La Metamorfosis; Franz Kafka

Literatura universal contemporánea. Narrativa y novela existencialista fantástica. Existencialismo. Pesimismo. Deshumanización. Gregorio Samsa

  • Enviado por: Ibeany
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad

SINOPSIS

La Metamorfosis es la historia de Gregorio Samsa, quien trabajaba como comerciante en un almacén y mantenía a su familia.
Un día, Gregorio amaneció convertido en un insecto y tenía que salir de viaje a las siete de la mañana, entonces su mamá fue a tocarle a su cuarto para advertirle sobre la hora y Gregorio sólo le dijo que ya estaba listo.
Su mamá se preocupó y más tarde llegó a su casa el Principal del almacén donde Gregorio trabajaba y quería que este saliera de su habitación, pero él no quería hacerlo, le suplicaba que lo esperara en el almacén y que tomaría el tren de las ocho, pero sus padres y su hermana armaron un drama y ya estaban bastante preocupados y extrañados de lo que pasaba con Gregorio, quien decidió, entonces, salir de su habitación, lo cual le costó trabajo al girar la cerradura, pero, cuando por fin pudo lograrlo, todos se admiraron y se pusieron como locos al verlo convertido en un insecto repugnante y feo.
Gregorio, al ser el único que conservaba la calma, dijo que no tardaría en vestirse y recoger el muestrario para enseguida salir de viaje, pero el principal no le hizo caso y mientras se alejaba, Gregorio le pedía comprensión de lo que le pasaba y le pedía que no se fuera, ya que el porvenir de él y de su familia dependía del trabajo en el almacén, pero el principal no decía nada y sólo se dirigía a la puerta. Con mucho esfuerzo, Gregorio logró alcanzarlo, continuó con sus suplicas y nuevamente el principal no le presto atención y se marchó.

Finalmente Gregorio decidió volver a su habitación, pero aún no lograba controlar adecuadamente su cuerpo de insecto y avanzaba con mucha lentitud y trabajo, al llegar a la Puerta, sólo estaba abierta una hoja y como su cuerpo era muy ancho, se atoró y por más que trataba, no lograba entrar en la habitación, su padre, que estaba muy enojado y que lo miraba como la peor porquería que hubiese visto, le dio una patada, que hasta hizo sangrar a Gregorio, para que por fin pudiera entrar en la habitación, y enseguida cerró la puerta. Gregorio se quedó dormido toda la tarde y cuando despertó en la noche le llegó un olor a leche, entonces avanzó a la entrada y encontró un plato con leche y trozos de pan, que su hermana Grete había dejado para él, pero cuando la probó le supo muy feo, entonces se asomo por la puerta y encontró su casa muy tranquila y diferente a como solía estar, luego regreso a donde se había quedado dormido y se puso a pensar en las molestias que podría traerle a su familia mientras estuviera en ese estado y también en cómo podrían mantenerse si no tenía trabajo, eso era lo único que le preocupaba a Gregorio.

Al otro día, la hermana recogió la leche que no quiso beber y en su lugar le llevó sobras de comida, lo cuál Gregorio disfrutó mucho, sobre todo por el hambre que ya tenía, y más tarde su hermana regresó a barrer lo que no se había comido.
Y así, Gregorio diario recibía su comida, en la mañana y de nuevo en la tarde cuando sus padres estaban dormidos. De vez en cuando, oía que en las otras habitaciones comenzaban a conversar, sobre él y sobre el dinero que les hacía

falta, Gregorio se pegaba a la pared para poder escuchar lo que decían y a menudo, las conversaciones que tenían le hacían sentir preocupación y peor aún, lo hacían sentir culpable y que lo que le había pasado era una gran desgracia y un gran peso para su familia y no precisamente para él.

