La mano de Fátima; Ildefonso Falcones

Novela Española Contemporánea. Argumento. Religión Cristiana y Musulmana. Escritores Catalanes. Novela Histórica

  • Enviado por: Azahara Marín
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

“La mano de Fátima”

Ildefonso Falcones

Datos bibliográficos.

“La mano de Fátima” es una novela escrita por Ildefonso Falcones, La Obra cuenta con 924 páginas, más un epílogo que extensa el libro hasta la página 955. Es de la editorial Grijalbo y su año de edición data del 2009, en Barcelona. El libro está separado en 4 partes, que reúnen en total 69 capítulos.

Información sobre el autor.

Ildefonso Falcones, autor de “La mano de Fátima”, es un famoso abogado y escritor español, lanzado a la fama cuando sacó su primera novela “La catedral del mar”, que tuvo enorme éxito. En los años ha ido profundizando, tanto por interés personal como por necesidad laboral, en los varios aspectos de la cultura jurídica y legislativa de la historia de España. Ildefonso estudió en profundidad sobre la historia de la comunidad morisca, desde la toma de Granada por los Reyes Católicos hasta su expulsión definitiva, de la que se cumplió el año pasado el cuarto centenario.

Resumen.

La historia de esta novela trata sobre la vida de Hernando Ruiz, un morisco de 14 años que vive en Juviles, Granada, en siglo XVI, con su madre Aisha, su padrastro Brahim y sus 4 hermanos. Hernando no es bien querido en su pueblo, porque es hijo de un cura cristiano que violó a su madre cuando era muy joven. La primera parte del libro trata la guerra que emprenden los moriscos contra los cristianos en la conocida sublevación de las Alpujarras. Los moriscos están sometidos a los cristianos, les hacen bautizarse en el cristianismo obligatoriamente e ir a la iglesia. Además están obligados a pagarles tributos por sus tierras y animales. De la mano del alfaquí Hamid, este conoce todos los detalles de la sublevación y se une a ellos cuando los moriscos comienzan a matar a cristianos y a conquistar sus tierras, aunque, a Hernando no le gusta matar a los cristianos, ni ver como los moriscos lo hacen, no sabe muy bien cuál es su religión, pues es repudiado por los moriscos al ser hijo de un cura cristiano, y tampoco aceptado por los cristianos. En una de las luchas organizadas debe de exclamar en la iglesia su fe por la religión musulmana.

Las batallas siguen, y en una de las expediciones por las Alpujarras conoce al arriero Ubaid, de quién no se fía y le tiende una trampa, que conlleva a que a este le corten la mano cuando es juzgado, y hay es donde empieza una fuerte enemistad. También conoce a Ibn Umeyya, el rey de al-Ándalus, y se gana su confianza gracias a su trabajo como arriero tratando a los animales. Los moriscos empiezan a ser vencidos por los cristianos, en una de sus venganzas hacen una matanza en la que Hernando pierde a sus dos hermanas, pero por descuido salva a Fátima, una morisca de corta edad que es madre de un bebé y ha perdido a su marido. Fátima y Hernando se atraen mutuamente. En las batallas sucedidas Hernando salva a dos cristianos, una niña cautiva llamada Isabel, y a un noble castellano, don Alfonso.

