La Ilíada; Homero

Literatura universal. Literatura clásica. Literatura griega. Epopeya. Guerra de Troya. Mitología clásica. Mitología griega

  • Enviado por: Rafael Enrique
  • Idioma: castellano
  • País: Puerto Rico Puerto Rico
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Dirección y Gestión de Hoteles
Fomento Profesional
El turismo es el sector que mayor aportación realiza al PIB de la economía y, dentro de él, el subsector hotelero...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Turismo
UNED
Con la Universidad Nacional de Educación a Distancia te formarás como profesional especializado en materia...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Trabajo de redacción sobre la Ilíada:

1. A través de todo el poema, los dioses cumplen una función importante en el destino de estos guerreros. Comente sobre la relación dioses y hombres en el poema. Escoja tres situaciones o momentos importantes en los que se destaque su poder y coméntelos ampliamente señalando ejemplos.

Es indudable que los dioses cumplen una función importante en el destino de estos guerreros y de toda la población. Eso es así porque los griegos concebían que había un orden establecido por la naturaleza y dicho orden había que respetarlo, de no cumplirse, venía el castigo. Es decir que dentro de un mundo variable había unas leyes universales que se hacían respetar por si mismas. Esa era la función de los dioses quienes controlan los movimientos determinantes de la vida de los hombres, porque éstos aunque poseen cierta libertad, no pueden escapar a lo inevitable de ciertas cosas del orden natural. Los dioses vienen a ser la personificación de las fuerzas elementales de la naturaleza y de los misterios de la existencia humana. Por eso la épica griega además de cantar a los hombres y su valor (areté), también canta a los dioses y sus pormenores porque éstos al igual que los hombres muchas veces no pueden escapar a ciertas fuerzas del Universo que los arrastran, al destino (Antropomorfismo). La suerte de ambos va mezclada aunque los dioses están en un plano superior. No son los dioses griegos hombres divinizados, ni los hombres, dioses humanizados, los hombres son los héroes que luchan aquí y demuestran su excelencia y los dioses son los pensamientos fundamentados del hombre llevados a lo concreto, ser de máximas aspiraciones pero de limitadas capacidades, los dioses son el sentido superior que las cosas poseen y lo mejor de nosotros mismos que ha tomado apariencia personal (personificación de los ideales de la sociedad).

Esta relación entre dioses y hombres se nota claramente en momentos en que la influencia de los dioses fue determinante para las decisiones humanas y cambiaron el rumbo de las cosas. Veamos la primera situación.

Apolo airado por lo que Agamenón le hizo al sacerdote Crises cuando vino a pagarle un rescate por su hija Criseida que la tenía cautiva desató una maligna peste sobre los aqueos. Cuando Aquileo y un intérprete de sueños le comunican a Agamenón lo que estaba pasando y que debía entregar a Criseida para calmar al dios Apolo, éste se enfada y enojado le indica a Aquileo que si entrega a Criseida entonces Aquileo le tiene que dar el trofeo suyo, que es Briseida. Este reclamó es lo que desata “la cólera de Aquileo” porque se sintió ofendido y ultrajado en su honor. Esta “cólera” causada indirectamente por Apolo es el eje central de la Ilíada.

La segunda situación que cambió el rumbo de las cosas fue cuando el enfrentamiento entre Paris y Menelao realizado después de un acuerdo entre ambos bandos en guerra mediante el cual se enfrentarían ellos dos y el ganador se quedaba con las riquezas del otro y con Helena, Afrodita interviene cuando Paris está al borde de morir y lo desaparece. Con esa intervención Afrodita cambió el rumbo de las cosas porque parte del acuerdo era que la guerra acabaría con ese enfrentamiento ya que el problema quedaba resuelto. Eso parecía ser la solución más lógica y natural de acuerdo al razonamiento humano pero no así para los dioses que los usaron como instrumentos.

