La momia que me amó; Emilio Calderón

Literatura española del siglo XX. Narrativa infantil y juvenil. Argumento. Personajes. Género literario fantástico

  • Enviado por: KAREY
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

TRABAJO DEL LIBRO LA MOMIA QUE ME AMÓ

1) CONOCIMIENTO DEL LIBRO

Título ! La momia que me amó
Autor ! Emilio Calderón

Editorial ! Anaya

Colección ! Espacio Abierto
Colección dirigida por ! Norma Sturniolo
Lugar y fecha de aparición ! Madrid 1998
Diseño y cubierta ! Manuel Estrada

Páginas totales ! 143

Páginas de la historia ! 127

Impreso ! en artes gráficas Palermo, S. L., impreso en España

Dedicatoria ! `'Tú existirás por millones de millones de años. Libro de los muertos. A Marta Blázquez.''

Capítulos ! 18

Biografia del Autor ! Emilio Calderón nació en 1960, en Málaga. Es licenciado en Historia Moderna y trabaja desde hace 5 años en la editorial Cirene, de la que es fundador. Ha sido gerente de una empresa de teléfonos y actor en sus ratos libres. En 1980 estudia cine en el Taller de Artes Imaginarias y se aficiona a la fotografía. En 1985 ordena y cataloga parte de la biblioteca del Museo Arqueológico Municipal. En 1990 trabaja como documentalista en un proyecto de reconstrucción de la fortificación de Melilla, bajo la dirección dek arquitecto Javier Vellés. Tiene varios libros publicados, algunos de gran éxito como Historias de las grandes fortunas de España. En la colección Espacio Abierto ha publicado Con los animales no hay quien pueda y Retrato de un detective enamorado.

2) CONOCIMIENTO DEL CONTENIDO DEL LIBRO

Capítulo 1;

Andrés tenía gran interés por las momias y por los faraones. Va a ir a una excursión con su clase al Museo Arqueológico Nacional. Andrés, con 15 años 6 meses y dos días, estaba nervioso por la visita al museo y no sabía que estaba predestinado.

Capítulo 2;

Nunca había visitado Egipto ni ningún lugar relacionado con la egiptología, pero le encanta la egiptología. Su padre es arqueólogo. Andrés tocaba el piano y su madre también era amante de la música. En ese momento, su padre le mostró una fotografía de una pareja intentándose besar, era su amigo Andrés Patarroyo y la momia de Sothis. En el museo, Andrés, visitaría un sarcófago que estaría vacío, pero el padre, le contó, que antes estaba ocupado por la momia de Sothis que desapareció cuando él visitó el Museo Arqueológico Nacional, lo que despertó su interés por la arqueología. Andrés, creyendo que es una broma, le sigue la corriente al padre. El padre le dice que toda esa historia estaba contada en un bloc de su amigo Andrés Patarroyo. El abuelo y el padre de Andrés Patarroyo descubrieron el sarcófago de Sothis, en las profundidades del río Nilo, lo cual se hicieron famosos. A la vez que la momia desapareció en el museo, Andrés Patarroyo también desapareció misteriosamente. Entonces 4 años más tarde, el padre de Andrés (el niño), recibió el bloc de notas de su amigo y se lo entregó a la policía, pero ésta no le ayudó. El bloc de su amigo solo lo pueden leer las personas que conozcan los misterios que esconde la civilización egipcia. Andrés se encerró en su cuarto.

Capítulo 3;

El bloc cuenta que Andrés Patarroyo se montó en el autobús para ir al Museo Arqueológico Nacional de Madrid y Benítez le estaba molestando. El autobús tardó 10 o 12 horas. Pasado esas horas se instalaron en un hostal, en el que había una mujer. Al día siguiente realizarían la visita al museo. Su profesor de Historia le cedió la habitación a Andrés Patarroyo, donde contaba historias de faraones a sus compañeros, cuando hubo un apagón que duró hasta la mañana siguiente. Durante ese apagón se quedaron todos helados debido a que estaba contando una historia de miedo de faraones. Encendió velas y cuando se reflejó en el espejo, vio a un hombre adulto, cuando él solo tenía 15 años, pero apartó la vela y vió un rostro ovalado de una muchacha que recordaba a la imagen que él soñó cuando estaba en el autobús. Debido a esto apagó la vela, pero la vela no se apagó tras soplar y soplar y asustado, se refugió en la cama. Estando en la cama, vio a la mujer que estaba en el espejo, gesticulando con la boca, pero no escuchaba lo que quería decir. Y tras averiguar lo que decía dijo `'Yo existo''. Andrés Patarroyo III, estaba asustado y se agazapó. Paso la noche hasta que vino a despertarlo el padre de Andrés y se dispusieron a ir al museo. En el museo estaban visitando las salas hasta que le tocó ir a la sala egipcia, donde toda la clase se puso alrededor del sarcófago de Sothis. Cuando Andrés Patarroyo estaba leyendo la inscripción tallada en piedra en el sarcófago de Sothis, hubo un apagón. Los niños de su clase se estaban peleando con Andrés Patarroyo por que pensaban que Andrés Patarroyo tenía la culpa de los apagones, lo cual era cierto pero él aún no lo sabía. De repente se escuchó como la urna estalló en 1000 pedazos. Por eso, vino la policía y comenzó a interrogar lo que ocurrió. Por temor, anticiparon el regreso a casa. En verano, el padre de Andrés se fue de viaje a la montaña con sus padres. Hasta que una tarde de Julio empezó a ver el rostro que vio en el autobús en todas partes. Todos los días y en todas partes. El verano prosiguió su curso y siguió viendo el rostro en todas partes, pero acabó por ser una costumbre. Acabó el verano y comenzó un nuevo curso. En esa clase había caras nuevas, pero faltaba el padre de Andrés, que había cambiado de colegio. En esas caras nuevas se incorporaron 6 niñas, entre ellas, había una que se llamaba Siria Mumilla.

