La hija de la noche; Laura Gallego

Literatura española del siglo XX. Novela. Narrativa. Argumento. Personajes. Crítica e interpretación

  • Enviado por: Triana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Hija de la noche es lo que Isabelle le dice a Max que es, cuando este visita su casa con Jerôme durante la primera batida. Los hijos de la noche son los vampiros.

Personajes:

Max Grillet: joven gendarme del pueblo, termina enamorado de Isabelle.

Las comadres:

  • Señora Bonnard (Regine). Orgullosa, autoritaria, cotilla, critica a Isabelle por lo que hizo en el pasado. Pero envidia su dinero. Es la madre de Jerôme.

  • Señora Lavoine (Marie). Marido comerciante, frecuentes viajes a París. Tímida, pequeña, asustadiza e ingenua. Escucha a la señora Bonnard sin interrumpir y se cree todo lo que esta le cuenta. La confidente perfecta. Es la que pierde el chal cuando van a visitar a Isabelle.

  • Señora Chancel (Elaine) Mujer del notario. Alta y huesuda, con lentes redondas que le dan una apariencia de búho.

  • Señora Buquet (Martine). Esposa del alcalde.

  • Señorita Dubois (Sophie). Anciana de fuerte carácter. Soltera, dicen que había rechazado a todos los hombres que le habían pretendido desde que tenía 15 años. Propone visitar a Isabelle.

En la mansión Grisard (viejo caserón a las afueras de Beaufort):

  • Isabelle. Huérfana (su madre murió en el parto), antigua lavandera del pueblo, se fue hace cinco años del pueblo tras su amor: el joven noble Philippe de Latour. Vuelve al pueblo rica, vestida de negro y con aspecto enfermizo, extremadamente pálida. Ella dice padecer de insomnio, ser una hija de la noche.

  • Mijaíl. Enorme criado de Isabelle que nunca habla. De modos bruscos, y extraño aspecto (cabello totalmente blanco, a pesar de su juventud). Dejó de hablar cuando fue atacado por Philippe de Latour, convertido en vampiro. También fue entonces cuando el cabello se le quedó blanco. Isabelle le salvó la vida. No sabe escribir.

  • Philippe de Latour. Hijo de un noble que veraneaba en Beaufort. Conoció a Isabelle allí. Cuando su padre se enteró lo mandó a estudiar lejos. Todos creen que murió hace tres años.

Los niños:

  • Jerôme Bonnard. Hijo de la señora Bonnard. Líder de la pandilla. Revoltoso chiquillo, que hará todo lo posible por averiguar algo más sobre Isabelle y la mansión.

  • Fabrice Morillon. Hijo menor del granjero Morillon. Es el que cuenta lo que le ha ocurrido a la vaca y lo exagera.

  • Armand. Hijo del panadero. Es atacado por el vampiro cuando va a la mansión y cae en estado de shock.

Del pueblo:

  • Jean-Michel. Trabaja en la oficina de correos.

  • Padre Rougier. Párroco del pueblo. Empleó a Isabelle cuando era joven, le enseñó a leer y escribir. Cuando Max le pregunta por ella dice no conocerla.

  • Señor Chancel: El notario

  • Henri Morillon: granjero al que le aparece la vaca muerta, sin sangre. Después recibe dinero de un desconocido para pagar la vaca, aunque es más dinero de lo que vale la vaca.

  • Rouquin: Granjero corpulento, enérgico, impulsivo, obstinado y bravucón. Decide organizar la primera batida para buscar al animal.

  • Brigitte. Trabaja en la hostería.

  • Doctor Leblanc. Médico del pueblo. Trata a Armand.

  • Michelet. Panadero del pueblo, padre de Armand.

No son del pueblo:

  • Delvaux. Supuestamente, médico que viene de París a ver a Isabelle.

  • Bronac. Detective privado que Max contrata en París.

  • Dagenham. Autor del libro “Hijos de la noche”. Libro que Isabelle lee.

