La perla; John Steinbeck

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela corta norteamericana. Premio Nobel. Argumento y personajes: Kino

  • Enviado por: Jorge G
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Graduado en Estudios Ingleses: Lengua, Literatura y Cultura
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn

publicidad

RESUMEN DEL LIBRO

“La perla” trata de una familia de pescadores compuesta por un matrimonio y su hijo, vivían en una aldea de pescadores que se ganaban la vida pescando y a veces vendiendo las perlas que encontraban. La historia empieza en una mañana como otra cualquiera. Kino, el padre de familia se despertaba por la mañana dispuesto a trabajar y su mujer Juana se levantaba para hacer el desayuno matutino compuesto de tortas echas al fuego. Todo parecía tranquilo cuando dirigieron sus miradas a la cuna de Coyotito, su hijo, por las cuerdas de la cual bajaba amenazador un escorpión dirigiéndose hacia el pequeño. Kino trató de agarrarlo y alejarlo del niño pero resulto demasiado tarde, ya que la afilada cola del escorpión había inyectado su veneno al niño. Kino consiguió matar al escorpión y Juana cogió al niño para dirigirse los dos a la casa del doctor. Al llegar a la puerta del doctor, salió el criado a recibirlos, y al explicarle Kino lo ocurrido, el criado les hizo esperar fuera y fue a contárselo al doctor. El doctor le dijo al criado que les preguntara si tenían dinero ya que si no, no les atendería. El criado se dirigió a la puerta para preguntarle a Kino sobre lo que el doctor le había dicho, y al ver que no tenían dinero, les contó que el doctor no estaba en casa para librarse de ellos. Kino sabía que el doctor sí estaba en casa, pero que no quería atenderlos por no tener dinero. A Kino solo se le ocurrió de ir al mar a buscar una perla para poder pagar al doctor. Kino, Juana y el niño se dirigieron a su canoa para zarpar en busca de la perla. Kino se sumergió varias veces hasta encontrar lo que parecía la perla más grande encontrada jamás. La noticia del gran hallazgo no tardó en extenderse por todo el pueblo y la gente no dejaba de hablar de que Kino había encontrado la Perla del Mundo. La noticia llegó al doctor que emprendió el camino hacia la casa de Juana y Kino. Mientras ellos no dejaban de pensar en todo lo que podrían hacer con las riquezas que la perla podía darles. Cuando el doctor llegó a la casa, Kino no estaba alegrado después de la negativa anterior que el doctor les había dado, pero era el único que podía curar a su hijo y entonces le dejó pasar. El doctor curó la picadura del escorpión de Coyotito y le dijo a Kino que le pagara su consulta, y Kino le aseguró que lo haría cuando hubiese vendido la perla. Esa misma noche intentaron robar la perla pero Kino consiguió defenderla y hacer huir al ladrón. Al día siguiente Kino, Juana y su hijo se dirigieron a la ciudad para vender la gran perla. Fueron al puesto de un tasador que ofreció un precio muy pequeño. Kino no estaba conforme con ello y cogió la perla dispuesto a marcharse, cuando el tasador le dijo que no solo él le ofrecería ese precio sino que otros también dirían que esa perla no es gran cosa. Llamó a otros tres compradores y éstos le dijeron lo mismo que el primero. Kino salió de allí y se dirigió a su casa acompañado de su mujer. Juana le dijo que posiblemente los compradores se habían puesto de acuerdo para no ofrecer más de mil quinientos pesos por la perla. Kino se dio cuenta de que allí no encontraría a nadie que le ofreciera suficiente dinero por la perla y decidió ir a al capital por la mañana. Juana había pensado siempre que esa perla estaba maldita y decidió tirarla al mar, pero Kino se dio cuenta y fue a detenerla, incluso llegó a pegarla. Era aún de noche y Kino, tras recuperar la perla, volvía a la choza donde advirtió la presencia de un hombre que intentaba entrar. Kino cogió su cuchillo y se dirigió hacia el desconocido clavándole el cuchillo en el cuello, fue golpeado y cayó al suelo, abriendo su mano y dejando que la perla rodara por una pendiente. Juana, casi recuperada del golpe recibido por su marido, se dirigió hacia Kino para reanimarle. Kino, asustado por haber matado a aquel hombre, le dijo a Juana que cogiera al niño y provisiones para abandonar el pueblo. Kino se dirigió a su canoa, la cual estaba agujereada e inservible. Kino retornaba a la casa cuando esta empezó a arder y Juana salía de ella con el niño en brazos. Juana le dijo que habían sido dos hombres. Kino la cogió por el brazo y se dirigieron a la casa del hermano de Kino escondiéndose allí durante todo el día siguiente y, cuando se acercaba la noche, partieron él y Juana con el niño hacia el Norte para huir del escenario del crimen. Rodearon la ciudad para evitar ser vistos y se dirigieron al camino que se alejaba de esta. Tras varias horas de camino, Kino descubrió que les estaban siguiendo dos tramperos que rastreaban el camino y un hombre montado a caballo que les seguía con un rifle. Kino y Juana huyeron de ellos hasta llegar a una cueva en las montañas al lado de una fuente de agua. Los rastreadores llegaron de noche al lugar done Kino y su familia se escondían. Los tres hombres se pararon al lado de la fuente para pasar la noche. El hombre que tenía el rifle estaba de guardia mientras los otros dos dormían. Kino decidió atacar al hombre que estaba armado para poder acabar con todo aquello. El niño empezó a llorar en el interior de la cueva donde se escondía Juana. Kino, ya cerca de su víctima, aprovecho el instante de distracción provocado por el niño y se abalanzó sobre el hombre clavándole su cuchillo y apoderándose del rifle, con el que mató a los otros dos. Kino y Juana decidieron volver al pueblo donde vivían y dejando de lado todo lo ocurrido, Kino se dio cuenta de que aquella perla parecía maldita y la arrojó con fuerza al mar donde se sumergió y desapareció de las vidas de Kino y su familia.