Capítulo 4;

Entonces en el bloc de Andrés Patarroyo cuenta que va a hacer un descanso, entonces Andrés también lo hace y se dispone ha hacer la prueba de la vela, aunque lo hizo con la luz encendida y lejos de un espejo, pero, atención, hubo un apagón. Y corrió por el pasillo hasta chocarse con su padre. Andrés, le preguntó a su padre que como tocaba el piano Andrés Patarroyo, pues aparte de llamarse igual, compartían la misma afición. Andrés se fue a cenar con su madre, su padre, su hermana y el novio de su hermana. El tema de conversación era del machismo, por parte de la hermana. Andrés tuvo que fregar los platos, mientras el bloc de Andrés Patarroyo le esperaba abierto de par en par y con la vela encendida.

Capítulo 5;

Continuando con la lectura del bloc de Andrés Patarroyo: El primer día del nuevo curso fue como un juicio final, porque Siria no paraba de mirar a Andrés a la nuca. Su cabello era oscuro, sus labios de un rojo intenso, es decir, era de una simetría perfecta. Benítez dijo que era árabe. Pocos días después Andrés se convirtió en un enfermo. Siria no paraba de tocar en las puertas del corazón de Andrés Patarroyo. Andrés se puso enfermo. Lo visitaron médicos y estos les diagnosticaron todo tipo de enfermedades. Pero Siria fue a visitarle y le dio un fuerte abrazo que le paró el corazón. Con su visita Andrés recuperó la respiración. Siria lo sabía todo sobre Andrés. Después de la visita de Siria, la odió sin motivo. Cuando volvió a clase, vio la situación que había, todos sus compañeros estaban embrujados por el encanto de Siria. Doña Flora, la profesora de Lengua de Andrés, fijó un examen de Lengua para el próximo día. Comenzó a escribir el examen de manera rápida y rellenando hasta 6 folios, hasta llegar doña Flora a pensar que se estaba copiando. Andrés se giró y vio en la sonrisa de Siria, el ojo de la momia de Sothis. Benítez le amenazó a Andrés porque Andrés hablo con Siria, la cual le gustaba a Benítez. Doña Flora le puso a Andrés un sobresaliente. Pasado un tiempo, Patarroyo empezó a prepararse el próximo examen de Lengua, en el que rellenó 6 o 7 folios, en el que le salió muy mal. Doña Flora le citó en su despacho para repetirlos ambos de manera oral, de forma que Siria no estaba allí atosigándole. Siria le dijo que despertase, pero Patarroyo no entendía a que se refería. Mas tarde, en su casa había llegado una carta a su nombre, en la cual decía una especie de filtro de amor. Andrés pensó que Siria creía que haciendo eso, se iba a enamorar de ella. Al día siguiente, volvió al colegio y Andrés le dijo a Siria una frase la cual se quedó extrañada y Andrés le dijo que no estaba enamorado de ella. Siria le dijo que si quería jugar que iban a jugar. Efectivamente, Andrés jugó, pero al fútbol. Se ganó a pulso la camiseta con el número 11 y empezó a jugar partidos importantes para él. En una conversación entre Benítez y Patarroyo se dijo que Siria era una bruja.

