La memoria de los seres perdidos; Jordi Sierra i Fabra

Literatura española contemporánea. Narrativa catalana juvenil actual. Argumento. Personajes. Temas

  • Enviado por: Jesu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

Nº 21 4ºB

Todo empieza cuando Miguel, el novio de Estela llega a su casa.

Estela se lo presenta a sus padres y a su hermana Alexandra.

Cenaron, y la cena no fue mal porque su padre permaneció callado durante casi todo el rato, lo cual era buena señal.

Al día siguiente Estela fue a casa de su amiga Fina, y le contó todo lo ocurrido y se contaron sus cosas.

Después vio a Miguel, el cual estaba interesado en conocer como le había caído a sus padres. Estela le dijo que a su madre y a su hermana les había caído bien, y a su padre también porque no dijo nada y eso era bueno.

Él le contó que había estado hablando de fítbol con su padre, sobre todo de la selección argentina.

Después vuelve a casa y piensa en cómo conoció a Miguel y en que estuvo a punto de dejarlo escapar.

Estela es voluntaria en una ONG llamada Acción de Ayuda Directa. En ella trabajaba Modesto, un hombre que estuvo en muchas expediciones para ayudar a los más necesitados.

Estela se puso a meter cartas en sobres y miró por la ventana. Entonces vio a una misteriosa mujer a la que ya había visto alguna vez siguiéndole.

Llegó a casa y oyó a su padre dando voces con acento argentino, por lo que supuso que estaría viendo el fútbol.

Su hermana Alexandra le pidió que le dijera a sus padres que salían juntas esa noche para que la dejaran más tiempo y así poder quedar con un chico que había conocido. Al final, aún a su pesar accedió.

Otro día volvió a ver a esa mujer y se lo dijo a su hermana, pero no le dieran importancia. Como había quedado con Miguel, se montó en su coche, la mujer volvió a aparecer, pero cuando se quisieron dar cuenta ya se había escondido.

Otro día estaban viendo la tele y se anunció que había huelga de transportistas. Su padre se quejó porque su empresa es de transporte y se podría ir al garete. También se quejó de que su hija trabajara en una ONG. Luego se le escapó una frase diciendo que ellos en Argentina habían conseguido limpiar.... y allí se quedó callado.

Luego las 2 hermanas le preguntaron a su madre que a que venía esa frase, pero ella disculpó a su marido diciendo que estaba muy nervioso y no sabía lo que decía.

Estela estaba en un bar con su amiga Fina tomando algo. Cuando se fue hacia casa una desconocida le llamó.

Tenía acento argentino y se parecía mucho a ella. Le dijo que la conocía y que quería hablar con ella. Estela accedió. Se fueron a un bar para sentarse y estar más tranquilas. Ella le dijo que era argentina y se llamaba Ana Cecilia Mariani.

Le contó la historia de su hermana Graciela, la cual era estudiante y militante de sindicatos. Más tarde se quedó embarazada de su compañero Claudio y se casaron.

Una noche unos militares entraron en su casa y se llevaron a Graciela, su marido y su hermano Roberto. Luego fueron torturados y matados.

Pero Graciela dio a luz y le quitaron al bebé rápidamente.

Luego le dijo que Graciela era su madre.

Estela no lo aceptó y se puso muy alterada. También Ana Cecilia le dijo que su padre era unos de los que mataron a su madre. Pero Estela no se creía nada de eso.

Llegó a casa y no paró de pensar en lo ocurrido. Seguía sin creérselo, pero se empezó a preguntar porqué se parecía tanto a la mujer de la foto y porqué no se parecía a nadie de su familia.

Estela fue a la ONG para que Modesto le contara cosas de lo que pasó durante la dictadura argentina.

Le dijo que mucha gente fue arrojada viva al mar desde aviones o fueron torturados cruelmente.

También le contó que los madres de la plaza de mayo y más tarde las abuelas buscaban a niños nacidos de mujeres torturadas que luego se quedaban los militares.

