La Ilíada; Homero

Literatura antigua universal. Letras griegas. Cultura griega. Épica. Poema épico. Argumento. Contexto

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Trabajo de Investigación

“La Iliada”

Introducción

Grecia es madre de todas las culturas occidentales, de ella derivan la Romana y todas las que le suceden. Grecia fue muy rica en cultura, recordemos que fue cuna de muchos de los más grandes filósofos, poetas, matemáticos, artistas de la humanidad. Esto se debe a la incesante búsqueda del ideal humano, de la perfección; una perfección que tiene mucho que ver con la estética y con los cánones de belleza de la cultura; esta perfección la buscan dentro de sí a través de la poesía, la filosofía y el arte, por lo que estas cobran mucha fuerza.

Hacia el siglo XI a.C. la ciudad de Troya, capital de Asia menor, fue asediada y hubo una guerra en torno a ella que culminó con su saqueo. Las tradiciones griegas cuentan de esta guerra y de sus proporciones, estas tradiciones llegaron a manos de un poeta (Homero) de incierta existencia que le dio forma definitiva a un poema que cuenta de sus innumerables héroes sus hazañas y sus disensiones. Esta es la obra que habría de convertirse en uno de los más grandes clásicos, ya que ha perdurado ya más de tres mil años.

Tesis

“Aquiles representa en el poema los valores, cánones estéticos e ideales griegos.”

Argumento de la Obra

Según el poema la guerra de Troya se origina por la afrenta hecha por Paris a Menelao cuando le roba a Helena, su esposa; y los aqueos van a Troya, para vengar a este último. Defendía a Troya el bravo Priamida Héctor, hijo de Príamo, rey de los troyanos.

El poema comienza cuando Crises, sacerdote grato a Apolo, va a reclamar a su hija con el infinito precio de su rescate a quien retenía el Atreida Agamenón; pero este no accede y le insulta, así pide Crises a Apolo que asole con males a sus enemigos y éste infunde una mortífera peste en el ejército aqueo. Luego de unos días el Peleida Aquiles junto a al adivinador Calcas aconsejan a Agamenón que devuelva al anciano su hija sin rescate alguno para calmar al dios Apolo, este accede de mala gana quitándole a Aquiles la virgen Briseida; así se origina la disensión entre Agamenón y Aquiles que habría de colmar de males a los aqueos todos. El divino Aquiles se niega a combatir contra Troya y ruega a su madre, la inmortal Tetis, otrora mujer de Zeus, que obre para desfavorecer en el combate a los aqueos y se disculpe el Atreida ante él para convencerlo a que luche. Ruega Tetis al Crónida Zeus que acceda a sus deseos y este accede.

Así Zeus comienza a obrar en contra de los aqueos, engañando a Agamenón a través de un sueño en el que le asegura la victoria, entonces Agamenón se apresta a atacar con todas sus fuerzas.

Una vez enfrentados los ejércitos, reta Paris a muerte a quien se considere el más bravo de los aqueos, de entre todos ellos se ofrece Menelao, se acuerdan promesas inviolables de que si triunfaba Paris este se quedaba con Helena y con sus riquezas, de lo contrario los troyanos devolvían a Helena y pagaban altas indemnizaciones de guerra. Pero una vez que Paris estaba a punto de perder la contienda, es secuestrado por Afrodita. Luego con debido derecho exigen los aqueos el premio de la batalla que había sido de Menelao, pero no hubo acuerdo. Pero seducido Zeus por su envidiosa esposa Hera manda a Atenea a socorrer a los aqueos. Luego los pactos se rompen provocando un desconcierto entre los aqueos, que los troyanos aprovechan para avanzar. Pero Agamenón se apresta para rechazar el avance y lo logra con ayuda de Diomedes protegido por Atenea que no solo hiere a los troyanos sino que incluso hiere a Afrodita y a Ares, quienes ayudaban a los troyanos. Luego de haber alejado a Ares del combate, vuelve Atenea también.