Capítulo 6;

Andrés se quería convertir en el mejor futbolista. El ritmo cardíaco de Andrés aumentaba en presencia de Siria, aunque él no lo reconozca, estaba enamorado de ella. En los partidos, jugaba muy bien debido a la presencia de Siria. Si la presión pudo con Andrés Patarroyo también pudo con la curiosidad de Andrés, y le preguntó a su padre que si las momias existían. El padre de Andrés le dijo que los egipcios resucitaban y momificaban a sus muertos debido a las resucitaciones. El padre de Andrés le dijo que a los apagones no hay explicación científica, pero estaban relacionadas con los espíritus egipcios, siempre y cuando se creyeran en ellos. El padre le dijo a Andrés que no preguntara tanto y terminara de leer el bloc y después volverían a hablar. Andrés piensa que Andrés Patarroyo confundía a Siria con la momia de Sothis debido a todo lo que le había pasado. Andrés se dispuso a continuar la lectura del bloc.

Capítulo 7;

Después de una humillación en el fútbol, Andrés Patarroyo le dijo a Benítez que siguiera a Siria a todas partes para quedarse con sus aficiones y poder ligar con ella. Si Benítez conquista a Siria, Andrés se quitaría un peso de encima, pero si no la conquista, la información obtenida le serviría de utilidad debido a que a él le gusta ella. Cuando Benítez seguía a Siria por medio de un parque, cuando caía la noche, ésta desaparecía misteriosamente. Debido a esto, tuvimos que ingeniarnos con otra idea, la cual, pensamos introducirnos en los archivadores del colegio para buscar la información de los datos de Siria, pero claro, no salió bien y mi familia me castigó con tareas domésticas. Pero además tuvo que aguantar las visitas de Siria por las noches en sueños, hasta se llegó a convertir en una pesadilla. Un compañero de la clase de Andrés le hizo una fiesta porque expulsar, era motivo de fiesta. En esa fiesta Patarroyo, aconsejó a Benítez de que saliera a bailar con Siria. Patarroyo esperaba que Benítez besara a Siria para demostrarle que ganaría, pero en ese momento hubo un apagón y Benítez se cayó al suelo. Entonces Patarroyo se hizo un sinfín de preguntas. Cuando Patarroyo llegó a su casa se encontró un libro abierto llamado la momia de Palgrave, la cual estaba subrayado un párrafo en el que decía la transformación de la protagonista en una momia. Lo que le hacía pensar a Patarroyo que Siria se había convertido en una momia. Patarroyo bajó las escaleras para ir a hablar con su padre, su padre estaba en la biblioteca y cuando Patarroyo iba a entra el padre empezó a leer un párrafo de la novela de `'La joya de las 7 estrellas'', lo cual eso era un mensaje para él y el padre sabía que Patarroyo estaba en la puerta esperándole, toda una casualidad. El abuelo, el padre y Patarroyo estuvieron discutiendo de que sí que podía existir Sothis, pero que Serdna no porque se hundió en las profundidades del río Nilo. Para los egipcios era necesario conservar el cuerpo de la momia para poder reencarnarse el alma, sin cuerpo no es posible la reencarnación. El abuelo de Patarroyo le dijo a Patarroyo que escribiera la historia de las momias en forma de novela y asín se ganaría el mérito. Y Patarroyo le dijo que no, que preferiría ser arquitecto. Además a Patarroyo no le convencía la idea de que Siria fuera la momia Sothis, porque no tendría sentido que estuviera todo el día detrás de él, a no ser que él fuese la reencarnación de la momia Serdna. Cosa que Patarroyo no consideraba que fuera real. Aquella noche tuvo fiebre debido a lo que le había pasado. Estaba soñando con Siria y le estaba dando besos en una cama dentro una habitación árabe y de repente él estaba desabrochándole la camisa y se dio cuenta de que se estaba dando el lote con una momia. Entonces, como era un sueño, decidió no huir y desató a Siria la venda. Patarroyo se sintió como Sísifo, condenado a tirar de la venda eternamente.

Capítulo 8;

Andrés también se sintió como Patarroyo se sintió en la lectura del bloc, por eso, salió a buscar a su padre, mientras él mismo no paraba de decirle que Patarroyo era el tal Serdna. En el salón se encontró con Rodrigo intentando desabrocharle la camisa a su hermana. Cuando encontró a su padre, éste le dijo que no tenía derecho a juzgar los sentimientos de su amigo Patarroyo. El padre le dijo que si la momia de Sothis se levantó de la tumba era por amor, para buscar a su amado Serdna. Mi padre pretendía convencerme del amor de Sothis, lo cual me convenció.