La tercera situación en una continuidad de la segunda pero la intervención divina es desde otro ángulo y también cambió el rumbo de las decisiones humanas. Desde que estaba hablando con Príamo se nota que Helena está arrepentida de lo que ha hecho por el mal que se había causado ella y a su pueblo. Sus palabras demuestran que posiblemente tenga la intención de regresar. Después de Afrodita desaparecer a Paris del combate se le aparece a Helena disfrazada de cardadora y le dice que Paris le está esperando todo perfumado en su cama. Helena la reconoce y la increpa seriamente diciéndole que viene con engaños porque Menelao ha vencido a Alejandro y la va a llevar a su patria. Le dice también que no irá donde Alejandro, que sería una vergüenza. A ésto Afrodita enojada le contesta que no busque que la desampare y la aborrezca. Helena se intimida y le hace caso a Afrodita pero aún así cuando llega donde está Alejandro le habla fuertemente.

Este incidente demuestra el control o fuerte influencia que ejerce Afrodita sobre Helena y además que fue ella la que influyó para que ésta se dejara raptar por Paris causando así la guerra.

Hay otros muchos ejemplos de situaciones donde los dioses intervienen en la vida de los hombres como es el caso del combate entre Héctor y Patroclo pero lo dejaré para otra pregunta.

Para terminar, es bueno plantear que el universo no esta regido por los dioses, éstos son más bien sus fuerzas. De ahí que, por mucho que ellos quieran ayudar al hombre, éste no puede escapar al Destino (moira), que es esa misma naturaleza, lo que las cosas están destinadas a ser por las leyes cósmicas. El hombre, sujeto al destino, no es esclavo de él, pues está dotado de libertad de ejecución y en cierto sentido es responsable de sus acciones y aunque es evidente que, en última instancia están en cumplimiento de los planes de los dioses, tienen responsabilidad y libertad de reacción frente a lo preestablecido.

2. Otro enfrentamiento dramático ocurre en el canto final o XXIV, Rescate de Hector. El canto ofrece suficientes elementos para discutir sobre la relación entre los dioses y los hombres, las costumbres de esta civilización, la grandeza de Aquiles y Príamo, el código de honor y la valentía de estos hombres. Comente cada uno de estos elementos ampliamente sin olvidar señalar ejemplos.

El Canto XXIV es uno bastante amplio, que pone fin a la obra y nos da la oportunidad para continuar reflexionando sobre lo que Homero nos quiere presentar sobre los distintos aspectos vitales de los griegos. Para entender ésto tenemos que tener claro que existe una estrecha relación entre la obra literaria y el medio en que ésta se lleva a cabo. Ésto se puede afirmar sobre toda literatura pero con más propiedad de la antigua puesto que era una síntesis y compendio de todos los conocimientos históricos, legendarios y religiosos del pueblo y a la vez código y modelo para la sociedad.

Cuando analizamos la relación entre hombres y dioses notamos que según los griegos, existen unas fuerzas cósmicas, destino (moira), a las que no se puede escapar y en muchas ocasiones se confunden con los dioses pero aún éstos están sujetos a ellas. Cabría distinguir un Destino Universal, que es el orden fijo, absoluto, al que nadie escapa y del que los dioses no pueden hacer otra cosa sino ejecutarlo. En cumplimiento de este destino acontece la muerte de Héctor, aunque Zeus no la deseara. Por otro lado hay un destino en el que cada individuo participa en su realización a base de su libertad y de su comportamiento y en el que sí pueden influir los dioses. Así, a Aquiles le es dado escoger entre una vida larga sin gloria o una corta con ella y él escoge ésta, además, Júpiter interviene para que por medio de Tetis, Aquiles devolviera el cadáver de Héctor a Príamo y así evitara la cólera de los dioses sobre él. Vemos también cómo se le envía un mensajero a Príamo diciéndole que Aquiles le va a devolver el cadáver de su hijo y que podía llegar donde él sin ser visto por los soldados aqueos. Vemos así como esos dos destinos se confunden, ya que no se pudo cambiar la muerte de Héctor pero si se pudo cambiar la profanación del cadáver.

