La Odisea; Homero

Literatura antigua universal. Literatura griega. Épica. Poemas épicos. Mitología clásica. Guerra de Troya. Héroes. Ulises. Viaje de Ulises. Dioses. Mortales

  • Enviado por: Vaa
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

La odisea

Capítulo I

Musa hija de Zeus le preguntan sobre aquel hombre que había destruido Troya y había quedado peregrinando (andar por lugares extraños) por mucho tiempo buscando trabajo y conociendo costumbres de distintos hombres al navegar por el ponto (mar), este quiso salvar la vida de sus compañeros para regresarlos a su patria (Ítaca), pero estos al comerse las vacas del sol hijo de Hiperión murieron de locura.

Los que habían podido escapar de la guerra estaban a salvo en sus hogares, pero Odiseo se encontraba detenido en hueca gruta (caverna) por Calipso, el cual quería regresar a su patria y ver a su consorte (futura esposa) quien era respetada por los otros D-oses. A Odiseo lo dejan en libertad después de varios años por los D-oses, pero este le fue imposible regresar a su tierra debido a que Poseidón (D-os del mar) se oponía a su liberación.

Odisea decidió ir al pueblo de los etíopes, que se encontraba en el oeste y hacia el este de Hiperón, quien al asistir al festín en donde mataban a los toros y corderos, los D-oses se reunían en el palacio de Zeus olímpico (padre de todos los hombres y D-oses) el cual fue el primero en hablarle a los inmortales al recordar a Egisto quien le habían dado muerte por Orestes Agamenónida.

Zeus les dijo a los D-oses que los mortales los culpan a ellos de sus locuras, cuando esto no es cierto. Zeus dice que Egisto fue aquel que al apoderarse de la mujer de Atrida y haberlo matado sufrió un castigo que fue la muerte por no haber obedecido a Hermes, vigilante Argifontes, quien había sido enviado para aconsejarlo de que no se entrometiera con la mujer de Atrida quien se podía vengar.

Atenea (D-osa de los ojos de lechuza) le respondió a Zeus que la muerte de Egisto si fue justificada y que todos aquellos que hagan algo semejante se merecen la muerte. Ella dijo que se le partía el corazón por lo que estaba pasando Odiseo, quien esta lejos de los suyos en una isla en el centro del mar, en donde se encuentra la mansión de una D-osa, la hija del terrible Atlante, quien conoce el ponte y tiene separado la tierra del cielo por una gran columna. La hija de este D-os trata de que Odiseo olvide a Ítaca, quien esta deseoso de ir y por eso quiere morir. Atenea le pregunta que porque se olvidó de Odiseo.

Zeus le responde que no lo ha olvidado, ya que él ofreció muchos sacrificios a sus D-oses. Zeus cuenta que Poseidón le guarda rencor a Odiseo ya que este segó al cíclope (Polifemo), hijo de la ninfa Toosa, hija de Forcis, quien era el que impera en el mar y se unió con Poseidón. Zeus propone a los D-oses el modo de hacer llegar a Odiseo a su patria, teniendo Poseidón aunque se oponga dejarlo regresar.

Atenea propone a lo D-oses enviar a Hermes a la isla Ogigia donde estaba Odiseo, y decirle a la ninfa sobre la decisión tomada por los D-oses sobre la vuelta de Odiseo a su casa para que se ponga en camino. Atenea irá a Ítaca e instigará a su hijo para que reúna a los hombres en espera de Odiseo y le dará valor, luego lo llevará a Esparta para obtener noticias de su padre y así se reconocido entre lo hombres.

Atenea descendió del olimpo y fue a Ítaca en donde se detiene en casa de Odiseo, ella llevaba una lanza de bronce con la cual tomó la figura de un extranjero, de Mentes, rey de los tafios. Alrededor se encontraban los hombres los cuales esperaban a Odiseo, quienes jugaban dados en la puerta de la casa, trinchaban carnes, etc.

Telémaco (hijo de Odiseo) se encontraba entre la multitud (pretendientes), este al ver a Atenea se acerca a ella y la recibe tomándole la mano en donde se encontraba la lanza y la hace pasar. Telémaco la sentó en una silla aparta de los demás huéspedes para que no la incomodaran y pudiera disfrutar de la comida y de esta forma él la pudiera interrogar sobre su padre quien se encontraba ausente.

