La mano del Comandante Aranda; Alfonso Reyes

Literatura latinoamericana del siglo XX. Narrativa mexicana. Argumento. Estilo

  • Enviado por: Sin datos
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

NARRATIVA LATINOAMERICANA II

LA MANO DEL COMANDANTE ARANDA, ALFONSO REYES

INTRODUCCION “diestra”

Este análisis del cuento de Alfonso Reyes: La mano del comandante Aranda, pretende desarmar los componentes del relato corto de Reyes, en algunas ocasiones llamaremos a la mano amputada del comandante: “Diestra” solo para personificar un poco mas al protagonista de la obra en mención.

Sí bien no hay fechas especificas que nos muestren la ubicación histórica en la que la novela fue escrita, nos da pistas para saber que fue en el México posrevolucionario.

Alfonso Reyes con “La mano del comandante Aranda”, se sitúa en lo fantástico ya que es una narración de eventos cotidianos pero con elementos extraordinarios. La vida de un comandante y el resto de su casa se ven amenazados por la presencia de una mano con vida propia, la mano que es el elemento fantástico carece de explicación racional.

Alfonso Reyes nació en la ciudad de Monterrey, NL. El 17 de mayo de 1889; fue hijo del General Bernardo Reyes y de doña Aurelia Ochoa de Reyes. Obtuvo el título de abogado el 16 de julio de 1913. En 1909 fundó, con otros escritores mexicanos, el "Ateneo de la Juventud". Fallece este insigne poeta mexicano en el año de 1959.

El comandante Aranda, después de perder su mano en una batalla, la conserva en una caja, al principio la mano era exhibida como reliquia familiar a los visitantes y curiosos, algo llamativo fue que conservaba su color natural y las uñas le crecían por lo que fue necesario contratar una manicurista para que se encargara de darle mantenimiento a la amputada apéndice del general, después con el tiempo la mano fue colocada en una vitrina, y después perdió categoría y fue usada como pisa papeles y los niños la usaban para divertirse con ella. Al sucederle todo eso, la mano fue “recordando” y con eso volvió literalmente a la vida, pero con personalidad y sentimientos, reclamó su espacio y fue perturbando la vida de la familia y allegados de la casa. La gente del pueblo no creía q la mano tuviese vida propia, por lo tanto el comandante fue acusado de robo y brujería por la culpa de las acciones mal educadas de la mano a la que le imputaban todos los hechos delictivos muchas veces sin haber sido ella la actora material. Las autoridades y vecinos preguntaban a la servidumbre y ellos negaban todo para no ser tachados de locos e irreverentes. La mano buscó compañía y fue nada mas ni nada menos que la mano izquierda del comandante Aranda con la cual contrajo nupcias a pesar de que el comandante experimento una cierta repulsión a la idea, la cual acepto al darse cuenta de que así tenia de regreso a su mano derecha. Después de ir y venir, hacer y deshacer, la mano entró a la biblioteca, leyó libros sobre manos asesinas y traviesas y se dio cuenta de que no era más que un tema literario y se suicidó, a lo que el comandante Aranda alegró, mandando tocar la diana de victoria.

La historia se desarrolla mayor mente en la casa del comandante Aranda, principalmente en su despacho que es donde estaba al principio “diestra”, después ella proclamó el comedor como su gimnasio. Pocas veces la acción se lleva a cabo fuera de la casa del comandante.

El tiempo es lineal, en ocasiones hace menciones del tiempo, como “6 meses” “1 año” y por cálculos de esas pocas pistas podemos presumir que la historia se desarrolla en alrededor de 2 o 3 años. También podemos sugerir una analepsis cuando la mano empieza a recordar por que los niños juegan con ella en la pagina 14.

A lo largo del cuento destaca como personaje principal la mano diestra del comandante Aranda la cual posee características físicas, “Diestra” es fuerte, robusta, de genero masculino por no decir de sexo masculino, y también demuestra tener características psicológicas por que es ingeniosa, orgullosa, sensible, apasionada, traviesa, temperamental, decidida e intrépida.
Aranda, un comandante mutilado, avanzado de edad, orgulloso y paternalista es un personaje secundario, así como la familia.
La manicurista, los vecinos, la policía y demás curiosos son personajes incidentales que ayudan al desarrollo de la historia pero sin ser afectados directamente por el comportamiento de “Diestra”.

La historia es contada por un narrador omnisciente, que solo se limita a observar y contar la historia al lector, no interfiere en la acción de los personajes.

“La mano del comandante Aranda” es un relato corto, o también llamado cuento.

Alfonso Reyes tiene un estilo de prosa limpia, tiene la habilidad para introducirnos poco a poco a su cuento y creernos lo que nos relata, para que sin darnos cuenta no cuestionemos las razones de por que existen cosas fantásticas dentro de su relato, simplemente las aceptamos y las disfrutamos. Reyes es sarcástico en su literatura, en mi opinión utiliza el sarcasmo con cuidado, no lo es exagerado ni molesto, al contrario es agradable.

“Y dio con un cuento de Maupassat sobre una mano cortada que acababa de estrangular al enemigo. Y dio con una hermosa fantasía de Nerval, donde una mano encantada recorre el mundo, haciendo primores y maleficios. Y dio con unos apuntes del filosofo Gaos sobre la fenomenología de la mano…”
(Reyes 17)

“La orgullosa mano independiente, que creía ser una persona, un ente autónomo, un inventor de su propia conducta, se convenció de que no era mas que un tema literario, un asunto de fantasía ya muy traído y llevado por la pluma de los escritores. (…)
(…) y desengañada y pesarosa, se suicidó a su manera, se dejó morir.”

(Reyes 17, 18)

Con estos dos fragmentos pretendo ilustrar algo que me llamó la atención, a mi parecer el autor al escribir estos últimos párrafos de su cuento puede referirse a algo que realmente le sucedió a el como escritor, que al estar escribiendo su cuento, narrando las aventuras de la mano, dejando volar su imaginación, un día en su biblioteca encontró cuentos y textos con situaciones parecidas, manos mágicas, manos con vida propia etc.. Reyes al darse cuenta de que su relato no era original, que no era inventor de su propio personaje, decidió incluir en su cuento lo que encontró, suicidando a la mano, ocurriendo así también un suicidio literario del cuento de reyes, y que en vez de deshacerse del cuento lo termina con clase mencionando que la idea no fue nueva.

“La mano del comandante Aranda” es un cuento ágil, interesante, con el elemento fantástico que te amarra y hace que no dejes de leer hasta saber que pasa al final con la mano.
”Diestra”, con personalidad propia, es traviesa y mal portada, pero hace que te enamores de ella. Es un cuento que te entretiene, y hace reír, es un buen ejemplo de la literatura fantástica mexicana. La acción es fluida, los diálogos rápidos y concentrados, la trama atractiva y apasionante.

Bibliografía: “La mano del comandante Aranda” Reyes, Alfonso. Lara Zavala, Hernán. Los mejores cuentos mexicanos. México: Joaquín Mortiz, 1999.