La regenta; Leopoldo Alas, Clarín

Literatura española contemporánea del siglo XIX. Narrativa realista. Realismo literario. Realidad social. Biografía. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Roy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


La regenta

Literatura Castellana

Leopoldo Alas “Clarín”

ÍNDICE:

Página_1 .................................................................Esquema de la época.

Página_2 y 3.................................................................................Biografía.

Página_4............................................Argumento y Principales Personajes.

Página_5............................................................................Visión histórica.

.

Página_7, 8, 9, 10, 11...............................................................Cronología.

'La regenta; Leopoldo Alas, Clarín'

 

Leopoldo Alas, "Clarín"(Zamora, 1852-Oviedo, 1901)

'La regenta; Leopoldo Alas, Clarín'
Hijo de una familia liberal, pasó su infancia entre León y Guadalajara, y a los siete años llegó a Oviedo, ciudad en la que transcurrió gran parte de su vida. La revolución de septiembre de 1868 despertó su entusiasmo político, que poco después le llevaría a interesarse por las ideas republicanas que defendería durante toda su existencia. Licenciado en derecho por la Universidad de Oviedo, en 1871 se trasladó a Madrid, donde residió hasta 1882. Allí entró en contacto con los grupos krausistas, fundó una tertulia con Armando Palacio Valdés y Pío Rubín en la Cervecería Inglesa de la carrera de San Jerónimo, y se hizo asiduo del Ateneo.

Comenzó su carrera periodística dándose a conocer como crítico literario y articulista satírico en las publicaciones radicales de la época. En abril de 1875 utilizó por primera vez el seudónimo que le haría famoso, Clarín, para firmar un artículo en el periódico «El solfeo». Cuatro años más tarde, en pleno auge del realismo, publicó una novela corta, «Pipá», y en 1883 regresó a Oviedo para ocupar la cátedra de derecho romano.

'La regenta; Leopoldo Alas, Clarín'
Un año antes había empezado la redacción de su obra maestra, «La Regenta», cuyo primer tomo apareció en 1884. La ciudad asturiana (llamada Vetusta en la novela) se horrorizó ante el retrato hecho por Clarín con toda la crueldad de lo verídico, y tras la publicación del libro se desataron las protestas y el escándalo. Pérez Galdós y Armando Palacio Valdés se hicieron eco del acontecimiento; pero, salvo por estas excepciones, poca fama tuvo Alas como novelista. La misma indiferencia rodeó su segunda y última novela larga, «Su único hijo» (1891), o las recopilaciones de sus relatos en diversos volúmenes, «Doña Berta, Superchería y Cuervo» (1892). Tres años después fracasó el estreno de su única obra teatral, «Teresa».

Durante largo tiempo fue el gran olvidado del siglo XIX literario español, a pesar de que su obra crítica se alza como la más aguda de su época, de que su periodismo posee una inequívoca veracidad y de que su narrativa se erige como la concienciasen paliativos de una de las épocas más duras de la historia de España.  

ARGUMENTO

La regenta es la obra cumbre de Clarín y tiene como trama central el adulterio, tratado de una manera como jamás antes se había hecho en la literatura española. El realismo europeo había desarrollado un argumento semejante como Madame Bovary del francés Gustave Flaubert, Ana Karénina del ruso León Tolstoi, El primo Basilio del portugués Eça de Queirós e incluso Los pazos de Ulloa de Emilia Pardo Bazán.