Empezaron a cantar y Femio tocó su cítara (instrumento musical), en donde Telémaco aprovechó para preguntarle al huésped que como había venido, qué quería, de donde venía y que si ya había venido alguna vez y fue huésped de su padre. Además Telémaco le dijo que todos pensaban que ya Odiseo estaba muerto y el día de su regreso no amanecerá jamás.

Atenea le respondió que era Mentes, hijo de Anquíalo. Llegué en un bajel (buque) con mi gente y voy a Témesa para intercambiar hierro por bronce. Me han dicho que Alertes ya no viene a la población sino que mora en el campo atormentándole los pesares.

Vine porque me aseguraron que tu padre volvería, a pesar de que los deidades se oponen, el sigue vivo y está detenido en una isla y te voy a predecir lo que va a suceder “Odiseo no estará largo tiempo fuera de su patria y hallará alguna manera de regresar ya que él es muy ingenioso”. Pero dime la verdad tu eres el hijo de Odiseo.

Telémaco le respondió a Atenea que según su madre Odiseo era su padre, pero el hubiera preferido que fuera un hombre dichoso y no del mas infeliz hombre mortal.

Penélope era la madre de Telémaco.

Esta casa fue respetada mientras mi padre estaba, luego que se fue ha sido el más ignorado de los hombres, si el hubiese muerto en Troya hubiera dejado gran gloria a su hijo, pero lo que me dejó al desaparecer fue pesares y calamidades por parte de los dioses. Todos pretenden a mi madre y ella los rechaza, pronto acabaran conmigo.

Atenea indignada le reclama a los D-oses la falta que hace la ausencia de Odiseo, para que ponga la mano en los desvergonzados pretendientes, ella le cuenta a Telémaco cuando Odiseo fue al palacio de Ilo Mermélida a buscar un veneno mortal para teñir sus flechas. Atenea lo aconseja de buscar la mejor embarcación y con veinte rameros buscar a su padre para que este se de cuenta de la fama que procede de Zeus, que se trasladara a Pilos y preguntara a Néstor y luego a Esparta y preguntara a Menelao y si le dijeran que su padre vive y va a volver sufrirás por un año pero si te dicen que a muerto regresa a tu patria y búscale a tu madre un esposo. Atenea se despidió y dijo que se acordará de sus consejos.

Telémaco le ofreció a Atenea un regalo como acostumbraba a hacer con todos los huéspedes amados pero ella no lo aceptó y le pidió que se lo entregará a la vuelta de su regreso. Telémaco después de lo ocurrido se dio cuenta que había hablado con una D-osa.

Penélope al bajar y escuchar la canción que Femio tocaba le pidió que se detuviera porque se le partía el corazón. Telémaco le reclama a su madre y le dice que los aedos (cantante) de su tristeza, sino Zeus ya que Odiseo y muchos otros perecieron en Troya y no volverán.

Entre los pretendientes Antínoo hijo de Eupites le preguntó a Telémaco si los D-oses son los que le enseñaron a ser grandioso y si lo podrían hacer rey de Ítaca. Telémaco le contestó que le gustaría serlo si Zeus se lo concediera. Le preguntó Eurímaco hijo de Pólibo, de dónde vino, quien era el huésped, Telémaco le respondió que el perdió la esperanza del regreso de su padre y este huésped mío era de mi padre y se dice ser Mentes, aunque en su mente él reconocía a una D-osa.

Telémaco se fue directo a la cama meditando muchas cosas y Euriclea la esclava que más amaba y lo había criado desde niño lo acompañó a su habitación, y toda la noche no dejó de pensar en el viaje que Atenea le había aconsejado.