Así quedaron sin el amparo de los dioses aqueos y troyanos pero no menos encarnizada se volvió la batalla. Luego de mucho batallar se siembra el campo de cadáveres y ofrece Paris devolver las riquezas de Helena pero no a la princesa, una vez más no hay acuerdo.

Luego prohíbe Zeus que los dioses se pongan de uno u otro lado en la batalla y se apresta en el monte Ida a ayudar al avance troyano, pero al ver Hera y Atenea que aqueos perecen en la lucha tratan de ayudarlos pero no lo consiguen ya que Zeus las aplaca.

Luego llegó la noche y se suspendió la batalla hasta el otro día. En vista del avance troyano el Atreida envía una embajada compuesta por el héroe Ulises y otros más para tratar de aplacar a al divino Aquiles y de que se una a la lucha contra troyanos, les atienden amistosamente, pero nada obtienen del orgulloso héroe.

Antes del alba Agamenón despierta inquieto y convoca a un consejo en el cual deciden mandar espías al campo enemigo; se ofrecen Diomedes y Ulises y en su camino encuentran a Dolón espía enemigo, a quien le arrancan valiosa información de refuerzos enemigos, luego se infiltran entre los tracios de los cuales degüellan a trece incluyendo al rey y roban sus caballos, con los cuales vuelven llenos de gloria entre los aqueos.

Al amanecer Agamenón se lanza con sus hombres nuevamente a la lucha, pero Héctor es advertido por Zeus para que no se le oponga al Atreida y espere a que éste salga herido del campo de batalla. Ulises está a punto de sucumbir, pero le socorren Ayax y Menelao; pero los principales héroes aqueos son heridos por los troyanos ayudados por Zeus, entre ellos Agamenón, Ulises, Eurípilo, Diomedes, Macaón. El orgulloso Aquiles contemplaba desde su alta nave sin entrar en combate a pesar de los consejos de Patroclo, su más preciado amigo.

Luego de mucho luchar logran los troyanos avanzar hasta las murallas que protegían a las naves aqueas, desde donde se defienden desesperadamente los argivos. Pero Héctor al ver la sólida defensa de los aqueos decide dividir a su ejército en cinco falanges, con las cuales los asediaron por todas partes. Finalmente el mismo Héctor logra derribar una de las puertas del muro y les persigue hasta sus naves.

Pero Poseidón apiadado de los aqueos les ayuda tomando la apariencia del adivinador Calcas, infundiéndoles valor, así resisten, mientras que en el Olimpo Hera tiende una trampa a Zeus seduciéndole y sumiéndole en un sueño con la ayuda del dios del sueño para así ayudar a Poseidón.

Sin la ayuda de Zeus, Héctor es derribado por una piedra lanzada por Ayax y luego de mucho defenderse los aqueos con ayuda de Poseidón logran rechazar a los troyanos que huyen. Pero luego Zeus despierta y se da cuanta del engaño, reprende duramente a Hera y obliga a Poseidón a alejarse de la batalla.

Luego Héctor se recobra reincorporándose al combate. Nuevamente cambia el curso de la batalla y ésta se transforma en una lucha por el dominio de las naves en la que se enciende fuego a una de ellas. Entonces Patroclo conmovido logra que Aquiles le preste parte de sus tropas y sus propias y espléndidas armas. Así logra Patroclo salvar a los aqueos todos de su inminente ruina, pero paga éste su gran hazaña con su vida, ya que muerto por Héctor queda tendido en el campo de batalla, siendo su cuerpo defendido por los aqueos y codiciado como trofeo por los troyanos.

Finalmente logran salvarle los Ayaces junto con otros héroes aqueos y al saber de su muerte, Aquiles es agobiado por el sufrimiento y sus deseos de combatir para vengar a su amigo se vuelven incontenibles; pero su madre inmortal, Tetis le obliga a no luchar hasta que haya vuelto ella con magníficas armas forjadas por el dios Hefesto, ya que sus armas las lucía ahora el Priamida Héctor. Sin embargo sólo al presentarse enfrente de los troyanos les infundió infinito temor.

