La historia interminable; Michael Ende

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa juvenil fantástica. Argumento

  • Enviado por: Leti
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

La historia interminable

INTRODUCCIÓN

El libro consta de una introducción entre las páginas 7 y 17. En la página 7 se habla de:

  • Entre las líneas del 1 al 4 se hace una descripción de un cartel a la entrada de la tienda.

  • La descripción del tiempo de ese día, un día lluvioso y una mañana fría.

  • También se hace la descripción de una tienda, una habitación larga y estrecha y las paredes todas llenas de libros y en la puerta un racimo de campanillas.

  • De las líneas 13 a 19 se hace una breve descripción de un niño, rechoncho moreno y un poco pálido.

En la página 8 se habla del dueño de la tienda:

Un hombre grueso y rechoncho, con un traje negro arrugado un chaleco floreado. Calvo que sobre las orejas le brotaban los pocos pelos que tenia, tenía una cara roja y sobre una nariz con bultos sus pequeñas gafas doradas. Fumaba en una pipa curva que le deformaba toda su boca.

Empieza el dialogo entre los personajes que continua en la página 9,10 y 11.

En la página 12 descripción de las tapas de un libro: “La Historia Interminable”

Bastián (el niño regordete bajo y de pelo moreno) se siente atraído por el libro y en la página 13 lo coge, porque el señor Koreander (dueño de la tienda) le había dado a entender que no le iba a vender ningún libro así que muy decidido se lo llevó.

En la página siguiente siente un poco de culpabilidad y huye con el libro entre sus brazos debajo del abrigo hacia el colegio.

Al llegar decide subir al desván del edificio, una sala llena de trastos y muy polvorienta.

En las páginas 16 y 17 se acomoda en la sala y empieza a leer el libro.

Comentar de este capitulo no es mucho porque casi todo son descripciones de paisajes y personajes.

En la primera página la descripción de un fuego fatuos, un ser de Fantasía con gran agilidad y un resplandor a su alrededor.

Este ser se da cuenta de la existencia de otros seres; un comerrocas, gigante de piedra que se alimenta de una clase de roca que se encontraba en su lugar de procedencia. También describe a un silfo nocturno, ser bastante común en Fantasía, su medio de transporte era un murciélago. Al rato se da cuenta de un diminutense con un traje de colores y un sombrero de copa rojo, todos ellos llevaban una banda blanca o una banderita, con lo cual eran mensajeros o parlamentarios.

Al rato el fuego fatuo se decide a presentarse y comienza a contar porque está allí, era la misma razón para los cuatro: la nada estaba haciendo desaparecer sus ciudades y dejando un vacío. Al poco deciden marcharse todos rápidos a la “Torre de Marfil” donde se encuentra la Emperatriz Infantil para hacerle saber sus problemas.

Emprenden su viaje y al la semana el pequeño silfo nocturno llega a la torre de marfil donde le esperaban unos cuidadores que cogieron a su murciélago le dieron la bienvenida y al ratito escucha un voz que le dice hola y se da cuenta de que es el diminutense que llegó la tarde anterior, y le dice al silfo nocturno que era imposible ver a la Emperatriz Infantil que había mucha gente y aparte estaba muy, muy enferma. Le dijo que toda la gente era mensajeros y que les ocurría lo mismo que a ellos, que ningún médico de Fantasía había conseguido encontrar la cura. Unos dos días más tarde llegó el fuego fatuo que se había perdido y había dado unas vueltas tontas y a los tres días más o menos llegó el comerrocas que en un arrebato de hambre se comió su bicicleta y tuvo que llegar andando en el largísimo tiempo de espera se hicieron los cuatro muy amigos y luego también luego siguieron juntos.

Mientras en la vida real Bastián pensó que estaba apunto de empezar la clase de ciencias que consistiría en contar pistilos y estambres, le alegraba estar escondido y leyendo un libro tan entretenido.

En una sala estaban deliberando todos los médicos o casi todos los médicos de Fantasía porque el mas sabio de todos estaba ya varias horas con la enferma, al rato todos los médicos se giran hacia la puerta de la sala que se abrió con pasividad y apareció Caíron con el símbolo de la Emperatriz Infantil y dijo que nadie de los allí presentes podrían salvarla con su ciencia, dijo que el único que podía era Atreyu, que vivía en el mar de hierba.

