La muerte de Iván Ilich; León Tolstoi

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Realismo ruso. Narrativa rusa. Novela realista. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Rodrigo Medel Salas
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Lengua y Cultura Gastronómica Italianas
UNED
Cuando se habla de Italia una de las primeras ideas que nos vienen a la cabeza es, sin duda, su indiscutible...
Solicita InformaciÓn

Humanidades (Título Propio)
Universidad Católica de Ávila
Si eres un apasionado de la historia, tienes la oportunidad perfecta de convertirte en un experto en ello y además...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Instituto Nacional

La Muerte de Iván Ilich

Curso: 4°A Humanista

Asignatura: Castellano

LA MUERTE DE IVAN ILICH

¿Por qué la novela presenta una imagen de la muerte final de su personaje homónimo, visión de muerte enriquecida por la perspectiva vista tanto por sus familiares, amigos, etc, como la entregada por el mismo Ivan Ilich, se concluye por parte del narrador que “La historia de Ivan Ilich era de lo mas simple y ordinaria y de lo mas espantosa”.

Al analizar detenidamente esta interesante pero a la vez triste obra, nos damos cuenta de que nuestro personaje principal es atrapado por el fantasma de la muerte, que sin lugar a dudas, no le entregara ninguna posibilidad de vida.

Ivan Ilich, ya enterado de su enfermedad, rechaza por completo la idea de que su padecimiento le vaya a conducir a la muerte, no ve posible que este hecho afecte directamente a su persona, que ha sido siempre una vida intachable y perfecta, pero sí lo acepta en los demás que nunca han conseguido los logros que él a lo largo de su vida ha conseguido. Se ve envuelto en un estado depresivo, que lo lleva a catalogarse como un inútil al no poder realizar, siquiera las necesidades mas básicas. Busca consuelo y apoyo en este momento duro de su vida, y solo cuenta con su sirviente que lo trata de una forma humana y se apiada de el.

Entonces, podemos ver que el personaje Iván Ilich, demuestra una negación total, al hecho de no querer aceptar su realidad de “enfermo terminal”, sin embargo siente la necesidad de buscar el apoyo necesario que lo lleve a sobrellevar esta etapa de su vida.

No bastándole lo anterior, Iván Ilich es invadido por una sensación de furia y enojo, que le hace criticar a todo el mundo exterior que lo rodea. Ningún cercano es capaz de darle el consuelo espiritual y el amor le hace falta, no olvidemos que ahora mas que nunca necesita el amor y cariño de las personas que ama, cosa que lamentablemente no se demuestra o sencillamente no ocurre. A pesar de que su estado empieza a empeorar cada vez mas, sus familiares no le dan ni la mas mínima importancia.

La depresión que ahoga a Ilich se vuelve insostenible, el deseo de que el calvario de su muerte desaparezca se vuelve inminente, prefiere aislarse, huir de toda compañía que le recordara el duro sufrimiento de su agonía.

El estado en el que se encuentra Iván, lo hace repasar todos los momentos felices que ha vivido su vida, un racconto extenso, deseando volver atrás y revivir aquellos tiempos de buena salud y bienestar sentimental. Cabe destacar, que desde el comienzo de su enfermedad Iván Ilich ha experimentado fundamentalmente dos estados de animo que lo marcan durante toda la historia: La esperanza de una curación, y la espera del desenlace fatal.

En su agonía, el sufrimiento es el estado que predomina en Ivan Ilich, llegado ese momento el protagonista acepta que su destino ya es inmutable y se da cuenta de que todo es resultado de haber vivido en un entorno de falsedad y pero aun, se avergüenza de haber participado en ello.

A medida que el final se acerca, y los dolores y sufrimientos se incrementan considerablemente, Iván lucha para no morir con el convencimiento de que su vida ha sido un fracaso. Finalmente logra la paz que buscaba, al comprender que no podía prolongar el sufrimiento de su hijo que lo veía morir ni el de su propio ser.

En esta novela queda muy claramente visionadas los estados por los que debe experimentar el enfermo, en el crudo proceso de la agonía o camino hacia la muerte y el enorme peso psicológico que en ocasiones tienen que soportar los alicaídos, al verse incomprendidos en su calvario y desprovistos de todo apoyo emocional.

“La historia de Ivan Ilich era de lo mas simple y ordinaria y de lo mas espantosa”, no cabe ni la menor duda. Incluso podemos hacer una comparación con la sociedad actual, específicamente la nuestra, ya que Tolstoi realiza una dura critica al sistema de salud de finales del siglo XIX, ya que en su visita al medico, el facultativo demuestra superioridad con respecto al enfermo, incluso se hace marcada alusión a las largas esperas y las preguntas innecesarias de respuesta evidente. Hechos que hasta el día de hoy se viven en nuestra sociedad del siglo XXI entonces yo me pregunto si realmente hemos evolucionado positivamente, o solo los bienes capitales son los que importan.

La historia es simple y ordinaria, ya que muchos hombres presentan la misma situación aunque solo varia el matiz de la enfermedad, y es cotidiano saber lo lento que es la salud.

Es espantosa, claro que lo es. El constante sufrimiento del hombre, la soledad que rodea al enfermo, el olvido de sus familiares, y de los que se dicen llamar “amigos” es incomprensible. Se dice que uno se da cuenta del amor que siente por los seres queridos cuando ya no están, lo extrañamos cuando no lo tenemos, pero mientras existe lo abandonamos ¿quién explica eso?.

¿Cuantos casos conocemos similares al de Iván Ilich en nuestra sociedad?, en mi caso podría escribir varios capítulos en relación similar con la novela de Tolstoi.

Pero sin embargo, puedo asegurar que nunca podremos demostrar el verdadero amor y cariño que le tenemos a nuestros seres queridos, y que otras “muertes de Ivan Ilich” se irán repitiendo a lo largo de toda la historia que se nos viene. Recordemos que uno ama en vida no en muerte, entonces aprendamos a valorar lo que tenemos y lo que realmente queremos. ¡¿Hasta cuando seguirá la insensibilidad humana?! Recapacitemos de una vez.