la contrataría a ella. Petra, que aborrecía a Ana, acepta.

Un día le cuenta que había visto como se acostaba con Don Álvaro, que entraba trepando por el balcón de la habitación de la Regenta. El Magistral se vuelve loco y planea vengarse. Como todas las mañanas Don Álvaro se iba antes de que Don Víctor saliera a cazar, Petra adelanta el reloj de Don Víctor para que tenga que esperar a su amigo Frígilis en el parque donde quedaba con él y así viera como Don Álvaro salía del balcón de su esposa. Y así sucede, lo ve y reconoce a don Álvaro. Piensa que Petra ha adelantado el reloj para vengarse de él. Durante todo el día está callado, pensando en no decírselo a nadie, matar a ambos y esconderse en su pueblo natal.

En la vuelta hacia Vetusta, Frígilis le pregunta qué es lo que pasa y Víctor se lo cuenta. Su amigo le aconseja que no haga nada de lo que se pudiera arrepentir y que trate a su mujer como antes lo había hecho, al menos por el momento.

Finalmente, Don Víctor reta a Álvaro a un duelo, pensando dispararle en la pierna sin matarlo, pero al darle en la pierna don Álvaro sin pensárselo le dispara dejándolo mal herido, y muere a las pocas horas. Álvaro se marcha huyendo por lo que ha hecho y Frígilis avisa a Ana de que su marido ha tenido un accidente de caza y ha muerto.

Ana se entera de todo cuando Álvaro le escribe una carta contándole todo lo que había ocurrido y cae desmayada. Pasa un mes enferma en la cama. Frígilis, para ayudar a la mujer de su mejor amigo se va a vivir a casa de los Ozores, motivo por el que la gente de Vetusta rumorea, humillando a Ana.

Cuando ella hace ademán de acercarse le tiende el brazo con cara de asesino y Ana, asustada, retrocede y cae desmayada. El Magistral se marcha dejándola tirada en el suelo y Celedonio, el joven, feo y retorcido campanero, al encontrarla a desmayada la besa en los labios, beso que termina por destrozar el alma de la Regenta.

Esquema de la obra

Capítulos 1-2: presentación de Vetusta y de algunos personajes (el clero en general, Obdulia...)

Capítulos 3-5: presentación de Ana y capítulos retrospectivos que hacen referencia a su pasado.

Capítulos 7-9: presentación de los miembros del Casino y de personalidades nobles. Primera confesión de Ana con el Magistral.

Capítulos 10-11: primeras visitas de Mesía a Ana. Primeros rumores sobre ésta y el Magistral.

Capítulos 12-14: presentación de los marqueses, de su casa y comida multitudinaria con Fermín, Mesía y Ana.

Capítulos 15-22: descripción de la madre del Magistral y de su pasado. Enfermedades de Ana. Empiezan encuentros entre ésta y Fermín fuera de la catedral.

Capítulos 23-30: resolución de la novela. Desmayo de Ana en brazos de Mesía. Declaración del Magistral. Entrega de Ana a Mesía. Descubrimiento de Víctor de la relación entre ambos. Muerte de Víctor. Huída de Álvaro a Madrid. Humillación de la Regenta. Desplante del Magistral hacia ésta.

NARRADOR:

En la Regenta, el autor no intenta evitar su presencia y su voz como narrador de la obra, lo que suponía una ruptura de una de las “normas” de la época: la de la total objetividad. En este caso Clarín se comporta como un ser “superior” a los personajes, sobretodo por la variedad de técnicas y perspectivas que posee (y de las que carecen los personajes) y que le permite conocer a sus personajes mejor que éstos a sí mismos. Narrador omnisciente en 3ª persona

Espacio

La Regenta es la crónica de una ciudad, de sus habitantes y sus costumbres donde destacan calles, plazas, barrios, iglesias...

Refleja la época de la Restauración, tiene una gran atmósfera de erotismo, sensualismo: La piel de tigre de Ana, sus sábanas...

En los 15 primeros capítulos transcurren tres días donde se da a conocer gran parte de Vetusta y de los personajes y su pasado.

La gran parte de la novela se desarrolla en el espacio de la “Encinada” pero el espacio novelesco es inmenso.

Tiempo

Destaca el tiempo de todos los santos, semana Santa, primavera, otoño, verano, excursiones...

El tiempo y el espacio están bastante distantes y ambos son inmensos

Estructura, partes de La Regenta

Hay una gran diferencia entre la primera parte y la segunda parte.

Primera parte:

En la 1ª parte apenas sucede nada, es un parte lenta y aburrida, descriptiva de años anteriores y dee personajes.

Segunda parte:

El autor se centra en el hilo narrativo esencial, vaivén de Ana entre deber y deseo, entre amor y sacrificio.

Se van desarrollando más los caracteres de cada personaje. Álvaro, Ana, Fermín ....

PERSONAJES:

El número de personajes que hay en la Regenta supera los cien.

Es una de las causas por la que esta obra es tan larga. El manejo de estos personajes, de sus relaciones entre sí y con los protagonistas y trama de la obra, se ve reflejado en que muchos de los que parecen secundarios, tienen mucha más importancia de lo que en un primer momento podría parecer: o sirven para plantear mejor cualquier tipo de situación, o para conocer, a través de ellos, mejor a otros personajes.

PERSONAJES PRINCIPALES:

-Ana Ozores, la Regenta: personaje en torno al cual gira toda la obra. Llamada la Regenta por ser esposa del antiguo Regente de la audiencia de Vetusta. Se caracteriza por ser una mujer muy sensible. Esta en un conflicto casi desde el principio de la novela entre dos hombres: el Magistral y Mesía, los otros dos protagonistas de la novela. Otra característica muy importante, es su profunda religiosidad, posee una fe enorme, y es una persona muy devota.

