La pubertad

Psicosociología. Conceptos. Cambios adolescentes: físicos y psíquicos. Diferenciación por sexo. Aspectos: emotivo, intelectual y espiritual. Mitos

  • Enviado por: Ignacio Anton Lara
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Experto en Educación Social y Mediación Intercultural
Divulgación Dinámica
El Máster Experto en Educación Social y Mediación Intercultural lo forman dos titulaciones en una sola...
Solicita InformaciÓn

Técnico Superior en Mediación Familiar
Cavida Formación
Debido a la constante evolución de la sociedad surgen nuevas necesidades que implican nuevas formas de afrontar los...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Introducción

La pubertad, es el final de la infancia y paso a la adolescencia. Es una época difícil por la intensidad y rapidez con que se suceden los cambios, tanto fisiológicos como psicológicos, los cuales modifican no sólo el aspecto del joven sino también su forma de entender el mundo, su capacidad de razonamiento y valoración y el modo de relacionarse con los demás.

La pubertad constituye propiamente el primer período de la adolescencia y en ella se inician las transformaciones orgánicas y psíquicas que marcarán el paso del muchacho o de la muchacha de la niñez a la juventud. Su aparición difiere según los grupos raciales y las condiciones climáticas: comienza antes en las personas de raza negra y en las zonas cálidas. En las regiones templadas y entre la raza blanca, suele iniciarse de los doce a los trece años para el sexo femenino y de los catorce a los quince para el masculino.

A continuación profundizaremos este tema basándonos en tres aspectos fundamentales: El aspecto físico, el aspecto espiritual, y el aspecto psicológico.

Desarrollo

Aspecto Físico:

Desde la región hipotalámica parecen surgir los estímulos que incrementan la actividad de la hipófisis, cuyas secreciones influyen en el crecimiento así como en la actividad de las demás glándulas endocrinas, especialmente las suprarrenales, tiroides, ovarios y testículos, que actúa sobre los órganos que participan en la transformación puberal. Las secreciones de algunas de estas glándulas, a su vez, estimulan o inhiben la actividad hipofisaria, regulando y equilibrando la actividad endocrina.

El crecimiento se observa sobre todo en la altura (8-10 cm. por año), que se produce asincrónicamente (se lleva a cabo primero en las extremidades) lo que lleva a la desarmonía pubescente: tronco corto y estrecho, junto a piernas muy largas, manos y pies muy grandes y rasgos faciales toscos. Concomitante a la desarmonía externa encontramos la desarmonía motora. Se diferencian las formas masculinas y femeninas.

Aparece el bello corporal, púbico y axilar, y en los varones el bello facial. Hay cambios en la piel y aumenta la secreción sebácea con la consiguiente propensión a la acné. Por lo general, la voz cambia y comienza a tener un tono más grave. También varía la composición del sudor. Se modifican la presión arterial el metabolismo basal y la frecuencia del pulso. Las espaldas de los muchachos y las caderas de las jóvenes se ensanchan. Bajo la piel de las niñas de desarrolla una capa de grasa que redondea su silueta. Todos estos cambios culminan con el desarrollo sexual, la menarca en las niñas, y la producción de espermatozoides en los varones.

Estas complejas y múltiples transformaciones afectan la personalidad total del púber e influyen en su vida afectiva.

Las modificaciones físicas determinan cambios en el esquema corporal, en la valoración que el joven tiene de sí mismo. Muy a menudo, por otra parte; son asincrónicos o bien no coinciden con la evolución de sus amigos y compañeros, lo que lo hace sentirse distinto a los demás, raro, y a veces hasta anormal si la diferencia en el ritmo de crecimiento es muy notoria.

Su cuerpo de extremidades largas, que no sabe cómo usar y acomodar, lo hace sentirse torpe e inseguro, el acné lo atormenta y cree en la fealdad en el momento en que más desearía ser agradable y atractivo. Los varones se preocupan por su estatura, su fuerza y el desarrollo de sus genitales, y pueden llegar a dudar de su virilidad si el desarrollo de aquéllos y de los otros caracteres sexuales secunda­rios no corresponde a sus expectativas.