Ya transcurrido un mes, un día en que la hermana entró a limpiar la habitación de Gregorio, como de costumbre, lo encontró mirando por la ventana y al momento se salió y cerró la puerta, entonces Gregorio se dio cuenta que aún después de ese tiempo, su hermana no se había acostumbrado a verlo con el aspecto de insecto, sobre todo porque siempre él estaba escondido debajo del sillón cuando ella entraba y así decidió cubrir el sillón con una sábana para que, cuando entrara Grete o alguien más, no pudiera ver ninguna parte del cuerpo de Gregorio.
Como a Gregorio ya no le animaba mirar por la ventana y que la hermana le llevara de comer y limpiara su habitación, comenzó a entretenerse subiendo por el techo y recorriendo las paredes de su cuarto, aunque los muebles le estorbaban un poco. Cuando su hermana se dio cuenta de que Gregorio no podía trepar las paredes a gusto, decidió sacar todos los muebles, a excepción del sillón, donde Gregorio se escondía para que no lo vieran, entonces le pidió ayuda a su mamá.

Al principio, a la señora Samsa no le pareció una buena idea, pero Grete logró convencerla de que Gregorio se sentiría mejor así. Antes de que entraran al cuarto, la hermana se asomó en la habitación para asegurarse que Gregorio estuviera escondido y después de un rato de estar yendo de un cuarto a otro y cargando muebles, se sentarón un momento a descansar y de repente Grete volteó la cara hacía la pared y vio a Gregorio ahí trepado, se calmó para que su mamá no se diera cuenta y le pidió que salieran de la habitación, pero entonces su mamá ya había visto a Gregorio y empezó a gritar hasta que se desmayó. Grete, muy enojada, le gritó a Gregorio que tuviera cuidado y salió corriendo por unos frascos de medicina para ayudar a su mamá, como estaba muy atareada, se le cayó uno, que al romperse, un pedazo de vidrio cortó a Gregorio, que prefirió salir del cuarto.
En ese momento llegó el señor Samsa y la hermana le explicó lo que había pasado, entonces el padre se enfureció y se dirigió hacía Gregorio y cuando estaba cerca de él, este comenzó a correr y el señor Samsa a perseguirlo, así dieron varias vueltas en el cuarto y de repente, el papá, ya más enojado, empezó a aventarle manzanas, sin atinarle hasta que una le pegó en la espalda, dejándolo inconsciente. La herida tardó un mes en curarse y la manzana se quedó empotrada en su piel, pero nadie se preocupó nunca en quitársela. Todos se fueron olvidando de Gregorio, nadie le dedicaba tiempo, la hermana ya no le limpiaba su cuarto, ahora trabajaba de empleada en un negocio, la señora Samsa lavaba ropa ajena y el señor Samsa trabajaba en un banco. Habían contratado entonces a una asistente y ella le daba de comer a Gregorio y también le aseaba su habitación. Decidieron también, alquilar unos cuartos de la casa a tres señores, a quienes Gregorio observaba cuando estaban

en el comedor. Un día mientras los inquilinos se encontraban descansando, la hermana empezó a tocar el violín y el señor Samsa fue a preguntarles si no les molestaba, pero ellos respondieron que, por el contrario, les agradaba. Y ahí estaban todos en el comedor, también el señor y la señora Samsa, escuchando la música de la hermana. Gregorio estaba en su habitación y de repente escuchó el violín, se asomó por la puerta y creyó que los inquilinos no estaban a gusto con la música, lo cual lo animó a bajar al comedor para que su hermana se diera cuenta de que a él le agradaba mucho y así lo hizo. Llegó en silencio y nadie lo había visto hasta que su hermana dejó de tocar el violín y se quedó quieta observándolo, Gregorio creyó que le daría gusto de verlo ahí disfrutando de su música, pero enseguida los inquilinos se dieron cuenta de la presencia de Gregorio, al igual que los padres y la hermana cuando vieron por primera vez a Gregorio convertido en insecto, se sobresaltaron mucho, pero peor aún, se ofendieron y dijeron que dejarían la casa y que no pagarían nada de dinero por el tiempo que estuvieron ahí, ni por los servicios, ya que la señora Samsa y la hermana les cocinaban y los atendían.