En La regenta, la joven, bella, provinciana e inexperta Ana Ozores se casa con Víctor Quintanar, ex-regente de la audiencia de Vetusta (ciudad inventada pero que en realidad es Oviedo), hombre bondadoso, aburrido y mucho mayor que ella. Ana se siente cada vez más frustrada y abatida y se convierte en presa del donjuan provinciano don Álvaro y de su propio confesor don Fermín de Pas, hombre de orígenes humildes, soberbio y ambicioso. Ana cae en los brazos de Álvaro, pero esto no era lo que preocupaba especialmente al autor. Él se fija en el escenario: Vetusta que asiste como un coro a todo lo que se va desarrollando. Además plantea una lucha entre Fermín y Álvaro por la posesión física de Ana como una lucha entre los dos poderes de la ciudad: la iglesia más retrógrada y el caciquismo teñido de liberalismo. El final es la degradación más absoluta de los protagonistas: el regente muere a manos de Álvaro en un duelo esperpéntico, Álvaro huye de una manera cobarde dejando clara su ruindad, la ambición de Fermín se manifiesta como la ausencia total de escrúpulos y moral, y Ana, la intocable regenta, se encuentra con "un beso viscoso" del ser más despreciable de la ciudad. En toda la obra se ve claro el sentido crítico y moral de Clarín y las censuras que recibió fueron tantas que, tal vez por eso, en obras posteriores no llegó tan lejos.

PRINCIPALES PERSONAJES

La regenta: la joven, bella, provinciana e inexperta Ana Ozores se casa con Víctor Quintanar.

Victor Quintanar: ex-regente de la audiencia de Vetusta, hombre bondadoso, aburrido y mucho mayor que ella.

Don Fermín: hombre de orígenes humildes, soberbio y ambicioso.

Don Álvaro: un don Juan provinciano.

VISIÓN HISTÓRICA DE LA REGENTA:

Cuando Clarín escribe la Regenta en 1884, España está inmersa en un proceso de cambio histórico, político, social, económico y cultural en el que viejas y nuevas fuerzas compiten, se enfrentan o pactan alianzas duraderas que marcarán todo un ciclo que no se cerrará -en falso- hasta la proclamación de la República en 1931. No es una novela histórica en el sentido pleno de la palabra, pero es una narración en la que nada de lo que sucedió entonces se encuentra ausente; de hecho sus contemporáneos la encontraron tan ajustada a la realidad de aquel Oviedo provinciano y levítico, tan amoldado a la Restauración, que se indignaron al verse reconocidos… Y es que no hay nada que siente peor que las fotografías poco favorecedoras, que suelen ser siempre las que más se acercan a la Realidad.


 

CRONOLOGÍA:

1852

El día 25 de abril nace en Zamora Leopoldo Enrique García-Alas Ureña, hijo de Genaro García Alas (asturiano) y de Leocadia Ureña (leonesa). Su padre, amigo y correligionario político del conservador José Posada Herrera, era a la sazón gobernador civil (jefe político, se llamaba entonces) de esa provincia.

1854

Se traslada con su familia a León, provincia de la que el padre había sido nombrado (día 14 de agosto) gobernador civil, cesado en 1863 (día 12 de febrero) por traslado, con el mismo cargo, a Pontevedra. Alumno de los jesuitas -«Recordé la infancia [escribía en 1878], aquellos plácidos días en que yo merendaba con los jesuitas en San Marcos, de León; con aquellos padres que me daban recetas para ganar el cielo, guindas con aguardiente y muchos pellizcos en las rosadas u mofletudas mejillas».

1859

Regresa su familia (excepto el padre) a Oviedo, ciudad que Leopoldo Alas acaso viera por primera vez.

1863

 

 Comienza el bachillerato en el instituto de Oviedo -«¡El griego! Tomás [Tuero], ¿te acuerdas? ¿Te acuerdas de aquel griego que nos enseñaba aquel dómine que no lo sabía? [...]»-; allí tiene como condiscípulos a Tomás Tuero y a Armando Palacio Valdés, quien recordará en La novela de un novelista (capítulo XXXIII): «Pasamos la vida disputando. [...] Todo era materia para disputas acaloradas que duraban indefinidamente, pues ninguno quería quedar convicto de ignorancia [...]».

