La Máquina del Tiempo; Herbert George Wells

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Contexto literario victoriano. Narrativa. Novela de ciencia-ficción. Biografía. Argumento

  • Enviado por: Patricia Pérez García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


FICHA

  • Título:

La Máquina del Tiempo

(the time machine)

  • Autor:

Herbet George Wells

  • Traducción:

Josefina Guerrero

  • Editorial:

Círculo de lectores

  • Fecha de edición:

2004

  • Lugar de edición:

Navarra

ANÁLISIS DE LA OBRA:

-Introducción:

La máquina del tiempo es una novela contemporánea ambientada en su inicio y fin en el siglo XIX, y durante el transcurso de la obra, en el año 802.701, cuyo autor es H.G. Wells, quien deja la traducción en manos de Josefina Guerrero.

-Narrador:

El narrador varía en el transcurso de la obra. El inicial, que también es el final, en nigún momento nombra su nombre ni su oficio ni ningún detalle sobre él, pero se sabe que es amigo del protagonista, el Viajero en el Tiempo, y que acude a sus reuniones. Por lo tanto, este primero está presente en la obra y narra en primera persona, aunque en pasado. Este primer narrador nos incluye en la obra (“... supongo que lo leerán ustedes con la suficiente atención...”)

Sin embargo, a partir del cuarto capítulo y hasta el penúltimo, el narrador es el protagonista: el Viajero en el Tiempo. Éste, narra los hechos en pasado y en primera persona.

-Tiempo:

La obra se desarrolla en un principio en el siglo XIX (se sabe no sólo porque lo nombran muchas veces, sino por frases como “díganos todo lo que sepa del pequeño Rosebiry (político británico)”, cuando tratan de poner a prueba el poder de la máquina del tiempo, o “... yo, vestido con deslucidad ropas del siglo XIX...”) hasta que el protagonista nos tranporta hasta el año 802.701 (reconocido por el Viajero como “la decadencia de la humanidad”, también llamado como “la Edad de Oro”), y posteriormente, sigue avanzando en el tiempo sin especificar fechas. La obra finaliza cuando el Viajero nos resitúa en el siglo XIX.

El tiempo que transcurre desde el inicio hasta el epílogo es de tres años, pero realmente hay distintas formas de determinar el tiempo:

Desde la primera reunión en la que el Viajero hablaba de sus teorías hasta la segunda en la que relataba sus vivencias, pasa una semana.

Sin embargo el protagonista nos da a entender que desde que detuvo la máquina en el futuro hasta que volvió al siglo XIX, pasaron ocho días.

-Espacio:

La obra se desarrolla en Londres, ya que en incontables ocasiones nombra esa ciudad y también el Río Támesis, aunque también nombra muchas veces cuidades y ríos alemanes.

Los lugares más destacados de la obra son la sala de reuniones del Viajero, el laboratorio, la pradera donde quedó la máquina en el primer viaje (que es el propio laboratorio pero pasados miles de años), la esfinge blanca, la cumbre de la colina (a dos millas de la pradera), el Palacio de Porcelana Verde, la casa de piedra gris...

Nombra lugares como Wimbledon, Desde (cuidad de Sajoniam Alemania oriental), Tübingen (Tubinga, cuidad alemana), el valle del Támesis, Combre Wood, Wandsworth, Batterseaf...

-Personajes:

El personaje más importante de la obra, el que tiene el papel protagonista, es el Viajero en el Tiempo. El resto de personajes son amigos o conocidos suyos que acuden a sus reuniones, o que conoce posteriormente en sus viajes. No tiene antagonista sino los Morlocks:

-El Viajero: tiene el papel protagonista. Se convierte en narrador casi desde el principio hasta bien concluida la obra. Es un hombre ingenioso que creó la máquina del tiempo. Durante su viaje es valiente y fuerte. Durante las conferencias, serio e inteligente.