En seguida Gregorio se fue del lugar y desde su cuarto oyó cómo estaban de agitados y enojados, sobre todo el señor Samsa y la hermana, quienes empezaron a decir que Gregorio era una desgracia para la familia, que ya no se podía vivir así y que tenían que deshacerse de él, todos estaban de acuerdo, empezarían a planear cómo hacerle para ya no tener que soportarlo y no se molestaron siquiera en cerrar la puerta del comedor para que Gregorio no escuchara, eso era lo que menos les importaba, lo más importante era eliminarlo de sus vidas y efectivamente, Gregorio oyó todo lo que hablaban sobre él y se fue al lugar donde siempre permanecía, donde le estorbaban cosas que habían ido dejando ahí, porque tomaron su cuarto como un lugar a donde echaban las cosas que no servían o estorbaban en la casa.
Gregorio estaba muy débil, apenas si podía moverse, sólo estaba en el piso meditando sobre lo que pasaba con él y le dio la razón a su hermana, él mismo se convenció de que tenía que desaparecer para que su familia viviera en paz, mientras pensaba, como a las tres de la mañana, ya muy cansado, murió.

Al día siguiente, la asistente entró en su habitación y creyó que Gregorio estaba dormido pero cuando intento moverlo se dio cuenta que estaba muerto y corrió a avisarle al señor y la señora Samsa y también a la hermana. Les dijo que ya no tenían que preocuparse por nada, entonces fueron todos al cuarto de Gregorio para verificar la noticia y al comprobar que estaba muerto, se pusieron muy felices, les dio muchísimo gustó, ya no tendrían esa carga tan pesada que detestaban, ya todo se les resolvería. Esa mañana los inquilinos abandonaron la casa y por la tarde los padres y la hermana salieron a dar un paseo, estaban muy contentos, no habían salido en familia desde hace un largo tiempo.

COMENTARIO

En este libro se maneja la indiferencia y el rechazo que tenemos hacía alguien que es distinto a nosotros, sobre todo físicamente. Se habla de cómo, hasta a un miembro de la familia, sólo por tener el aspecto de un insecto, se le tiene repugnancia y se le rechaza

La familia de Gregorio, a pesar de que él siempre se preocupó por ellos y siempre los tomó en primer lugar, sólo se preocupaban por cómo les iba a ir económicamente y en lo mal que lucía Gregorio, nunca pensaron en él, en cómo se sentía, en las dificultades que tenía y por lo que estuviera pasando.

Gregorio era una persona reprimida, principalmente, por su padre y estaba tan acostumbrado a ser sometido que aún cuando se encontró en su desgraciada situación, sólo pensaba en el bienestar de su familia, hasta cuando estaba apunto de morir y a pesar de que no le dedicaban tiempo ni atención y a pesar de que lo querían lejos por su aspecto.

Cuando decidieron vaciar la habitación de Gregorio, era algo más que quitar los muebles, era como quitar parte de lo que era Gregorio y borrar parte de su persona, a pesar de que tal vez así estuviera más a gusto, era eliminar un poco de su existencia y peor aún, cuando empezaron a llenar su cuarto de cosas viejas y que no servían, indirectamente al estar Gregorio ahí, formaba parte de los estorbos y lo olvidado en la casa, era una cosa más que ya no tenía caso tomar en cuenta porque no servía para nada.

También se maneja el tema del conformismo, ya que Gregorio nunca se dio a la tarea de saber la razón de su metamorfosis ni de la manera de poder recuperar su estado normal.
Tampoco, durante el tiempo en que trabajó en el almacén, se preocupó por obtener algo mejor o realizar cosas para su beneficio, simplemente se conformó con ser un empleado que ganara lo necesario para poder mantener a su familia, por que sus padres no tuvieran que trabajar y por que su hermana estudiara.

LA METAMORFOSIS

Franz Kafka

ALUMNO:

MATERIA: Literatura.

GRADO: 3er Semestre. NIVEL: Bachillerato.

PROFESOR:

ESCUELA:

TRABAJO: Ensayo del libro “La Metamorfosis”.

PERSONAJES PRINCIPALES:
Gregorio Samsa, Grete Samsa, Señor Samsa, Señora Samsa, Asistente.

GÉNERO: Lírico.

FECHA DE ENTREGA:

'La Metamorfosis; Franz Kafka'