-Fermín De Pas, el Magistral: uno de los dos protagonistas masculinos. Es el Magistral de la catedral y el Provisor de la Diócesis. Posee un carácter humilde, que no pretende hacer daño a nadie.

Por un lado goza del respeto de los vetustenses, pero por otro es el centro de las críticas de las personas más “destacadas” de la ciudad, bien por que le acusan de avaro o ambicioso, bien por su relación con la Regenta.

Su madre juega un papel muy importante en su formación y educación Doña Paula, tuvo una posición demasiado protectora con respecto a su hijo en la infancia de éste, y es muy posible que el Magistral en algunas ocasiones se sintiera “anulado” por su madre. Esta tendrá su influencia en el posterior comportamiento del sacerdote.

-Don Álvaro Mesía: es el presidente del Casino y jefe del Partido Liberal Dinástico. Es el “Don Juan” de Vetusta. Después de conquistar una infinidad de mujeres, se fija como siguiente objetivo a la mujer más bella, la Regenta. Don Álvaro es una persona muy diferente con respecto al Magistral, es ateo, goza de la popularidad y el respeto de la mayor parte de la sociedad, y tiene un carácter marcado por la presunción, la fanfarronería, que le lleva a ser grosero con las mujeres. Se considera un hombre culto y educado.

-Víctor Quintanar: Es el marido de Ana. Da la impresión de ser un hombre bueno, que no piensa mal de la gente.

No es consciente de lo que le hace pasar a su mujer que no se siente querida como ella cree que se merece, por el simple hecho de ser su esposa, en lugar de eso, tienen más una relación de “hermano a hermana” o, mejor dicho, de “padre a hija”. Es esta incomprensión y esta presión a la que se siente sometida Ana es la que propicia que se desate su pasión hacia el Magistral y sobre todo hacia don Álvaro.

-Petra: Es la criada de los Quintanar. Es malvada y egoísta.

Maquina con la ayuda del Magistral, un plan para que don Víctor descubra que su mujer, Ana, y uno de sus mejores “amigos”, Mesía son amantes. Para ello, adelanta una hora el despertador del Regente, sabiendo que don Álvaro salía por las mañanas de la habitación de la Regenta antes de que don Víctor se levantara, de forma que al tener el despertador adelantado, se lo encuentra descendiendo por la ventana.

Petra a pesar de ser una simple criada, es una persona que demuestra ser muy inteligente por todo lo que prepara en su favor: ser confidente del Magistral y de Álvaro, para conseguir ocupar el puesto de criada del Magistral, ya que no soporta a la Regenta, que es la principal razón por la que se desata todo lo demás.

PERSONAJES SECUNDARIOS:

-Tomás Crespo, Frígilis: Es el mejor amigo de don Víctor. Salen muy a menudo a cazar juntos y tienen una estrecha relación. Suele ser el principal “consejero” del Regente.

-Pepe Ronzal: miembro de la Junta directiva del Casino. Sin embargo, aborrece a Mesía y a sus amigos.

-Paco Vegallana: Hijo de los marqueses de Vegallana. Es el amigo fiel de Mesía. Carece por completo de personalidad, hace lo que Álvaro le dice.

-Doña Paula: es la madre de Fermín. Es la típica madre que lo da todo por su hijo, que le defiende en cualquier situación. El magistral siempre ha hecho todo lo que su madre le decía porque era lo mejor.

ESTILO:

Destacan las descripciones que el autor hace del ambiente provinciano de la ciudad de Vetusta, esta obra es una de las mejores obras descriptivas que ha visto el mundo, porque describe perfectamente todos los detalles que caben destacar en la ciudad de Vetusta.

También cabe destacar el empleo de dos de los recursos propios de la época, como son:

EL MONÓLOGO INTERIOR

Consiste en la expresión de los pensamientos de un personaje de forma espontánea y desordenada. Este fenómeno se manifiesta muy claramente, en las situaciones en las que conversan entre ellos algunos de los personajes principales.

ESTILO INDIRECTO LIBRE

Consiste en mezclar el discurso del narrador con los pensamientos del personaje. Un ejemplo de ello es la interrupción del diálogo de un personaje por parte del narrador, bien para explicar o recordar alguna característica o dato sobre el personaje.

TEMAS:

ADULTERIO EN LA ALTA SOCIEDAD:

El autor muestra su crítica hacia este aspecto debido a que era frecuente en la sociedad de aquellos tiempos. Se comenta mucho todos los triunfos amorosos de don Álvaro, lejos de que los ciudadanos se lo reprochen y lo critiquen lo consideran un héroe. Pero no sólo está bien visto la relación con muchas mujeres, sino que incluso mantener a una mujer, paralelamente a su familia, supone una exhibición de poder por parte de los hombres. Esto se puede observar en Paco Vegallana, quien admira a su amigo Mesía por sus conquistas y siente la necesidad de ser como él.

ENFRENTAMIENTO ENTRE EL CLERO Y LA BURGUESÍA:

Toda la obra es un continuo enfrentamiento entre ambas, la primera representada por el Magistral y la segunda por Mesía. La época en la que nos encontramos, es una época marcada por los continuos cambios políticos (eliminación de la monarquía y su restauración, alternancia en el poder de diferentes corrientes políticas) El poder político y económico que había estado en manos de la Iglesia ha desaparecido, pasando a manos de la nueva clase burguesa, enriquecida gracias a la industria. El deseo del clero de mantener su influencia choca con los intereses de la burguesía que pretende dirigir el país puesto que posee el dinero.