También las niñas vigilan atentamente el crecimiento del cuerpo, sus nuevas formas, que las alegran o por lo contrario las avergüenzan, y tratan de disimularlas o hacerlas resaltar. En ellas las primeras menstruaciones pueden ser una fuente de conflictos si no han sido informadas previamente del fenómeno, sus causas y razón de ser, cosa que aún hoy en día muchas madres se resisten a hacer "para no hacer perder la inocencia" a sus hijas. Como consecuencia, muchas niñas viven la primera menstruación con culpa y vergüenza y recurren a sus amigas o a adultos más accesibles que sus madres en busca de información y consejo. No pocas tienen temores de haber sufrido daños corporales. La silueta y su ajuste o alejamiento de las pautas de belleza socialmente impuestas las llevan a efectuar regímenes caseros y racionales y que pueden dañar su salud. En casos más extremos y que requieren tratamiento psiquiátrico, puede presentarse la “anorexia nerviosa”, en que la joven rechaza la alimentación por el significado inconsciente que ésta tiene para ella.

Tanto los varones como las niñas caen en ensoñaciones diurnas, en que se imaginan situaciones relacionadas con su futuro, su éxito en el trabajo o el amor. En los primeros, los ensueños suelen tener un contenido erótico, mientras que en las niñas son más bien de índole romántica.

La masturbación es bastante común en la pubertad, disminu­yendo hasta desaparecer hacia el final de la adolescencia. Es más frecuente en los varones que en las niñas. No suele tener consecuen­cias dañosas, salvo en jóvenes en pugna con su propia conciencia y que sufren sentimientos de culpa, miedo a ser descubiertos y conse­cuencias nefastas tales como impotencia, taras mentales, etc. Cuando la masturbación se hace muy frecuente y compulsiva puede ser expre­sión de una perturbación psíquica más profunda.

En la pubertad y primeros años de la adolescencia puede haber tendencias homosexuales transitorias, a menudo encubiertas, y suele presentarse el fenómeno de la idealización de algún adulto conocido, generalmente un profesor o profesora (suele ser del mismo sexo del joven), a quien se considera dueño de todas las virtudes que el joven querría hallar en sus padres o que quisiera lograr él mismo al crecer.

Aspecto Psicológico:

  • Emotivo:

Los caracteres ya mencionados del desarrollo puberal no son los únicos cambios que el adolescente ha de enfrentar. Está en un período intermedio entre la niñez y la edad adulta, sin ser ni una cosa ni la otra. No sabe muy a menudo, entonces, si comportarse como un niño o como adulto, y es frecuente que fluctúe entre ambos extremos, o incluso que sea niño y adulto al mismo tiempo, como cuando exige con una pataleta que se respeten sus derechos a salir y volver a la hora que él considera justa. Esta inconsistencia e inseguridad, se suma a la propia, aumenta su irritabilidad y tensión emocional, y se descarga en comportamientos agresivos, hoscos, retraimiento, o bruscos cambios de humor. Su comportamiento fluctúa entre los polos de una gran actividad y la pereza.

Muchos jóvenes viven este período como una crisis; otros, sin embargo, lo ven como un cambio paulatino.

El sentimiento se presenta muy excitable y lábil, por lo que esta etapa es caracterizada como emocional. El estado de ánimo es oscilante, se presenta una alta disposición al miedo y una alta reactividad a los estímulos

A pesar de esa real y amplia apertura al mundo, su yo es el centro de interés: necesita ser reconocido y aceptado por los demás, necesita autoafirmarse y ser comprendido, cosa que el adolescente piensa que pocas veces sucede; en parte porque tampoco él llega a comprenderse totalmente. Es una edad de afectos intensos, de grandes alegrías y sobretodo de doloroso momentos de depresión y melancolía, en que el joven se siente incomprendido y rechazado. Hay una exaltación de la personalidad y del propio yo.

La joven pasa por momentos de languidez y ensoñación, puede estar taciturna o malhumorada, disminuir su rendimiento individual, con los problemas familiares que esto acarrea. Su atención se centra en su físico y pasa largos ratos ante el espejo ensayando peinado, gesto, y miradas y examinándose crítica y exhaustivamente . El varón puede tener abiertas conductas de rebeldía y autosuficiencia que esconden su inseguridad e inexperiencia.