Caíron corrió a buscarlo para mandarlo a la gran búsqueda. Cuando llegó se encontró con ancianos y niños pequeños y preguntó por Atreyu, le dijeron que estaba cazando y que hoy era su caza, entonces mandó a que lo buscaran y al poco apareció entre la hierba un caballo y dijo Caíron, por fin, y perdió el conocimiento.

Por la noche volvió en si y no se acordaba de donde estaba, por fin lo recordó e hizo llamar a Atreyu. Atreyu era un niño, Caíron no se lo creía. Después de una conversación nocturna Atreyu decide hacer el encargo y sale a la gran búsqueda con su caballo Artax.

Mientras Bastián piensa la muerte de su madre y como su padre desde aquello se distancia y empieza a pensar y no vive con los pies en el suelo.

En todo ese tiempo pasa la hora de ciencias y empieza la de historia que no lo gustaba nada por culpa de el profesor que lo dejaba en ridículo, también llega la hora del recreo y Bastián se levanta porque se le había dormido las piernas y empieza a comerse su bocadillo y piensa que debe administrar la comida así que deja de comer y sigue leyendo.

Atreyu ya se había marchado, Caíron, calló exhausto debido al agotamiento y solo pasados unos días pudo explicarles a la gente del mar de hierba la razón de porque Atreyu se había marchado.

En el primer día de viaje, Atreyu, atraviesa los montes de Plata y tiene un sueño muy extraño. En el segundo día atravesaron el país de los Árboles Cantores y esa noche también tubo un sueño similar así hasta una semana más o menos, hasta que llegó al bosque de Haule donde se habían encontrado los cuatro amigos. Allí ve llegar a tres seres que parecen árboles pero mutilados y le muestran la nada, es noche sueña con el búfalo purpúreos y le dice que busque a la Vetusta Morla en el pantano de la tristeza al norte. Al llegar y empezar a andar Artax se empieza cansar y empieza a hundirse, termina hundiéndose y muriendo por la tristeza. Al rato Atreyu encuentra la montaña de cuerno donde debía estar Morla, y se da cuenta de que la montaña es la vieja Morla. Le pregunta y la vieja no quería contestar, al fin consigue que le diga que necesita un nuevo nombre y que no podía ser de un ser de Fantasía, que si quería saber de quien debía ir al oráculo del sur. A Atreyu le persigue el mal que se creó en el primer capitulo por el pantano de la tristeza. Mientras Bastían decide seguir comiendo. Le da por llorar con la muerte de Artax, y sigue pasando el tiempo. Llega la hora de geografía y piensa que eso de recitar ríos y montañas no es lo suyo, lo suyo es leer el libro. Piensa que es muy extraño que ningún ser de Fantasía pudiera dar un nombre a la Emperatriz Infantil. A Bastián le hubiera gustado decir a Atreyu que el mal le perseguía, pero nada más que podía esperar y seguir leyendo.

Atreyu empezaba a tener hambre y sed. Ahora se encontraba en las Montañas Muertas. En ese lugar no había ser vivo por ningún sitio (de hay le viene el nombre) excepto: “Ygrámul”.

Atreyu sintió debilidad y pensó dar marcha atrás o morir allí, pero estaba en la Gran Búsqueda y tenía que seguir andando.

Al rato se encontró el Abismo Profundo. Tiró una piedra, y aunque estuvo escuchando un buen rato, no oyó el ruido del golpe de la caída de la piedra.

Pero... también le seguía el ser de las tinieblas que cada vez se encontraba mas cerca.

A Atreyu no le quedaba nada más que una solución: andar por la ladera del abismo.

Un tiempo después, Atreyu ve una gran telaraña colgada de un borde a otro del abismo y en medio un dragón de la suerte amarrado entre la tela, sangraba por muchas heridas. Había algo más, un ser que parecía una nube negra que daba saltos de un lado a otro y que se precipitaba sobre el dragón.

Entonces Atreyu decidió salir en nombre de la Emperatriz y pedir a Ygrámul que dejara al dragón de la suerte que libre para irse con el.