1865-1866

   

Con fecha 12 de julio de 1865 don Genaro, su padre, tomó posesión del gobierno civil de Guadalajara, cargo que desempeñó hasta abril del año siguiente. Cabe pensar -a la vista de las alusiones a Guadalajara que se encuentran en la obra narrativa de Clarín, sobre todo en Superchería- que nuestro escritor conoció directamente la cuidad alcarreña, en cuyo instituto debió de proseguir sus estudios de bachillerato.

     En mayo de 1866 su padre tomó posesión del gobierno civil de Toledo.

1868

 El día 1 de marzo comienza la redacción de su periódico manuscrito Juan Ruiz, que duró hasta el 14 de enero del año siguiente. Colabora también (con prosa y verso) en los periódicos ovetenses El Eco de Asturias (diario) y La Estación (semanario). Se declara republicano, lleno de entusiasmo y expectación ante la revolución de septiembre.

1869

Concluye el bachillerato e ingresa en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo.

1870

    Colaboración de Alas -poema elegíaco A la memoria de Gonzalo Castañón- en la Corona literaria que un grupo de amigos y colegas periodistas sacó en Oviedo como homenaje a Gonzalo Castañón, asesinado en Cayo-Hueso (31.I) -«De Cuba el redentor Gonzalo sea./Haced, sí, que su muerte le redima».

1871

   A favor de un decreto firmado por Ruiz Zorrilla termina la licenciatura de Derecho; en octubre se traslada a Madrid para doctorarse y para cursar Letras en la Universidad Central -«Un pobre estudiante que venía a hacerse filósofo y literato de oficio, y a contemplar y admirar a todas las lumbreras de la ciencia, del arte y demás, que en su sentir pululaban en la capital de las Españas», «en el primer año de mis estudios en Madrid, no me acerqué a las cátedras de los vitandos; veíales cruzar por los pasillos y seguíanles mis ojos espantados, me temblaban las carnes; y sobre todo, me temblaba el corazón, porque sentía la atracción del abismo» (recordaría años más tarde). Entre otros profesores tuvo al helenista Lázaro Bardón y al latinista Alfredo Camús; Nicolás Salmerón (Metafísica) y su auxiliar Urbano González Serrano, Francisco de Paula Canalejas y José Amador de los Ríos (ambos, de Literatura), Castelar (Historia), Francisco Giner de los Ríos (Derecho Natural). Las vacaciones escolares las pasaba en Oviedo, con su familia.

1872

     En el otoño, Leopoldo Alas, Tomás Tuero, Pío Rubín y Armando Palacio Valdés, asturianos, amigos estudiantes en Madrid (con domicilio en Capellanes 2, principal), sacan tres números de Rabagás, «periódico audaz» ciertamente habida cuenta de la naturaleza de su contenido (político) y de su tono (satírico).

1875

    Colaborador de El Solfeo, periódico madrileño fundado y dirigido por Antonio Sánchez Pérez, cuyo primer número salió el día 7 de marzo. En el número 11 de abril estrenó Alas el seudónimo «Clarín», firmando un Azotacalles de Madrid. (Apuntes en la pared).

1878

    Leopoldo Alas publicó en la revista asturiana Ecos del Nalón el artículo «La verdad suficiente», cuyo sentido y algunas afirmaciones del mismo produjeron la irritación y la repulsa de ciertos sectores ideológicos de Oviedo; comenzaría así lo que pudiera llamarse su mala fama ovetense: «Aquí sencillamente, no hay acólito mi agregado a ninguna hermandad, que no le mire como a un réprobo de ideas absolutamente vitandas [...]», escribió Tuero comentando el suceso.

     Para el último domingo de marzo se anunciaba que «vería la luz pública la revista literaria que con el título de El Domingo dirigirá el conocido escritor Leopoldo Alas», que tal vez no llegó a aparecer.

     El día 10 de junio leyó Alas su tesis doctoral, El derecho y la moralidad, dirigida por Francisco Giner de los Ríos -«Escribió Alas su tesis en pocas semanas y casi toda en la nada tranquila y silenciosa biblioteca del Ateneo de Madrid (calle de la Montera)».