Esa relación entre los dioses y los hombres parecería caprichosa en primera instancia pero en el fondo no es así. Por un lado los hombres tratan de ganarse el favor de los dioses mediante distintos ritos y los dioses escogen sus protegidos de acuerdo a simpatías que pueden ir desde las capacidades del ser humano hasta parentesco pero en lo profundo el dios no es autónomo porque al igual que el humano esta influido por el destino, por la fuerza cósmica (moira).

Todo lo anterior nos lleva a establecer unas ideas sobre las creencias, ideas y costumbres de esta civilización. De un lado tenemos que el griego no aspiraba a glorias ultraterrenas, sino a las de la vida presente. Todas sus miras estaban encaminadas a lograr la inmortalidad, no en la vida futura, sino a través de los actos heróicos por los cuales pudieran ser recordados. Aunque había un concepto del Hades este era un lugar a donde iba por un tiempo el individuo pero en forma de sombra o espectro y no a recibir premio o castigo, como el purgatorio católico, entiendo yo.

La medida de los valores morales estaba basada en sanciones humanas y sociales, en el sentimiento del hombre de lo que es decente y correcto y de lo que no lo es. Ellos lo llamaban “Aidós” y “Némesis”. Estaban tan íntimamente conectados que venían a ser como dos aspectos de un mismo sentimiento. Por un lado el “Aidós”, control de uno mismo (mesura) y por el otro lado el sentimiento de rechazo social por la conducta propia (Némesis). El “Aidós” encerraba el respeto hacia los superiores y ancianos, la bondad a los inferiores, el tratamiento humanitario al enemigo caído, y prohibía el dejar abandonado al soldado compañero en el campo de batalla. “Némesis” reforzaba el concepto “Aidós” ya que prohibe determinadas acciones indignas las que generalmente no eran bien vistas por la sociedad. Sería como un paradigma ético donde la pregunta guía es, ¿Es ésto bueno o malo? Desde ese principio arranca toda su escala de valores. Por eso vemos como los conceptos de valor, honor, amor a la patria, amor a la familia, la amistad, el cumplimiento de los rituales religiosos y el respeto a los ancianos son fundamentales en la obra. Esa sería la aspiración fundamental o ideal de la sociedad.

La obra nos presenta unos personajes fundamentales que encarnan estos ideales como son Aquiles, Héctor y Príamo. Podemos observar que Aquiles y Héctor son los combatientes fundamentales de cada bando y representan a la perfección esos ideales pero donde verdaderamente esos ideales toman dimensiones colosales es cuando analizamos a Aquiles y Príamo. Tenemos a Príamo, que es un anciano, líder muy respetado de su pueblo, valiente pero que no puede luchar por su edad. Se presenta como un puntal de la moral, del deber y del amor a su pueblo. Igualmente se presenta como respetuoso de los dioses y de todos las normas de la sociedad por eso está dispuesto a humillarse al ir donde Aquiles, pagar un rescate y poder enterrar a su hijo con honor. Demuestra también gran sensibilidad para su época ya que ésta era una sociedad guerrera donde el valor se demostraba en el campo de batalla y los valores de mansedumbre y humildad no eran bien vistos. Puede ser que Príamo al ir ganando años y experiencia lograra sensibilizarse poco a poco y cuando lo observamos en la obra ya fuera el hombre “ideal de la sociedad”, que ha completado todo el proceso de formación y ya no entiende el valor y honor como desquite, bravura al combatir y destrucción del enemigo. Esos conceptos han evolucionado hacia unos de bondad, humildad y amor, hacia un mejor ser humano.

Por otro lado tenemos a Aquiles, joven valeroso en el combate, con mucho honor y orgulloso de si mismo e incapaz de recibir una insolencia de alguien. Tiene la impulsividad natural de un joven, contrario a Príamo que es mesurado. Al igual que Príamo es respetuoso de los dioses y de las costumbres por lo que la vejez y los lazos familiares y de amistad son para él muy importantes. Podríamos decir que Aquiles es el héroe de la sociedad primitiva, pero trágico, aunque fruto de su propia elección. Es el modelo del perfecto guerrero que tiene valor y honra, virtudes que según su código se deben defender a toda costa. Pero ocurre con Aquiles lo mismo que con Príamo pero en forma más contundente, donde el héroe adquiere dimensiones insospechadas al ser vencido solo por las súplicas de un padre anciano que se ha visto lleno de desgracias y lleva a cabo el sublime acto de desprendimiento de devolverle el cadáver de su hijo. Esto indica un cambio total el la conducta de Aquiles y su entrada triunfal en una ética superior a la guerra; su entrada al campo de la comprensión humana.