Capítulo II

Al amanecer Telémaco se vistió y su aspecto era semejante a una deidad. Mandó a los heraldos (mensajeros) a que reunieran en el ágora (plaza) a los melenudos aqueos, Telémaco se sentó en la silla de su padre al lado de los ancianos. Egiptio, un viejo héroe quien tuvo un hijo llamado Antifo el cual navegó con Odiseo y muere en manos del Cíclope, Egiptio le preguntó a Telemando quien los había convocado, si había noticia de que el ejército volvería. Telemando le contestó que el era el hombre que había reunido al pueblo y quería decirles que había perdido a su progenitor, que muy pronto destruirían su casa los pretendientes de su madre que venían celebrando banquetes, tomaban, degollan nuestros bueyes y ovejas, estaban llevando su casa a la ruina, y todo eso porque no había un hombre capaz de librarlo como Odiseo.

Debe ser que mi padre trató mal a los aqueos y ahora se quieren vengar en mí, Telémaco enfurecido saliéndole las lágrimas, arrojó el cetro y pidió piedad al pueblo y todos se quedaron callados, menos Antínoo que le respondió: Telémaco no debes decir mentiras, porque tu madre es la que les ha dado esperanza a sus pretendientes, lleva tres años en eso y prometiéndoles casamiento, ya que ella dice que Odiseo ya está muerto, ella le prepara un lienzo para cubrir al héroe de Odiseo. Pero en las noches descose la tela y ya es el cuarto año y tiene engañado a los pretendientes. Debes hacer que tu madre tome por esposo a quien su padre le aconseje y ella quiera.

Telémaco le contestó a Antínoo que el no va ha echar a su madre quien le dio la vida de su casa, que Odiseo quizás pueda estar vivo en otra tierra o quizás muerto, pero para el era muy grave de sustituirlo por Icario sin la voluntad de su madre, así que si quieren seguir arruinando mi bienes yo invocaré a los dioses para que Zeus los castigue por haber obrado así contra mi.

Así fue cuando Zeus envió dos águilas que volaron velozmente en medio de la ruidosa ágora, desgarrando con las uñas la cabezas y los cuellos, quedaron todos admirados de ver a las ave, y en ese momento un anciano héroe Haliterses les habló a los pretendientes y les previno que Odiseo no estará mucho tiempo lejos de los suyos, él está cerca y a todos les previno la muerte y el destino.

Fue entonces cuando Eurímaco le ordenó al viejo que se fuera y le dijo que ya Odiseo había muerto y que él también debería haber muerto junto a el. Eurímaco aconsejó a Telémaco que ordenara a su madre volver a su casa paterna y allí le encontraran con quien casarse y de esta manera podrá conseguir una dote cuantiosa, de lo contrario si ella sigue entreteniendo a los aqueos con diferir la boda, sus bienes serán devorados de la peor manera.

Telémaco le dijo que el ya no hablaría mas acerca de eso, entonces le pidió una embarcación muy veloz y 20 hombres para navegar hacia Esparta y a Pilos para buscar a su padre. Si me enterase que mi padre vive y vuelve, lo sufriré todo un año, pero si ha muerto regresaré a la patria, le haré los homenajes que se merece y le buscaré esposo a mi madre.

Telémaco le pidió a Mentor que cuando el se embarcara le hiciera el favor de cuidar su casa. Mentor les previno a todos que si devorasen la casa de Odioseo, ponían en peligro sus cabezas si creían que el no iba a regresar, así que permanezcan tranquilos y en silencio.

Leócrito le reclamó fuerte a Mentor que como era posible de que se privaran de los banquetes a los hombres, si fuera cierto que viniese Odiseo y quisiera votarnos de la casa y combatirnos, entonces allí le daremos muerte.

Fue entonces cuando Leócrito disolvió el ágora y le dijo a todos que se fueran a sus ocupaciones.

Telémaco se dirigió a la playa y allí invocó a Atenea y le dijo que todos los aqueos y los pretendientes se oponen a que fuese en busca de su padre Odiseo. Atenea con aspecto y voz de Mentor se acercó a el y le dijo que no puede quedar como un cobarde, que el había heredado la fortaleza y la inteligencia de su padre y por lo tanto el viaje lo tenía que hacer, soy amigo tuyo por tu padre pues te conseguiré una velera nave y te acompañaré.

Regresa a casa y ordena que te preparen provisiones en vasijas, echen vinos en ánforas y la harina en fuertes pellejos, mientras yo buscaré voluntarios que quieran acompañarnos y la mejor nave de Itaca.