La liquidación del Imperio colonial

Cuba y Filipinas. El 98 y sus repercusiones

  • Enviado por: RHaiDeR
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

11.2. La liquidación del Imperio colonial: Cuba y Filipinas. El 98 y sus repercusiones.

Cabe destacar que después de la famosa crisis de la emancipación de las colonias españolas, durante el reinado de Fernando VII (1814-1833), donde comenzaron los primeros levantamientos independentistas, a finales de siglo XIX, España contaba únicamente con algunos territorios: Cuba y Puerto Rico (América Central), Filipinas y el archipiélago de las Marianas y las Carolinas (Océano Pacífico). Sin embargo, estos territorios no suponían un gran aporte económico ni militar para España, sino más bien, un símbolo de prestigio y patriotismo. Por ejemplo Cuba, que era el mayor país exportador de caña de azúcar, había dejado de depender económicamente de España desde hacía tiempo, ya que aproximadamente el 92% de la producción azucarera iba destinada a los mercados norteamericanos.

El proceso de independentismo cubano ya se inicia a comienzos del Sexenio Democrático (1868-1874). En 1878 se firma la `Paz de Zanjón' que supone el fin formal de la guerra de Yara (1868-1878), donde el gobierno de Cánovas convierte a Cuba en provincia española concediéndole cierta autonomía política, legislativa y administrativa. No obstante, este gobierno incumplió muchas de sus promesas como la abolición de la esclavitud, por lo que los levantamientos no dejaron de cesar. Tanto los españolistas incondicionales de la isla como los revolucionarios cubanos consideraron estas reformas insuficientes. Años más tarde, el gobierno presidido por Sagasta se vio obligado a intervenir para sofocar a los insurrectos. El general Weyler fue designado, junto con miles de hombres para combatir contra los revolucionarios. No obstante, la mayoría de los soldados españoles eran novatos, estaban mal instruidos y contaban con un pésimo armamento, por lo que tuvieron que afrontar continuos ataques sorpresa y emboscadas por parte de los indígenas revolucionarios (conocidos también como mambises). Además, miles de hombres del ejército español sufrieron bajas por enfermedad debido a las constantes luchas en las selvas de manigua (intenso calor, lluvia, mosquitos fangos) que les produjeron numerosas enfermedades como la malaria o el paludismo.

Estas circunstancias van a ser aprovechadas por los Estados Unidos (Debemos destacar que la gran potencia norteamericana se encontraba en su mayor situación de esplendor territorial, ya que tenía el objetivo de conquistar América Central y dominar todo el Océano Pacífico por motivos puramente económicos). Así pues, el gobierno estadounidense presidido por McKinley proporcionó ayuda económica y burocrática a Cuba, ya que la intervención de un país europeo podía anular sus planes. Estados Unidos desde hacía tiempo había querido dominar la isla caribeña, pero en innumerables ocasiones, España se había negado a vendérsela. De este modo, aprovechando la situación y recibiendo una fuerte presión por parte de la prensa norteamericana (`Hearst'), McKinley envió un ultimátum bélico a España (o las tropas españolas abandonaban la isla, o se veían obligados a declararles la guerra). La reacción del gobierno español fue prácticamente aceptar el conflicto bélico, argumentando que por el honor español, jamás abandonarían sus colonias.

Rápidamente, el gobierno español envió lo mejor de su flota, encabezada por el almirante Cervera a Cuba (debemos destacar que aunque Cuba fuese el país más vinculado a España, en Puerto Rico los hechos históricos ocurren simultáneamente: todo gira en torno a una fecha, 1898), desembarcando en el puerto de la Habana, donde se encontraba el acorazado Maine. La cuestión del Maine fue el hecho histórico que determinó el inicio de la Guerra Hispanoamericana (1898), ya que un día, sin motivo alguno, el gran navío estadounidense explosionó cobrándose la vida de 260 personas. Este terrible suceso fue el pretexto con el que Estados Unidos acusó a España sin pruebas declarándole la guerra formalmente. Los historiadores aún dudan de que España tuviese algo que ver con el fatídico acontecimiento, por lo que apuntan que es posible que propios servicios secretos estadounidenses cometieran el incidente para declarar a España la guerra definitivamente.

Mientras tanto, el gobierno de Sagasta comenzó a recibir duras presiones por parte de la prensa española. Se sumaron además los carlistas y altos dirigentes del Ejército, quienes rechazaron cualquier tipo de negociación con los americanos sin antes presentar batalla, ya que esto supondría una traición al sistema, donde la imagen y el honor de España quedarían por los suelos. Así pues, aun sabiendo que la victoria sobre los americanos era imposible, Sagasta dio inicio a la guerra.