Capítulo 9;

Al día siguiente, en la clase de Patarroyo no paraba de comentarse lo ocurrido en la fiesta. A los chicos que iban detrás de Siria, les dejó muy claro que ella era inaccesible, pero a los chicos lo que les ocurrió fue que las disputas entre ellos fueran más grandes. Parecían perros rabiosos. Patarroyo rodeo a Siria entre la pared y le preguntó que qué le hizo a Benitez a lo cual ella le respondió que cómo era ella en realidad y por eso se desmayó, porque no le debió gustar. Siria acabó desabrochándole los pantalones a Patarroyo y Siria se fue, de manera que Patarroyo se quedó en la pared con los pantalones bajados. Doña Flora lo expulsó por ser un exhibicionista. Pero Patarroyo se vengaría de ella. Patarroyo quería que Benítez y Siria cenaran juntos para que Siria se llevara un susto tan grande cómo Benítez, haciendo una momia para la cena. Hizo correr la voz por toda la clase. La broma se realizó y Siria se puso a llorar. Patarroyo salió con Lorena, la hermana de Gili y la llevó al cine y tardo 6 horas su noviazgo. Duró tan poco porque Siria le echó un hechizo a Patarroyo para que la boca le oliera a ajo, para que no saliera bien el noviazgo. La gente del cine se había marchado debido al olor y de repente estaba Siria detrás de Patarroyo. Siria quería que Patarroyo saliera con él y Patarroyo no. Patarroyo le dice que las momias no le van. Siria dijo que Patarroyo le ponía el corazón rojo, es decir, que a ella, él le enfadaba y a veces querría hasta matarlo. Patarroyo quería que todo volviera a la normalidad y estaría dispuesto a buscar a esa persona con quien lo confunde, incluso le dio su amistad. Patarroyo se iba y ella le dijo que la mente no tenía fronteras.

Capítulo 10;

Andrés estaba de acuerdo con Patarroyo, pero también estaba de acuerdo con Siria porque soñar es el pilar de la vida. Cuando estaba leyendo el bloc de Patarroyo, esperaba encontrar el plano de una de sus tumbas. Después de todo Patarroyo no era un arqueólogo de verdad yo esperaba seguir los pasos de mi padre y encontrar el tesoro de Patarroyo. Yo pensaba que el milagro de la resurrección de Siria no era posible debido al tipo de embalsamar a las momias, los egipcios. Entonces Andrés pensaba que Siria, tuviera el poder de desenvolverse sin hígado y sin cerebro, de modo que el doble o ka le permitiera no estar con sus órganos originales. Pero Andrés no se creía eso de vivir sin órganos originales.

Capítulo 11;

Patarroyo dijo que la venganza era fría, pero lo que no sabe es que lo del ajo del aliento era solo un plato de aperitivo. Siria se vengaría y encantó a Patarroyo. Los compañeros de la clase están comiendo en un bar. Patarroyo se enamoró de Siria (tras el encanto) y le dijo a Benítez que no tenía lo que había que tener para pegarle un puñetazo pero éste se lo pegó y le devolvió a la normalidad. Después de las vacaciones, vino un motorista a traerle un paquete a doña Flora pero Patarroyo lo cogió por ella, pero era un paquete trampa. Lo abrió y la señorita se convirtió en un cactus (metafóricamente). El paquete contenía 10 o 15m de vendas y un muñeco de michelín idéntico al del examen.

Capítulo 12;

Patarroyo decidió alejarse de Siria y del ambiente del colegio, incluso cambió de imagen. Seguía dando clases de piano en el conservatorio e incluso se introdujo en una banda de rock sinfónico. Con motivo de los carnavales fueron contratados para tocar. Patarroyo pensaba que su grupo era buenísimo debido a que todos tocaban en el conservatorio. Cuando estaban tocando rock, la mano inconscientemente le contradijo y en vez de tocar una pieza de rock, tocó una obra clásica, lo cual parecía disfrazado de tomate, debido a la vergüenza. Que ingenuo era Patarroyo, como dudó de que Siria estaba allí, en la fiesta de carnavales, vestida de momia, la cual sería la protagonista de su fallo con el piano. Patarroyo quería matarla, e incluso pensó que aparecería la momia de Sothis tras su muerte. Pero lo que consiguió fue un rodillazo en la entrepierna.

Capítulo 13;