Estela fue a ver a su abuela para sacarle alguna información. Primero hablaron de su novio y luego le preguntó para sacarle información.

Le dijo que su padre fue militar cosa que no sabía ella, y luego le enseñó unas cartas en la que una de ellas le decía a su abuela que su madre había tenido un bebé, y que no la avisaron para no preocuparla. Esto puso más nerviosa a Estela, porque tenía más motivos para creer a su supuesta tía.

Otro día quedó con Miguel y le contó todo lo que había averiguado, y con esos datos tenía motivos para creer a esa mujer, aunque Miguel le dijo que podía ser coincidencias.

Días adelante recibió un sobre que había pedido con la información sobre la denuncia de su supuesta tía.

En ella se denunciaba la desaparición de Graciela Mariani, la tortura sufrida por ella...

Le impactó que mencionaran que los disparos que tenía fueran efectuados desde cerca, no desde lejos al saltarse un control como decían los acusados.

Más tarde leyó un artículo de una niña llamada Carla maltratada por sus padres políticos, pero luego se descubrió que había sido robada a una mujer embarazada en los campos de concentración. Gracias al ADN se descubrió que era familia de su abuela biológica con lo cual le dieron la tutela a su verdadera abuela.

Volvió a ver a su presunta tía, y también a otra familiar suya llamada Jacinta. Esta vez su tía le dijo que estaba probada la relación de su supuesto padre con el asesinato de su madre biológica. Su tía le dijo que lo iba a denunciar.

Luego fue a casa de su amiga Fina, para quedarse a dormir, porque no quería volver a su casa después de lo ocurrido. Le puso la excusa de que tenían que estudiar.

Al día siguiente quedó con su novio para registrar la casa en busca de información. Cuando su madre se fue subieron. Al principio no encontraron nada, pero luego encontraron un certificado médico diciendo que su madre era estéril, lo cual quería decir decir que también su hermana Alexandra era adoptada.

Fue a visitar a su tía para contarle que habían encontrado unos papeles que decían que su madre era estéril. Decidió no denunciar a su padre para que su hermana no se enterara todavía de que era adoptada.

Luego habló con su madre política y le contó todo lo que habían averiguado. Su madre confesó y dijo que su padre la había traído un día, pero que ella no sabía que era hija de una mujer asesinada por su padre.

Pero la mujer dijo que su padre no mató a nadie, que no estaba metido en eso. Le dijo que no le diría nada a su hermana, ya que ella también ella era adoptada.

Estela le dijo a su padre que se iba de casa. El padre no entendía porqué. Estela se lo dijo todo. Fue un mazazo para su padre. Él confesó que sabía todo pero que él no mató ni torturó a nadie.

Llegó el momento de la despedida de su hermana, a la cual engañó diciéndole que no se iba por nada, sino porque quería vivir con su novio.

Por fin arrancó el coche de su novio y se fueron.

Desde que en 1976 las Fuerzas Armadas usurparon el gobierno en la República Argentina, comenzó en el país una tarea sistemática de destrucción y violación de los más elementales derechos humanos.

Fue así como hicieron desaparecer 30.000 personas de todas las edades y condiciones sociales y entre ellas centenares de criaturas que fueron secuestradas con sus padres o nacieron en los centros clandestinos de detención donde fueron conducidas las jóvenes embarazadas.

Muchos de estos niños fueron inscriptos como hijos propios por los miembros de esas mismas fuerzas, dejados en cualquier lugar, vendidos o abandonados en institutos como seres sin nombre N.N. De esa manera los hicieron desaparecer al anular su identidad, privándolos de vivir con su legítima familia, de todos sus derechos y de su libertad.

Con el fin de localizar los niños desaparecidos Abuelas de Plaza de Mayo trabajan en cuatro niveles: denuncias y reclamos ante las autoridades gubernamentales, nacionales e internacionales, presentaciones ante la Justicia, solicitudes de colaboración dirigida al pueblo en general y pesquisas o investigaciones personales.