En la segunda parte del libro, los moriscos son obligados a ir a vivir a Córdoba, cuidad donde se encuentra la antigua mezquita de reyes de Al-Ándalus, ahora profanada por los cristianos. Fátima a sido casada obligatoriamente por la iglesia musulmana con Brahim, que desde hace tiempo la miraba con deseo, pero al llegar a Córdoba, al no poder estar casado con dos mujeres ante la cristiandad, manda a casarla con Hernando por la iglesia cristiana. Estando en Córdoba la familia se instala en una humilde casa compartida con más familias moriscas, menos los dos hijos pequeños de Aisha que son arrebatados de los brazos de su madre, y el bebé de Fátima que muere en el camino que emprenden para llevar a Córdoba. Hernando encuentra trabajo en unas curtidurías, cobrando una miseria. Estando allí se reencuentra con Hamid, que siempre ha sido un verdadero padre para él. A través de Hamid consiguen permiso para quedarse a vivir en Córdoba y además, que Fátima se divorcie de Brahim, alegando que éste no puede mantenerla como es debido. Al ir en busca de dinero para intentar mantenerla, Brahim se encuentra con el monfí de Sierra Morena, este tiene a su cargo al arriero Ubaid, cual le corta la mano en venganza de su hijo, y este se termina perdido con ellos, medio moribundo. Aisha regresa a Córdoba con la noticia, y Hernando se casa por el método musulmán con Fátima, cuales se aman profundamente, además Hernando consigue trabajo en las caballerizas reales y gana mejor salario. Se trasladan a una nueva casa con la compañía de Aisha y un nuevo hijo concebido atrás con Brahim. En esa época ayuda a traducir libros con don Julián, es un sacerdote cristiano que en realidad cree en la fe musulmana, y también a Karim. Además, recogen en su casa a Hamid, que ya no es útil en su trabajo como esclavo en la mancebía. Fátima y Hernando tienen dos hijos más que son educados en la fe musulmana por Hamid, pero Karim es descubierto con los ejemplares del Corán que traducen, y es torturado hasta la muerte, Hamid descubre quién lo delató y va en busca de él a matarlo, después el alguacil lo mata a él. Un año después Hernando es mandado a ir con su caballo hasta Sevilla, en ese tiempo, Brahim, convertido en un rico corsario, vuelve en busca de Fátima y se la lleva a ella y a sus hijos, simulando que había sido Ubaid, al poco más tarde dio muerte. Aisha vuelve y se encuentra con Hernando, pero por órdenes de Fátima nunca le llega a decir que su familia fue secuestrada por Brahim, sino que murieron a manos de Ubaid, quien hace años le juró venganza. Hernando se vuelve a sumir en la desesperación y jura matar a Ubaid, pero su madre se las ingenia para que el cadáver de este aparezca, y así Hernando quede tranquilo.

En la tercera parte que divide esta novela se encuentra con Don Alfonso, el noble qué Hernando salvó en las Alpujarras, que ahora vive en un lujoso palacio y le lleva a vivir con él. Hernando se enfrasca en la lectura, en la biblioteca del palacio, allí piensa soluciones para que el pueblo morisco continúe en tierras españolas y que puedan usar su religión. Los demás moriscos están convencidos de iniciar una guerra, pero Hernando no cree en las posibilidades de su pueblo.

Tiempo más adelantes Don Alfonso le envía a Granada con Don Sancho, pues el oidor de Granada estaba interesado en conocerle, este era el esposo de Isabel, la muchacha que salvó hacia tanto tiempo. Al llegar a Granada y ver la mujer en que se había convertido aquella niña, se queda prendado de ella, y tiempo más tarde se acuestan juntos, siendo Isabel infiel a su marido. En la misma época el corregidor de Granada lo llamó a prestar declaración de los hechos y matanzas cometidas por los moriscos en la Guerra de las Alpujarras, Hernando intenta hacerlo a su manera, no quiere traicionar a sus hermanos de fe. También conoce a los Granada Vegas, que bajo su condición de cristianos también ocultan la fe musulmana, y entre Hernando y ellos luchan por conseguir la convivencia sana de las dos religiones en España, intentando encontrar los puntos comunes entre ellas.

Los escarceos amorosos entre Isabel y Hernando llegan a odios del oidor, que, aunque dolido y rabioso, actúa con serenidad, pero pronto Hernando y Don Sancho parten otra vez hacia Córdoba. Una vez allí, es recibido con odio por sus hermanos de fe y también por su madre, que, enterados de las labores de Hernando “ayudando” a los cristianos creen que este ha traicionado a su religión.

Hernando sigue trabajando en lo encomendado y llega a la conclusión de que las dos religiones tienen su punto de unión en la virgen María. Él, con la ayuda de los Granada Venegas y Arbasia, inventan una serie de evangelios y reliquias que demuestran realmente las similitudes de las dos religiones, y los esconden para que sean encontrados por los cristianos, pero cuando estos los encuentran hacen lo posible por traducirlos de manera que mejor convenga a la cristiandad y toda España entra en un gran fervor religioso.

Ya en la cuarta y última parte de la historia, Han pasado los años y Hernando conoce a Miguel, un joven tullido que le ayuda en las tareas de su nueva casa, pues a la muerte de Don Alfonso la duquesa le hecha de palacio. Miguel conoce a Rafaela, otra joven que se siente desdichada porque es una carga para su familia, así que pide a Hernando que se case con ella. Hernando finalmente accede, y con el paso de tiempo poco a poco encuentra en Rafaela una buena esposa y madre, pues tiene 5 hijos con ella. Hernando sigue en sus tareas de lectura e investigación sobre las religiones, pero él y sus cómplices no ven los resultados que buscaban obtener.

