La novena revelación; James Redfield

Literatura norteamericana del siglo XX. Novela. Narrativa. Argumento. Estudio de la obra. Crítica e interpretación

  • Enviado por: Mariano
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


La Primera Revelación

Se produce cuando tomamos conciencia de las coincidencias que hay en nuestra vida. Estas coincidencias se producen cada vez con mayor frecuencia y, cuando eso ocurre, nos da la impresión de que es algo que está más allá de lo que podría esperarse por pura casualidad. Es una experiencia que provoca una sensación de misterio y excitación y, por consiguiente, nos sentimos más vivos. Esa es la experiencia que hemos vislumbrado y que ahora tratamos de manifestar todo el tiempo. Cada día son más las personas convencidas de que este movimiento misterioso es real y que significa algo; de que, por debajo de la vida cotidiana, está sucediendo otra cosa. La Primera Revelación es una reconsideración del misterio inherente que rodea nuestra vida individual en el planeta. Experimentamos esas misteriosas coincidencias, y aunque todavía no las entendamos, sabemos que son reales. Estamos volviendo a sentir, como en la infancia, que hay otro lado de la vida que todavía tenemos que descubrir, algún otro proceso que opera entre bambalinas.

La Primera Revelación se produce cuando tomamos en serio las coincidencias. Estas coincidencias nos hacen sentir que hay algo más, algo espiritual, que opera debajo de todo lo que hacemos.

La Segunda Revelación

Extiende nuestra conciencia del tiempo histórico. Nos muestra cómo observar la cultura no ya desde la perspectiva de la duración de nuestra vida sino de todo un milenio. Nos revela nuestra preocupación y nos eleva por encima de ella. . Ahora se vive en un ahora más duradero. Al observar el mundo humano ahora, debería ser capaz de ver con claridad esta obsesividad, la fuerte preocupación por el progreso económico.

La Segunda Revelación establece nuestra conciencia como algo real. Vemos que nos preocupó la supervivencia material y nos concentrarnos en controlar nuestra situación en el universo buscando seguridad, y sabemos que ahora nuestra apertura representa una especie de despertar a lo que en verdad ocurre.

La tercera revelación

La Tercera Revelación indica que el universo en su conjunto está formado por esa energía y que podemos actuar no sólo sobre las plantas sino también sobre otras cosas, simplemente por lo que hacemos con la energía que nos pertenece, la parte que podemos controlar. La Tercera Revelación comienza una nueva visión de la vida. Define el universo físico como energía pura, una energía que responde de alguna manera a la forma en que pensamos. Esta revelación muestra que el mundo físico es en realidad un vasto sistema de energía.

La cuarta revelación

La cuarta señala que por largo tiempo los seres humanos hemos competido de manera inconsciente por la única parte de esa energía a la que hemos estado abiertos: la parte que se mueve entre las personas. Y ha sido siempre el conflicto humano, en todos los niveles: desde el conflicto por pequeñeces en la familia o el ambiente de trabajo, hasta las guerras entre países. Es consecuencia del sentirse inseguro y débil y tener que robarle la energía a otro para sentirse bien. Esta revelación expone la tendencia humana a robar energía a otros seres humanos controlándolos, apoderándonos de sus mentes, un delito que cometemos porque a menudo nos sentimos aislados y vacíos de energía.

La quinta revelación

El universo puede suministrar todo lo que necesitamos, si logramos abrirnos a él. La Quinta nos muestra entonces que existe una fuente alternativa, pero no podemos mantenernos realmente conectados con ella hasta no confrontarnos con el método particular que como individuos usamos en nuestra actitud de controlar, y dejar de hacerlo... porque cada vez que volvernos a caer en ese hábito, nos desconectamos de la fuente.