Físicamente, tenía los ojos grises y el rostro pálido. No era un hombre joven, sino más bien lo contrario.

Tenía un alto nivel de vida ya que tenía ama de llaves.

-Narrador: sabemos poco sobre él pero se puede deducir que es un hombre inteligente y cuerdo que busca explicaciones convincentes. No deja cabos sin atar y aprende cuanto puede de los demás. Es el único que cree algo de las palabras del profesor tras su viaje.

-Filby: es un joven polemista. No queda conforme con las explicaciones que le dan. Físicamente es pelirrojo y tiene pecas.

-El doctor: junto al narrador, uno de los más constantes en las reuniones del Viajero.

-Psicólogo: amigo y constante en las conferencias del Viajero. También inteligente y razonable.

-Muchacho muy joven: chiquillo de grandes ilusiones, alegre y soñador. Siempre aporta su granito de arena en las conversaciones inteligentes.

-Weena: criatura del futuro del Mundo Superior. Es una joven cariñosa que acompaña al Viajero en todo momento desde que éste la salva de morir ahogada.

- Blank, Dash y Chose: no especifica quién es cada uno, pero sí que estos nombres pertenecen a estos tres personajes:

----Director de un diario muy conocido: desconfiado. Siempre plantea objeciones. Es irónico e irrespetuoso.

----Periodista: “de esa nueva clase de periodistas jóvenes muy alegres e irrespetuosos”. Muy egoísta.

----“El otro”: un hombre tranquilo, tímido y con barba al cual desconoce el narrador. Es silencioso y se estremece fácilmente.

-Seres del futuro:

----Elois: ligeras criaturas de unos cuatro pies de alturas. Vestían con una túnica púrpura. Calzaban sandalias y sus piernas estaban desnudas hasta las rodillas. Eran criaturas frágiles de cara sonrosada. Hablaban en una lengua extraña muy dulce. Su pelo estaba rizad por igual, orejas menudas, labios pequeños y de un rojo muy brillante. Ojos grandes y apacibles. Se cansaban con gran facilidad. Eran como niños y residía en ellos una gran falta de interés por todo. Todos eran iguales sin diferencia de edad ni sexo. Tenían miedo a la oscuridad.

----Morlocks: De piel blanca y los ojos grandes de un tono gris rosáceo sin párpados, con cabellos rubios que les caen por las espaldas. Rostros lívidos y sin mentón. Repugnantes y nocturnos. Su lenguaje es distinto al del Mundo Superior. Eran carnívoros.

-Desarrollo de la acción:

Introducción:

La obra comienza en una conferencia celebrada por el Viajero para hablar de su teoría de las cuatro dimensiones a todos los presentes. Nos presenta un modelo de la máquina del tiempo y la hace funcionar. Ésta desaparece.

Nudo:

En la segunda reunión, el Viajero llega tarde, sucio, cojo y con la ropa destrozada. Nos relata sus aventuras en el futuro.

Desenlace:

El Viajero en el Tiempo regresa (con lo que la obra comienza al principio cuando empezó a relatar la historia) y recibe el rechazo de todos los escuchantes menos uno: el narrador primero que vuelve a visitarle al día siguiente. El Viajero regresa al futuro con su cámara de fotos, pero nunca volvió...

Resumen:

El Viajero en el Tiempo reúne a ciertos personajes capaces de seguir su idea, y les explica su teoría de la existencia de una cuarta dimensión. Les muestra un modelo de la máquina del tiempo, y al hacerla funcionar, esta desaparece.

En una segunda reunión, el Viajero llegó destrozado físicamente, al igual que sus ropas. Es en esta reunión cuando nos narra su viaje al futuro. Mientras la máquina viajaba, la noche sucedías al día constantemente y a una velocidad vertiginosa, hasta que mareado, decidió parar la máquina, que, según mostraban sus cuadrantes, permitió al Viajero saber que se encontraba en el año 802701.