El adolescente, necesita “romper el cascarón” y nacer al mundo, buscando ser él mismo. Pero todo proceso de independización es hasta cierto punto doloroso, implica rupturas y hasta soledad y afecta intensamente al joven.

  • Intelectual:

El joven no sólo es más consciente de sí mismo sino que lo es también de su mundo, que ya no es el pequeño mundo familiar, sino que es el mundo entero. Surge una gran sensibilidad hacia los problemas sociales y se despierta el interés por la política.

Su inteligencia empieza a funcionar a nivel abstracto, captar teorías y complacerse en comprenderlas y jugar con su significado y valor. Por supuesto, esto depende también, y en gran medida, del medio sociocultural en que el joven se desenvuelve, que es el que imprime un sello particular a la problemática adolescente.

Es en la fantasía, donde el joven plantea, examina, trata de resolver o resuelve muchos de sus anhelos, deseos, esperanzas, frustraciones, problemas y dudas, cumpliendo un papel importante en su desarrollo y adaptación. Cuando en cambio el fantaseo se hace exagerado implicando una evasión de la realidad, debe ser encarado de otra manera.

Se empieza a producir un cambio en la estructura psíquica, en cuanto a la forma de pensar. Comienza a transformarse el pensar intuitivo concreto en pensar abstracto. Lentamente se va desarrollando el pensar técnico, además de la memoria lógico constructiva y la representación y memoria intuitiva.

Aspecto Espiritual:

Se agudiza la conciencia en sí y comienza una lucha por el logro de la independencia. El púber es profundamente idealista y cree en los valores absolutos. Está en una edad de impulsos apasionados de búsqueda de lo absoluto y de sí mismo. Este aspecto es el más conflictivo de la adolescencia y el que plantea graves crisis entre padres e hijos.

En relación al sentimiento religioso, se tiende a desarrollar uno personal, ya que la incomprensión por parte de los padres, asumida por el joven, lo llevaría acercarse a Dios.

Conclusión

Luego de realizar y analizar este trabajo, hemos obtenido varias conclusiones sobre esta etapa denominada pubertad.

Podemos decir que la pubertad es una etapa determinada predominantemente por los cambios físicos. Si bien no se producen importantes alteraciones psicológicas, se empieza a manifestar las características de una futura conducta.

En este período, el chico debe aprender a manejarse con su nuevo cuerpo y de esta manera marcar el fin de la niñez. Este individuo sigue teniendo una mente pequeña, y todavía tiene mucho que aprender. Sin embargo, se siente desubicado pues es tratado por los demás como si fuera un hombre mayor. De este modo se ve obligado a enfrentar una rápida maduración pues le llega la hora de tomar más y nuevas decisiones.

Por este motivo, es sumamente importante el papel desempeñado por los educadores. Deben educar al niño adecuadamente, aclarándole directa e indirectamente los valores por los cuales se regirá futúramente. Además los padres deben enmarcarle por sobre todas las cosas el camino del bien y la libertad.

Si este conjunto de normas logran ser sobrellevadas correctamente por el joven, superará las distintas crisis planteadas, y estará listo para continuar con su paulatino desarrollo. Es decir, será apto para afrontar una vida más adulta valiéndose por sí mismo.

Apéndice

La pubertad
La pubertad
Los siguientes dibujos nos muestran los cambios físicos que se producen en el cuerpo del joven.

La pubertad

MITOS SOBRE LA PUBERTAD Y EL PROCESO DE LA VIDA HUMANA

Durante la menstruación la mujer no debe de bañarse, ni practicar deportes.

Falso. Las mujeres deben bañarse diariamente, y hacer ejercicios durante la menstruación.

Los testículos y las glándulas mamarias deben tener el mismo tamaño.

Falso. Uno de los testículos está más abajo que el otro y una glándula mamaria es más grande que la otra.

La mujer que deglute el semen se embaraza

Falso. El embarazo sólo se lleva a cabo si existe la unión del óvulo con el espermatozoide en el tercio externo de la trompa de falopio.