En años de dramática búsqueda sin pausas lograron localizar a 57 niños desaparecidos, de los cuales 7 habían sido asesinados. De los restantes 31 ya están viviendo con sus verdaderas familias y los demás en estrecho contacto con sus abuelos y en plena etapa de adaptación, ya recuperada su identidad e historia; algunos en trámite en la Justicia.

Para estas tareas la Asociación cuenta con equipos técnicos integrados por profesionales en los jurídico, médico, psicológico y genético.

Cada uno de los niños tiene una causa abierta en la Justicia a la que se agregan las denuncias que se van recepcionando con el correr del tiempo y que conforman elementos probatorios que determinan su verdadera identidad y la de los responsables de su secuestro o tenencia ilícita.

Ya en los albores de su lucha advierten que tanto en el secuestro de adultos como en el de niños existía un plan preconcebido. Con los hijos se secuestraba el presente, en los nietos intentaban arrebatarles el futuro. Comenzaron larguísimas tareas de investigación acerca del paradero de los pequeños para rescatar ese porvenir.

Es evidente que el plan metódico para hacer desaparecer a los niños consistía en mimetizarlos entre la población, anularles la identidad, y en la mayoría de los casos anotarlos como hijos propios. Los niños quedaban en manos de los represores que habían secuestrado o asesinado a sus padres.

Nada ni nadie les detuvo para buscar a los hijos de sus hijos. Tareas detectivescas se alternaban con diarias visitas a los Juzgados de Menores, Orfelinatos, Casa Cunas, a la vez que investigaron las adopciones de la época. Recibían y siguen recibiendo- las denuncias que el pueblo argentino les hace llegar, como una manera de colaborar en la tarea de ubicación de los pequeños. Este es el resultado de su tarea de concienciación de la comunidad.

Reclaman mas de tres mil millones de dólares para víctimas de dictadura argentina.

Agrupaciones defensoras de derechos humanos entregaron este jueves al juez Baltasar Garzón, un documento que reclama a los 99 procesados por delitos cometidos en la dictadura argentina, una indemnización de tres mil 125 millones de dólares.

El abogado Carlos Slepoy, presidente de la Asociación Argentina Pro Derechos Humanos, dijo que esa cantidad deriva de la responsabilidad civil de los actores de diversos actos de represión, tortura, secuestro y asesinato en perjuicio de 10 mil personas.

Cada una de las 10 mil víctimas de la represión durante la dictadura argentina (1973-1986) recibiría, según se asienta en el documento presentado ante el juez que instruye la causa contra los genocidas argentinos, poco más de 300 mil dólares.

De acuerdo con organizaciones de derechos humanos, el número de desaparecidos durante el régimen militar asciende a 30 mil personas, aunque cifras oficiales reportan un total de nueve mil desaparecidos.

La parte que ejerce la acusación contra los responsables de actos represivos durante la dictadura, reconoció, sin embargo, carecer de "legitimación activa" para reclamar indemnizaciones a favor de los perjudicados.

En el documento, entregado al Garzón, explican que es la respuesta a la solicitud cursada por el propio juez español, para que la acusación cifrase la responsabilidad civil de los acusados.

Por ello, añadió, la cantidad es sólo a título "meramente orientativo, sin carácter de solicitud, y por si pudiera ayudar a una cuantificación de las responsabilidades civiles exigibles en este procedimiento".

"Sin perjuicio de las solicitudes que, en uso de su derecho, ejerciten las acusaciones particulares o perjudicados que puedan constituirse como tal en el futuro, venimos a exponer algunos criterios o parámetros que pudieran ser de utilidad a efectos de tal fijación", señaló el escrito.

Añadió que dada la multiplicidad de hechos ilícitos que se investigan "no resulta posible en este momento, y difícilmente lo será en el futuro, la fijación precisa de indemnizaciones que resulten acordes con la magnitud de los daños causados".