La guerra fue como un paseo naval para los americanos ya que, en tan solo dos enfrentamientos navales, la flota española quedó destruida cobrándose miles de muertos y heridos.

Finalmente, España reconoce su derrota y decide negociar la paz con los estadounidenses. Se firma el Tratado de París (1898), con las siguientes características:

  • España pierde sus principales colonias (Cuba y Puerto Rico). Se consigue la independencia de Cuba en 1902, convirtiéndose en un estado republicano independiente bajo la protección de los Estados Unidos. Por su parte, Puerto Rico se convirtió en un país libre asociado jurídicamente con los americanos.

Las principales causas que contribuyeron al independentismo cubano fueron las siguientes:

      • La imperante esclavitud que persistía en Cuba y Filipinas. Había ricos latifundistas y terratenientes españoles que tenían bajo su merced a cientos de negros esclavos trabajando en las plantaciones azucareras. En la Constitución de 1812, se decretó una ley que suprimió la esclavitud, aunque se hizo caso omiso ya que en la realidad se seguía manteniendo.

      • La participación e intervención de los Estados Unidos cuyo principal objetivo era expulsar la intervención europea de los territorios americanos. Destaca la doctrina de Monroe con aquello de: “América para los americanos”.

      • El criollismo cubano donde destacan, según el punto de vista ideológico tres grupos políticos: la Unión Constitucional (integrado por ricos aristócratas que se negaban a cualquier reforma autonómica), el Partido Autonómico Cubano (un partido moderado de carácter reformista favorable al mantenimiento de la isla con España) y el Partido Revolucionario Cubano (liderado por el intelectual José Martí, el cuál organizó las principales rebeliones contra las tropas españolas).

Mientras tanto, en Filipinas, los hechos históricos relacionados con la Guerra Hispanoamericana ocurren de manera simultánea en 1898. Tras el ultimátum bélico enviado por Estados Unidos, España envía lo mejor de su flota, encabezada por el general Montojo a Manila, donde, al igual que ocurre en Cuba, la flota española es destruida en pocas horas en la batalla de Covite. Tras la firma del Tratado de París:

  • España pierde Filipinas, que, al igual que Cuba se convirtió en un estado republicano independiente bajo la tutela de los Estados Unidos. Por su parte, el pequeño archipiélago de las Marianas y las Carolinas fueron vendidas a Alemania en 1900.

Las principales causas que contribuyeron a la independencia de Estados Unidos fueron:

      • El elevado indigenismo: en Filipinas surgieron dos corrientes ideológicas de carácter independentista: el Katipunam (encabezado por Antonio Bonifacio) y la Liga Filipina (liderada por José Rizal).

      • La política exterior con Estados Unidos que controlaba la mayor parte de las transacciones mercantiles en el Pacífico y el hecho de que Filipinas estuviese en manos europeas no les era muy favorable.

En cuanto a las principales consecuencias que trajo consigo la Guerra Hispanoamericana, tras la pérdida de las colonias, se produjo en España la Crisis del 98, que abrió las puertas a nuevo siglo nefasto. Esta crisis fue básicamente de tipo moral, una carga psicológica para la sociedad española, donde se puso de manifiesto el gran prestigio que tenía España y como poco a poco lo ha ido perdiendo. Atrás quedan las sanas esperanzas de progreso y esplendor que ya comenzaron cuando Colón nos cedió su legado…Ahora el país se siente inferior, impotente y desmoralizado.

Además de todo esto, la Crisis del 98 trajo consigo también las siguientes consecuencias:

  • Un intento de golpe de Estado, liderado por el general Camilo Polavieja que se propuso implantar una dictadura militar en el país, aunque deshizo sus planes ya que hacerlo, supondría poner en peligro la imagen de la monarquía española y reflejar la inestabilidad política.

  • Una profunda crisis económica debido al gran capital que se invirtió en la guerra con Estados Unidos. No obstante, estalla un escándalo de corrupción política, donde algunos sectores públicos del país boicotearon los ingresos estatales que iban a ser destinados para financiar la guerra.

  • Una crisis intelectual, donde surge la denominada Generación del 98, un grupo integrado por los intelectuales más destacados del país, los cuales ejercieron una dura crítica contra el régimen de la Restauración y la sociedad. Destacan Valle-Inclán, Antonio Machado, Unamuno, Pío Baroja

Finalmente, todos los sectores españoles (abogados, profesores, ministros, intelectuales, estudiantes, médicos, jueces…) deciden unirse a una nueva corriente filosófica de tipo moral, conocido como el Regeneracionismo, cuyo principal objetivo es la renovación del país y alcanzar el progreso tan anhelado.