Al día siguiente Aquiles recibe las espléndidas armas de su madre y se prepara para la batalla, aunque no toma alimento alguno en señal de duelo. Zeus conmovido envía a Atenea a consolarle y a ayudarle en la batalla en la que los aqueos rechazan lejos de las naves a los troyanos y aliados. Zeus ordena que los dioses ayuden a quien les plazca y la batalla se vuelve más fiera que nunca.

Cuando los troyanos llegan a río Xanto los aqueos les persiguen, sobretodo Aquiles, efectuándose una matanza en sus aguas. Ahí Aquiles captura a 12 niños troyanos que habrían de arder en la pira de Patroclo y mató a uno de los hijos de Príamo. Ante tanta matanza el dios del río Xanto se subleva y trata de ahogar a Aquiles, pero Zeus envía en su ayuda a Atenea y Poseidón y éste se salva, pero los troyanos ya se han refugiado tras las murallas de Troya. Entonces Aquiles corre hacia las murallas donde le espera Héctor para la lucha. A los pies de la ciudad luchan el Peleida Aquiles y el Priámida Héctor, quien es muerto y arrastrado por toda la llanura hacia las naves aqueas atado al carro de Aquiles. Los troyanos al verle se ven sumidos en la más grande desesperación.

Luego los aqueos lloraron a Patroclo sin siquiera desatar a sus caballos, Aquiles el primero, y Troya lloró por Héctor. Al otro día se preparó la pira de Patroclo en donde se quemaron también los mejores caballos y perros de Aquiles, junto con doce jóvenes troyanos capturados por Aquiles. La pira Arde un día y una noche y al amanecer la apagaron con el negro vino. Luego los huesos del héroe son depositados en una urna dorada, elevan su mausoleo y sus funerales son finalizados con espléndidos juegos en honor Patroclo.

Luego día tras día Aquiles arrastra el cuerpo de Héctor alrededor de la tumba de su compañero, pero no consigue corromperle ya que los dioses conservaban su cuerpo ya que éste había sido siempre grato a ellos y nunca había olvidado ofrecerles grandes holocaustos. Pero Zeus conmovido por el sufrimiento de Príamo gesta el rescate del cuerpo de Héctor, al cual Aquiles a pesar de todo accede gracias al consejo de su madre y a la compasión por el anciano Príamo. Una vez el cuerpo de Héctor en Troya se celebran sus funerales de forma muy parecida a los de Patroclo.

Análisis del contexto

-Histórico:

Con respecto a la historia, Troya o Ilios como se le llama en el poema, fue asediada hacia 1193-1183 por los griegos o aqueos como se les llama en el poema. Pero ¿cuáles fueron las verdaderas razones de la guerra? Muchas hipótesis se han desarrollado a partir de este misterio. A continuación voy a presentar una de las más aceptadas. La posición de Troya era una posición estratégicamente privilegiada para el comercio y controlaba todo el comercio sobre Dardanelos, ya que las caravanas que llegaban a la costa de Troya tenían dos posibilidades: La vía del mar por el Helesponto, lo que presentaba muchos riesgos, entre ellos las corrientes y los vientos del norte, o las rutas del interior. Esta ciudad tenía leyes que permitía el cobro de elevados peajes por el paso de las mercancías. Así la ciudad se hizo rica y codiciada presa para los conquistadores griegos. Esto es sólo una hipótesis y todas las posibles hipótesis que se puedan formular al respecto son sólo especulaciones.

Con respecto al tiempo en que se escribió la obra, es también muy incierto, debido a la incierta identidad del poeta Homero. Se especula que pudo haber vivido entre los siglos XII y VII a.C. y también se especula entre muchas ciudades que pueden haber sido su patria, entre ellas Esmirna, Chima, Salamina, Argos, Chíos, Cos, Colofón, Rodas, Pilos, Ios, Atenas y aún muchas más. La más aceptada es que nació en Chíos ya que en ese lugar hubo un grupo de poetas llamados Homéridas. Pero lo único que parece ser más certero es que los poemas fueron escritos en un período de paz que le hallan permitido al poeta ese gran trabajo junto con los otros poemas que constituyen el ciclo Troyano.

