La pérgola de las flores; Isidora Aguirre

Literatura contemporánea chilena del siglo XX. Escritoras (dramaturgas) chilenas. Teatro. Comedia musical. Vida y obras. Personajes. Argumento

  • Enviado por: Diana Esther
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


HISTORIA

"Yo vengo de San Rosendo a vivir a la ciudad", cantaba la adorable "Carmela" hace más de 40 años, cuando se estrenó “La Pérgola de Las Flores”. Los más destacados actores nacionales han encarnado a los personajes de este musical chileno, que tiene un lugar preferencial en la historia de la dramaturgia criolla.

A sus 84 años, Isidora Aguirre se encoge de hombros y se ríe. "Nadie cree posible que la autora de la Pérgola esté viva". "O ni saben que alguien la escribió. Es que la obra ya no es mía. Es del público". Autora del texto de la Pérgola - las contagiosas canciones y melodías fueron obra del fallecido Francisco Flores del Campo- , Isidora Aguirre demuestra una pasmosa lucidez al recordar el hito que marcó su vida y la historia teatral de Chile (sólo en su primer año de montaje convocó a medio millón de espectadores).

Antes que ”La pérgola de las flores” hubo otra obra que no tuvo tanto impacto, una obra un poco más fina, no tan popular, que presentó en 1958 el Teatro de Ensayo de la Universidad Católica, se llamó “Esta señorita Trini” que era como una opereta más refinada que “La pérgola...” La comedia musical nació de la opereta. Las operas son dramas donde no hay parlamento. La opereta es liviana un poco jocosa, de carácter más popular.

"De no ser por la Señorita Trini, no existiría la Pérgola", afirma rescatando la importancia de aquél desconocido primer intento que fue la antesala del famoso musical. Los buenos resultados llevaron de inmediato a la producción de la exitosa comedia musical chilena llevada a escena por el mismo elenco del teatro.

"Esta señorita Trini" de Luís Alberto Heiremans fue la antesala de “La pérgola de las flores”

LA OBRA Y SU AUTORA

Cuatro largos años tardó Isidora en convencerse de escribir "La pérgola de las flores". Amante del teatro, la música y el arte, tras su vuelta de París, donde estudió un año en la Escuela de Cine, inició una incipiente carrera de dramaturga y cosechó aplausos con su comedia "Carolina", escrita cuando tenía poco más de 30 años.

- "En ese momento me pidieron que escribiera una comedia musical sobre la Pérgola de San Francisco. Las canciones las iba a escribir Francisco Flores del Campo”. La proposición no la sedujo para nada. "No me tentaba el tema, menos el género. Me parecía muy falso que los actores que dialogaban de pronto empezaran a cantar".

La proposición le llegó luego a Sergio Vodanovic y después a Santiago del Campo, que escribió una versión que no fructificó. Finalmente Eugenio Dittborn, que quería obras chilenas para el teatro de Ensayo de la UC, convenció a una reticente Isidora Aguirre.

- "Dos razones me indujeron a aceptar. Estaba apurada de plata y me decían que "Esa señorita Trini", una comedia de Heiremans y Carmen Barros, había dejado ganancias de ¡dos millones! Además, nombraron director de la obra a Eugenio Guzmán, lo que me daba absoluta confianza para asesorarme. Él no sólo conocía bien el género musical, sino que además era un excelente director".

Con un avanzado embarazo, Isidora Aguirre inició la escritura. "Empecé la obra en febrero de 1959 y mi hija nació en mayo. Quería hacerle su ajuar y tejerle su ropita, como había sido mi costumbre con mis hijos, pero la Pérgola me significaba una ardua labor. Escribí hasta en la clínica.

- "Trabajé hasta marzo de 1960, mostrando siempre lo que escribía a Eugenio Guzmán. Él, sin intervenir en el texto, me iba guiando y haciendo sugerencias. Siempre lo repito, sin su apoyo no habría logrado escribir La Pérgola o no habría cosechado tanto éxito"

Brutal, colosal...

Una de las características del método de trabajo de Isidora Aguirre es la acuciosa investigación previa de sus temas. "Para escribir "Los papeleros" iba una vez por semana al basural de Guanaco Alto. Para "Los que van quedando en el camino" sobre el alzamiento de Ranquil, viajé dos veces a la zona. Es la forma en que siempre trabajo".

La Pérgola no fue la excepción. "Revisé los archivos de la Municipalidad de Santiago y me informé con el historiador Eugenio Pereira, que había participado en las protestas a favor de la Pérgola. La prórroga de la que se habla en la obra existió en un momento y me sirvió para terminar la comedia en alto, antes de su demolición efectiva, en 1945. Además me leí todas las revistas Zig Zag del año 1929, en que feché la obra. La investigación en terreno la realicé en la actual Pérgola a orillas del Mapocho y en la Vega. También hay personajes tomados de mi entorno familiar".