Años más tarde el rey Felipe III manda expulsar a todos los moriscos de España a Marruecos. Hernando parte un día hacia Sevilla con sus dos hijos mayores para embarcar e irse de España, lo que no sabe es que allí Fátima le espera, conocedora de todo lo que ha pasado en estos años, y con Brahim y sus hijos muertos. Los dos se encuentran en el puerto, pero detrás llega Rafaela, que sin saberlo Hernando, ha ido detrás de él en el camino. Es entonces cuando Rafaela conoce toda la historia del pasado de su marido y le suplica que no le abandone, y Hernando, aunque sigue amando a Fátima, sabe que su vida esta junto a su mujer y sus hijos. Antes de marchar Fátima, Hernando le da los libros en los que ha estado trabajando para que ella termine con el trabajo. Finalmente la familia se instala en una casa de Granada como cristianos, hasta que a los años llega una carta donde le devuelven la casa de Córdoba y todas sus pertenencias, y otra en la que el Sultán le agradece todo el trabajo hecho por su religión y en la que Fátima le desea lo mejor y le perdona por todo.

Crítica.

La novela refleja una apasionante historia donde un joven morisco que vive atrapado entre dos religiones, la cristiana y la musulmana, y se ve envuelto en una serie de batallas donde deberá defender a una de las dos. El protagonista a lo largo de su vida se inclina hacia la musulmana, e intenta luchar por ella, pero su buen corazón hace que nunca llegue a cometer las atrocidades contra los cristianos que cometieron sus hermanos de fe, si no que hace todo lo posible para que las dos religiones convivan juntas de la mejor manera sacando sus puntos comunes.

Lo mejor de este libro es que da a conocer la cultura morisca y nos hace verla con buenos ojos, no como enemiga, y refleja muy bien el contenido histórico, además del recorrido de lugares como la zona de la mezquita de Córdoba, las Alpujarras, Granada, etc. Es una novela larga, pero interesante desde el principio hasta el final, pues también la historia de amor entre Hernando y Fátima engancha al lector. Le pueden faltar guiños de humor a lo largo de la obra, pues en ocasiones se hace demasiado dramática y desesperante. También señalar el hecho de que el protagonista se salva de todas las desgracias y se hace rico o pobre según convenga el momento, lo que hace de esta novela una historia un tanto predecible en ese sentido.

En general está muy bien detalla y escrita, se lee con facilidad y agilidad, y la evolución de los personajes a lo largo de la obra es coherente y bien planteada.

Conclusiones y valoración personal.

Después de leer tan interesante novela, he sacado conclusiones como por ejemplo, que la novela es de gran ayuda para conocer al pueblo musulmán, su religión, su cultura, su manera de vivir, su historia en la expulsión de España y obras con las que contribuyeron a la geografía de Andalucía, Además me gusta que el autor refleje a este pueblo tal y como es, sin intentar hacer parecer que su cultura es peor o mejor a la nuestra, simplemente diferente. La verdad se nota que está muy bien documentada tanto histórica como geográficamente, y el autor se las a ingeniado bastante bien para recrear una familia que pasara por todas y cada una de las atrocidades y batallas que se cometieron entre los dos bandos religiosos. Para mí, ha sido una novela difícil de coger el ritmo en principio, pues el hecho de que sea tan larga y el conocer que hablaba sobre guerras de religión hacían que la idea no me atrajera a leer, pero una vez pasadas las primeras cien páginas el libro se hace sumamente interesante y me enganchó. El protagonista goza siempre de buena suerte, pues casualmente conoce y establece buena relación con las personas que más adelante le harán su vida más fácil, como es el caso de don Alfonso, Isabel, los Granada Venegas, Hamid, etc., aunque siempre hay tener en cuenta que a pesar de ellos sufre, pues ve como se hacen verdaderas matanzas salvajes y llega a tener que matar por su pueblo, además de la supuesta pérdida de su familia durante tantísimos años, que hace que Hernando se suma en las más profundas depresiones. El libro también me ha hecho llegar a reflexionar y sacar como conclusión, que por mucho que hoy en día se hable de tantas cosas malas que hicieron los moriscos en aquella época, la verdad es que tanto moriscos como cristianos cometieron graves acciones y ninguno tiene excusa mejor que el otro bando. También me sorprende y detesto la idea de que sucedieran tantas desgracias y muertes por la religión, un tema que se basa simplemente en la fe, que no tiene demostración de cual de las religiones es la verdadera o simplemente si en realidad existe un dios.

Para terminar con esta valoración, señalar que la novela me ha gustado mucho y me ha hecho cambiar el punto de vista sobre el tema de cual trata el libro, además que he disfrutado con la lectura y me a provocado cierto interés en conocer más del tema de la convivencia entre cristianos y moriscos y la expulsión de estos últimos.

Vídeos relacionados