Ygrámul le dice que no puede ser, aunque fuera con la alhaja, porque el dragón tenía inyectado su veneno y que moriría en una hora más o menos, pero podía dejar que le mordiera, porque con su veneno podría transportarse a cualquier sitio de Fantasía, así que se deja morder y...

Bastián decide marcharse a su casa porque tenía hambre y frío, pero, decide que no y se queda leyendo; que lo que había empezado, tenía que terminarlo.

Da un grito de horro y lo escuchan Ygrámul y Atreyu, Bastián empieza a sospechar del libro.

Atreyu había aparecido en el oráculo del sur. El veneno había hecho efecto y Atreyu se encontraba débil. Escuchó una voz que lo llamaba y vio al dragón blanco de la suerte, que había escuchado lo que le había dicho Ygrámul. Después el dragón se presentó y le dijo que estaba a su servicio, Atreyu se desvaneció, al despertar una cara pequeña y arrugada le dijo que estaba bien y siguió durmiendo.

Cuando se despertó se sintió con fuerzas y fue a darle las gracias a ese ser que le había salvado, eran gnomos, Urlg y Énguivuck. Luego Énquivuck le mostró la primera puerta del oráculo: las dos esfinges.

A Bastián le dan unas ganas tremendas de ir al aseo, se decide y baja, pero, el portero estaba cerrando puertas y... gracias a Dios que no lo encuentra.

Urlg había preparado una pequeña merienda en una mesita pequeña. Como siempre Urlg intentando que le hiciera caso y comiera. Atreyu comió.

Énguivuck le dijo a Atreyu que le preguntara sobre el oráculo. Entonces Énguivuck le explicó todas las puertas, que el conocía.

Atreyu se decide y va al oráculo a ver si puede conseguirlo.

Con mucha suerte pasó la primera puerta y a veinte paso se le apareció la segunda: un espejo que muestra el interior de la persona; este también consigue pasarlo pero al llegar al a puerta sin llave olvida sus intereses y razones por las que estaba allí y al no acordarse consigue que la puerta se abra y pasa un gran paseo con columnas que no sujetaban nada solo el cielo nocturno.

Bastían es el reflejo que ve Atreyu en la segunda puerta y cree que es una gran coincidencia (creo que es aquí donde se le da el nombre al libro, porque cada persona tiene una historia diferente).

A Bastián se le hace de noche y tiene que encender un candelabro que había por allí porque no veía nada.

Atreyu se adentró en el pasillo de columnas, no se acordaba de quien era, qué hacía ahí ni nada por le estilo al rato escuchó que le dijo:

“todo una vez solamente acontece

y una vez sí deberá suceder.

Lejos, allí donde el campo florece,

debo morir y desaparecer...”

Atreyu le preguntó quien era y la voz misteriosa le dijo que si en verso no era no podría comprenderlo, entonces mantuvieron una conversación en verso.

La voz era Uyulala que le explicó que era un susurro que pronto desparecería y...

Le explicó también quien le tenía que dar el nombre al Emperatriz Infantil, un niño de la tierra.

Entonces entró en un profundo sueño y cuando despertó se encontró en la llanura que había detrás de la primera puerta pero a su espalda estaba la nada que empezaba a apoderarse de esa parte, Atreyu empezó a correr a la dirección contraria y vio unas montañas en las que tenía que estar la primera puerta, pero, no había nada; solo un poco mas tarde se pudo dar cuenta de que las puerta se había derrumbado.

Al pasar la supuesta primera puerta vio aparecer a Fújur, el dragón blanco de la suerte que le dijo que ya lo habían dado por muerto, Atreyu se montó en él y llegaron a la guarida de los gnomos, donde los esperaban para comer. Durante la comida le contó lo que había pasado y ellos le dijeron a Atreyu que había estado siete días y siete noches desparecido.

Bastián piensa que el lo ayudaría a escoger ese nombre pero para eso se lo tendrían que pedir, y que el podría ayudarles a ellos pero ellos a el también.

Atreyu y Fújur sobrevolaban todo tipo de terrenos y estaban ya cansados y empezaban a encontrarse a la nada muchas veces.

De repente empezó a nublarse por los cuatro puntos cardinales y Fújur le dijo a Atreyu que los cuatro gigantes de los vientos.