Una vez allí, unos seres extraños se acercan a él. Son los seres del Mundo Superior, los Eloi. Observa su mundo y es una especie de paraíso donde todo el mundo está seguro y nadie trabaja.

Decidió relacionarse con ellos ya que lo acogen sin problemas, y le conducen hacia una casita de piedra donde ellos hacían vida. Cuando quiso volver a la máquina, había desaparecido. Se la habían robado los seres del Mundo Subterráneo según mostraban las huellas (que también le conducían hasta el pedestal de las Esfinge Blanca donde estaba escondida) y podría comprobar después. Estos seres del subsuelo eran conocidos como Morlocks, y tanto estos como los Eloi eran descendientes de la raza humana.

Con intención de recuperar su máquina guiado por su desesperación, intenta romper el pedestal, pero le es imposible.

Estando un día en el río, a una de las criaturas le dio un calambre y mientras se estaba ahogando, nadie intentó salvarla excepto el Viajero que recibió una corona de flores en agradecimiento. Esto iba a suponer el principio de una gran amistad con ella, Weena. Pronto supo que le tenía un gran miedo a la oscuridad al igual que el resto de seres, causa por la cual dormían todos en grupo.

La noche antes de salvar a Weena, el Viajero soñó que él se ahogaba y agobiado, sintió ganas de ver el amanecer. Entonces vio en la colina tres figuras blancas arrastrando un cuerpo oscuro. Sin embargo, cuando salió el sol, ya no estaban allí: eran sólo figuras de media luz.

La cuarta mañana, encontró unas galerías oscuras en las que vio a una criatura blanca de las de la colina y dedujo el miedo que le tenían los pequeños seres a la oscuridad. Llegó a creer que esta nueva raza era la que hacía todo el trabajo y que por eso vivían bajo tierra (sin embargo se dará cuenta de que quizá fue así en un pasado, pero ya no). Compara esto con su sociedad haciendo claras diferencias entre capitalista y trabajador, pero le parece disparatado que sea el capitalismo y no el comunismo la solución a los problemas del mundo. Llega a la conclusión de que el no desarrollar ninguna actividad es lo que ha llevado a los seres del Mundo Superior a reducir su estatura, su fuerza y su inteligencia.

Una noche, en una de sus expediciones decide adentrarse en el Mundo Subterráneo bajando por un pozo. Le costó mucho así que decidió pararse a descansar y se quedó dormido. Le despertaron tres criaturas blancas que huyeron cuando el Viajero encendió una cerilla, pero a él no le tenían miedo.

Pero cuando su cerilla se apagó, las criaturas blancas lo seguían, pero él consiguió escapar siempre gracias a la luz de una nueva cerilla.

Esto le produce la necesidad de protegerse por sí mismo y crearse armas y un refugio, así que se va a buscar uno poniendo por rumbo el Palacio de Porcelana Verde, con Weeda a sus hombros. De camino, se le rompe la bota y un clavo la atraviesa, por eso llegó cojo a la reunión.

Weena corre a su lado y coge flores, introduciéndolas en los bolsillos del Viajero, lo que supuso una prueba de haber viajado al futuro cuando regresó al siglo XIX.

Como se hizo de noche y no se veía nada, decidió pasar la noche al aire libre en la colina.

Por fin llegan al Palacio de Porcelana Verde, que resultó ser un museo. Aquí encontró un bote de alcanfor, una caja de cerillas y una barra de hierro que llevó con él.

Durmieron esa noche en el museo y partirían al día siguiente a recuperar la máquina, pero tendrían que volver a dormir en el bosque de camino. Los Morlocks se fueron acercando. Entonces encendió un fuego que dejó atrás, y se fue contagiando en los arbustos, árboles y plantas que había alrededor.