-Cultural, Filosófico y Religioso:

La cultura griega, más que cualquier otra cultura está muy ligada al ámbito religioso y mitológico de la misma, por lo que me resultaría muy difícil abordarlos por separado.

Lo que identificaba a cada lugar o ciudad griega con su cultura y la colocaba dentro de lo que es denominado el universo griego, son en conjunto todas las creencias, tradiciones, costumbres y rituales que éstas tenían en común.

La cultura y mitología griega se vino desarrollando y empezó a manifestarse a partir del año 2000 a.C. y alcanzó su apogeo alrededor del 700 a.C. Entre esos años aparecieron las más grandes obras clásicas: La Teogonía de Hesíodo, La Iliada y La Odisea de Homero.

En el ámbito religioso la cultura griega presenta varias particularidades. Por ejemplo los dioses de la mitología griega presentan muchas características humanas, entre ellas defectos en incluso son capaces de revelar sentimientos humanos como la envidia. A diferencia de otras religiones antiguas, como el judaísmo o el hinduismo, ésta no presenta ningún tipo de revelación especial o enseñanza espiritual. Por último la religión no presenta ninguna estructura formal como una institución religiosa, ni tampoco ningún código escrito, como un libro sagrado.

Los griegos creían que los dioses habían elegido el monte Olimpo, en una región de Grecia llamada Tesalia, como su morada y residencia. En el Olimpo los dioses formaban una sociedad organizada en cuanto autoridad y poder.

Los principales dioses griegos o olímpicos son; Zeus, el dios supremo, padre de todos los dioses y de los hombres; Hera la reina de los cielos y guardiana de los matrimonios; Hefesto el dios del fuego y de los herreros; Atenea diosa de la sabiduría y de la guerra; Apolo dios de la luz de la poesía y de la música: Artémisa diosa de la fauna y de la luna; Ares dios de la guerra; Afrodita diosa del amor; además de Hestia, Hermes, Démeter y Poseidón.

Poseidón era el soberano del mar y, junto con su mujer Anfititre, guiaba a un grupo de dioses marinos menos importantes como las Nereidas y los Tritones.

Hedes regía sobre el submundo, donde poblaban los espíritus de los muertos y era un lugar oscuro y lúgubre, además vivía ahí su mujer Perséfone.

Dioniso era el dios del vino y del placer, uno de los dioses más populares a quien se rendían muchos festivales. Solía estar acompañado de dioses fantásticos que incluían sátiros, centauros y ninfas. Los sátiros eran criaturas con piernas de cabra y la parte superior del cuerpo era simiesca o humana. Los centauros tenían la cabeza y el torso de hombre y el resto del cuerpo de caballo. Las hermosas y encantadoras ninfas frecuentaban bosques y selvas.
La mitología griega hacía especial énfasis en el contraste existente entre la debilidad humana y los poderes aterradores de la naturaleza. Por lo tanto se podría decir que los griegos reconocían su absoluta dependencia en la voluntad de los dioses. Por lo general dioses y hombres se relacionaban de buena forma, pro los dioses aplicaban severos castigos a quienes se comportaran de manera inaceptable, como la soberbia, la extrema ambición e incluso la excesiva prosperidad.

En cada ciudad se la rendía culto a un dios particular o a un grupo de dioses y erguían templos para su culto. Generalmente se honraba a los dioses en festines donde los poetas recitaban o cantaban significativas leyendas.

También se les rendía culto en la vida cotidiana, a veces partes de las casas eran para honrar a un dios determinado. Por ejemplo en el patio se podía honrar a Zeus con un altar, en cambio a Hestia se le honraba dentro del hogar.

Aparte de las plegarias los griegos solían ofrecer sacrificios de animales domésticos a los dioses, generalmente cabras.

Se cree que la mitología griega tiene su origen en las religiones de los habitantes de Creta, que creían en que todos los objetos naturales tenían espíritu y que algunos, conocidos como fetiches, tenían poderes especiales.