Siria dejó el colegio. Por fin, Patarroyo sería feliz, otra vez con una vida normal. A pesar de ser lo que quería, no se sentía tan bien. Patarroyo pensaba que estaba enamorado de Siria y por eso se sentía vacío. Patarroyo volvió a decaer, empezó a no estudiar, no salía a la calle, se sentía solo… Empezó a hablar egipcio en sueños, gritaba el nombre de Sothis…Los familiares de Patarroyo empezaron a preocuparse por lo que hacía. Lo llevaron al médico y éstos le diagnosticaron un trastorno mental y cuando Patarroyo estuvo a punto de revelarles lo que de verdad le ocurría, cambió de opinión…de ser así lo encerrarían en un manicomio de por vida. Patarroyo estaba cada vez más convencido de que él era el tal Serdna y de que Siria era esa tal Sothis. Patarroyo comenzó a cambiar, más interiormente que exteriormente, se volvió como el hombre al que vio al principio de la historia en el espejo, y su habitación estaba sellada como un sarcófago. Patarroyo, leyendo el periódico con su abuelo, leyó un artículo de un violador del parque por donde pasaba Siria que decía: `Era una momia, lo juro…'. Esto despertó su interés por Siria. Entonces, Patarroyo ideó una estrategia con su abuelo. Empezó a contar que esa locura que supuestamente él tenía era porque estaba enamorado de Siria y por eso se argumento de la historia de Sothis y Serdna, porque es una historia de amor como a él le hubiese gustado que fuese la suya. Entonces su abuelo le ayudó y le consiguió la dirección de la casa de Siria. Patarroyo sólo se conformaba con saber que Siria tenía una de esas casas para señoritas en las que había una gobernanta con bigote, pero en la que Siria hacía lo que se le venía en gana por mucho que le dijera la gobernanta. El reencuentro entre Siria y Patarroyo fue: Patarroyo se dejó caer por su casa y ella no estaba, entonces la esperó en la puerta. Cuando ésta llegó le arreó una bofetada, que dijo ella que era por idiota. Entonces Patarroyo comenzó a preocuparse por el día a día. Entonces Siria se dedicó a recordarle hechos de la vida pasada de Patarroyo, o mejor dicho de Serdna. Ella le contó que era un caso excepcional debido a que las momias no suelen resucitar, sino que los egipcios creían en la reencarnación. El reencuentro entre Sothis y Serdna fue de 3500 años, conservando su amor durante siglos. Patarroyo le preguntó si no era demasiado pronto para estar casados y tener 1 hijo y Siria le contestó que ella era núbil desde los 14. Patarroyo le preguntó por cómo era su casa, y Siria le dijo que tenía palmeras y papiros en el exterior. Patarroyo no conseguía recordar y Siria le dijo que cerrara los ojos, cuando este los abrió se encontró a Siria convertida en una momia y sentada al lado suya tan normal. Siria le dijo que ella fue momificada con las sábanas de lino se su cama, y se las enseñó para que se acordara mejor. Una noche, Benítez estaba paseando por el parque en busca de recuerdos de cuando estaba con Siria, justo cuando ella y Patarroyo estaban sentados en el parque discutiendo. Lo único que se le ocurrió a Patarroyo fue coger a la momia y hacer como si la besase para que Benítez no se diera cuenta de lo que sucedía. Entonces Benítez le dijo que qué hacía con una momia y Patarroyo le contestó que su padre le había encargado llevarla a casa. Benítez le quería ayudar a llevarla porque le hacía ilusión y Patarroyo le dejó. Benítez la trasladó hasta el autobús y la montó. La gente bajó del autobús tan rápido como pudo. Benítez y Patarroyo bajaron del autobús debido a que no había conductor, se había dado a la fuga, y se subieron en un taxi. El taxista los echó cuando se dio cuenta de que lo que tenía en el taxi era una momia. En la acera, se dirigieron a un banco, Siria y Patarroyo donde empezó a llover. A veces quedaba con Siria en cafeterías, donde devoraba toda la comida con la excusa de que lleva 3500 años sin comer. Siria y Patarroyo se disponían a marcharse y cuando Patarroyo le dijo de pagar, Siria le dijo que no hacía falta, que ella se metía en las cabezas de la gente y que hacía de cambiar de opinión lo que no le gustaba. Entonces Patarroyo le preguntó que por que no se metió en su cabeza para convencerlo de que se enamorara desde el primer día de ella y ésta le dijo que el amor no depende de la cabeza, sino del corazón. Más tarde fueron a bailar a la discoteca. Un día, Patarroyo, para conocer las intenciones de Siria, en plan broma le dijo: `Bueno qué, ¿piensas esperar otros 3500 años para besarme?'. Ella contestó: `¡Pero si no he hecho otra cosa desde que empezamos a salir juntos! Y es que antes, los egipcios se besaban juntando sus narices. Patarroyo introduzco a Siria en el mundo del beso griego.

Capítulo 14;

Cuando entró mi madre al dormitorio me preguntó si había terminado de leer. A Andrés le quedaban 10 o 12 páginas por terminar el bloc, se hacía tan interesante que no podía dejar de leer. Para Andrés, Andrés Patarroyo era un simple enamorado y un soñador. Andrés le preguntó a su madre si ella volvería con su padre después de 3500 años, como lo hizo Sothis y Serdna y su madre le respondió que no, porque la vida ocupa un tiempo determinado.