Atreyu se le ocurrió la idea de preguntarles a los cuatro gigantes donde se encontraban las fronteras y estos le contestaron que Fantasía no tenía fronteras, entonces los cuatro gigantes empezaron a pelearse y Atreyu y Fújur cayeron al vacío.

Atreyu apareció en una playa sin el resplandor y vio venir a una procesión de espectros, brujas... que iban en una dirección que Atreyu decidió seguir y cuando vio que se paraban en un descampado y que la nada se le aproximaba y todos ellos fueron absorbidos por ella.

Bastián escucha rechinar el suelo y respirar a alguien más y piensa que es un fantasma, pero no es verdad. Empieza tener frío y se preocupa por su salud.

Fújur buscaba a Atreyu, pero cada vez era más imposible; no lo podía ver entre el mar. Hacia ya tiempo que los cuatreo gigantesca habían cesado de pelear en aquella zona.

Atreyu apareció en una ciudad que daba terror y que estaba solitaria. Aquello parecía muy grande, de repente oyó un fuerte aullido de lobo que sonaba a lamento y que el eco repitió hasta que se desvaneció. Atreyu decidió dirigirse hasta el tremendo estruendo atravesó una entrada, llegó a un patio estrecho y sin luz, cruzó un arco y llegó a un patio interior, húmedo y sucio. Allí, en un hueco, había un enorme hombre-lobo, muy delgado que se le marcaban las costillas. Empezaron una larga tertulia en las que el hombre-lobo le contó: (superficialmente, lo explico yo) que se llamaba Gmork y que el vivía en dos mundos, Fantasía y el mundo humano, también le dijo, que si viajaba hasta nuestro mundo se convertiría en mentiras; que no había manera, ahora, de que los humanos fueran a Fantasía porque ellos los estaban destruyendo con bulos que se inventaban los humanos, pero lo más importante: el era el monstruo de las tinieblas que perseguía a Atreyu, pero Gmork, no se dio cuenta hasta tarde, de que ese era Atreyu porque Atreyu se había hecho llamar “Nadie” por sentirse avergonzado por no haber podido conseguir su misión. Cuando se lo dijo a Gmork este carcajeó y murió, entonces Atreyu se acercó a acariciarle y este aun muerto le mordió la pierna y Atreyu intentó quitárselo pero no pudo, se acostó al lado de Gmork porque no podía despegarse de el.

Bastián llevaba ya por lo menos diez horas ahí y tenía hambre y se sentía debilitado y culpable por haber participado el también en la destrucción de Fantasía.

Fújur buscaba desesperadamente a Atreyu, de pronto una luz apareció desde el fondo del mar, pero había un problema, al cogerlo y meterse al mar se podía morir. No sabía que hacer, así que decidió tirarse a buscarlo, cuando entró y le quedaba poco de vida se dio cuenta de que era la alhaja; entonces lo cogió y se lo puso al cuelo porque se iba a desmayar. Cuando volvió en si no podía creérselo, estaba volando y a una velocidad que el nunca podía coger, sabía que era la fuerza de el Ayrun. El Ayrun lo llevaba hacia Atreyu.

Cuando Fújur llegó a la ciudad de los espectros empezó a gritar << Atreyu>> y una voz le contestó << Fújur>>, era Atreyu. Estaba allí medio muerto. Fueron colando hasta la Torre de Marfil. Allí entre cocines estaba la Emperatriz Infantil, se notaba que estaba enferma. Bastián sentía y veía lo mismo que Atreyu, los ojos miel de la emperatriz y su mirada se le había quedado grabados, y pensó en... la Hija de la Luna.

Atreyu tenía frente a el a la emperatriz pero no sabía que decirle. Ella le preguntó sobre su misión y Atreyu con la cabeza baja le contestó que no había cumplido su misión pero ella decía que si. Ésta le estuvo explicando la razón de por lo que si había cumplido su misión y los razonamientos que dio fueron a llegar a que Bastián era el << Salvador>>, pero este no quería saberlo o mejor dicho se negaba a creérselo y por esa razón la Emperatriz decide ir a buscar a un viejo que escribe en el libro pensamientos, etc., de una persona y que podía hacer algo que Atreyu no.