Siguieron caminando y los Morlocks atacaron. Con la pelea, el viajero giró sobre sí mismo así que no podía continuar en la dirección adecuada, por lo que acamparon allí mismo. Encendió un fuego para ahuyentar a las criaturas, pero se adormeció y el fuego se extinguió. De ese modo, se despertó entre las garras de los Morlocks que le habían quitado las cerillas. Pudo defenderse con la barra de hierro y de repente, el incendio que había provocado su primer fuego, les alcanzó y las criaturas huyeron.

Busco a Weena para huir, pero había desaparecido. Había muerto.

Pero el viajero siguió su viaje y alrededor de las ocho de la mañana, llegó a la pradera.

Durmió hasta casi ponerse el sol y después caminó hasta la Esfinge Blanca. Las hojas de bronce del pedestal estaban abiertas y puedo comprobar que su máquina estaba allí, limpia y recién engrasada.

Cuando entró a por la máquina, las hojas de bronce se cerraron y quedó completamente a oscuras: había caído en la trampa de los Morlocks. Tuvo que poner la máquina en funcionamiento a oscuras y a la vez que luchaba contra sus enemigos, pero consiguió huir de allí por el tiempo.

Siguió viajando hacia el futuro y apareció en una playa habitada por cangrejos gigantes. Siguió avanzando y encontró la playa congelada y sin vida.

Por fin volvió al presente y comenzó a relatar su historia a quienes le esperaban, pero no tuvo mucho éxito.

Todos se marcharon, pero el primer narrador volvió al día siguiente y se encontró al Viajero por el pasillo con un saco de viaje y una cámara de fotos: quería demostrar que era cierto lo que contaba.

El narrador entra en el laboratorio justo cuando el Viajero inicia su viaje y ve la máquina desapareciendo.

Así que se quedó la media hora de tiempo que le pidió El Viajero en el Tiempo, pero nunca volvió...

-Lenguaje y estilo:

La novela es una gran alegoría sobre las teorías económicas y sociales para llevar al mundo al paraíso perfecto.

Es una novela tensa ya que prefiere mantener esa tensión antes de destapar una realidad que te esperas o un futuro que desconoces para mantenernos curiosos y alerta. De hecho, el propio viajero mantiene en esta tensión a los asistentes a su conferencia (por ejemplo, cuando se da un festín antes de decir ninguna palabra respecto a su relato).

Las descripciones son muy elaboradas y abundantes, explícitamente detalladas y colmadas de adjetivos explicativos.

Abundan los pronombres detrás del verbo uniéndose a él (lo que da un carácter arcaico).

Abundan también los diminutivos-

Existen comparaciones (“... el agua brillaba como plata...”), polisíndeton (para enfatizar las acciones del viajero cuando es perseguido por las criaturas blancas), repeticiones (“era en parte un modesto cancán, en parte un paso de baile, en parte una danza de faldón, y en parte original”)

-Términos históricos:

-Utopía: en una obra literaria basada en el sistema de gobierno que considera la propiedad privada como fuente de todos los males.

-Telégrafo: aparato para recibir y transmitir mensajes telegráficos ya en desuso.

-Grant Allen: naturalista inglés del siglo XIX.

-Darwin: no se refiere a Charles Darwin, sino a George Howard Darwin, físico y astrónomo de los siglos XVIII y XIX.

-East End: barrios industriales de Londres de bajo nivel.

-La Némesis: diosa de la venganza en la mitología Helénica.

-OPINIÓN PERSONAL:

No es un libro importante por la historia que cuenta, sino por la exposición de las teorías económicas y sociales hacia un mundo ideal. Me mantiene en alerta para ver cómo continua la historia, pero entre descripciones y teorías, acaba aburriéndome.

Creo que enseña bastante bien la mentalidad comunista de los pensadores y sabios en el siglo XIX.

Además, con los abundantes términos históricos por los que hay que recurrir a un diccionario o enciclopedia, se puede enriquecer, aunque de un modo escaso los conocimientos culturales.