El coito debe evitarse durante el embarazo

Falso. El coito puede llevarse a cabo durante todo el embarazo, a menos que exista una contraindicación de tipo médico.

La mujer es la responsable del sexo del hijo

Falso. Ni el hombre ni la mujer son responsables del sexo del hijo, éste se define por el tipo de espermatozoide que fecunda al óvulo.

Un niño de 7 meses tiene más probabilidad de vida que uno de 8

Falso. Tiene más probabilidades uno de 8 meses, ya que tiene una mayor maduración.

Los animales pueden cruzarse con los humanos y tener un producto

Falso. Las células reproductoras del ser humano son incompatibles con las de otras especies.

Se puede llevar a cabo un embarazo en una alberca

Falso. Los espermatozoides no pueden vivir fuera y a temperatura ambiente. Además necesitan del óvulo para la fecundación.

El siguiente texto, es un comentario del capítulo 4 del libro “Socorro, Tengo un hijo adolescente”, Robert T. Bayard y Jean Bayard.

Este capitulo habla de cómo los adolescentes quisieran poseer esa libertad, que los haría jefes de su vida. Sin embargo este capitulo es testigo que cuando a los adolescentes se les da esa libertad deseada, no se sienten felices en absoluto y lo más común es que se los vea cabizbajo y deprimido. Se rescatarían de estos jóvenes las siguientes frases: “ya no te importa nada de mí”, “Nunca vas a cumplir lo que prometes” e incluso “no creo estar preparado para tomar estas decisiones”. Y al sentirse, no lo suficientemente responsables se comportan peor para que retomen el control sobre ellos.

En este capítulo se aconseja a los padres como tratar el tema de la libertad. Describe las sensaciones del adolescente que quiere la libertad de tomar sus propias decisiones, pero al mismo tiempo, quiere permanecer seguro y protegido, al amparo de los viejos hábitos: que sea el otro que tome las decisiones.

Esta actitud del adolescente suele ser muy común, y lo que es más, en la mayoría de los casos ni siquiera tomamos conciencia de que estamos haciendo esa elección.

Los autores están a favor de la alternativa de la toma de decisiones y no la de decisiones prefabricadas. Piensan que a lo largo del crecimiento del ser humano, idealmente, una persona se va volviendo más y más dispuesta a asumir sus propias decisiones. Es lo que en la psicología se llama crecer.

Cuando un adolescente falla en la decisión de la toma de decisiones se cree que es por un problema conjunto padre-hijo.

Los autores creen que al adolescente hay que darle las armas (educación, creencias, costumbres, sentido de la responsabilidad, ext.) para poder sentirse seguro al tomar las decisiones, establecer confianza con el educado es fundamental para el desarrollo y para originar ideas propias.

Los autores describen tal cual es la posición de los adolescentes ante las ideas del padre, las cuales producen en el joven rechazo y odio hacia el progenitor. Si embargo, al madurar y ser un individuo independiente, es muy posible “que vuelva al redil” y acepte muchas de las ideas de los padres que antes rechazaba.

Este capitulo destaca la terrible presión anterior que representa para un hijo o hijo tomar sus propias decisiones por los factores anteriormente nombrados.

Para finalizar este capitulo, los autores destacan lo que no deben hacer los padres, respecto a este tema y lo que se deben hacer. Ser amable cortés en su trato con el adolescente, dado que hasta ahora le había dispensado atención negativa, es fundamental que ahora lo provea de algo totalmente diferente. Los dos elementos básicos de la atención negativa son: 1) que es negativa y 2) que en general, tiene una alta carga emotiva. Una actitud en contra de esa “droga” peligrosa será que no muestre tensiones, sino por el contrario, que su comportamiento refleje su seguridad. Recuerdo “Yo estoy actuando bien, es esa persona quien tiene un problema”, y “Esta persona no ha hecho nada a mí personalmente.”

Este capítulo termina aconsejando que hay que pensar que todo cuanto esta haciendo ayuda y que los resultados positivos terminaran llevándolo a un final feliz, aun cuando no pueda ver los beneficios de inmediato. Por nuestra experiencia de trabajo (dicen los autores) con muchos padre desesperados sabemos que ese final es posible.