En fin, vemos como la Ilíada comienza con un anciano pidiendo que se le devolviera a su hija cautiva, lo que desencadena la trama, y concluye con otro anciano pidiendo que se le devuelva el cadáver se su hijo para cumplir con el ritual de honor a los muertos, lo que cierra la obra. Estas dos situaciones, de inicio y fin nos demuestran claramente el respeto y veneración que se le tenía a los ancianos en esa época.

3. Comenta sobre la muerte de Patroclo en la película Troya y en la Ilíada.

Para poder ubicar bien los comentarios que haré voy a resumir la narración sobre la muerte de Patroclo en la Ilíada y los que nos presenta la película ya que existen grandes diferencias entre ambas y después pasaré a los comentarios.

Según el canto XVI, Patroclo ruega a Aquiles que ya que él no va a combatir le permita participar con los mirmidones en la batalla y le facilite su armadura para confundir a los teucros y motivar a los danaos. Aquiles se lo concede pero le advierte que solo va a sacar a los teucros de la cercanía de las naves para evitar que las quemen y le impidan el regreso. Después de eso debería volver atrás y dejar que los teucros y los danaos se mataran en la llanura para después ellos dos llevarse la gloria de entrar a Troya. Aquiles mismo reúne, motiva su ejército y los manda al combate bajo la dirección de Patroclo y Automedonte. Él se queda para orarle a Zeus por la victoria y seguridad de Patroclo. En el campo de batalla los mirmidones llevan la mejor parte y Patroclo siguió adelante hasta las murallas de Troya desobedeciendo las órdenes de Aquiles y en donde fue rechazado por Apolo que a su vez instigó a Héctor a ir sobre Patroclo. Éste mata de una pedrada al auriga de Héctor lo que provoca un encuentro entre ellos por el cadáver pero los troyanos no logran quedarse con el auriga muerto y los aqueos le quitan su armadura. Patroclo siguió acometiendo y matando troyanos (tres veces de a nueve cada vez), pero en la cuarta interviene Apolo de nuevo y le asestó un golpe en la espalda que lo atontó, le quitó el casco que por primera vez rodó por el suelo, pues era el de Aquiles y Héctor se hizo del mismo. A Patroclo se le rompió la pica, el escudo y la correa y todo cayó al suelo y a la vez Apolo le desató la coraza. Patroclo queda paralizado y Euforbo le clava en la espalda una lanza y huye. Así, Patroclo trata de retroceder al grupo aqueo para evitar su muerte pero Héctor lo siguió y le envainó la lanza en la parte inferior del vientre haciéndole caer. Sobre el herido, Héctor se alaba del triunfo pero Patroclo le contesta que llegó tercero para quitarle la armadura ya que a él otros lo tenían moribundo y le augura a Héctor que la muerte la tiene cerca a manos de Aquiles. Luego muere.

La trama en la película “Troy”, es sumamente sencilla y clara con imágenes que se acercan a la morbosidad por los gestos, gritos y sangre que aparece, todo con el propósito de llamar la atención del espectador y darle acción a la misma. En ella, durante la batalla entre los troyanos y aqueos en un momento dado se enfrentan Héctor y Patroclo y la batalla entre los ejércitos se detiene como si fueran a ver una pelea de boxeo. Todas las tomas están en su enfrentamiento que no tiene nada de espectacular y Héctor le logra dar un tajo en el cuello a Patroclo. Éste cae moribundo al piso derramando sangre ante los ojos atónicos del ejército aqueo. Héctor muy orgulloso procede a levantarle el casco y todos se quedan estupefactos cuando el rostro que aparece es el de Patroclo, pues creían que era Aquiles. Siguen una serie de gestos muy reveladores de lo que se piensa y Héctor procede con cara de frustración a darle una estocada final en el pecho al moribundo.