Atreyu cae en un profundo sueño y es llevado a curar junto con Fújur.

La Emperatriz empezaba su viaje y se encontraba ya en unas montañas heladas.

Tras su largo viaje ve un huevo que se encuentra al final de una grieta.

Allí empezó a subir unas escaleras que tenían una inscripción que le advertía para que no subiera. Pero al fin sube. Allí se encuentra a un viejo que escribía una historia: “La Historia Interminable”.

La emperatriz y él mantuvieron una conversación. El viejo empezó a leer todo lo que había escrito y empezó desde donde empieza este libro, desde Bastián en la tienda. Este no se lo podía creer, él era la parte principal de la historia.

Bastián había formulado ya el nombre de la Emperatriz: “Hija de la Luna”.

Se encontró en una oscuridad que no era la del desván y llamaba incansable a la Hija de la Luna, de pronto una voz dulce le contestó. Era la Hija de la Luna.

Estuvieron de una semilla una tremenda selva que Bastián llamó: Perelín, la selva nocturna.

En el reflejo de los ojos de la Hija de la Luna se vio vestido de un sultán o algo parecido. Empezó a afrentarse en SU selva que cada vez crecía más. Se hacía paso entre la maleza sin romper nada, se habría y cerraba a su paso. Se sentía un rey con reino. Deseaba subir para ver su reino, y lo vio pero estaba de noche.

Bastián despertó dentro de la gran flor. Se cansaba ya de aquella selva y pensó en un desierto. Entonces la selva empezó a desaparecer y aparecer un desierto de colores que Bastián llamó: GOAB, EL DESIERTO DE COLORES.

Empezó a correr y describió en las dunas tres “B”:

B B B

Al momento apareció un viento de la nada un viento que daba vueltas alrededor de él y en un momento desesperado cogió el Ayrun para que no le pasara nada y empezó hablar con el viento. El viento era un león que se llamaba Gaógraman. Este lo llevó a su palacio, si se puede decir palacio, más bien se podría decir palacio en ruinas, pero hospedó a Bastián en unos bellos aposentos.

Al rato Bastián escuchó un ruido y la luz empezó a apagarse y este vio como el león se petrificaba; Bastián se durmió a la vera del león. Luego el león despertó a Bastián y le comentó que de noche, el desierto era Perelín de noche y de día era el desierto de Goab.

Bastián se despertó en las zarpas de la muerte multicolor. Entablaron una conversación y Bastián le explicó que el moría porque de noche el desierto era la selva.

Partieron hacia donde se habían encontrado el día anterior y allí empezaron hablar de que como podría salir de allí y el león le contestó que pidiendo un deseo, también le comentó sobre el templo de las mil puertas y que gracias a eso podría salir de allí.

Una noche la puerta de la alcoba se abrió y Bastián entró en ella porque sabía que era el templo de las mil puertas.

Bastián se encontraba en el templo de las mil puertas, iba de sala en sala escogiendo puertas al azar, pero cuando vio que iba de sala en sala; pensó en Atreyu y fue escogiendo puertas que tuvieran relación con Atreyu y después de atravesar una puerta se encontró en un descampado que no era el mar de hierba.

Encontró a unos hombres que escuchaban mientras comían a una chica que tocaba el laúd. Se escondió el esplendor y se dirigió a hablar con ellos. Estos lo invitaron a charlar y comer de sus manjares. Comentaron que iban hacía una ciudad de plata a jugar un torneo para saber quien acompañaba a Atreyu en la búsqueda de Bastián. La ciudad se encontraba en medio de un lago y las casas en barcas pero todo era de plata y eso se debía a que las aguas del lago destruían todos los materiales excepto la plata.

El torneo empezó y allí se concentraron gente de todas partes de fantasía. Casi al final los tres acompañantes que iban con Bastián quedaron vencedores pero luego se presentó el otro acompañante de Bastián y consiguió vencer a los tres pero Bastián se atrevió a retarle, éste consiguió ganar pero Atreyu ya se había dado cuenta de que el ganador era Bastián. Todos festejaron el encuentro de Bastián en la ciudad de plata.