Capítulo 15;

Siria y Patarroyo quedaron en su casa como una cita, todo era perfecto hasta que el abuelo de Patarroyo llegó peleándose con la verja. Siria se escondió en el estudio-laboratorio para que el abuelo no la viese. Cuando Patarroyo vio que el abuelo entraba en el estudio para hacer su trabajo, éste se dispuso a hablarle como un loco enamorado para distraerlo. Más tarde volvió al colegio pero lo hizo de la mano de Siria. Hicieron su relación pública. A Benítez no le sentó bien lo de la relación y amenazó a Patarroyo con decirle a Siria que la otra noche estaba él besándose con una momia. Benítez no aguantó más y se subió en una tarima y dijo un royo tan grande sobre el amor que nadie se enteró de nada.

Capítulo 16;

Patarroyo se sentía eterno con el amor. Hubo una razón que temía de dudas a Patarroyo, de que la felicidad con Siria acabase mal, pero no la confesó. Ésta frase confiesa: `'Yo soy ella, y ella soy yo''.

Capítulo 17;

Andrés, al cerrar el cuaderno de Andrés Patarroyo, se sintió igual que él cuando Siria se esfumo de su vida. Andrés pensaba que el amigo de su padre sufría un trastorno de la personalidad. Digamos que la fotografía era la coartada de Patarroyo. La hora de la excursión de Andrés se acercaba. Andrés lo preparó todo, se metió en la cama y cuando se dio cuenta, estaba la vela que había dejado al principio de la lectura encendida. Sopló con todas sus fuerzas pero no se apagó, entonces se refugió en su cama. Entonces le echó la culpa a su padre, por tal de no encontrarle sentido a la vela. Andrés volvió a coger el cuaderno y le echó un vistazo a la letra, llegando a pensar que su padre podía haber escrito ese bloc y no Patarroyo, pero desechó la idea por que la letra no se parecía en nada a ninguna letra de nadie de su familia. Pero no descartó que fuese Rodrigo, el novio de su hermana. Pero tras pensar y pensar se le fue la vista hacia la sombra de la vela, la cual hizo el dibujo de la figura de un hombre y una mujer. Entonces Andrés gritó.

Capítulo 18;

Cuando Andrés volvió a abrir los ojos, estaban sus padres con él, y su hermana en la puerta. Andrés tuvo una pesadilla, estaba ablando en egipcio. Sus padres intentaron de calmarlo. Andrés estuvo toda la noche con un cóctel de imágenes chocando en su cabeza. Soñó de nuevo con que él era el niño que tenían Siria y Patarroyo... hasta que una voz le decía despierta, despierta,…era su madre.

Capítulo 19;

Andrés desayunó. Y a la mesa, se acopló Rodrigo, que la casa de su novia era como el paraíso para él. Después del desayuno era hora de los consejos. Y su padre, en vez de consejos, se disculpó por haberle afectado tanto la lectura de su amigo a Andrés.

Capítulo 20;

Andrés, ya montado en el autobús, decidió hablar con las momias de sus compañeros, debido a que nadie hablaba. Andrés les contó a sus compañeros la historia de la momia del Titanic, pero lo único que izo con esto fue hablar a sí mismo en voz alta. Cuando llegaron a Madrid, Andrés se dejó llevar por Frutos y Caballero, que le llevó a rodar por las calles y los antros de la capital. Cuando Andrés concilió el sueño, se vio en una casa con Serdna y Siria y paseando por La Ciudad. Andrés, en su sueño, caminaba durante horas hasta llegar a una casa donde vivía el habitante de la Gran Casa. Andrés preguntó que dónde estaba y alguien de su sueño le dijo que estaba en el centro del mundo, Tebas. A Andrés le despertó Frutos diciéndole que estaba ablando otro idioma, era el egipcio. Andrés pensaba que bloc de Patarroyo se había apoderado de él, que todo lo que le sucedía a Patarroyo le sucedía a él.

Capítulo 21;