Hacia los siglos V a III a.C. surgieron filósofos que trataban de dar explicaciones a la mitología griega. Euhemero creía que los mitos eran distorsiones de la historia y que los dioses eran héroes que con el tiempo se habían glorificado. Pródico creía que los dioses eran personificaciones de los fenómenos naturales tales como el sol, el viento, la luna y el agua. Herodoto, en cambio, creía que los rituales griegos procedían de Egipto.

Análisis literario demostrativo de la tesis

Para comenzar, Aquiles era hijo de la inmortal ninfa Tetis y del rey de los mirmidones y gran guerrero Peleo. Era él también un gran guerrero, el mejor de los aqueos que asedió a Ilios. Lo había sumergido su madre, Tetis, en la Éstige para hacerlo inmortal y las aguas lo hicieron invulnerable excepto en el tobillo por donde lo sostenía su madre.

Para demostrar mi tesis debo analizar cuáles son realmente los valores, cánones estéticos e ideales de la antigua Grecia. El concepto en común que se mueve en torno a la mitología, la poesía y el arte griego es la búsqueda de la perfección y la admiración por la belleza. Los cánones estéticos son tan perfectos y puros que han cambiado sociedades durante la historia.

En la poesía, por ejemplo, se busca glorificar a los héroes y a los principales personajes, exagerándoles ciertas características que los dotan de belleza, tales como la fortaleza, la valentía, y en el caso de Aquiles, la implacabilidad y su extremo orgullo. Tanto se exageran estas características que se compara a los héroes de a poesía con los guerreros contemporáneos a la obra de una manera en la que se busca un gran contraste idealizando a los héroes: “Y primero mató Ayax telamonieno a un compañero de Sarpedón, el magnánimo Epicleo. Y le golpeó con un enorme y rudo bloque de mármol que había dentro del muro, en la punta del baluarte, cerca de las almenas, y era tan grande, que a dos manos no podría levantar otro igual algún joven de los que en nuestros días viven. Ayax lo levantó en el aire, y extendiendo el brazo, rompió con la pesada masa el casco de cuatro conos y aplastó totalmente la cabeza del guerrero, que abatióse desde lo alto de la torre en la actitud de un nadador, y abandonó su osamenta el espíritu.”

También la poesía recurre al dramatismo, como el de la pérdida de tan espléndidos héroes y guerreros, como lo eran Patroclo y Héctor, lamentándose desmesuradamente los pueblos en sus funerales.

Todos estos rasgos se destacan en Aquiles más que en ningún otro personaje, ya sea en la misma batalla, en la que luchaba con infinito valor y no perdonaba la vida a oponente alguno, o en su disensión con Agamenón en la cual no se dejó aplacar con ningún soborno y sólo cambió su postura con la muerte de su amigo y compañero Patroclo por quien guardó duelo sin comer alimento alguno antes de vengarlo. Sin embargo se dejó aplacar por el Crónida Zeus y por el deseo de Príamo de recuperar el cuerpo de su hijo lo que demuestra también algo de su sabiduría, ya que de no haberlo hecho hubiera irritado a los dioses en su contra.

Conclusión

En definitiva Aquiles era en el poema la representación los ideales la manera en la que debería tratar de ser un hombre en esa época, ya que parecía tener todas las cualidades y características que se consideraban en ese entonces buenas o bellas. Todo esto respondía a los cánones de estética que a su vez respondían a una necesidad de auto-elogiarse del hombre. Hablamos sin embargo de una sociedad y una cultura antigua de la cual derivamos, por lo tanto tenemos tantas similitudes como diferencias y difícil sería determinar si nos sería posible comprender y responder a los mismos cánones de belleza y los mismos criterios bajo los cuales se mira la perfección. Pero sin duda existe algo de eso que ha perdurado dentro de nosotros mismos y hace que admiremos en parte lo que ellos admiraban y ha permitido que estas grandiosas obras perduren hasta nuestros tiempos.

Entiéndase la terminación “ida” como hijo de o descendiente de.

Priamida: Hijo de Príamo

Diosa del hogar.

Homero, La Iliada, Ediciones Fraile S.A., Clásicos de Siempre. Pág 196.