La insoportable levedad del ser; Milan Kundera

Literatura hispanoamericana contemporánea. Novela. Narrativa. Drama. Debilidad humana. Argumento

  • Enviado por: Galia15
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER

Si tuviéramos que buscar un protagonista para esta historia no sería Teresa, Tomás, Sabina ni Franz , ellos tan sólo son una prolongación de nuestra vida cotidiana, una parte de nosotros mismos a la que pocas veces damos importancia pero que esta ahí desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte es aquello que toda persona lleva en su interior y que diferencia a un ser de otro.

Se trata de nuestra debilidad, la debilidad humana que todos llevamos dentro, la que hace a una persona fuerte o débil como un papel, a veces no nos deja avanzar y otras hace que avancemos precipitadamente sin pensar en las consecuencias, es algo que no nos hace mejores ni peores simplemente nos hace ser personas.

Es como un gran cajón en el cual vamos guardando lo bueno y lo malo de nuestra vida, todo lo que vamos descubriendo de nosotros mismos a lo largo de los años, secreto, los que podemos descubrir hasta los más íntimos, nuestros miedos, los de todos, la felicidad que deseamos, los sueños cumplidos, los sueños rotos, el odio y amor nuestra facilidad para amar eternamente y también para odiar del mismo modo, dentro del amor también los celos, las traiciones, el rencor ,el dolor que produce el amor que lleva al sufrimiento, todo esto esta dentro de cada uno simplemente hay que intentar buscarlo y cuando lo hayamos encontrarlo jamás perderlo es el mejor método de defensa que tenemos.

Para algunas personas su debilidad las hace más fuertes las ayuda a conocerse mejor en cambio a la gran mayoría enfrentarse a su debilidad significa enfrentarlas a su propio “yo” y eso hace que no puedan avanzar o como dije antes tener miedo a la vida.

¿Cuántas veces hemos caído en un problema como si se tratase de un pozo del que no sabemos dónde está el fondo?, Ahí es cuando nuestra debilidad actúa sobre nosotros si nos conocemos por completo sabremos afrontarlo y superarlo sin ayuda, de lo contrario caeremos irremediablemente al vacío en el cual nuestro interior ahí donde se aloja nuestros puntos débiles, se apoderará de nosotros sin dejarnos avanzar sin darnos tiempo a pensar para luego actuar.

Antes se menciona mucho la vida se dice que es corta y hay que vivir cada momento como si fuera él ultimo suspiro, pero, ¿qué ocurriría si cada momento de ella se repitiera infinitamente durante toda la eternidad. A esto le llamaremos el “Eterno Retorno” que se podría explicar como que -la vida que desaparece de una vez y para siempre, no regresa; es como una sombra, esta muerta de antemano-.

Para Nietzsche la idea del “Eterno Retorno” se refiere a que los instantes de nuestra vida se repetirán infinitamente durante la eternidad esa seria la carga más pesada que convertiría automáticamente nuestras vidas maravillosamente leves.

Para Teresa la idea del Eterno Retorno viene reflejado en sus sueños los cuales le recuerdan su miedo a la desnudez, aquellas imágenes de su infancia que la hicieron susceptible a actitudes semejantes Teresa odia a su madre pero en el fondo no puede escapar de su pasado borrarlo por completo, todo le recuerda a ella y eso la hace que sus recuerdos se repitan una y otra recordando todo aquello que ella odia y haciéndola realmente infeliz.

Todos durante nuestra infancia hemos tenido miedos, hemos pasado vergüenza por algún motivo, que aunque de adultos parezcan desaparecer siguen día a día reflejados en nuestros sueños o en nuestra vida cotidiana esa es una idea de eterno retorno al que estamos condenados.

Para Tomas el Eterno Retorno significaba alcanzar un grado más de madurez.

Antes hablando del citado mito se decía que era una carga que hacia maravillosamente leves nuestras vidas. Aquí nos encontramos con el problema de la levedad y el peso. Para algunas personas la levedad es maravillosa y el peso terrible. Para otras es totalmente lo contrario.

La carga es pesada nos destroza y aplasta contra la tierra, pero a la vez es la imagen más intensa de la plenitud de la vida. Cuanto más pesada es la carga más real y verdadera será nuestra vida. Esa persona que vive sin problemas lleva una vida sin carga sin peso, no seria una vida real para vivirla por completo significa afrontar todas sus consecuencias vivir día a día con lo malo y con lo bueno, una vida llena de satisfacciones a alegrías acabaría por aplastarnos lentamente.

Y la levedad hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, a tal punto de volverse insignificante; esto ocurre porque el peso y la levedad no son una contradicción.

El peso por sí no tiene cualidad de peso, dentro de él existe levedad; al igual la levedad no carece de peso; son estados complementarios, que se pueden transformar uno en otro.

Ambos conceptos tienen un carácter progresivo, encontramos a uno que nos lleva indiscutiblemente al otro, y así se puede seguir sin desarmar la madeja de dudas ya que no existe peso si no hay levedad.

Nuestras vidas están llenas de dudas, de problemas que nos llevan a elegir ser leves o mantener la carga.

El peso viene dado por muchas cosas por ejemplo una de ellas es el Kitsch , que podríamos definir como un “ideal estético” de la vida que como ideal elimina de su punto de vista con todas sus fuerzas eso que los seres humanos consideramos inaceptable, lo que no queremos, lo que odiamos, y que tan solo escoge lo que le interesa aquello que es perfecto, todo lo que nos lleve a una completa felicidad.

Todos llevamos el Kitsch dentro aunque lo neguemos para nosotros significa el ideal de vida perfecta de felicidad infinita. Y sólo nos damos cuenta de que lo llevamos dentro cuando apreciamos esas pequeñas cosas que echamos de menos hasta el punto de desearlas, eso que queremos es lo que no conseguimos tener. De ahí que nos lleve inmediatamente a crear la envidia, la traición, la mentira ya que el ser humano es así, odia todo aquello que no puede conseguir.

Y todo esto nos lleva a pensar en nuestro modo de vida, reflexionar sobre como ha sido todo desde que hemos nacido y nos damos cuenta de que nuestra vida es un gran conjunto de casualidades. No hay nada que no nos haya pasado en la vida que no fuera fruto de la casualidad absoluta.

Para Tomás su relación con Teresa era tan solo eso, pura y dura casualidad desde el momento en que se conocieron, para nosotros la casualidad ya viene dada desde que nacemos, el lugar de nacimiento y a partir de ahí el resto de nuestra vida hasta nuestra muerte ya forma parte de pequeñas coincidencias que nos levan a ir formando una vida lo más completa posible.

En fin, el nacimiento nos da una vida, la vida la vida nos otorga una cuerpo, un ser con sus virtudes y defectos, con su debilidad, ella se compone de sueños, secretos, miedos, levedad, peso, amor, odio, casualidades etc, que de algún modo nos hace ser más personas nos enseña a sentir y a controlar lo que sentimos y todo esto nos conduce irremediablemente a caer en la insoportable levedad de nosotros mismos, del ser....

1