Celebraban el encuentro con Bastián aunque estaban ya cansados y deseaban descansar. El viejo de plata se marchó a dormir; al rato Bastián le enseñó el esplendor a Atreyu y éste se dio cuenta de que todo lo que había hecho era por el signo.

Bastián se marchó a dormir y entonces pensó en que la única manera de demostrar a Atreyu que podía hacer algo sin el signo era demostrando su capacidad de cuentacuentos. Al día siguiente su sueño se había hecho realidad.

Bastián contó una historia que narraba el origen de la ciudad de plata y que en un edificio estaban recopiladas todas las historias que Bastián había contado en el mundo real.

Los tres guerreros que acompañaban a Hýreck (sujeto que había perdido contra Bastián en la última lucha), le dijeron a Bastián que Hýnreck se encontraba desolado. Bastián fue a ver lo que le pasaba y para remediar su problema se inventó a un dragón que tenía secuestrado a su amada. El dragón se llamaba Smerg, en ese instante sobrevoló la ciudad de plata y Hýnreck lo persiguió, “pero esa es otra historia que debe ser contada en otro momento”.

Los tres caballeros se ofrecieron a acompañar a Bastián y Bastián aceptó; luego éste se hizo propietario de Yicha; los cinco se marcharon.

Bastián andaba por unos terrenos empedrados mientras nevaba.

Encontraron un valle con cavernas y allí se instalaron para pasar la noche. Bastián empezaba a olvidar su pasado.

Por la noche oyeron un ruido; eran los ayayai que habían construido la ciudad de plata. Eran horrorosos y construían bella filigrana de plata. Bastián los renombró schlabuffos y serían mariposas de muchos colores.

A la mañana siguiente se encontraban en el valle destrozando la plata, eran los schlabuffos. Bastián les obligó a dejar de romper la torre de plata pero ellas no quisieron. Bastián les mostró el Ayrun y ellas armaron un jaleo y hasta confundieron el nombre de Bastián.

Hacía mal tiempo, pero poco a poco empezó a hacer calor. Atreyu dejó a Bastián montar en Fújur. Más tarde los acompañantes de Bastián se fueron a cazar.

Atreyu y Bastián se quedaron hablando, tras preguntarle Atreyu a Bastián, descubrió que Bastián no tenía recuerdos de su pasado por culpa de la alhaja. Atreyu como buen a migo le advirtió que no pidiera más deseos. Bastián se enfadó pero poco después se perdonaron.

Una noche Bastián se despertó y se vio rodeado de centenares de príncipes que se le acercaron para pedirle una historia.

Todos se adentraron en un bosque lleno de orquídeas, poco a poco se fueron yendo algunos príncipes, a Bastián le contaron que se encontraba en el bosque de Xayide. Atreyu y Bastián volvieron a enfadarse pero esta vez en serio. Bastián eligió como camino aquel que conducía hasta el castillo de Xayide, los guardias de Xayide raptaron a los tres caballeros. Bastián ayudado por Fújur y Atreyu consiguieron liberarlos. Xayide se rindió ante Bastián y se hizo su esclava.

Siguieron llegando principe. Bastián y atreyu seguían enfadados. Xayide le regaló a su señor un cinturón quémmal que le hacía invisible, ella le habló mal de atreyu y Fújur.

Bastián abandonó Yicha a la que le encontró una familia.

Una noche Bastián se despertó y vio un templo de donde vinieron volando seis lechuzas, ese lugar se llamaba MONASTERIO DE LAS ESTRELLAS donde vivían los tres pensadores de Fantasía. Las lechuzas llevaron a Bastián, atreyu y Xayide al monasterio.

A Bastián lo llamaron el GRAN SABIO y los pensadores le hicieron preguntas sobre Fantasía.

Bastián estaba indeciso, no sabía si volver o no a la Torre de Marfil.

Una noche vino un mensaje para comunicarles que la emperatriz no se encontraba allí. Esa noche Bastián estaba solo pero se puso el cinturón para ver lo que hacía Atreyu y Fújur, el escuchó algo que no le sentó bien. Atreyu le iba a quitar el ayrun por el bien de Bastián. Esa misma noche pillaron a atreyu en la tienda de Bastián.

Bastián perdonó la vida a Atreyu pero lo desterró. Cuando llegó a la Torre de Marfil se quiso proclamar emperador, pero ese día atreyu y Fújur reunieron un gran ejercito.