Como podemos apreciar las dos tramas presentan grandes diferencias. La película, como película al fin es llamativa y amena pero no profundiza en la caracterización de los personajes, en el por qué de su conducta y las ideas que moldean la vida de esos personajes que se nos presentan. Además la película se aleja de la verdadera trama de la obra quizás en su afán de simplificarla y hacerla llamativa pero se olvida de muchos eventos que son tan o más importantes que el enfrentamiento mismo como veremos a continuación.

En la película en ningún momento se menciona la participación de los dioses, ni en la guerra, ni en ese enfrentamiento en particular. Eso haría que un espectador ignorante de la Ilíada jamás pueda entender la relación existente entre las acciones de los dioses y las de los hombres; el peso de esa relación en toda la conducta expresada por los personajes. Nos daría a entender que los hombres eran seres con autonomía absoluta para la acción y que no se sentían condicionados por un destino o preferencia divina que la mayoría de las veces forzaba sus acciones aunque ellos tuvieran conciencia de la situación.

Por otro lado la película ofrece muy poca importancia al simbolismo de rescatar el cadáver y los rituales mortuorios los cuales eran fundamentales en esta sociedad porque simbolizaban la restitución de la honra perdida en el combate, lo que equivalía a un reconocimiento del valor, de la valentía como símbolo de la honra personal en una sociedad guerrera.

También la versión de la película nos dice que Patroclo hurtó la armadura y equipo de Aquiles y se fue a la batalla mientras él dormía y que los soldados lo siguieron porque creían que era Aquiles. Si eso fuera cierto, eso equivalía a una gigantesca violación del código de mando y del respeto a ese código tan importante es esa sociedad donde el honor y la gloria en batalla eran fundamentales para vivir y sería utilizar un medio ilícito para conseguir el fin deseado lo que sería inaceptable por todos y llevaría a la deshonra directamente.

Por último y a mi entender, el aspecto fundamental que es ignorado por la película está en el hecho del punto de vista o visión de mundo que tiene el que escribe la obra. Cuando la película simplifica el encuentro entre Héctor y Patroclo a un combate personal que gana Héctor está dejando fuera la intención que tuvo Homero al presentar el combate de la forma en que la presentó. Se dan unos hechos; Héctor y Patroclo combaten y muere Patroclo pero anteriormente se encadenan una serie de sucesos que están dirigidos a desvalorizar ese triunfo de Héctor, a presentar a Héctor como el que va a recoger el despojo y a llevarse un triunfo que no le pertenece porque Patroclo ya estaba vencido. Vemos a lo largo del canto que Patroclo ha luchado ferozmente llevándose el triunfo y no es hasta que interviene Apolo y lo golpea por la espalda que pierde su equipo de combate. Después es herido también en la espalda por Euforbo que luego huye y es entonces que aparece en escena Héctor a combatir con él. Por lo tanto tenemos que concluir que Patroclo había sido derrotado por los dioses y su destino estaba sellado.

Homero al ser griego quiere enaltecer los valores de su pueblo y recurre a enfatizar todos esos hechos para nublar el triunfo de los que para él eran sus enemigos. Otro detalle importante es que Héctor se hizo del casco de Aquiles que llevaba Patroclo porque Apolo se lo tumbó, dando a entender que Héctor no tenía los quilates para hacerse del casco por sus propios medios, y antes de morir, Patroclo predice la muerte de Héctor a manos de Aquiles como para balancear la situación.

A mi entender es sumamente claro que Homero quería desvalorizar este triunfo de Héctor porque como él era griego indirectamente también se sentía humillado por la derrota de Patroclo.

Si lo traemos al momento actual sería como leer la historia de la guerra en Irak escrita por un norteamericano y la escrita por un iraquí. Veremos quizás unos mismos acontecimientos históricos pero con enfoques, interpretaciones e inclinación sentimental diferente debido al punto de vista del que escribe y ese es uno de los puntos donde historia y literatura convergen.