La naranja mecánica; Anthony Burgess

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa y novela inglesa de ficción. Delincuencia y adaptación social. Argumento

  • Enviado por: Ernesto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

- Resumen:

Unos chicos se dedican a realizar actos violentos, como robos, violaciones, etc. Alex, uno de ellos, es avisado de que podría ser llevado a la cárcel si continúa así. Pero no hace caso, y esa misma noche atracan una casa, donde provoca la muerte de una anciana, hecho por el que es llevado a la cárcel. Allí también tiene numerosos problemas, hasta que empieza con un programa de reinserción con el que pronto podrá estar libre. El proyecto parece tener resultados positivos, y Alex es dejado en libertad. Pero cuando vuelve a casa, sus padres no le aceptan, así que va en busca de un lugar para pasar la noche; en la ciudad todo son recuerdos dolorosos. También se encuentra con una antigua víctima, que no duda en darle una paliza con unos compañeros. Llegaron los policías, y estos resultaron ser su peor enemigo y su antiguo compañero, que deciden llevarlo a las afueras y propinarle una paliza dejándolo malherido. Fue a parar a la casa de otra antigua víctima que no le recordaba, y que le prestó toda la ayuda necesaria, y le presento a unos hombres que supuestamente le iban volver a hacer una persona normal. Alex fue llevado a una casa donde se le encerró, de repente empezó a sonar una música que provocaba en Alex un dolor insufrible debido a que la terapia de reinserción provocó por error un odio a la música que antes le gustaba y que le llevó a saltar por la ventana. Después, Alex se encontró en el hospital, donde recibió la visita de sus padres, que se disculparon y le aceptaron en su casa, pero Alex les ignoró. También le visitó un ministro, pidiéndole disculpas por los daños propinados por parte del estado, y le dijo que tendría una recompensa. Alex empezó a pensar y se dio cuenta de que por fin podría ser una persona normal.

- Relación con la asignatura:

Alex, y los demás chicos, usan en todo momento unos mecanismos de defensa, para defenderse quizá de sus pulsiones, que les incitan a realizar actos violentos sin importarles las consecuencias. Estas pulsiones internas, necesitan ir hacia fuera, incitando a los chicos a realizar actos violentos para satisfacerlas. Los mecanismos de defensa y de acción, los proyectaban claramente en la agresividad y, como suele ocurrir en estos casos, buscaban siempre personas que fueran más débiles. Por otro lado, a Alex le encantaba escuchar música clásica, lo cual puede ser otro mecanismo de defensa, quizá en su interior tiene un lado pacífico que necesita momentos de tranquilidad y relajación.

Freud también habla de que todos los conflictos están determinados por las vivencias infantiles, y quizá es esto lo que condiciona la actitud de Alex y los demás chicos, porque probablemente sus ambientes infantiles no fueron especialmente positivos.

Skinner decía que los factores sociales eran determinantes y que la personalidad no es mas que la respuesta que uno tiene ante la sociedad (que en este caso serían sus ambientes infantiles) como resultado de unos reforzadores que pueden ser de diferentes tipos, y que en este caso consiguieron una respuesta, que sería la personalidad de Alex. Esto de que la persona no es más que el resultado de la respuesta a unos estímulos, se pone de manifiesto cuando Alex es llevado al programa de reinserción, donde, mediante vídeos violentos, intentar producir unos estímulos en Alex que tengan un resultado positivo: que Alex acabe odiando totalmente cualquier tipo de violencia; en resumen, lo que quieren es controlar los estímulos de Alex, de modo que pueden controlar al propio Alex.

Volviendo a los factores psicológicos de la lucha por el poder de la que habló Adler, también tiene aquí importancia, ya que los chicos intentan demostrar ante toda la sociedad que son poderosos, y que todos han de tenerles respeto. Además, Alex en todo momento intenta demostrar que él es el líder de su grupo, y que tiene poder para serlo.

Cuando realizan sus actos vandálicos, aunque a veces no piensan las consecuencias, siempre buscan una seguridad (de la que habló Horney) ya que cuando comenten sus delitos, buscan siempre personas que sean más débiles, contra quienes vayan seguro a salir victoriosos.

Respecto a los factores sociales, Cooley desarrolló la idea de los espejos, reflejo de los demás. Quizá es así como surgieron las conductas de estos chicos, ya que es posible que en su infancia presenciaran actos de violencia, que han participado en la construcción de sus personalidades.

En este caso, de un modo metafórico, triunfaría lo dionisiaco sobre lo apolíneo, ya que estos chicos no valoran lo intelectual, sino que se dejan llevar por sus pasiones (o pulsiones, como diría más adelante Freud) sin ir en busca de la razón ni el pensamiento.

Ya en el siglo XX, Kelly dijo que en roles distintos, se pueden tener personalidades distintas, lo que puede llevar a conflictos emocionales. Esto es quizá lo que le pasaba a Alex a veces, en su conflicto interno entre sus compañeros y, por ejemplo, sus gustos musicales, que él resolvía bastante bien, separando simplemente una cosa de la otra, y dejando cada cosa para un momento diferente.

- Comentario personal:

Alex y sus compañeros toman drogas frecuentemente, lo que les lleva a tener esos comportamientos violentos principalmente contra personas, sólo para divertirse, sin ningún tipo de moral que rija su comportamiento. No tienen razones para llevar a cabo este comportamiento, pero tampoco normas molares lo condicionen. No tienen unas metas en su vida, pero al estar exentos de toda moral, pueden hacer lo que les apetezca, y descargar su violencia contra todo lo que se les presente. Además, nunca quedan completamente satisfechos, y al día siguiente volverán a cometer actos de violencia.

Las razones de esta actitud, parece ser una respuesta a la sociedad en que viven. También influye por ejemplo el ambiente familiar de Alex, en el que sus padres tienen su vida, y no se preocupan de la vida de su hijo.

No cabe duda de que estos chicos carecen de toda moralidad, pero también resulta bastante inmoral el proyecto de reinserción al que es sometido, ya que le hacen relacionar las escenas de violencia con el dolor que sufre, que en realidad es provocado los que están realizando la experiencia. Pretenden conseguir una reforma social, pero lo hacen usando medios inhumanos.

Cuando Alex vuelve a estar en libertad, se da cuenta de que el mundo no ha cambiado, sino que es tan repugnante como era antes.

La obra nos presenta un mundo sin sentido ni moral, y con la violencia como respuesta a este mundo.

LA NARANJA MECÁNICA