La poblacion española en el siglo XIX

Historia de España. Crecimiento demográfico. Mortalidad. Natalidad. Migraciones. Distribución territorial

  • Enviado por: Cristina Cuenca
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

9. LA POBLACION ESPAÑOLA EN EL SIGLO XIX

  • EL CRECIMIENTO DEMOGRAFICO

  • MORTALIDAD Y NATALIDAD

  • PROCESOS MIGRATORIOS

  • DISTRIBUCION TERRITORIAL

LA POBLACION ESPAÑOLA EN EL SIGLO XIX

  • La población española que en 1800 era de 11 millones pasó en 1900 a 18,6 millones, crecimiento anual 0,53% inferior a la media europea 0,76% anual.

  • España: Alta tasa de mortalidad, unida a una alta tasa de natalidad.

  • En Europa la tasa de mortalidad decae (progresos médico-sanitarios y económicos) y a final de siglo baja también la de natalidad.

  • Influencia del desarrollo agrícola: producción de alimentos y trasvase mano de obra campo a ciudad.

  • En España el atraso en la revolución agrícola y la revolución industrial, la falta de una modernización económica impide que la población crezca al ritmo europeo. Hasta el XX no hay en España la “transición demográfica)

EL CRECIMIENTO DEMOGRAFICO

  • Crecimiento “tradicional”. Desde el XVIII y el XIX hay un largo y sostenido crecimiento. A comienzos del XIX creció más rápido desacelerándose a partir de 1860.

  • Es un periodo mal conocido por los pocos censos realizados.

  • CAUSAS:

  • La mortalidad epidémica no desapareció hasta el XX

  • Pese a la extensión y diversificación de cultivos: Hambre

  • Cataluña y el País Vasco son las excepciones

  • Lenta modernización: aumento global del número de habitantes, caídas en las tasas de mortalidad y natalidad, proceso de urbanización, transformación de la estructura ocupacional que culminan en el XX.

  • Etapas:

  • 1800-1815: Estancamiento:

  • Guerra contra Francia, epidemias, malas cosechas...

  • 1815-1860: fuerte crecimiento

  • reformas agrarias, desaparición de la Mesta, crisis de subsistencias, mortalidades catastróficas, fin de la emigración a América

  • 1860-1900: menor crecimiento

  • fracaso de las reformas agrarias, crisis de subsistencias, excedentes de mano de obra -> gran emigración a América, emigración a las ciudades, epidemias, continuas guerras civiles y coloniales

  • El atraso de la revolución agrícola y la industrial, la ausencia de modernización económica, impide que la población crezca al ritmo europeo. Hasta el XX no tendrá lugar la “transición demográfica”.

MORTALIDAD Y NATALIDAD

MORTALIDAD

  • Altísima tasa de mortalidad. Esperanza de vida 1860-1887 29 años, finales XIX casi 35, mientras tanto en Suecia era de 50 años, Francia 43, Inglaterra y Gales 45.

  • Mortalidad infantil hasta los 6-7 años 50% (Italia 37%, 25% Francia). A comienzos del XX el índice de mortalidad en el primer año de vida se sitúa en un 20% (Francia, Inglaterra y Suecia inferior al 10%).

  • 1ª mitad: Tan solo en Cataluña y P. Vasco se observa una caía de la mortalidad en la primera mitad del siglo. Cataluña duplicó su población (vacuna viruela).

  • 2ª mitad: sur e interior estancamiento, reducción en el norte, levante e insulares.

  • CAUSAS:

  • Subdesarrollo económico

  • Bajo nivel de vida: alimentación escasa, malos vestidos y deficiencias en la vivienda.

  • Insuficiente y tardío progreso médico-sanitario y de la higiene pública

  • Hambres (crisis subsistencias), mortalidad catastrófica (epidemias) y enfermedades endémicas.

  • CRISIS PERIÓDICAS DE SUBSISTENCIAS:

  • Aumento defunciones, postergación de matrimonios y retracción en las concepciones. Las provincias con mayores alzas en el precio del trigo son las de saldos vegetativos más pequeños.

  • Se explican por la deficiente organización económica:

  • Causas inmediatas (coyunturales): climatología -> malas cosechas -> hambre -> mortandad

  • Estructurales: atraso técnico de la agricultura, insuficiente y lenta red de transportes

  • Epidemias: fiebre amarilla (primeras décadas), cólera (1833->)

  • Fiebre amarilla: enfermedad tropical que transmite un mosquito propio de zonas marítimas cálidas (puertos andaluces). Es una enfermedad urbana al contrario que las antiguas pestes intensidad muy localizada, hubo brotes en Cartagena, Málaga, Sevilla y Cádiz 1810-1821, Alicante, Valencia, Barcelona y Palma 1870. Las más duras fueron las de las primeras décadas

  • Cólera: gran extensión. De origen asiático penetró en Europa a partir de 1830. En España hubo 5 brotes, la epidemia de 1854-55 fue la más mortífera de todas (extendida por las tropas), la zona más afectada fue el centro norte, la última 1885 coincidió con la “crisis agrícola y pecuaria” y la extensión de filoxera en los viñedos, ataco el Sistema Ibérico y Granada.