     El día 27 de julio sale en Madrid el diario La Unión, también fundado y dirigido por Sánchez Pérez y con características semejantes a las de El Solfeo; Clarín figura entre sus redactores.

     Durante el mes de noviembre se celebró la oposición a la cátedra de Economía Política y Estadística vacante en la Universidad de Salamanca; el tribunal «ha colocado en el primer lugar de la terna elevada al Ministerio de Fomento a nuestro querido compañero y colaborador Leopoldo Alas Ureña, de cuyos brillantes ejercicios se han ocupado los periódicos de Madrid», (la noticia viene en Revista de Asturias, Oviedo, nº 40, 5.XII.1878, sección «Ecos y rumores»). Esta revista (nº del 5.I.1879, ídem) informaba que Leopoldo Alas «ha sido postergado al que ocupaba (en la terna del tribunal) el lugar segundo. Hízolo así el Conde de Toreno», cuya decisión, protestada por el perjudicado en carta abierta dirigida al ministro, Francisco Queipo del Llano, sería recordada por él años después con estas palabras: «Yo aprendí de ellos [Salmerón y Giner] a respetar convicciones, y el mayor ultraje que me hizo, tal vez sin saberlo, el conde de Toreno, al negarme una cátedra que era mía, fue la implícita sospecha de que fuese yo un libre pensador como el boticario Homais de Flaubert, capaz de apedrear y despedazar con las herejías que a mí se me ocurriesen, el fanal en que guardaran su fe mis discípulos».

1879

   El día 15 de enero Leopoldo Alas llega a Oviedo, donde permanecerá algún tiempo: enfermo en cama la segunda quincena de marzo («sin saber qué hacer, sin gusto para leer nada»); elegido en los primeros días de mayo miembro del comité de la Unión Democrática Republicana ovetense; en julio acude a la fiesta sacramental de Serín, donde le conocería Alonso Posada: «Pasamos juntos la tarde, divertidísimos. Era Leopoldo jovial en extremo, animoso, comunicativo, amable...»; en octubre estuvo presente en la apertura del curso académico de la Universidad de Oviedo y comentó el discurso inaugural de Buylla para los lectores de La Unión, a quienes anuncia su próximo regreso a Madrid.

1880

 Comienza su colaboración en el semanario festivo Madrid Cómico, en el que vería la luz la mayor parte de los «paliques». En marzo está en Oviedo y pronuncia una conferencia en la Academia de Jurisprudencia (aneja a la Facultad de Derecho); en mayo vuelve a estar en Oviedo, donde su actividad es abundante y diversa pues sabemos que: intervino en la velada-homenaje al poeta Ventura Ruiz Aguilera, fue a los toros y al teatro de Fontán, y anduvo de fiesta (en el martes del Bollo, Oviedo, y en la romería de la Virgen de la Luz, Villalegre).

     En el Ateneo -que podríamos llamar su hogar madrileño- tomó parte en el debate sobre el origen del lenguaje (como lo haría en otros de años después) -«en aquellas discusiones se reveló, no como un orador correcto no de pretensiones retóricas, pero sí un orador temible e improvisador formidable».

1881

    Fue nombrado (sesión del día 29 de enero) socio honorario de la Academia de Jurisprudencia, fundada en Oviedo el año 1879. El día 12 de agosto acudió a la inauguración del Ateneo Obrero de Gijón e intervino en el acto con un breve discurso. En septiembre, tras una enfermedad, prepara su vuelta a Madrid -«Ha estado bastante malucho pero ya se repuso» (contaba Palacio Valdés s Galdós).

     Se publica el libro Solos de Clarín, colección de artículos de crítica literaria, con prólogo de Echegaray.

     Con fecha 18 de octubre ve la luz en La Ilustración Gallega y Asturiana (nº 29) el artículo «La Universidad de Oviedo», que es un elogio de lo que Alas llama el claustro restaurado (Buylla, Aramburu, Díaz Ordóñez, etc.), al que había de pertenecer no tardando.