La piel: estructura

Envoltura exterior. Epidermis. Pigmentos. Dolor. Álgidos. Impulsos dolorosos

  • Enviado por: Dani
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Análisis de Series
Análisis de Series
En el curso aprenderás como analizar la convergencia o la divergencia de una serie. También...
Ver más información

Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información


LA PIEL.

Todos los seres vivos tienen una envoltura exterior, nosotros también tenemos, llamada piel. A simple vista podemos ver en ella pelos, que no son tan abundantes como en los animales, estos pelos reciben el nombre de vellos, también podemos observar agujeritos llamados poros.

Al observar la un trocito de piel bajo el microscopio podemos descubrir otras cosas:

  • La piel está formada por distintas capas, una exterior llamada epidermis y la interior llamada dermis y una aun más interior llamada hipodermis.

Las células de nuestra piel se reproducen continuamente en su capa más profunda, la hipodermis, abriéndose paso hacia la superficie, cambiando de forma y función mientras lo hacen. Cuando llegan a la parte superior, mueren, pero incluso muertas cumplen una función útil: forman una dura capa que se descama sin cesar y nos protege del sol, la sequedad, los golpes y los microorganismos. A lo largo de nuestra vida nos desprendemos de 20 kilos de células cutáneas.

  • En la epidermis hay pigmentos que dan color a la piel. Cuando esta tiene muchos pigmentos, la piel se ve oscura.

  • En la dermis hay venas y arterias muy finas, terminaciones nerviosas y glándulas.

Podemos encontrar glándulas de dos clases: sudoríparas y sebáceas.

Las glándulas sudoríparas son las encargadas de segregar sudor. Este es un líquido formado por agua, gran cantidad de sal y ciertas sustancias perjudiciales, las que deben ser arrojadas al exterior. Cada una de estas glándulas sudoríparas se comunican al exterior a través de un poro.

Las glándulas sebáceas se encuentran junto a las raíces de los pelos . Son las encargadas de producir una grasa que sirve para mantener suave y flexible a la piel.

Con esto nos damos cuenta que la piel es más que una simple envoltura sino que es un órgano activo que realiza funciones muy importantes. Podemos mencionar algunas como:

  • Nos protege del ambiente que nos rodea, impidiendo que los microbios pasen al interior de nuestro cuerpo.

  • Segrega sudor, mediante el cual el organismo se libra de sustancias que lo perjudican. Además el sudor sirve para refrescar la piel (cuando es necesario) y mantener la temperatura corporal.

La piel: estructura

Los corpúsculos de la piel

Los nervios sensitivos terminan en la piel de dos maneras: distribuyéndose en las capaz profundas de la piel (terminaciones libres) o distribuyéndose a distintos niveles de la piel y las mucosas (corpúsculos del tacto).

La mayoría de las sensaciones son percibidas por medio de los corpúsculos, que son receptores que están encerrados en cápsulas de tejido conjuntivo y distribuidos entre las distintas capas de la piel epidermis, dermis e hipodermis, desde la superficie hacia abajo.

Los receptores encargados del tacto o de la sensación de contacto son los corpúsculos de Meissner, que nos permiten darnos cuenta de la forma y tamaño de los objetos y discriminar entre lo suave y lo áspero.

Los corpúsculos de Pacini son los que determinan el grado de presión que sentimos; nos permiten darnos cuenta de la consistencia y peso de los objetos y saber si son duros o blandos. En algunos casos, el peso se mide de acuerdo al esfuerzo que nos causa levantar un objeto. Por eso se dice que el peso se siente por el “sentido muscular”.

Los corpúsculos de Ruffini perciben los cambios de temperatura relacionados con el calor, nuestra temperatura normal oscila entre los 36 y los 37 grados- . Especialmente sensible a estas variaciones es la superficie o cara dorsal de las manos.

En tanto, los corpúsculos de Krause son los encargados de registrar la sensación de frío, que se produce cuando entramos en contacto con un cuerpo o un espacio que está a menor temperatura que nuestro cuerpo.

Por la forma en que los corpúsculos están distribuidos en el cuerpo, existen zonas especialmente sensibles a alguna sensación. Así, los puntos sensibles al frío, que se encuentran en todo el cuerpo a razón de unos 300 mil, se concentran en zonas como la nariz, las mejillas, el dorso de las manos y el pecho. Estos puntos de frío son mucho más numerosos que los del calor. Se estima que por cada punto de calor hay ocho de frío.

Las distintas impresiones del tacto son transmitidas por los diferentes receptores a la corteza cerebral, específicamente a la zona ubicada detrás de la cisura de Rolando.

El dolor

El dolor tiene sus propios receptores, llamados álgidos, que son terminaciones libres (nervios) presentes en casi todos los tejidos del cuerpo, en la parte más profunda de la epidermis y distribuidas entre las cápsulas de los diferentes corpúsculos.
Cuando el estímulo supera los límites normales -frío por debajo de los 0° Celsius, calor por encima de los 70° C, presión excesiva, punción o desgarradura de la piel- es captado por estas terminaciones, produciéndose el dolor. Por ejemplo, si la piel entra en contacto con un papel en llamas, la sensación ya no es de calor, sino de mucho dolor.

Cuando las células son dañadas, liberan sustancias que provocan un impulso que surge de las terminaciones nerviosas.
Una vez transmitida la información al cerebro, se liberan endorfinas, que bloquean el dolor. Lo mismo hacen los analgésicos, por mecanismos diferentes.
Los impulsos dolorosos llegan al cerebro a través de dos tipos de fibras nerviosas, con distinta velocidad de transmisión: las rápidas, de 12 a 30 metros por segundo (m/s), y las lentas, de 0,5 a 2 m/s. Es por esto, que existen dos tipos de dolor: el rápido, que es agudo, breve y muy bien localizado, que hace que reaccionemos retirando la parte del cuerpo afectada; y el lento, que es un dolor intenso pero difuso, que se mantiene hasta que se alivia la zona dañada.

La piel