TEMAS QUE TRATA EL LIBRO

El libro trata varios temas relacionados la mayoría con los pobres. Trata de los pescadores que se ganan la vida pescando para poder vivir y alimentar a sus familias. Trata el tema de la búsqueda de riquezas como la perla para poder venderlas y ganar dinero en la venta. Trata el tema de la injusticia cuando un hombre se defiende de otro matándole y sea culpado de un asesinato que en realidad era involuntario. Trata también el tema de lo que puede pensar un hombre sin recursos de futuro, como por ejemplo poder casarse, poder labrar un futuro para su hijo y poder vivir felices con su familia sin nada que les preocupe. En este libro, esto se representa en la mente de Kino en forma de la canción del bien, que significa todo lo bueno que sucede en subida, como son la familia, un buen futuro, una vida sin preocupaciones; y la canción del mal que representa lo malo que puede ocurrir en su vida como es la amenaza de hombres sobre su familia o el no tener un buen futuro para el y su familia. También habla de los ladrones que intentan robar a la gente sus riquezas y que son capaces de matar si esa riqueza es tan importante como por ejemplo la perla que Kino encuentra. Una parte del libro trata de la compenetración de dos hermanos que en este caso son Kino y Juan Tomás, el cual ayuda a Kino en todo momento sin importarle la perla ni el dinero que se pueda conseguir de ella. Incluso llega a decirle que se deshaga de ella porque lo único que trae es la desgracia a la familia de Kino. Trata el tema de la supervivencia del hombre y de la lucha entre el perseguidor y el perseguido, y como el uno y el otro tratan, uno de atrapar a su presa y el otro de huir de este o, como en el caso de Kino, de acabar con su perseguidor para poder ser libre.

TEMAS QUE CRITICA EL LIBRO

El libro “La perla”, critica varios temas entre los cuales se encuentra el de que los hombres que tienen dinero avasallen a los pobres que no lo tienen y no les ayuden cuando lo necesitan como por ejemplo cuando Kino fue al médico a curar la herida de escorpión que tenía su hijo, y el médico se negó a atenderle si no tenía dinero, dejando incluso que su hijo se muriera sin tener ninguna oportunidad para seguir viviendo. Eso se confirma cuando el doctor volvió a casa de Kino a curar a su hijo, cuando le llegó la noticia de que Kino había encontrado una gran perla. Con esto el médico intentaba aprovecharse de Kino y ganar algo de dinero cuando este consiguiera vender la perla, sin pensar en la caridad ni en el simple echo de poder ayudar a personas que lo necesitan, aun teniendo dinero de sobra. También critica un tema muy parecido al anterior, como es el de que los comerciantes se aprovechen de los pobres que traen algo para vender, y ellos ofrecían el mínimo precio posible, sabiendo que los pobres pescadores aceptarían cualquier oferta con tal de ganar algo de dinero con el que poder subsistir. Eso además era un reto para los compradores, que se sentían mejor que los demás cuando conseguían comprar algo ofreciendo el mínimo precio posible. El libro también critica a los ladrones, no a los que roban para poder vivir, sino a los que son capaces de matar para robar incluso a un pobre pescador como Kino. Estos ladrones roban y matan para poder tener más que los demás y ser poderosos.

OPINIÓN PERSONAL

En mi opinión, el libro no es demasiado entretenido, ya que solo habla de una historia que de la cual no se puede decir mucho, y por eso el autor llena el libro de cosas que no tienen importancia, y busca cualquier idea para llenar el libro. Un ejemplo es, la cantidad de veces que el autor habla de los pensamientos de Kino, de la música del bien y del mal, etc. Dejando esto de lado, el resto del libro es muy real y describe perfectamente la vida de una familia de pescadores y de los problemas que pueden tener cuando nadie les ayuda por no tener dinero. La parte más interesante del libro es cuando Kino y su mujer Juana deciden huir del pueblo para esconderse, y empiezan a perseguirlos los tramperos. El final del libro no es tampoco muy bueno, ya que Kino y su mujer podrían haber vendido la perla a cualquier comprador en vez de tirarla al mar. Si la historia hubiese continuado, proseguiría de forma que los demás pescadores, irían inmediatamente a recuperar la perla que Kino había lanzado al mar. Por esas dos razones, el final no es nada lógico y hace pensar que la perla estaba realmente maldita y que Kino pensaba que no sería capaz de venderla.