La Fundación; Antonio Buero Vallejo

Literatura española contemporánea siglo XX. Teatro español posguerra. Argumento. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

ESTRUCTURA

La obra se divide en dos actos y cada uno de estos en dos partes.

En la primera parte del acto 1 se nos describe la escena en que se va a desarrollar la obra así como los personajes protagonistas, también comienza a desarrollarse la trama en la q poco a poco descubrimos la locura de Tomás. En la segunda parte de este acto este personaje comienza a recuperar la cordura gracias a sus compañeros y a que se llevan al hombre que había en la habitación, el cual llevaba varios días muerto y al q él creía enfermo ya q hablaba con él, o eso creía.

En la primera parte del segundo acto y gracias a la marcha de Tulio, Tomás recupera casi totalmente la cordura, o incluso podría decirse que totalmente. En la segunda parte de este acto y última del libro se desarrolla el desenlace acabando con un final incierto en el q el lector puede escoger varios caminos.

ARGUMENTO Y RESUMEN

Esta obra es básicamente el paso de una ilusión, creada por Tomás después de delatar a sus compañeros por causa de la tortura sufrida y de un intento de suicidio, que consiste en una institución llamada “La Fundación” a la realidad de la cárcel; es decir, en un principio se nos presentan seis hombres que viven en un lugar llamado La Fundación uno de los cuales está enfermo y postrado en una cama. Tomás es nuestro protagonista y vivimos la historia como él la vive. Los cuatro compañeros de Tomás presentan tanto para él como para nosotros un comportamiento extraño, lo que lleva a nuestro protagonista a pensar que conspiran contra él.

A lo largo de la historia vamos descubriendo a la vez que Tomás q en realidad están en una cárcel y ellos no son investigadores sino que son presos políticos; nos damos cuenta de la enfermedad de Tomás y somos partícipes de su recuperación gracias a la ayuda de sus compañeros y de una serie de extraños sucesos; por ejemplo, la paulatina transformación de la confortable habitación inicial en una fría e incómoda celda; o que el compañero al que él creía enfermo y con el que hablaba se lo lleven de la habitación porque lleva varios días muerto (esto extraña mucho a Tomás pues poco antes de llevárselo había estado hablando con él). En la obra también aparece Berta, la novia de Tomás, a la que él cree en otro pabellón de La Fundación y que con frecuencia lo visita en la habitación, por supuesto estas visitas son imaginarias y cuando Tomás se las cuenta a sus compañeros éstos no le creen.

Al final Tomás se recupera del todo, pero poco antes de que esto suceda se llevan a Tulio para matarlo. El resto tiene un plan de fuga pero descubren que Max era un delator que había informado de este plan pero no de sus detalles, pues los desconocía; entonces Asel es llamado a un interrogatorio y por miedo a delatar a sus compañeros se suicida, Lino aprovecha esta situación para matar a Max, quedando solamente él y Tomás. Finalmente Lino y Tomás son sacados de su celda y llevados a un destino ignorado por el lector y que el autor no desvela dejando de este modo un final abierto en su obra.

TEMA Y SUBTEMAS

Como tema principal podríamos destacar la búsqueda de la verdad y la lucha por la libertad, que se ven en cierto modo representadas en el proceso de cambio sufrido por el protagonista. Como subtemas en este aspecto podríamos destacar un deseo de superación, ideales de libertad, el poder de la opresión o la situación de las cárceles después de la guerra civil.

Otro tema importante tratado en la obra es el proceso que sufre l protagonista hasta aceptar la realidad a partir de una locura, es decir, se trata como tema complementario la locura q representa las ilusiones y sueños del mundo real y después el desengaño, también como subtema aparece la amistad y la cooperación.

PERSONAJES

  • Tomás: es el protagonista de la obra. Debido a la tortura recibida en la cárcel y a un intento de suicidio, después de haber delatado a sus compañeros, sufre una enfermedad mental que le hace creer que está en una fundación; a medida que la obra transcurre esta idea va desapareciendo hasta que regresa a la realidad por completo.