LA PÉRGOLA Y LA INSPIRACIÓN DE SUS PERSONAJES

"El lenguaje de la juventud de clase alta lo tomé en parte de una tía mía, Anita Tupper y su grupo de amigas. En mi infancia vivíamos en la casa contigua a la de mis abuelos, casonas de tres patios comunicadas por dentro. Yo compartía mucho con esa tía, poco mayor que yo y que recibía en fiestas los sábados. De ahí tomé ese vocabulario, usado a fines de la década del veinte, con términos como "brutal", "colosal", "mundial"".

El papel de Carmela también tuvo una inspiración especial. "Cuando tenía unos 15 años, se me quedó grabada la imagen de una huasita que no se atrevía a cruzar en la calle Ahumada, por miedo a los automóviles y al carro eléctrico que circulaba entonces. Cada vez que intentaba atravesar, le daba vergüenza, se reía, se cubría la boca y se devolvía. Hasta que la tomé del brazo y la hice cruzar. La recordé al crear a la Carmelita con su vestimenta campesina: la chupalla, medias largas de algodón blanco, su canasto".

"La hice venir de San Rosendo porque hace poco había ido en tren a Concepción, el año 1957, al estreno de mi comedia "Dos más dos son cinco". Al ver por vez primera la pintoresca estación de San Rosendo, me imaginé que era de ahí de donde partían las huasitas a la capital. Era la imagen del campo que tantos abandonaban por la ciudad. Desde entonces he recibido muchos homenajes en San Rosendo".

Para crear el ambiente de las pergoleras También se inspiró en la Vega. Allí descubrió un rincón oscuro donde había unas viejitas que vendían verduras: cebolla, perejil y ajo, sentadas junto a un brasero y con algunos nietos. Conversaban de un puesto al otro, parecían reinas en su pequeño dominio...

“LA PÉRGOLA DE LA FLORES” FLORECE AL PAÍS…

Finalmente, la obra se estrenó en abril de 1960. Estuvo tres años en cartelera y tuvo un éxito estruendoso, que incluyó giras por España y América Latina. Una acogida que perdura hasta hoy, con la venia del público y de críticos.

A juicio de Juan Andrés Piña, "al margen de la eficiencia de sus contagiosas canciones, la obra es también un modelo del género de la comedia por haber retomado uno de los temas tradicionales de la dramaturgia chilena en el siglo XX: las oposiciones campo-ciudad y tradición-modernidad".

Desde la década del 60, las versiones de la obra se han multiplicado en Chile y en el extranjero. Incluso en Buenos Aires hicieron una película, con Antonio Prieto como Tomasito. "Pésima", según Isidora Aguirre.

INFLUENCIA SOCIAL DE LA OBRA

"Es una obra que será eternamente vigente. Va a los colegios, a las instituciones, forma parte de nuestro patrimonio cultural.

Nuestra identidad es esa, La Pérgola retrata la identidad chilena en todo sentido. La siutiquería, la rapidez para la talla, una cierta alegría que nunca debemos perder, sea cual sea la circunstancia.

La obra retrata con bastante exactitud una galería de personajes de las distintas clases sociales de esa época. Muchos de esos caracteres siguen vigentes, especialmente las mujeres del pueblo, orgullosas de su trabajo. Las floristas de la actual Pérgola siguen reconociéndose en los personajes. Laura Larraín, el político de "buen sí" y el peluquero afrancesado son personajes atractivos y con cierta continuidad.

Lo que no se mantiene es quizá el espíritu de esa época. Cierta alegría, cierta inocencia respecto a la sociedad de hoy. Un tipo de comunicación más cálida, entre gente de distintas procedencias que se encontraba en la calle y se hablaba cordialmente, sin conocerse. Desde esa perspectiva, la obra es más bien una añoranza.

'La pérgola de las flores; Isidora Aguirre'

LA OBRA

RESUMEN

Presentación: Las pergoleras esperan con ansias la llegada de la sobrina de Rosaura, Carmela, que viene del sur. Al llegar se forma un alboroto en el que Laura Larrain al ir pasando por ahí en su auto nuevo, choca por culpa de Carmela que iba cruzando tranquilamente la calle sin fijarse.

Laura Larrain enfurecida amenaza a las pergoleras que irá a hablar con el Alcalde para que sean exterminadas de ese lugar, ya que “molestaban” y al mismo tiempo que su hijo realice su primer proyecto como urbanista a partir de esa idea.