Andrés se refugió en Frutos y Caballero cuando llegó la hora de visitar el sarcófago de Sothis. Cuando Andrés empezó a leer la traducción de la inscripción que el sarcófago tenía labrada en un costado cuando Caballero tiró el pedestal. Entonces cuando Andrés leyó la traducción había una palabra que distinguía con facilidad que era SERDNA, que dándose cuenta ahora, leída al revés era ANDRÉS, su nombre. Andrés se fue al lavabo a refrescarse la cara. Se sentó a pensar sobre su persona y se quedó dormido. Cuando se levantó se dio cuenta de que se había echo de noche y el museo estaba tan oscuro y solitario que pensó que se habían olvidado de él. Empezó a escuchar ruidos extraños y comenzó a correr de una sala a otra hasta llegar a la sala egipcia, dónde vio a Siria y Patarroyo con sus linternas y sus trajes d vigilantes nocturnos en torno al sarcófago vacío de Sothis. Andrés supo que eran ellos debido a las sombras que proyectaban en la pared, que eran idénticas a las proyectadas por la vela de su cuarto. Recordando al narrador de la historia, que se quedaba dormido en los pupitres del museo…eso me hizo pensar que Siria y Patarroyo siguieron el modelo de la novela para esperarme A MÍ, el pequeño Serdna = Andrés, el hijo de ambos. ¡Una reunión familiar! Entonces era una cuartada perfecta, la frase de Patarroyo y Siria de `solo seremos felices cuando nos reunamos con nuestro hijo', hizo que enviar misteriosamente el bloc a la casa de mi padre, cayera en manos de toda mi familia engañándolos a todos hasta llegar hasta mis manos y así poder encontrarme con ellos. Sothis y Serdna y su hijo Serdna eran la familia. Sothis me dijo al oído `¿Andrés?'. Y de repente se consumó. Y dijo: `¿Me reconoces ahora?'. Las próximas 5 horas hablaron de lo sucedido los últimos 3500 años hasta ahora. Pero fue el destino lo que le trajo hasta allí, pero también fue el destino lo que le dio la familia que tenía en la realidad. Andrés no renunciaría a su familia actual, porque al igual que el destino le labró el pasado, también le labró el presente. Andrés se volvió por donde había venido, con su familia actual.

FIN

3) CONOCIMIENTO DE LOS PERSONAJES

Andrés personaje protagonista, que le fascina la egiptología. Tiene 15 años, 6 meses y dos días. Andrés toca el piano. Es un niño inquieto e impaciente por descubrir cosas nuevas por la egiptología. Viste con ropa de la actualidad. Se relaciona con sus compañeros de clase, con su familia y se adentra en el mundo de la egiptología (libros, historias,…) Es el hijo de Serdna y Sothis pero reencarnado en otro cuerpo adolescente de 3500 años adelante.

Padre de Andrés arqueólogo, amigo de Andrés Patarroyo III. Es el que le pasa el bloc a su hijo para que lo lea, lo cual que si no lo hubiera echo no hubiera pasado toda la historia. Personaje principal.

Madre de Andrés amante de la música y madre atenta a sus hijos que aconseja y se preocupa por sus hijos. Personaje secundario.

Andrés Patarroyo III Protagonista de la historia, amigo del padre de Andrés. Es el niño que se enamora de Siria y hace 3500 años era esposo de Sothis del que 3500 años después se la vuelve a encontrar y se vuelve a enamorar perdidamente de ella. Después de volver a conseguir a su amada intenta de reencontrar a su hijo para conseguir la completa felicidad. Antes era llamado Serdna. Personaje protagonista. Y era militar de la corte de Amenofis III.

Momia Sothis momia, mujer de Serdna, su esposo. También llamada Sopdet, diosa de las aguas y se personificaba de la estrella Sirius. Sothis es el mismo nombre que Siria. Siria era la reencarnación de la momia Sothis en una niña adolescente en 3500 años adelante en el tiempo, que busca a su amado y lo encuentra y tras conquistarlo de nuevo buscan juntos a su hijo para su completa felicidad, el cual encuentran pero no vuelve con ellos. Vestía con vendas como una momia cuando se transformaba, pero con ropa de la actualidad cuando era Siria. Personaje protagonista.

Andrés Patarroyo I, Abuelo de Andrés Patarroyo II descubrió, junto con su hijo, el sarcófago de Sothis. Era arqueólogo. Personaje secundario.

Andrés Patarroyo II, Padre de Andrés Patarroyo III descubrió, junto con su padre, el sarcófago de Sothis. Era arqueólogo. Personaje secundario.

Benítez compañero de clase de Andrés Patarroyo III, enamorado de su nueva compañera de clase la momia Sothis, mejor dicho, Siria. Personaje principal.

Rómulo compañero de clase de Andrés Patarroyo III y hermano de Remo, tiene modales de centurión y letrado. Personaje secundario.

Remo compañero de clase de Andrés Patarroyo III y hermano de Rómulo. Personaje secundario.

Arenas compañero de clase de Andrés Patarroyo III, no se lavaba y daba lustre a su apellido acumulando polvo, roña y otras inmundicias. Personaje secundario.

Don Celestino alias, Pánfilo. Profesor de Historia de Andrés Patarroyo III. Personaje secundario.

Verdú compañero de clase de Andrés Patarroyo III. Personaje secundario.

Berta hermana de Andrés y novia de Rodrigo Rodrigo. Personaje secundario.