“Liberarse de ese hábito no resulta fácil, pues al principio siempre es inconsciente. La clave para abandonarlo reside en traerlo totalmente a la conciencia; eso lo logramos comprendiendo que nuestro estilo particular de controlar a los demás es el que aprendimos en la infancia para atraer la atención, para lograr que la energía se moviera a nuestro modo, si nos quedamos atados a eso. Este estilo es algo que repetimos una y otra vez. nuestra `dramatización inconsciente del control'. `dramatización' porque es una escena familiar, como una escena de una película, para la cual, de jóvenes, escribimos un guión. Luego, la repetimos una y otra vez en nuestra vida cotidiana sin darnos cuenta. Lo único que sabemos es que nos suceden reiteradamente las mismas cosas. El problema es que si repetimos una escena en especial una y otra vez, las otras escenas de la película de nuestra vida real, la suprema aventura marcada por las coincidencias, no puede avanzar. Detenemos la película cuando repetimos esa dramatización única para manipular en busca de energía.

La sexta revelación

El orden de los dramas es: intimidador, interrogador, distante y pobre de mí.

Distante: tiende a controlar situaciones y personas ,para hacer que la energía vaya para su lado, consiste en crear este drama en su mente durante el cual se retira y se muestra misterioso y reservado. Se dice que es cauto, pero lo que en realidad hace es esperar que alguien se incorpore al drama y trate de imaginar qué le pasa. Cuando eso ocurre, se muestra vago y fuerza al otro a esforzarse, hurgar y tratar de discernir sus verdaderos sentimientos. Al hacerlo, le presta su total atención y le envía su energía. Cuanto más tiempo el pobre de mi lo mantenga interesado e intrigado,más energía recibe. Se puede mostrar tan distante que no permite que se produjera una coincidencia de importancia.

Interrogador: Las personas que usan esa forma de obtener energía montan el drama de hacer preguntas y sondear el mundo del otro con el propósito específico de encontrar algo equivocado. Apenas lo hacen, critican ese aspecto de la vida del otro. Si esta estrategia tiene éxito, la persona criticada es incorporada al drama. De repente empieza a sentirse tímida respecto del interrogador y presta atención a lo que éste hace y piensa, para no cometer algún error susceptible de ser notado por el interrogador. Esta deferencia psíquica le da al interrogador la energía que quiere.

Intimidador: amenaza verbal o físicamente fuerza al otro que ,por temor a que le pase algo malo, le preste atención al intimidador y así le da energía. Es un tipo de drama más agresivo.

Pobre de mi: Dice todas las cosas horribles que le están sucediendo, dando a entender, quizá, que el otro es el responsable y que si el otro se niega a ayudarlo esas cosas continuarán, esa persona trata de controlar en el nivel más pasivo.

La séptima revelación

Es muy corta y general pero habla de cómo los objetos vienen a nosotros, de cómo algunos pensamientos aparecen como guía. Las pesadillas contienen mensajes importantísimos. No sólo nos guían los sueños. También nos guían los pensamientos o los ensueños. Nos muestran una escena, un hecho, y eso es un indicio de que ese hecho podría ocurrir. Si prestamos atención, podemos estar listos para ese giro en nuestra vida.

La Séptima Revelación dice que todos tenemos muchos de esos pensamientos de lo que creemos. Para reconocernos, debemos ponernos en posición de observadores. Cuando surge un pensamiento debemos preguntarnos: ¿Por qué? ¿Por qué se me ocurrió ahora ese pensamiento en particular? ¿Cómo se relaciona con mis interrogantes vitales? Ubicarnos en esa posición de observadores nos ayuda a liberar nuestra necesidad de controlarlo todo. Nos coloca en el flujo de la evolución. La Séptima Revelación dice que las imágenes de miedo deben ser frenadas en cuanto aparecen. Entonces, hay que introducir en la mente otra imagen con un resultado bueno. Muy pronto las imágenes activas casi dejan de surgir. Las intuiciones se remitirán, a partir de allí, a cosas positivas. Cuando, después de esto, aparecen imágenes negativas, deben tomarse con mucha seriedad y no ceder a ellas.