Bastián y atreyu pelearon uno contra el otro y mataron a muchos fantasios. Bastián prometió venganza a Atreyu.

Él se subió en un caballo metálico y se metió en la noche.

Bastián cabalgó y cabalgó hasta que su caballo no sorpotó más y se rompió, el perdió su cinturón. Más tarde llegó a una ciudad donde nadie hablaba porque no les quedaba recuerdos, era un disparate. Las casas estaban hacia arriba, hacia abajo, de lado...

En aquella época conoció a un mono llamado Árgax, él era guardia de esta ciudad. El nombre de esta ciudad era: “la ciudad de los Antigüos Emperadores”. Allí se encontraban los que intentaron o fueron los emperadores de Fantasía. Árgax le comunicó a Bastián que él podría estar allí cuando no le quedasen recuerdos.

Bastián emprendió el viaje y llegó hasta el Mar de Niebla, al lado de ese mar había una ciudad dodnde sus habitantes tenían el tamañi de un niño y nadie iba solo. Bastián se dio cuenta de uqe todo estaba hecho de mimbre. Esta ciudad se llamaba Ýskal, y por tanto sus habitantes eran los ýskalnaris. Bastián conoció a tres de ellos que se ofrecieron a llevarlo al otro lado de Skaidan. Más tarde él llegó a un campo repleto de rosas.

Xayide creyó que Bastián estaba en la Ciudad de los Antiguos Emperadores y para ella ya había terminado el juego.

Bastián siguió andando por aquel campo hasta que vio un cartel donde señalaba una casa llamada, la Casa de Cambio. ÉL se dirigió hacia aquella casa, cuando llegó oyó una voz muy dulce que le invitó a pasar y él accedió.

Allí se encontraba una señora muy parecida a una manzana que le invitó a comer deliciosas frutas. Aivola le contó la historia de Bastián.

Después de una larga charla fueron a la habitación de al lado, ahora era un gran comedor. Allí Aivola le comentó a Bastián que tendría que quedarse largo tiempo.

Transcurrieron las semanas y Aivola le insinuó a Bastián que tenía que encontrar la Fuente de la Vida para volver a su mundo. Bastián se marchó después de que Aivola le preguntase si se acordaba de papá, pero a Bastián no le dijo nada esa palabra.

Bastián llegó al a Mina de las Imágenes sonde había un minero que se llamaba Yor, no tenía arrugas con lo mayor que era, también era ciego pero solo a la luz.

Yor le enseñó a Bastián todos los sueños que tenía dentro de la mina, pero Bastián no reconoció ninguno. Yor le dijo a Bastián que cavase para encontrar su sueño, y efectivamente lo encontró pero no recordaba quien era el que se encontraba en el sueño. Bastián se marchó con su sueño.

Después de varias horas andando aparecieron los schlabuffos que pretendieron llevárselo, ellos con su escándalo rompieron el sueño de Bastián, ello se marcharon al ver a Fújur y Atreyu.

El niño dejó el Ayrun delante de Atreyu y Fújur, y se arrodilló. Entonces e encontraron el fuente de la Vida.

Allí habían dos serpientes, una negra y otra blanca que se mordían la cola mutuamente formando un óvalo. Para entrar a la Fuente tenían que recordar su pasado pero el niño no lo recordaba, Atreyu como buen amigo lo ayudó y pudo pasar, cuando entraron perdieron todo lo que tenían en Fantasía.

Bastián podría volver a nuestro mundo cuando terminase todas las historias que había empezado, pero Atreyu se volvió a ofrecer para hacer esa tarea por el. Atreyu y Fújur volvieron a Fantasía por la serpiente negra. Bastián cogió agua y se marchó por la serpiente blanca.

Cuando llegó se cayó al suelo junto a él, el agua. Se encontraba en el colegio. Salió de allí y se dirigió a su casa donde lo esperaba su padre un tanto preocupado. Bastián fue a la librería a disculparse por haber perdido la “ Historia Interminable”. El Sr. Koreander no se enfadó porque ese libro no era suyo; el Sr. Koreander le dijo a Bastián que viniese cuando quisiera, que niños así habían pocos .