La cantidad indicada, apuntó el escrito, es de "carácter provisional", y se refiere exclusivamente a los daños por secuestro y desaparición de víctimas, por lo que podrá ser ampliada en caso de que surgieran motivos para considerar que resulta insuficiente.

PERSONAJES

Estela: es una chica de diecinueve años que está estudiando. Según decían los otros personajes era muy guapa. Su novio se llama Miguel.

Su vida era normal hasta que una extraña que decía ser su tía apareció en su vida y le dijo que era hija de Graciela Mariani, a la cual le mataron los milicos argentinos.

Es solidaria por lo que trabaja en la ONG Acción de Ayuda Directa. Tiene ideales muy liberales, al contrario que su padre lo que le llevan a discusiones políticas.

Se lleva muy bien con su hermana pequeña Alexandra.

Ana Cecilia Mariani: es la tía biológica de Estela. La lleva buscando desde años. Ha sido muy tenaz y muy fuerte porque no se rindió y siguió buscándola. Era la hermana de Graciela Mariani, la madre de Estela.

Se parece mucho a su sobrina. Es atractiva, de ojos hermosos, brillantes, óvalo facial perfecto y labios perfectamente dibujados, con el cabello corto, muy negro, modulado con gusto en torno a la cabeza.

Petra Puigbó: es la madre política de Estela. Es la típica mujer sumisa, que obedece mucho a su marido.

Nació en Barcelona, pero cuando se casó se fue a vivir a Argentina durante un tiempo.

Es estéril y esa es la razón por la que cogieron a Estela y Alexandra.

Armando Lavalle: es el padre político de Estela. Es argentino, pero vino a vivir aquí para borrar pruebas. Era milico en Argentina, y así es como consiguió a sus dos hijas. No mató directamente a ningún recluído.

Es muy autoritario y tiene ideales de derechas.

Alexandra: es la hermana pequeña de Estela. También ella fue arrebatada de los brazos de su madre biológica.

Tiene dieciséis años. Es muy guapa. Se lleva muy bien con su hermana mayor.

Miguel: es el novio de Estela. La apoya en toda y le es de gran ayuda en los momentos en los que Estela necesita apoyo. Tiene un coche y una moto.

Modesto: trabaja en la ONG Acción de Ayuda Directa. Es muy solidario y ha estado en varias expediciones en países con falta de alimentos.

Se lleva muy bien con Estela y le ayuda siempre que puede.

Tiene una mujer que está apunto de tener un hijo.

Fina: es la mejor amiga de Estela. Es mucho más “ cabra loca” que Estela, y sólo está pensando en salir de marcha.

Pero a pesar de ser tan diferentes se llevan muy bien.

OPINIÓN PERSONAL

Lo que más me ha gustado es el tesón que tiene la verdadera familia de Estela, y en especial Ana Cecilia Mariani, pues a pesar de la dificultad de que hayan borrado todos los rastros posibles para encontrar a Estela, a pesar de estar en otro país, que hayan seguido buscándola durante quince años seguidos sin perder la esperanza de encontrarla tiene muchísimo mérito.

Esta misma situación también la han tenido centenares de familias, pero por desgracia no todos han conseguido encontrar a sus respectivos familiares.

Lo que menos me ha gustado es la actitud de los padres políticos de Estela, pues le han estado ocultando su verdadero pasado durante muchos años, y creo que por lo menos debería tener derecho a saber que no eran sus padres verdaderos.

Creo que el libro intenta transmitir todas las barbaridades que se cometieron en Argentina, para intentar que no se vuelvan a repetir.

Y se centra en el robo de los hijos recién nacidos de sus madres, las cuales han sido torturadas pero mantenidas con vida para que den a luz esos niños y luego ser repartidos entre los militares.

Luego a las mujeres se les dejaba morir.

Esta es una de las más graves barbaridades que ha hecho es ser humano, y el autor intenta mentalizarnos para que no se vuelvan a repertir.