Rodrigo Rodrigo novio de Berta y cuñado de Andrés. Personaje secundario.

Doña Flora Profesora de Lengua de Andrés Patarroyo III. Personaje secundario

Gili compañero de clase de Andrés Patarroyo III, que hizo una fiesta en su casa debido a la expulsión. Personaje secundario

Lorena hermana de Gili y novia, durante 6 horas, de Patarroyo III. Personaje secundario

Amenofis III faraón.

Ti o también llamada Tiy, primera esposa del faraón Amenofis III, seguidora de la religión de Amón.

Telita última esposa de Amenofis III, era partidaria del Dios Atón.

Compañeros de clase son Frutos, Marisa Ferrán, Guadalupe, María, Deborah, María Luisa, Rayco, Mario Caballero. Personajes secundarios.

4) CONOCIMIENTO DEL AMBIENTE

La obra es desarrollada en diversos sitios, los que más predominan son la ciudad actual dónde vivía Andrés; que era una ciudad al sur de España muy normal, con viviendas normales y barrios normales de la actualidad. Había ambiente colegial.

Otro lugar donde se desarrolla la obra es en la ciudad dónde vivía Andrés Patarroyo, que era una ciudad de la actualidad de hace 40 años, con barrios sin perturbaciones ni nada fuera de lo normal, con ambiente colegial.

Otro lugar donde se desarrolla la historia es en Egipto, a las afueras de Tebas, hace 3500 años atrás. Había una casa, delante de ella hay un jardín, con un estanque con lotos y papiros, rodeado de acacias y palmeras. La cama de matrimonio de la casa, tenía las sábanas de lino.

5) GÉNERO LITERARIO

Fantástico

6) PASAJES MAS BELLOS DE LA OBRA

Cuando Siria está describiéndole a Patarroyo cómo vivían y cómo era su casa de hace 3500 años atrás.
Cuando al final están en el museo de noche y se encuentran con su hijo.

7) PALABRAS DUDOSAS E INTERESANTES

Estanco Dicho de los compartimentos de un recinto: Incomunicados entre sí.

Hermetismo Impenetrable, cerrado, aun tratándose de algo inmaterial.

Precursora Que profesa o enseña doctrinas o acomete empresas que no tendrán razón ni hallarán acogida sino en tiempo venidero.

Sarcófago Sepulcro.

Pernoctar Pasar la noche en determinado lugar, especialmente fuera del propio domicilio.

Ápice Parte pequeñísima, punto muy reducido, nonada.

Tunanta Pícara, bribona.

Agazapado Agacharse, encogiendo el cuerpo contra la tierra, como lo hace el gazapo cuando quiere ocultarse de quienes le persiguen.

Subyugantes Avasallar, sojuzgar, dominar poderosa o violentamente

Coleto descaro

Carraspear Emitir una tosecilla repetidas veces a fin de aclarar la garganta y evitar el enronquecimiento de la voz.

Quimera Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo.

Núbil Dicho de una persona y más propiamente de una mujer: Que está en edad de contraer matrimonio.

Ajuar Conjunto de muebles, alhajas y ropas que aporta la mujer al matrimonio.

Efímera pasajero de corta duración

Jaspe Piedra silícea de grano fino, textura homogénea, opaca, y de colores variados, según contenga porciones de alúmina y hierro oxidado o carbono.

Doquier en cualquier parte

Profeso Dicho de un religioso, que ha profesado.

Antros locales, establecimientos.

Escudé Dicho de una persona: Valerse de algún medio, favor y amparo para justificarse, salir del riesgo o evitar el peligro de que está amenazado.

Argucia Sutileza, sofisma, argumento falso presentado con agudeza

Pedestal Cuerpo sólido, de forma cilíndrica o de paralelepípedo rectangular, que sostiene una columna, estatua, etc.

Argüí echar en cara

8) CONOCIMIENTO DEL AUTOR A TRAVÉS DE LA OBRA

El autor es una persona extrovertida y misteriosa. El autor, como el protagonista, busca el sentido a las cosas y se interesa por lo extraño y paranormal.

Mueve su ánimo que sale fuera de sí por medio de los sentidos para buscar el significado de las cosas y darle respuesta a sus preguntas.

9) VALORACIÓN PERSONAL

Sinceramente es una historia que me ha fascinado porque nunca llegué a pensar que toda la historia y todo lo que se va descubriendo era para que Andrés fuese al museo de Madrid para reencontrarse con su madre Sothis y su padres Serdna, nunca me lo hubiese imaginado. Me he quedado alucinada con esta historia, parecía corta pero le he tenido que dedicar bastante tiempo para terminar de comprenderla y enlazar cada personaje en su lugar. En definitiva me ha encantado.