La Octava revelación

La Octava Revelación consiste en aprender a interactuar conscientemente en grupo. Pero no se sienta intimi dado. Entienda el proceso. Como miembros de una charla grupal, sólo uno tiene la idea más fuerte en un punto del tiempo. Si están alertas, los otros del grupo sienten quién está a punto de hablar y así pueden concentrar conscientemente su energía en esa persona, ayudándola a expresar su idea con la mayor claridad. Los seres humanos envejecen a una velocidad tremenda con sus violentas competencias en un grupo realmente funcional, la idea es hacer lo contrario a eso. La idea es que la energía y las Vibraciones de cada miembro aumenten gracias a la energía que le envían los demás. Cuando esto sucede, el campo de energía individual de cada uno se fusiona con el de los demás y forma una comunidad de energía. Es como si el grupo fuera un cuerpo solo, pero con muchas cabezas. A veces una cabeza habla por el cuerpo. A veces habla otra. Pero en un grupo que funciona de esta forma, cada individuo sabe cuándo hablar y qué decir, porque ve la vida con más claridad. Esta es la Persona Superior de la que habla la Octava Revelación. Habla de una forma de relacionarse con los demás, niños y adultos. Habla de identificar los dramas de control superarlos, y concentrarse en las demás personas de una manera que les envíe energía .Y si observamos bien con quién tenemos que hablar, el resultado es que obtenemos las respuestas que deseamos.

La novena revelación

La Novena Revelación dice que, en la medida en que los seres humanos sigamos aumentando nuestra vibración, una cosa sorprendente empezará a ocurrir. Grupos enteros de personas, una vez que alcancen cierto nivel, se volverán invisibles para aquellos que todavía están vibrando en un nivel inferior. Para la gente de este nivel más bajo, los otros simplemente desaparecerán, pero el grupo mismo sentirá sigue estando... sólo que se siente más liviano. Cuando los seres humanos empiecen a elevar sus vibraciones a un nivel en que otros no puedan verlos será la señal de que cruzamos la barrera entre s vida y el otro mundo del que venimos y al que vamos después de la muerte. Ese cruce consciente es el camino que mostró Cristo. Él se abrió a la energía hasta volverse tan liviano que pudo caminar sobre el agua. Trascendió la muerte aquí mismo, en Tierra, y fue el primero que hizo el cruce para expandir el mundo físico hacia el espiritual. Su vida demostró cómo hacer lo, y si nos conectamos con la misma fuente podemos llegar mismo lugar, paso a paso. La revelación dice que la mayoría de los individuos alcanzarán este nivel de vibración duran el tercer milenio, y en grupos formados por personas con que estén muy conectados. Pero algunas culturas en la historia ya alcanzaron la vibración. Según la Novena Revelación, mayas ya hicieron el cruce.

La relación entre la novena revelación y las otras

La Novena Revelación nos hace saber adónde apuntamos. Todas las demás revelaciones pintan un mundo de belleza y energía increíbles, ya nosotros aumentando nuestra conexión con él y por ende viendo esa belleza.

“Cuanta más belleza podemos ver, más evolucionamos. Cuanto más evolucionamos, más alta es nuestra vibración. La Novena Revelación nos muestra que, en definitiva, nuestra percepción)' nuestra vibración más grandes nos abrirán a un cielo que ya está ante nosotros. Sólo que no podemos verlo.

“Cada vez que dudemos de nuestro camino o perdamos de vista el proceso, debemos recordar hacia qué vamos evolucionando y en qué consiste el proceso de vivir. Estamos en la Tierra para alcanzar el cielo. Y ahora sabemos cómo se puede hacer... cómo se hará.

Asociación con Damián

Las novelas se relacionan, debido a que en las dos se menciona el poder de la mente para controlar no solo objetos, si no que también hechos. Esto quiere decir que la concertación es la base para que las cosas que queremos sucedan. En ambas novelas este tema se ve reflejado en las diferentes situaciones que se narran.