La naranja mecánica; Stanley Kubrick

Cine norteamericano. Argumento. Violencia juvenil. Conductismo. Aspéctos cinematográficos

  • Enviado por: Lady Thiara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

1. Ficha técnica.

Título: La naranja mecánica (The clockwork orange).

Director: Stanley Kubrick.

Actores: Malcom McDowell (Alex), James Marcus (Georgie), Michael Tarne (Pete), Warren Clarke (Dim), Carl Duering (Dr. Brodsky), Patrick McGee y Adrienne Corri (Sr y Sra Alexander), etc.

Guión: Basado en la novela de Anthony Burguess.

Duración: 135'

Año: 1971

2. Resumen.

Alex, Dim, Georgie y Pete forman una banda de delincuentes juveniles que viven en un ambiente futurístico creado por el autor. En una de sus múltiples noches en las que practican la "ultra violencia", agreden a un vagabundo, pelean contra otra banda urbana y asaltan la casa de un escritor y su mujer (Sr y Sra Alexander), propinándole una buena paliza al señor y una violación a la señora. De esta manera se sienten felices y contentos. Pero los problemas de Alex, el líder del grupo, empiezan cuando sus amigos le cuestionan porque ha pegado a uno de ellos. A pesar de conseguir salvar su liderazgo mediante más violencia, en un ataque en la casa de una artista es traicionado por sus compañeros y capturado por la policía.

Claramente se ve la violencia policíaca que se descarga contra el joven. Alex es encarcelado por catorce años, y entre rejas se gana la confianza de un cura. A él le pregunta por ese nuevo método del que habla todo el mundo ya que en dos semanas "te vuelve bueno". El clérigo no está a favor de esta técnica, pero a pesar de ello Alex se presenta voluntario espontáneamente ante un Ministro que va a visitar la cárcel. Así, únicamente pasa dos años en prisión, pues entra en la experimentación del Tratamiento Ludóvico.

Después de este nuevo método de condicionamiento, nuestro protagonista siente náuseas y unas terribles ganas de morirse con solo pensar en la violencia. Es entonces cuando pasa una dura prueba para más seguridad, en la que es golpeado por un hombre y no es capaz de defenderse, y también se le presenta una mujer desnuda y no puede ni tocarla (ya que se le condiciona contra el sexo además de contra la violencia, e involuntariamente, a la música de Beethoven que tanto ama). Al ver los magníficos resultados, es declarado como curado y dejado en libertad.

Cuando vuelve a su casa, Alex es rechazado por sus padres. Ellos prefieren a Joe, un inquilino que vive en su antigua habitación y tratan como a un hijo. Sin saber que hacer, va por las calles sin rumbo fijo, hasta que por casualidad topa con un vagabundo. Alex no se da cuenta, pero es ese hombre al que hace ya tiempo propinó una paliza con sus compañeros y, desgraciadamente, el sintecho le reconoce. Al momento, tiene encima a un montón de haraposos que le quitan sus pertenencias y le agreden. En ese momento se presenta la policía para socorrerle, pero casualmente los dos agentes que llegan al lugar son dos de sus antiguos amigos. Otra vez es brutalmente molido a palos, y como en las anteriores ocasiones, carece de alguna posibilidad de reacción, pues aunque sea para defensa propia, sigue siendo violencia que causa en él sensaciones horrendas.

Herido y sin nada que perder, Alex deambula en busca de un hogar. Llama a la primera casa que ve, que es la del Sr. Alexander, pero en un principio no se da cuenta. Una vez dentro, le consuela saber que el viejo no le reconocerá, ya que cuando cometió la agresión iba muy maquillado. Ingenuamente el Sr. Alexander le ofrece cobijo, y mientras el condicionado se esta bañando, canturrea "I sing under the rain", la misma melodía que utilizó durante la violación de la Sra. Alexander, ya fallecida a consecuencia del ataque. Es entonces cuando es reconocido y engañado por el maniaco viejo, que le encierra en una habitación con la 9ª Sinfonía de Beethoven. Esto causa en Alex tal desesperación, que se tira por la ventana.

Pero el joven Alex es muy fuerte y sobrevive a la caída. Mientras está en el hospital, el gobierno es acusado de una cura contra la delincuencia que es inhumana, y es descondicionado. Para dar final a este relato con un relativo final feliz, el Ministro le ofrece al protagonista el trabajo que desee con el sueldo que crea necesario para que no actúe en contra del estado.

3. Aspectos cinematográficos.

En la escena en la que Alex y sus amigos van en un coche a toda velocidad, en realidad este no se mueve, sino que distintos planos van pasando a cámara rápida.

Se aprecia una secuencia picaresca cuando el protagonista mantiene relaciones sexuales con dos mujeres a cámara rápida.

Se utiliza la cámara lenta cuando Alex agrede a Georgie y a Pitt en el muelle, con una música atronadora.

El suicidio se consiguió tirando la cámara desde el tejado.

Muchos actores interpretan diferentes personajes.

Al principio de la película pueden darse cuenta de que es la misma canción con la que comienza la película también dirigida por Kubrick "El Resplandor" pero con ciertos arreglos.

La portada de la banda sonora de "2001: una odisea del espacio" (1968) puede verse nítidamente en la secuencia de la tienda de discos.

Alex y su banda hablan una jerga futurista inventada por Burgess llamada Nadstad, mezcla de términos coloquiales rusos y "slang" británico. Por ejemplo rozzer -policía-, drugo -amigo-, malchick -muchacho- mete y saca ----relación sexual-, moloco -leche-…

4. El condicionamiento.

El condicionamiento pavloviano que describe la película es el siguiente: al protagonista le era inyectada una droga (estímulo incondicionado) que le provocaban náuseas y ganas de morirse (respuesta incondicionada). Después, le obligaban a ver películas con escenas violentas y sexuales que le incitaban (estímulo neutro) para que asociara esas sensaciones indeseables a lo que veía. Este procedimiento se repitió durante dos semanas, y quedó en Alex un estímulo condicionado (ganas de violencia) unido a una respuesta condicionada (ganas de morirse).

5. Opinión personal.

Personalmente, creo que la visión de Stanley Kubrick sobre la violencia y sobre el impacto que tiene ésta en la sociedad, hace de "La Naranja Mecánica", una película de culto, a medio camino de la obra maestra y del cine de denuncia. Alex y sus amigos representan a la juventud que se siente rechazada y apartada de un mundo de adultos. Ante este hecho, se refugian en una actitud ofensiva, intentado tomar las riendas de esa forma de vida que les mira de manera extraña. Su afán por encontrar un hueco, hace que intenten "limpiar" sus vidas de seres que consideran sucios y que estorban en el desenfrenado ritmo de su existencia.

El director bordó la película, y a pesar de tocar temas tan peliagudos como la violencia, hace que hasta cierto punto, ésta sea entendida y casi necesaria.

El acierto en la elección de la banda sonora, con temas clásicos de Beethoven, Rossini, etc., es otro de los puntos fuertes de esta película.

En conclusión, la adaptación de la novela del autor británico Anthony Burgess, es impresionante visualmente y nos muestra a un personaje anormal, pero que puede existir. Deja al observador un pequeño espacio de reflexión sentimental gracias a que McDowell interpreta magníficamente al delincuente amante de La Novena Sinfonía del que seria imposible no sentir un poco de simpatía. Se suma a esto, el especial y majestuoso estilo de dirección de Stanley Kubrick. Es una película que ha dividido opiniones, pero de a la cual ningún amante del cine puede ignorar.