  • Afecciones endémicas: viruela, sarampión, tifus, paludismo, escarlatina, difteria y demás enfermedades infectocontagiosas. Solo pueden ser combatidas por la mejora de las condiciones higiénicas, la sanidad pública, alimentación, vestido, vivienda por lo que se relacionan con el atraso económico. En el último tercio del siglo bajaron las de transmisión por vía digestiva (agua y alimentos), las del aparato respiratorio siguieron hasta el siglo XX y se relacionan con la mejora de la higiene pública (servicios de limpieza y alcantarillado, purificación de aguas potables). El proceso de industrialización, sin embargo, afecto a las infecciones del aparato respiratorio (tuberculosis) en las ciudades y en las zonas rurales debido a la falta de higiene de las viviendas y a la alimentación insuficiente (miseria e ignorancia).

  • Las regiones del norte y la costa oriental mediterránea fueron las más aventajadas.

NATALIDAD

  • Alta durante todo el XIX. En la segunda mitad es más baja que la de Italia, Portugal y otros países de la Europa oriental.

  • La caída de la fecundidad solo afectó en Cataluña y las Baleares, causas económicas y culturales (elevado nivel de vida, descenso de mortalidad infantil, proximidad con Francia pionero en el control de la natalidad).

  • En algunas regiones del centro (Castilla la Vieja, León) y del norte (Galicia, Vascongadas) también bajó durante la primera mitad (pobreza, bajo nivel de vida, ante la imposibilidad de emigrar durante la primera mitad del siglo la alternativa para paliar la miseria fue reduciendo el número de hijos.

  • En general la tasa de natalidad del 60% de las provincias en el último cuarto del XIX era del 36-42%.

PROCESOS MIGRATORIOS

  • 1ª Mitad: se interrumpe debido a la política poblacionista (hasta 1850) que impide la libertad de emigración, las guerras de independencia, política restrictiva de la inmigración de las jóvenes repúblicas. Pequeño flujo migratorio de Levante a Argelia desde 1830.

  • 2ª mitad: fuerte emigración a América: presión demográfica sobre los limitados recursos económicos, y por parte de los receptores que abrieron las puertas a la inmigración (Argentina, Brasil, Cuba)

  • 1878-1887 hubo más entradas que salidas debido a la menor receptividad latinoamericana.

  • 1888-1896 la emigración alcanza el 40% del crecimiento vegetativo

  • 1897-1899 repatriación de la población de las colonias.

  • En general del 1888-1914 la emigración es el factor demográfico más importante.

  • MOVIMIENTOS MIGRATORIOS INTERIORES

  • Hasta el último cuarto de siglo no se registran.

  • Comienzan en el último cuarto a notarse los efectos del proceso de industrialización y urbanización y comienza el éxodo rural hacia las ciudades que adquirirá grandes proporciones a partir de 1900.

  • 1837-1857 periodo migratorio hacia Cataluña coincidiendo con una fase de desarrollo industrial, a partir de la segunda mitad también comienza la migración hacia el País Vasco (especialmente en Vizcaya). Madrid lo fue pero por razones políticas y administrativas. Otros focos fueron: Canarias (a raíz de sus cultivos para la exportación), Murcia, Jaén y Huelva (por sus recursos minerales y la demanda de mano de obra) estos casos fueron puntuales.

  • Los censados en una provincia distinta a la de nacimiento eran en 1877 un 7,7% (en Madrid 45%, Barcelona 20% y Vizcaya 14%).

DISTRIBUCION TERRITORIAL

  • La mayor parte de la población era rural, tanto ocupacional como demográficamente.

  • El porcentaje de población ocupada en la industria y la agricultura en el XVIII se mantuvo prácticamente en el XIX.

  • En Cataluña fue tomando peso la población industrial.

  • El crecimiento de la población urbana es solo ligeramente superior al de la población entre mediados del XVIII y mediados del XIX. En comparación con la población urbana europea este crecimiento es bajo. Este es un claro ejemplo del atraso demográfico y económico español.

  • Solo 6 ciudades superaban los 100.000 habitantes (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga y Murcia).

  • Acentuación de los desequilibrios regionales ya observados en el XVIII. Clara tendencia de la población a concentrarse en la costa mediterránea y suratlántica y abandonar la meseta central. Esta tendencia es lógica desde un punto de vista económico. Ya en la antigüedad la población se concentraba en esa zona, el proceso se vio interrumpido por la Reconquista y el impacto de la peste negra y continúo en las edades moderna y contemporánea.

  • La zona mediterránea y suratlántica paso de un 41% a un 46% durante el XIX y la zona centro pasó del 39,5% a un 34,8% a pesar del crecimiento de Madrid y de Extremadura, la zona noratlántica no varió.

9. LA POBLACION ESPAÑOLA EN EL SIGLO XIX

3 de 3

Vídeos relacionados