  • Hombre: muerto desde el principio de la obra, es un compañero de celda al que Tomás ve como un enfermo con el que incluso habla.

  • Berta: es la novia de Tomás, él cree que ella está en otro pabellón de la fundación pero eso solo sucede en su mente pues en la realidad ella está en la calle, Tomás imagina que ella lo visita y que habla con ella. Berta podría considerarse un desdoble de personalidad de Tomás, esa parte que permanece en la realidad, que sabe donde se encuentra realmente, la voz de la conciencia y la razón.

  • Tulio: es el que peor se lleva con Tomás ya que no le gusta seguirle el juego e incluso en ocasiones da la impresión de que se ríe de él. Al final, cuando Tomás comienza a recuperar la cordura y entrar en la realidad, es Tulio el que empieza a soñar. Antes de que su compañero se recupere del todo a Tulio se lo llevan para fusilarlo.

  • Asel: es el cabecilla del grupo, así como el que mejor entiende y sabe lo que le pasa a Tomás, lo que lo convierte en su mejor amigo. Es el más luchador e inteligente, quizás por eso sea el líder. Al final de la obra se lo llevan para interrogarlo y, consciente de su debilidad en aquellos momentos, decide suicidarse para no delatar a sus compañeros.

  • Lino: compañero de celda de Tomás, es hombre de actos antes que de palabras y muy poco paciente con la locura de Tomás. Descubre que Max es un delator y aprovecha la confusión creada por el suicidio de Asel para matarlo. Al final de todo queda solo con Tomás.

  • Max: compañero de celda, permanece expectante asta el final, que es cuando realmente podemos conocer su personalidad débil; una personalidad que gracias al soborno lo convierte en delator.

Aspectos sociales y políticos tratados en la obra

Buero Vallejo nos plantea los problemas humanos con esperanza y refleja un compromiso social, un anhelo de libertad y justicia que se ve mermado por la no libertad y la represión. Además nos presenta una clara defensa de la dignidad de la persona como tal.

Tomás y su locura representan en cierto modo a la sociedad que se crea sueños e ilusiones para no ver los problemas que la rodean y las injusticias que se cometen diariamente, ante las cuales el mundo tuerce la cara por la simple comodidad de “a mi no me pasa, con migo no va la cosa por lo tanto a mi no me incumbe“, lo que convierte a esta sociedad en una sociedad insolidaria que utiliza los sueños para ocultarse de si misma y de su propia ignorancia.

Además el autor no encuadra la obra en ningún momento de la historia con lo que nos demuestra que esta situación no tiene época, sino que es tanto pasada como presente o futura.

La obra escrita y la realización televisiva: semejanzas, diferencias, curiosidades,…

Aunque las dos versiones son perfectamente entendibles y puesto que es una pieza de teatro, se comprende mejor la obra televisiva, sino mejor, más fácilmente.

En la obra escrita las acotaciones son de vital importancia, tanto para conocer el escenario como para saber todo lo que ocurre en él y todos los cambios que sufre, y quizás en la representación todos estos términos son mucho más comprensibles.

En lo referente o diálogos y transcurso de la trama la representación televisiva plasma y reproduce fielmente, incluso podría decirse que con total exactitud, a la obra escrita.

A modo de curiosidad en este apartado me parece correcto introducir las principales técnicas escénicas utilizadas por el autor como son:

  • El efecto de inmersión: el autor obliga de un modo indirecto al lector a identificarse con el protagonista, que vea y sienta lo que él ve.

  • El comienzo de la acción in medias res, es decir, hechos pasados necesarios para la comprensión de la obra no son presentados al principio de la misma, sino que el autor nos los va desvelando a medida que avanza la obra.

  • Un final abierto que deja elegir al lector su propio final.