LA HISTORIA

Llegada de Isabelle

Al pueblo de Beaufort regresa Isabelle, una lavandera que se marchó tiempo atrás en pos de su amor, un joven noble. Ahora ella está muy cambiada; a pesar de que parece que ha hecho fortuna, viste de luto y apenas sale de su casa. Parece que su única ventana al mundo es Mijaíl, un enorme y extraño criado mudo que la sirve con gran fidelidad. Isabelle compra la Mansión Grisard, un viejo caserón a las afueras de Beaufort. Aislado y solitario. Hace obras en él, pero trae los trabajadores de París. Empapela la casa, pone ventanas nuevas y cambia el suelo, pero lo que realmente modifica es el sótano para poder esconder a Philippe. La casa necesita una mano de pintura, el jardín está abandonado, y hay plantas como cicuta, ajenjo y matalobos (ahuyentan a los vampiros). La casa apenas tiene muebles, las paredes están desnudas…

La visita de las comadres

Las cinco comadres van a visitar a Isabelle y cada una le lleva un regalo (un pastel, unas rosas, pañuelos bordados…). Mijaíl les abre la puerta, las escucha y vuelve a cerrarla, lo que ellas consideran una falta de respeto y deciden irse, pero Isabelle las llama y habla con ellas. Termina invitándolas a entrar y ellas ven como está la casa por dentro.

De vuelta al pueblo la señora Lavoine pierde su chal y vuelve a la mansión con la señorita Dubois. Ven luz en el sótano, y cuando se van a ir escuchan un aullido inhumano que les hiela. La señora Lavoine echa a correr y la señorita Dubois, que quería volver a la mansión por si necesitaban ayuda, no tiene más remedio que seguirla.

Al día siguiente le cuentan lo ocurrido a Max y éste termina yendo a la mansión a ver a Isabelle y le cuenta lo del grito, Isabelle lo justifica diciendo que a Mijaíl se le cayó un martillo en el pie

Una vaca muerta

Morillon, el granjero, llama a Max para que vaya a su granja a ver una vaca muerta, parece haber sido atacada por algún animal que la dejado sin sangre, la vaca tiene dos pequeñas marcas de colmillos en el cuello. Max va a ver al notario (Chancel) que tiene un primo especializado en Ciencias Natural al que le escribe. Este le contesta que hay una especie de murciélagos gigantes que chupan sangre. Pero que es muy difícil que haya uno en Francia ya que es una especie de América del Sur.

En el pueblo, debido a Fabrice, se empieza a correr la noticia de que hay un bebedor de sangre.

Rouquin decide organizar una batida para buscar al animal. Max va con Jerôme, y visitan la mansión de Isabelle, Jerôme cree ver luz en el sótano. La batida es un fracaso.

Un visitante extraño

Poco después llega un visitante de París que dice ser médico, el doctor Delvaux, visita la mansión y vuelve de madrugada, abandona el pueblo rápidamente, muy alterado, daba la impresión de que había visto un fantasma.

Max se preocupa

La señorita Dubois habla con Max y le dice que cree que algo en la mansión está matando a Isabelle, Max decide ir a París para buscar al doctor Delvaux. Al no encontrarlo contrata a un detective privado , Bronac. El detective averigua que el doctor Delvaux trabaja para el marqués de Latour, y que su hijo Philippe murió hace tres años, lejos de París.

Un día Max se encuentra a Isabelle en la ciudad y nota que tiene las muñecas vendadas.

Jerôme, un chico curioso

Jerôme, después de la batida, decide ir a investigar a la mansión una noche, ve luz en el sótano y se asoma a mirar, ve a Isabelle y Mijaíl sentados uno frente a otro y un puñal manchando de sangre entre ambos. Por lo que decide volver a la mansión, pero esta vez con testigos. Un día se entera que Mijaíl ha salido y que Isabelle está sola en la mansión y decide ir esa noche junto con Fabrice y Armand.

Armand llama a la puerta para distraer a Isabelle y tira una piedra contra un cristal que rompe, sin querer; mientras tanto, Jerôme y Fabrice bajan al sótano, Jerôme cree que alguien respira en el sótano junto a ellos; al oír un ruido cerca, los dos salen huyendo de la mansión y ven a alguien en el camino, se desvían cayendo por un terraplén, Jerôme se parte una pierna. Armand se esconde detrás de un árbol, de pronto cree que hay alguien cerca, algo le salta encima y lo derriba, Armand horrorizado grita y pierde el conocimiento y cae en estado de shock. Jerôme y Fabrice escuchan el grito de Armand y luego otro grito inhumano.

Armand aparece inconsciente en la puerta de su casa, lo ha llevado Mijaíl, el doctor Leblanc dice que está en estado de shock. Max le pregunta por qué alguien se vendaría las muñecas y el doctor le dice que puede haber intentado suicidarse, por lo que Max piensa que Isabelle puede haber intentado quitarse la vida.

Max consigue que Fabrice y Jerôme le cuenten, mas o menos, lo ocurrido. Max va con Morillon a la mansión y la registran incluido el sótano, demasiado pequeño para esa casa.

Cuando Armad despierta solo recuerda unos ojos rojos que brillaban en la oscuridad.

El pueblo empieza a ponerse nervioso, por lo que Max decide organizar otra batida, pero siguen sin encontrar nada.

Un nuevo visitante y la desaparición de Jerôme

Max se encuentra con Mijaíl que está esperando la diligencia, y le dice que vaya a la mansión con Isabelle y que el esperará al visitante. En la diligencia llega Dagenham, el autor del libro que Isabelle leía (Los hijos de la noche). cuando está con él, vienen a decirle que Jerôme ha desaparecido, se encamina hacia la mansión con Bonnard y en el camino ven una figura que desaparece. Poco después ven a Mijaíl con Jerôme en brazos. Bonard despierta a todo el pueblo que se dirige a la mansión, armados.

El final

Max va a ver a Dagenhem, pero este ya ha salido para la mansión. Max habla con la señorita Dubois y lee la segunda carta del detective. Convence a la señorita Dubois de que le deje un caballo para llegar a la mansión antes que el pueblo.

Cuando llega a la mansión, Dagenhem está curando a Jerôme. Y Max se entera de toda la historia: Philippe Latour fue mordido por un vampiro en Polonia, y se convirtió en vampiro. Mientras lo buscaba con Mijaíl de guía, Philippe saltó sobre él pero al oír la voz de Isabelle se paró, Isabelle se cortó con un puñal y dejó que Philippe bebiera su sangre, salvando de esta manera la vida de Mijaíl, pero éste dejó de hablar y su cabello se volvió blanco. Isabelle trajo a Philippe a París y le dijo al marqués de Latour que podía curarlo, esté le dio el dinero necesario para comprar la mansión. Desde entonces Philippe se alimenta de la sangre de Isabelle, este es el motivo por el que tiene vendada las muñecas, ella se corta y le da su sangre a beber.

En principio, Dagenhem, no quiere utilizar su remedio para curar a Philippe, y cree que debe morir, pero cuando ve como Isabelle le da su sangre y él siente remordimiento y culpa decide ayudarles.

Max les deja su caballo para que huyan mientras intenta parar a la gente del pueblo que ya está llegando a la mansión. En el camino de huída son alcanzados por algunos granjeros, y Mijaíl deja el caballo a Isabelle y Philippe. Y habla: “Corra, no mire atrás”. Todos consiguen finalmente huir.

En la mansión Max convence a la gente de que Jerôme está vivo, pero el pueblo quema la mansión.

Al final, Isabelle, Philippe, Mijaíl y Dagenhem viajan en un barco camino de Italia, y tras el tratamiento juntos ven amanecer, el primero para Philippe en varios años.

No olvidar

Isabelle fue acusada de robar la medalla de Nicole, el ama de llaves del párroco. La medalla desapareció la misma noche que Isabelle se marchó, aunque realmente, Max sabe que ocurrió antes. Finalmente la medalla apareció, se le había caído al ama de llaves del cuello, entre dos tablas del suelo.

Cosas raras en el pueblo

  • Isabelle vuelve a Beaufort después de la muerte de Philippe, con dinero, y vive de manera solitaria con un criado extranjero, que además no habla.

  • Grito que oyen la señora Lavoine y la señorita Dubois cuando van a recoger el chal.

  • Isabelle tiene las muñecas vendadas por lo que podría haber intentado suicidarse. Esta pálida y parece enferma. Dice dormir mal, ser una hija de la noche.

  • Jerôme ve un puñal ensangrentado en el sótano donde están Isabelle y Mijaíl.

  • La vaca de Morillon aparece muerta, por algún animal que la ha desangrado del todo.

  • Jerôme cree que había alguien en el sótano y que atacó a Armand, escucharon un grito terrorífico.

  • Armand aparece en la puerta de su casa sin conocimiento, ¿quién lo llevó?

  • El doctor Delvaux se acerca a la mansión Grisard y huye despavorido.

6

Título: LA HIJA DE LA NOCHE Autora: LAURA GALLEGO