Desarrollo: Laura Larrain conversa con el Alcalde sobre su idea de exterminar a las pergoleras del lugar, este lo piensa; se enamoran mutuamente. Tomasito y Carmela se conocen y se enamoran. Este se molesta con ella, ya que Carmela fue donde el hijo del Alcalde por insistencia de su madrina Rosaura (para así, el Alcalde no las saque del lugar donde trabajan), que la pinto desnuda, se enamoran mutuamente. La lleva a pasear por la cuidad y la invita a una kermés en el Club Hípico, lo que a Rosaura no le agrada para nada y decide ir con las demás pergoleras para ver que ocurre.

Carlucho y Carmela van a la kermés, este se encuentra por sorpresa con su polola y se va con ella, por lo que Carmela queda sola. Tomasito, que estaba con las pergoleras, va y le insiste en que se vayan de ese lugar, esta no le hace caso por lo que él lo hace a la fuerza, lo que alerta a Valenzuela que va y le trata de pegar a Tomasito, este le pega lo que deja a Valenzuela tirado en el suelo.

Las pergoleras pierden toda esperanza de que el Alcalde no decida demoler su preciada pérgola.

Desenlace: Las pergoleras esperan con ansia al Alcalde por la mañana, ya que les dirá lo que haya decidido luego de la kermés. Entre tanto Carmelita y Tomasito deciden irse a vivir juntos al campo. Llega el Alcalde, totalmente desinteresado sobre el tema, las pergoleras le preguntan ansiosas lo que él les responde que hasta 15 años no habrá problema de que ellas estén en ese lugar y que Valenzuela se encargará de otro proyecto, la construcción de el Ferrocarril metropolitano de Santiago (metro), lo que deja tranquila a Laura Larraín.

CONCLUSIÓN

Han pasado más de cuarenta años y La Pérgola de las Flores continúa siendo un hito del teatro chileno. Es una obra emblemática, que rescata mucho de nuestra identidad, aunque sea del año 30 y haya otra moda y otros adelantos tecnológicos.

Existe la misma estructura social. Está la gente del barrio alto y la del barrio bajo, pero creo que ahora hay mucho menos relación, porque ni siquiera existe el paternalismo de antes". El humor y encanto de los diálogos, y el retrato de realidades sociales y políticas siempre vigentes son claves en la potencia comunicativa que el montaje ha conservado durante décadas.

"Las pergoleras son las Pymes de ahora. Empresarias con pujanza que trabajan duro para tener un buen pasar. Ese alcalde acomodaticio, que dice "yo digo siempre sí pero hago lo que me conviene a mí", no puede ser más actual.

Los contactos en las esferas del poder, a los que recurre la viuda; la preocupación de ésta porque su hija Clarita y Carlucho, hijo del alcalde, no se vayan a pololear al cerro; el personaje de Rufino, "el curadito de siempre", son otros aspectos actuales que rescata la directora, Isidora Aguirre, la cual tuvo una visión extraordinaria al hacer el texto.

INTRODUCCIÓN

Estrenada hace más de 30 años, la comedia que sigue las andanzas de Carmela, de San Rosendo, forma parte de la memoria colectiva nacional y continúa atrayendo gente a sus funciones.

La Pérgola de las Flores, un verdadero fenómeno en el teatro nacional, cuyo éxito de público la convirtió en un hito patrimonial, sigue vigente hasta nuestros días. Una obra que marcó nuestra sociedad enfatizando el aspecto político social y los estratos predominantes de aquella época que no se diferencian mucho de la actual.

La comedia musical, escrita por Isidora Aguirre y musicalizada por Francisco Flores del Campo, refleja la lucha del mundo popular en la defensa de su patrimonio cultural, la Pérgola es una obra emblemática, que rescata mucho de nuestra identidad, aunque sea del año 30 y haya otra moda y otros adelantos tecnológicos.

A continuación veremos como es que nace la obra en su entorno social de aquella época, como surge la idea de realizar “la pérgola de las flores”, la influencia y relevancia que tuvo en la sociedad, y que es lo que la mantiene firme y vigente hasta nuestros días.

ÍNDICE

  • INTRODUCCIÓN ……………………………………………………… 3

  • HISTORIA …………………………………………………………….... 4

  • LA OBRA Y SU AUTORA ……………………………………………..... 5

  • LA PÉRGOLA Y SUS PERSONAJES …………………………………..... 7

  • LA PÉRGOLA FLORECE AL PAÍS ……………………………………..... 8

  • INFLUENCIA SOCIAL DE LA OBRA …………………………………..... 9

  • RESUMEN DE LA OBRA ………………………………………………. 10

  • CONCLUSIÓN ………………………………………………………... 11

PÁGINA

4

5

6

7

8

98

10

11

  • NOMBRE:

  • SECTOR:

  • CURSO: