La filosofía

Historia. Saberes filosóficos. Sentido. Conocer y razonar. Lógica formal e informal. Lenguaje y conocimiento. Verdad. Metafísica. Materialistas. Espiritualistas. Especies. Sociogénesis. Antropogénesis. Naturaleza. Cultura. Ser humano. Reflexión

  • Enviado por: Roberto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 24 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

  • ¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA?

De la filosofía se podría decir que aspira a producir conocimiento y no posee ningún objeto específico (como dice su palabra, en griego, Philos amante y sophía saber). La filosofía no tiene un solo objeto de estudio, sino varios, podría decirse que la metafísica estudia la estructura de la realidad; la ética, las reglas de la conducta humana; la lógica, los cánones del razonamiento válido; y la teoría del conocimiento descubre que podemos conocer.

  • DIVERSIDAD DE SABERES:

  • El ser humano está sujeto a necesidades, que utilizan a los seres inertes para satisfacer esas necesidades. El vivir humano y el vivir animal son muy parecidos en sus formas más básicas. El estudio antropológico nos mostrará que el ser humano, desde el momento en que se ha diferenciado específicamente, ha creado y participa del mundo de la cultura, de la representación y del lenguaje. El mundo humano no es solo naturaleza sino que también es cultura. El ser humano representa las necesidades y sus posibles soluciones y, además, transforma la naturaleza para adecuarla a aquéllas.

    Respecto al ser humano y al animal se podría decir que el animal nace acabado y el ser humano es un ser de carencias, inacabado, solo parcialmente predecible. Además los seres humanos adquieren saberes, que los hay de dos tipos:

  • Saberes eidéticos (de ideas): saber cosas o saber de cosas.

  • Saberes técnicos: saber hacer cosas.

  • Los humanos sabemos cosas y hacer cosas. Los saberes del ser humano constituyen el conjunto de estrategias e instrumentos de los que nos valemos para adaptarnos al medio, para transformarlo y ponerlo a nuestro servicio. Es conveniente situar la filosofía como un saber teórico o saber de cosas. Todos los saberes teóricos son modos de representación. El ser humano necesita representarse lo que es el mundo y lo que es él mismo en el mundo. Los saberes del ser humano son formas culturales, modos de representación, interpretación y sentido de la realidad.

    Un mito es siempre una narración sagrada que explica una parcela de la realidad, un acontecimiento o la totalidad de lo real a través de seres o fuerzas que trascienden la mera naturaleza. Las mitologías no solo son modos de representación del mundo, sino también, modos de vivir: el mito da conocimiento del acontecer, orienta y pauta la conducta, y llena de sentido la vida presente y futura del ser humano.

    Este carácter de totalidad (conocimiento y vivencia) es lo que acerca las mitologías y las religiones. Las religiones no pretenden explicar la realidad, sino salvar a los seres humanos de una situación presente que o es apreciada como negativa o como mejorable; para conseguir la salvación, los seres humanos han de realizar un conjunto de prácticas que los re-ligan a la divinidad. Además la sociedad humanas ha elaborado la filosofía y la ciencia como instrumentos más precisos puesto a disposición de la razón humana para explicar y transformar la realidad.

  • ESPECIALIDAD DEL SABER FILOSÓFICO:

  • El segundo elemento de la palabra filosofía hace referencia a la habilidad y la experiencia, a la prudencia y a la astucia, y al saber hacer, el tener conocimiento, la ciencia, la sabiduría. El filósofo se centra en la búsqueda y la pregunta, en el problema y el interrogante, en la insatisfacción de toda respuesta y se clarifica o se conoce una parcela de la realidad, se abren nuevas cuestiones y aparecen nuevas sombras que necesitan ser clarificadas.

    Algunos objetos de la filosofía:

  • La filosofía es una actividad racional. Sin embargo han aparecido corrientes filosóficas irracionalistas. La actividad racional se traduce en un discurso, en el que se exponen ideas y aserciones que se fundamentan en razones, hechos y experiencias, y no en imágenes o entidades extrañas a la realidad natural y humana.

  • La teoría del conocimiento trata acercar de la naturaleza, las posibilidades, las fuentes y los límites del conocimiento humano, de la verdad y la certeza, y de los criterios que permiten alcanzarlas; la metodología trata de loa procedimientos utilizados por las ciencias para formular sus leyes, teorías o hipótesis. La filosofía del lenguaje analiza los diversos usos del lenguaje, su estructura y sus componentes.

  • La pregunta por el sentido y la finalidad del ser y la conducta humanos es objeto de una antropología filosófica. La conducta y la actividad humana también están sujetos a valores morales, sociales, religiosos, económicos o estéticos, y sujetos, en consecuencia, a juicios de valor.

  • La filosofía es un saber que pretende serlo de totalidades y de relaciones, se interesa por sus resultados y su actividad. P.A Baran (1910-1964) distinguía entre el especialista en una rama del saber y el intelectual; el primero sabe de su parcela específica, pero no es capaz de relacionar este saber suyo con el contexto sociocultural de su época; el intelectual, pretende conocer las implicaciones mutuas diversas que conllevan diversas ramas del saber y descubrir sus implicaciones humanas. Toda filosofía constituye una cosmovisión o imagen del mundo hecha de retazos polimorfos y policromos. También el individuo tiene su propia cosmovisión porque la necesita; lo que la diferencia del filósofo de la del individuo es que la de aquél pretende ser más completa, más rica en matices, más coherente.

  • Una frase de B. Russell en lógica y conocimiento (1981) dice así: la ciencia es lo que los seres humanos más o menos conocemos, y la filosofía es lo que no sabemos.

  • SENTIDO Y NECESIDAD DE LA FILOSOFÍA:

  • Podemos decir que hay dos usos en el lenguaje común del término filosofía: un uso teórico y otro práctico

  • Uso teórico: se trata de un saber que fundamenta, dirige u orienta las actividades de una institución o bien fundamenta otros saberes

  • Uso práctico: se trata de un saber actuar y comportarse como seres humanos, un saber que orienta y dirige la vida de las personas

  • Cuando alguien rectifica una opinión errónea que había mantenido durante largo tiempo; cuando alguien lee el periódico los últimos descubrimientos estelares y se pregunta por el límite y el tiempo del universo; cuando ante las desigualdades humanas uno se interroga acerca del porqué de esas situaciones; surgen preguntas filosóficas: sobre la vida y la muerte, la eternidad y el tiempo, la bondad y la maldad, lo justo y lo injusto, el ser y la nada, etc.

    El estudio de la filosofía ha de proporcionar una serie de hábitos intelectuales:

  • El estudio de la filosofía ha de servir para agudizar el espíritu crítico: quien tiene contacto con la filosofía, no se contenta ante un problema con la respuesta más simple, más evidente, más tradicional o más común, sino que busca los fallos de toda respuesta, sus implicaciones, sus presupuestos, admite solo opiniones fundamentales y está dispuesto a cambiarlas tan pronto como aparezcan otras nuevas.

  • El saber y el hacer son del ser humano y para el ser humano. El ser humano es la finalidad y el criterio a los que deben subordinarse todas las demás finalidades y criterios: cualquier consideración económica ha de dejar paso a los intereses y derechos fundamentales de los seres humanos.

  • La filosofía ha de ser un ejercicio de racionalidad, de compresión.

  • LA FILOSOFÍA Y SU HISTORIA:

  • Si acepta la idea Kantiana de que no se aprende filosofía, sino que se aprende a filosofar, entonces ha de admitirse que la historia de filosofía es importante para ella misma.

    La filosofía nació en Grecia en el siglo VI a.C. en las costas de Asia Menor (Jonia) y en siglo siguiente hizo su aparición en Atenas, donde se mantuvo hasta la época del Justiniano (s. VI d.C.). Los primeros filósofos griegos se llamaban presocráticos que se interesaban por la naturaleza. Con sus teorías pretendían superar la explicación mítica que ofrecían las religiones. La filosofía nace precisamente como a la alternativa a la insatisfactoria explicación mítica.

    En el siglo V a.C. y con el advenimiento de la democracia ateniense, la reflexión filosófica se volvió hacia el ser humano mismo y la sociedad: sofistas y Sócrates, que se interesaron las cuestiones políticas y sociales. Platón en el siglo IV a.C., buscó un fundamento para estos temas antropológicos: sus teorías responden a esa necesidad de fundamentación racional. En el siglo IV a.C., Aristóteles, mantuvo la filosofía como saber de la totalidad, creó ramas nuevas del saber, como la lógica y la ciencia política. En el mundo helenístico se produjeron dos fenómenos capitales en el ámbito del saber: en primer lugar, la escisión entre la filosofía y la ciencia, y en segundo lugar, al principio de nuestra era, la renuncia al saber racional y natural en pos de un saber de salvación. De la filosofía helenística la más importantes son: el estoicismo y el epicureísmo, que muestran poco interés por el saber teórico y centran su atención en la reflexión ética y los modos de la conducta del sabio

    Con el cristianismo, el saber se centra en el conocimiento de la causa última de toda la realidad (Dios) con lo que el saber se hace teología

    Durante la patrística (conjunto de intelectuales cristianos que se esfuerzan en formular los dogmas de la religión) y durante la primera etapa de la escolástica (filosofía de las escuelas y universidades medievales) la filosofía es básicamente platonismo y el conocimiento de Aristóteles revolucionó el pensamiento medieval. Los intentos de construir una racionalidad teológica entraron en crisis en siglo siguiente: la fe y la creencia siguieron una vía y la razón naturalista, otra.

    El pensamiento del renacimiento (siglos XV-XVI ) constituye el esfuerzo por redefinir el estatus de la religiosidad y la fe, por un lado, y renovar el saber y darle una nueva dimensión, por otro. Las dos primeras corrientes filosóficas (racionalismo y empirismo) son la respuesta filosófica a los planteamientos de la nueva ciencia que se centra en dos direcciones: el conocimiento se cuantifica, y el conocimiento científico se contrasta mediante la observación y la experimentación. La filosofía se dirige hacia el sujeto de conocimiento analizando el origen, los límites y el estatus del conocimiento humano: el racionalismo subraya el papel de la razón y el empirismo destaca la base empírica de nuestro conocimiento.

    La ilustración del siglo XVIII, por un lado crea la gran síntesis sobre la naturaleza del conocimiento humano y, por otro, pone en circulación algunas de las ideas sociales cuya influencia llega hasta nuestros días: teorías políticas liberales y democráticas e ideas de progreso.

    En el siglo XIX surgieron las filosofías de la revolución industrial (utilitarismo y positivismo) y aparecieron nuevas corrientes de pensamiento críticas: el anarquismo y el socialismo.

    Las filosofías y las corrientes de pensamiento del siglo XX continuaron siendo un incentivo para el desarrollo de la ciencia y de la vida social. Distintos capítulos de nuestra historia contemporánea generaron reflexiones filosóficas sobre el sentido de la existencia humana (existencialismo) y la necesidad de un pensamiento social crítico (marxismo).

    • CONOCER Y RAZONAR. LÓGICA FORMAL E INFORMAL.

    Desde que nacemos, nuestra mente recoge todo tipo de informaciones: unas nos la proporcionan nuestro sentido; otras, las personas que nos rodean, los medios de comunicación, etc., y otras las elaboramos nosotros mismos. Todos estos conocimientos nos sirven para movernos por este mundo y pronto vamos adquiriendo autonomía y nos vemos obligados a tomar decisiones.

  • LA LÓGICA FORMAL: LÓGICA PROPOSICIONAL.

  • El fundador de esta ciencia fue Aristóteles que solo desarrolló una pequeña parte, la lógica cuantificacional de predicados monádicos, llamada silogística. Los estoicos desarrollaron otra parte, la lógica conectiva. La obra de Aristóteles y los estoicos constituyó todo el saber lógico.

    La lógica se ocupa de hallar los esquemas de razonamiento formalmente válidos.

    EJEMPLO:Primera premisa: si A, entonces B

    Segunda premisa: A

    Conclusión: B

    Está claro que si las dos premisas fueran verdaderas, también lo sería la conclusión. En este tipo de esquemas, los símbolos A, B... sustituyen a proposiciones, y los razonamientos se basan en las conexiones entre ellas, este tipo de lógica se llama lógica proposicional o de enunciados.

  • LA LÓGICA INFORMAL:

  • Las argumentaciones deductivas son infalibles, pero no amplían nuestro conocimiento: lo que se dice en la conclusión ya está dicho, al menos de manera implícita, en las premisas; lo único que hace el razonamiento es explicitarlo. Si las premisas son verdaderas y el razonamiento está formalmente bien hecho, la conclusión no puede ser falsa.

    Cuando en la vida diaria sacamos conclusiones de conocimientos previos o apoyamos con argumentos nuestras opiniones, por lo general no lo hacemos siguiendo los esquemas de la lógica deductiva

    EJEMPLO: En el caso a, ha caído agua; en el caso b, ha caído agua; en el caso c, ha caído agua; por tanto siempre que llueve, cae agua.

    A esta forma de razonar se le llama inductiva y es la más frecuente en nuestros razonamientos. Por eso se dice que las argumentaciones inductivas, junto con otras forman parte de la llamada lógica informal.

    Las proposiciones de la lógica informal están expresadas en el lenguaje natural. Dentro de lógica informal se agrupan formas argumentativas, incluyendo también formas deductivas.

  • FALACIAS Y PARADOJAS:

  • Se denomina falacias a un razonamiento que parece correcto, pero que no lo es.

    EJEMPLO: Los domingos, el abuelo nos invita a cenar; pero hoy no es domingo; por tanto no nos invitará.

    Suele llamarse falso argumento a aquel que no sirve para aprobar una afirmación. Ambos términos se utilizan para referirse a las formas incorrectas y engañosas de razonar que reciben el nombre de paralogismos o sofismas. Los razonamientos incorrectos a causa de su estructura se denominan falacias formales para distinguirlos de aquellos que son incorrectos no por su forma, sino por otras causas: por utilizar palabras con distintos significados; porque las premisas no son adecuadas o pertinentes a aquella conclusión que son conclusiones precipitadas de datos insuficientes, a las que se llaman falacias no formales o materiales.

    Falacias formales:

  • Premisas contradictorias. La regla básica de la lógica es que no pueden ser verdaderas, a la vez, dos afirmaciones contradictorias, porque de una contradicción puede deducirse cualquier cosa. Pero muchas veces admitimos afirmaciones que, aunque no lo parezca, se contradicen.

  • Argumento circular o petición de principio. Es aquel razonamiento en el que se da como conclusión una afirmación que se ha tomado como premisa.

  • Afirmación de consecuente. Es una de las falacias del condicional y responde a un esquema no deductivo.

  • Negación del antecedente. Es otra falacia del condicional.

  • Se entiende por paradoja una afirmación que entra en contradicción con la opinión heredada. Muchas de las paradojas dejan de serlo cuando se da una explicación.

    • LENGUAJE Y CONOCIMIENTO: EL PROBLEMA DE LA VERDAD

    Desde siempre, el ser humano ha estado cometiendo errores sobre teorías que creían eran verdaderas pero que nunca lo fueron. Poco a poco esas teorías fueron cambiando a lo largo de la historia a través de nuevos descubrimiento, investigaciones, etc. Pero, ¿son reales las teorías que se mantienen ahora? Estas preguntas siempre han tenido respuestas muy distintas, pero con toda seguridad siempre han surgido discusiones sobre ellas.

  • LENGUAJE Y CONOCIMIENTO.

  • El conocimiento es un proceso que se inicia con la captación de los datos por la experiencia por el sujeto, que más tarde elabora para obtener una representación de ésta. Todo conocimiento consiste en una relación que se establece entre un sujeto, quien conoce, y un objeto, lo conocido. Lo conocido es distinto según las dos formas de conocimiento (conocer y saber).

    El conocer es fruto de un contacto directo (perceptual) con lo conocido y lo conocido era siempre un objeto de experiencia. El objeto del saber es una proposición que debía ser justificada.

    Hay cuestiones en la que son epistemológicas (las que se refieren al conocimiento) y otras metafísicas (se refieren a la realidad), y están íntimamente relacionadas.

    Las proposiciones están formadas por conceptos y éstos se expresan por palabras. Una palabra es un conjunto de sonidos al que se ha asociado un concepto, una representación mental. Las palabras son una realidad física asociada a una realidad mental, y se dice que son símbolos. Los conceptos no se refieren propiamente a objetos determinados, sino más bien a clases de objetos.

    Los conceptos y las palabras están unidos. Nosotros aprendemos a conocer el mundo, a distinguir los objetos, a través de las palabras. Nuestro conocimiento del mundo está mediatizado por el lenguaje que hemos recibido, la riqueza de nuestro saber depende en gran parte de la riqueza de nuestro lenguaje.

    Cuantos más conceptos se tengan, cuanto mayor sea el dominio de nuestro lenguaje, mayor y más profundo será nuestro saber.

    Para poder decir que un sujeto S sabe que p, se requiere:

  • Que p sea verdad. Esto nos lleva al problema de qué significa que una proposición es verdadera, y, en definitiva, qué es la verdad.

  • Que S crea que p, ya que si S tiene alguna razón para dudar de la verdad de p, ya no puede decir que sabe que p, pues sería absurdo decir que S conoce p, pero sabe que quizás no es verdad.

  • Que S tenga pruebas a favor de p. Para poder ser firmes las creencias deben estar bien fundamentadas, es decir, deben poder justificarse y, por tanto, no es suficiente, para poder afirmar que S sabe que p, que p sea verdad y que S lo crea: podría acertar por casualidad.

    • METAFÍSICAS MATERIALISTA Y ESPIRITUALISTAS.

    Una inquieta seguridad nos hace sentir insatisfechos con las explicaciones que la ciencia nos ofrece del mundo. Dada la limitación de nuestros sentidos, tratamos de valernos de la sola razón para escudriñar con ella los secretos de la naturaleza.

  • ESPÍRITU Y MATERIA EN LA HISTORIA.

  • En la antigua Grecia nació la tesis de que lo material debe explicarse desde el plano de lo formal que recibió el nombre de idealismo. Para Platón la verdadera realidad está constituida por un mundo de formas que constituye el mundo del universo que podemos captar mediante los sentidos. En este sentido, la especie, por ejemplo la humanidad, sería más real que los seres humanos particulares. Platón sería el estandarte de esta corriente de pensamiento que cifra en entidades de orden espiritual la clave explicativa del mundo natural, cuya realidad se llega a poner en duda o se niega.

    Demócrito y Leucipo fueron los creadores del concepto de átomo y afirmaron que el mundo está constituido por átomos y por espacios vacíos

    El cristianismo acentuó el dualismo cuerpo-alma, extendiéndolo por la cosmología: el cielo y la tierra, lo espiritual y divino/lo material, pecaminoso y humano. El espíritu se asociaba al bien y la materia, al mal.

    Tras el renacimiento, se produjeron los primeros progresos de una ciencia basada en una interpretación mecánica de la naturaleza (mecanicismo), según la cual los fenómenos naturales son gobernados de una forma rígida y estricta por el principio de causalidad. Descartes defendía la existencia de otra realidad distinta, otra sustancia: el alma humana dotada de libertad y que escapa de la influencia del determinismo causal. Sobre la escisión moral introducida por el cristianismo se abre ahora un nuevo abismo entre el espíritu y la materia, que pasan a constituirse en dos mundos radicalmente separados, loa materia-máquina y el espíritu-libertad

    Los ilustrados creían que los males que aquejaban a la humanidad se disolverían consiguiendo la afirmación plena del ser humano como individuo autónomo a través del ejercicio crítico y libre de la razón. Por primera vez se formula el materialismo como una filosofía de combate.

    • LOS GRANDES PROBLEMAS DE LA METAFÍSICA OCCIDENTAL.

    Otros problemas que han ocupado a los filósofos son: la metafísica occidental. Por su carácter especulativo, por el imperativo metafísico de ir más allá de la experiencia sensible, ésta es una de las partes más abstractas de la filosofía. En ella se manifiesta con mayor claridad el carácter teórico, contemplativo de la filosofía.

  • LAS PREGUNTAS METAFÍSICAS.

  • Los temas metafísicos han sido históricamente objeto de enconadas discusiones. Las discusiones han llegado a cuestionar la posibilidad de la metafísica como saber, quienes se dedicaban a la metafísica afirmaban que era una disciplina vacía de contenido y de método estéril.

    La mayoría de problemas filosóficos están vinculados a problemas metafísicos. La historia de la filosofía y de la ciencia da la razón a Kant, quien a pesar de haber realizado una crítica demoledora de la pretensión de obtener respuestas definitivas a los problemas metafísicos, afirmó: que el espíritu humano abandone alguna vez las especulaciones metafísicas tienen tan poca probabilidad como que dejemos de respirar por completo para no respirar aire impuro.

  • DIOS, UNA CUESTIÓN METAFÍSICA TRADICIONAL.

  • La pregunta sobre la existencia y los atributos de Dios se plantea por primera vez en la metafísica de Aristóteles. La divinidad que más cuestiones filosóficas ha suscitado ha sido el Dios de las tres religiones del libro: el judaísmo, el cristianismo y el islamismo. Las tres sustentan la creencia que existe un solo Dios, que es personal, omnipotente, omnisciente y es santo. Estaban convencidos que aplicando los principios básicos de la lógica, el de identidad, el de no contradicción y el del tercio excluso, podían probarse la existencia y los atributos de Dios sin necesidad de la fe.

    Argumentos más importantes:

  • El argumento del designio. El cosmos es ordenado y armónico. Todo lo que existe tiene una función. La naturaleza es mucho más compleja y perfecta que lo que construimos los seres humanos, quien la haya diseñado será extraordinariamente poderoso e inteligente, será Dios. A este argumento se le ha llamado teológico. El argumento del designio se basa en una analogía, cuya fuerza reside en considerar que los objetos naturales tienen características comunes con los objetos. Se dispone de una explicación alternativa a la armonía del mundo, que es la teoría sintética de la evolución. Otra dificultad es que no quedaría demostrado que quien ha hecho el universo es el Dios cristiano.

  • El argumento cosmológico. Los sucesos de este mundo están vinculados por relaciones de causa y efecto, de tal manera que podemos decir que nada sucede o existe sin causa. El argumento es contradictorio. Si todo lo que sucede es una causa, Dios debe tener una causa, entonces afirmamos que hay excepciones a “todo lo que sucede tiene una causa”.

  • El argumento ontológico. Es un argumento que no parte de ninguna experiencia. Afirma que la existencia de Dios se sigue necesariamente de su concepto. El ser completamente perfecto no completaría su perfección si sólo existiese en mi pensamiento, el ser perfecto debe existir además fuera de mi pensamiento, en la realidad; luego Dios existe. Una primera objeción sería que este argumento nos llevaría a pensar todo lo perfecto como existente. La refutación ya formulada en el siglo XVIII por Kant, basada en afirmación aceptada comúnmente en lógica de que la existencia no añade ninguna característica al concepto. No es contradictorio pensar en el concepto de Dios como ser perfecto y que no exista, porque existir no es ninguna perfección.

  • El problema del mal. El mal existe en el mundo, tanto el causado por los humanos como el natural, si Dios es infinitamente sabio, bueno y poderoso, ¿cómo puede permitir que exista el mal en el mundo?, sino puede prever que el mal ocurra, no es omnisciente; si lo permite, no es bueno; sino puede impedirlo, no es omnipotente.

  • Los milagros y la apuesta de Pascal. Hay dos argumentos a favor de la existencia de Dios que no son metafísicos: los milagros y la apuesta de Pascal. El filósofo Hume planteó varias objeciones:

    • La mayoría de religiones existentes afirman que sus divinidades realizan milagros.

        • Se ha de considerar si los testigos engañan o han sido engañados o son interesados. De la falta de explicaciones actuales a un fenómeno no se deriva su naturaleza milagrosa, sino solo la falta de explicación. si las leyes de la naturaleza son sometidas a numerosas pruebas para constatar su verdad, en los casos de los milagros una persona racional siempre podrá pensar que los argumentos en contra de que hayan ocurrido son superiores a los favorables.

      • LA EVOLUCIÓN HUMANA.

      Los seres humanos poseemos muchas características excepcionales. La historia del pensamiento filosófico refleja una obsesión por la pregunta ¿qué significa ser humano? El deseo de resolver la incertidumbre sobre nuestra procedencia es muy fuerte; es lo que el teólogo Paul Tillich describió como la inquietud fundamental.

    • LA EVOLUCIÓN DE LAS ESPECIES.

    • Los seres humanos sabemos que la vida no es eterna y siempre la asociamos con la muerte.

      Desde hace unos 3.600 millones y hasta 600, las primitivas células vivas, llamadas procariotas, permanecieron en un estado muy simple. Se caracterizaban por mostrar el material genético, el ADN, sin recubrimiento. Una vez transcurrido ese periodo, las células procariotas se transformaron en eucariotas. Estas nuevas células son el fundamento de las actuales forma de vida. El proceso de transformación coincidió con un cambio de la atmósfera terrestre, cuyos índices de oxígeno aumentaron.

      Se le llama evolución al proceso por el que todos los seres vivos se han desarrollado a partir de organismos primitivos, mediante cambios producidos a lo largo del tiempo. Este proceso ha dado lugar a distintas especies.

      Una especie está constituida por un grupo de seres vivientes con características morfológicas identificables. La filogénesis es el nombre que se utiliza para designar la historia evolutiva de una especie o grupo de especies. Se diferencia de la ontogénesis, que es el proceso de desarrollo de un organismo desde su nacimiento hasta su muerte.

      El hecho de que hasta el siglo pasado se creyera que la edad del universo no sobrepasaba los cuatro cinco mil años, dificultó la formulación de una teoría que se explicase de una manera satisfactoria la evolución. Se afirmaba que cada una de las especies había sido creada por separado.

      La primera formulación coherente de la evolución apareció en la obra Filosofía zoológica de Jean-Baptiste de Lamarck. En ella se afirma el proceso de la evolución: todas las formas actuales de vida proceden de formas más primitiva. Cada individuo va modificando su organismo y su conducto para adaptarse a las condiciones del entorno. Lamarck introdujo dos conceptos esenciales en la explicación de la evolución: la adaptación y la herencia.

      Darwin imaginó una explicación distinta, cuyos elementos fundamentales seguimos considerándolos válidos en la actualidad. En 1858 presentó la teoría, que él llamaba la descendencia con modificación junto con Alfred Russell Wallace.

      Darwin observó que la larga práctica de la humanidad en la cría de animales domésticos producía continuamente la aparición de nuevas especies por el cruce provocado de animales seleccionados. La competencia por un alimento común y las dificultades del medio podrían actuar como mecanismos de selección natural que elegirían a ciertos individuos, cuyas condiciones fueran mejores. Este fenómeno provocaría cambios significativos en las especies, así como la aparición de otras nuevas.

      Se habían estudiado numerosos ejemplares de mariposa geómetra; presentaban una coloración clara, aunque aparecían algunos de color oscuro que cada vez se veían más. Las claras comenzaron a disminuir y las oscuras aumentaron. El proceso parecía indicar una nueva orientación en el camino evolutivo de la especie, y se podía explicar de la siguiente manera:

    • La variedad clara de mariposas estaba originalmente bien adaptada a su medio.

    • Surgían individuos anómalos oscuros, que eran presas fácil para los pájaros predadores.

    • La industria textil provocó un aumento de la comunicación que oscureció los líquenes de la corteza de los árboles.

    • Los ejemplares oscuros sobrevivían ahora mejor en el nuevo medio que los claros.

    • Gregor Mendel descubría los principios y mecanismos básicos de la herencia. La concepción actual de la evolución de los seres vivos se le llama sintética.

      La herencia es un proceso que la información codificada en el ADN progenitor se reproduce en moléculas idénticas en los descendientes. De vez en cuando se producen errores en el mecanismo reduplicador de la herencia que introducen cambios de forma aleatoria; son las llamadas mutaciones espontáneas. Una mutación es modificación heredable en las características de un gen. Las mutaciones producen transformaciones en la fisiología o en las funciones y sistemas de relación con el medio de los seres vivos.

    • ANTROPOGÉNESIS Y SOCIOGÉNESIS.

    • Una nueva especie aparece por transformación de la primitiva con el paso del tiempo o bien por la participación de la original en dos o más especies nuevas. Se denomina radiación adaptativa al proceso por el un mismo grupo de organismos se diversifica en varios subgrupos que se expanden ocupando los diferentes territorios de un nuevo medio. La antropogénesis es el término que se utiliza para designar la historia de nuestra propia especie. Durante el terciario una línea evolutiva se diferenció de la que había dado lugar a las diversas especies de póngidos conduciendo a nuestra forma actual.

      Son pocas las diferencias que existen entre el ser humano y un gorila: su esqueleto, su musculatura, sus funciones orgánicas, la composición de su sangre y su fórmula cromosómica son muy parecidos a los nuestros, las más llamativas son la capacidad craneal y las funciones locomotoras.

      Los primeros restos fósiles suficientemente abundantes como para ser reconocidos como especie son más recientes, 3'7 millones de años, y corresponden al Australopithecus Afarensis. Esta especie era de corta estatura y su capacidad craneal era de unos 350 cm3 , entre 3'7 y 2 millones de años atrás sufrió una intensa radiación adaptiva, dando lugar al Australopithecus Robustus y el Africanus (este último es la fuente originaria de la que partieron las variantes que han dado lugar al género Homo).

      El Australopithecus Africanus era algo más alto que el antecesor y tenía una mayor capacidad craneal (entre 500 600 cm3). Se han hallado algunos instrumentos tallados, pero no es seguro que fueran fabricados por individuos de esta especie, sería de otro género posterior de mayor capacidad craneal pertenecientes al género Homo. Pudieron tener un cerebro entre 650 y 750 cm3, eran hábiles productores de instrumentos de piedra y se dotaron de refugios. El género Homo produjo una radiación de especies de entre las que destacan tres: el Homo rudolfensis, el Homo habilis y el homo ergaster.

    • CARACTERÍSTICAS HUMANAS.

    • Los seres humanos se caracterizan por poseer un gran cerebro y por tener una infancia muy prolongada, lo cual supone un largo período de aprendizaje.

      Según por el historiador griego Benjamín Farrington, el hombre piensa porque tiene manos, esta afirmación ha llegado a los paleontólogos a afirmar que el bipedismo precedió a la encefalización, la postura erecta permitió la liberación de la mano. La nueva disponibilidad de esta extremidad condicionó el desarrollo de un órgano de control bastante complejo. Cuanto más elaborada sea la actividad de la mano, más desarrolladas serán las conexiones cerebrales que la dirijan, y a la inversa, cuanto mayor sea la capacidad cerebral, mayor será la potencialidad de usos de la mano. También se modificó la pelvis, destinada a alojar el embrión humano.

      La evolución de los mamíferos ha tendido hacia el progresivo desarrollo del cerebro y sus efectos en lo que se refiere a modificación de los esquemas de conducta y aprendizaje.

      Un largo proceso de dependencia infantil proporciona oportunidades para que el aprendizaje sustituya al instinto innato. La eficacia del aprendizaje se halla de nuevo relacionada con la capacidad cerebral. La dependencia infantil refuerza los vínculos sociales hasta hacerlos imprescindibles para la supervivencia de la especie, es lo que se llama sociogénesis.

      El carácter más original de la especie es el uso de un sistema de transmisión de señales articulado y extraordinariamente complejo, el lenguaje. El uso del instrumento potencia la función cerebral, y el aumento de la complejidad cerebral facilita la ampliación en el uso del instrumento. El lenguaje tiene una importancia decisiva en el desarrollo de la evolución de la especie en dos sentidos distintos. El lenguaje específicamente humano es una herramienta que permite la representación por medio de símbolos y hace posible la aparición de la cultura. Se entiende aquí por cultura el conjunto de saberes que un individuo o comunidad ha sido capaz de desarrollar a lo largo de su existencia en su lucha por superar las dificultades del medio.

      • NATURALEZA Y CULTURA.

      Nuestras vidas transcurren en un mundo especial en el que las cosas, además de ser lo que son constituyen una densa telarañas de significaciones. Los seres humanos dependemos de la interpretación de esas significaciones y gozamos con ella. Es el mundo de lo simbólico, el mundo de la cultura.

    • EL CONCEPTO DE CULTURA.

    • Por una parte se entiende por cultura al conjunto de las mejores realizaciones del espíritu humano: el mito y la religión, el lenguaje, el arte, la historia y la ciencia. Adquirir cultura o ser una persona culta significa poseer el mayor número posible de los conocimientos que integran ese conjunto selecto y actuar de manera refinada. La sabiduría está unida con la cultura y a la acumulación de saberes. La cultura se trata de ampliar a través de la educación.

      Desde el punto de vista de la antropología la cultura se entiende como el comportamiento aprendido por los individuos en su calidad de miembros de un grupo social. Para Edward B. Tylor cultura sería ese complejo que abarca los conocimientos, las creencias, el arte, la moral, las costumbres y los demás hábitos y aptitudes que el hombre adquiere en cuanto miembro de la sociedad. Según esta definición técnica, las personas pueden tener varias culturas.

      La cultura está constituida por comportamientos aprendidos o adquiridos, frente a aquellos otros congénitos o innatos. En muchas de las sociedades animales, los individuos desarrollan conductas esenciales para el mantenimiento del grupo. En todos los casos la estructura de la comunidad parecen determinadas por la herencia genética.

      En nuestra especie están fuertemente marcadas por factores culturales. En todas las sociedades humanas rigen tabúes que regulan las relaciones sexuales y normas dietéticas que hacen que incluso las personas hambrientas se abstengan de consumir determinados alimentos.

      Pero el progreso de nuestras habilidades ha tenido, y tiene, consecuencias de las que no siempre podemos sentirnos orgullosos: la historia de la humanidad está sembrada de actos violentos, depredaciones, crueldad y abuso despiadado de la propia especie. Se dice que el progreso de la cultura determina el proceso de humanización, la consecución por la especie de metas que nos llevan a la realización de un determinado ideal de lo humano.

    • LA CULTURA EN CONFLICTO CON LA NATURALEZA.

    • El carácter propio de la cultura humana se basa en símbolos, es puramente convencional, y constituye un sistema complejo de interdependencia.

      El lenguaje se ha convertido para nuestra especie en el instrumento con mayor campo de aplicación, domina incluso nuestros circuitos de pensamiento. Para los humanos todo es simbólico, todo es cultural. Nos hemos instalado en un mundo de convenciones que se solapa tras el mundo natural, y entendemos que lo opuesto a la naturaleza es lo artificial.

      Lo artificial es todo aquello que resulta de la actividad humana en mayor o menor grado, consideramos que también lo convencional se opone a lo natural. Por un lado tenemos la naturaleza, y por otro, lo artificial y la convención o, la cultura.

      La contraposición entre naturaleza y cultura ha sido vista por los seres humanos como un enfrentamiento. La cultura se ha abordado unas veces de una manera optimista, y otras pesimista. Según el revolucionario anarquista Mikhail A. Bakunin, la cultura puede entenderse como la emancipación progresiva de la humanidad con respecto a la naturaleza.

      La vida social pone a nuestro alcance todos los bienes que el esfuerzo colectivo es capaz de producir con vistas a alcanzar ese objetivo fundamental. Ésta es la gran ventaja adaptativa que la cultura ofrece.

      La escuela cínica, fundada por Antístenes, veía la cultura como corrupción, como algo artificioso y antinatural que atenazaba al ser humano sometiéndolo a una nueva forma de servidumbre.

      A fuerza de controlar y abusar de la naturaleza, la cultura acabará destruyéndola o destruyéndose a sí misma; es el caso de la hipótesis Gaia, formulada en 1965 por James Lovelock.

      A partir del siglo XVII, la contraposición naturaleza-cultura adquiere una nueva dimensión. En el siglo XIX, esta distinción presente en el pensamiento adoptó los términos materia y espíritu.

    • CULTURA, GRUPO E INDIVIDUO.

    • La vida social es el instrumento más eficaz que la especie humana a producido o utilizado para adaptarse al medio y es universal.

      Las culturas son sistemas organizados. Desde el punto de vista de las colectividades, suele abordarse el estudio de su organización empleando instrumentos conceptuales o teóricos:

    • Cultura material. La constituyen elementos como el arado, el arco y la flecha o la vela. Se trata de creaciones tecnológicas de las que depende o puede depender la vida de la comunidad.

    • Patrones culturales. Conjunto de factores interrelacionados que caracterizan de forma parcial una determinada cultura. Su núcleo básico está constituido por un elemento de cultura material fundamental, como el arado, que propició la aparición de nuevas formas de vida. Estos nuevos modos de vida produjeron nuevos sistemas de organización social, de división del trabajo, de creencias y valores, un nuevo modelo de ser humano.

    • Instituciones. Según Bronislaw Malinowski, constituyen la unidad elemental de organización social y son una pieza clave en la compresión de las culturas. Suelen definirse como elementos significativos y persistentes de las sociedades que sirven para satisfacer ciertas necesidades básicas tanto de los individuos como de la sociedad como un todo.

    • Tradiciones. Constituyen el sistema de transmisión de las culturas, de la supervivencia de las instituciones y de los patrones culturales. Pueden estar organizadas en instituciones, o aprovechar el cauce que ofrecen otras instituciones.

    • El elemento constitutivo de las sociedades es el individuo, el conflicto entre el individuo y el grupo, se presenta en una versión antropológico-cultural: la composición entre innovación y tradición. La cultura parece oponerse a la libertad individual.

      Debemos tender a formas de organización social que impidan a toda costa la dogmatización de las tradiciones culturales y sean capaces de articular la libertad individual y el aprovechamiento racional de las lecciones del pasado.

    • LA DIVERSIDAD CULTURAL.

    • Los seres humanos manifiestan un polimorfismo conductual extraordinario. Se conocen pueblos remotos de costumbres muy distintas de las nuestras. La imitación y la vida en común aproximan los hábitos. La separación o el aislamiento los hacen divergir. El contacto con otras formas de entender la vida y de responder a ella modifica o transforma la cultura tanto en el ámbito de lo personal como en el de lo colectivo.

      No hay dos culturas iguales pero por debajo de la diversidad de las formas late una cierta homogeneidad estructural. La cultura es una respuesta de los seres humanos a idénticas necesidades básicas. Todas las culturas contienen:

      • Sistemas de organización del trabajo dedicado a la subsistencia.

      • Una estructura familiar y de parentesco.

      • Una cultura material.

      • Un código de reglas de comportamiento.

      • Un conjunto de creencias y valores o modelos.

      • Un cierto numero de instituciones.

      La diversidad se explica por tres tipos de razones:

    • Ecológicas: cada grupo social desarrolla unos hábitos culturales adaptados a su nicho ecológico.

    • Históricas: el grupo evoluciona a partir de sus condiciones pasadas y su transformación se produce de forma gradual por adición de innovaciones sucesivas.

    • Geográficas: como la transformación cultural se produce tanto por razones internas como por contacto, la evolución del grupo depende de su grado de aislamiento geográfico.

    • Todas las culturas tienden a oponer una resistencia más o menos fuerte al cambio. Se califica como etnocentrismo la tendencia a considerar la propia cultura como punto de referencia absoluto para juzgar a los demás.

      La primera consecuencia de la actitud etnocéntrica es el menosprecio de las otras formas de organización de la vida. El prejuicio etnocéntrico carece de justificación teórica y se desvanece en el momento en que descubrimos que las nuestras propias pueden ser juzgadas con similar severidad.

      Los primeros antropólogos occidentales supusieron que las culturas se habían quedado ancladas en etapas previas del largo recorrido del progreso humano. Era el modelo evolucionista: se creía que todas las culturas pasaban por etapas similares en su proceso de desarrollo: una de salvajismo, otra de barbarie y otra de definitiva civilización.

      El relativismo cultural. El conocimiento de la diversidad cultural y de sus causas conduce con frecuencia al relativismo al relativismo cultural. La primera obligación del investigador consiste en tratar de estudiar su objeto sin dejarse llevar por prejuicios que puedan alterar su capacidad de análisis. Este principio plantea dos tipos distintos de problemas, ambos asentados sobre las mismas raíces morales:

    • No es posible pasar por alto que ciertos hábitos culturales son contradictorios al bienestar de la humanidad en su conjunto.

    • En segundo lugar, el respeto por las costumbres ajenas lleva hasta el extremo de privar a las personas de otras culturas de lo que, con toda certeza, mejoraría su condición.

    • El universalismo. Si llamamos universalismo a la doctrina opuesta al relativismo, tendremos que admitir que éste tiene una historia muy irregular. Es difícil establecer principios morales universalmente válidos y ese nombre no es más que una denominación general que no corresponde con ninguna forma cultural concreta.

      Nuestra única referencia común como personas radica en la declaración universal de los derechos humanos, una fuente de principios que nos permiten condenar aquellos hábitos culturales que atentan contra la dignidad propia de un ser humano. Siempre puede ser objeto de crítica en el sentido de tratarse de un modo de entender el mundo que es característico de la cultura occidental y que se impone al resto gracias al dominio económico y militar de las grandes potencias.

      Los estoicos defendían la igualdad esencial del género humano y, desde esa perspectiva, criticaban la práctica del esclavismo y las diferencias sociales y de derechos. La proclamación de ciertos valores culturales como universales no gozan de gran prestigio. Se confunde a menudo con la globalización o mundialización, un fenómeno económico-político que podría definirse como la transformación del mundo en un inmenso mercado único. El universalismo se denuncia como un proyecto homogeneizador, subordinado de la globalización económica, que trata de liquidar las identidades culturales particulares.

      • EL SER HUMANO A LA LUZ DE LA PSICOLOGÍA.

      Hay un rasgo científico general que los psicólogos comparten en su mayoría; esperan basar su imagen del hombre en el conocimiento empírico, no en un dogma político, opinión tradicional, revelación divina o razón estética

    • ¿QUÉ NOS MUEVE A ACTUAR?

    • En la vida cotidiana tratamos siempre de encontrar razones para explicar nuestra conducta y la de los demás. Para ello no empleamos términos que se refieren a causas, sino a motivos.

      Un motivo es cualquier cosa que impulsa a actuar a una persona. Además de determinar el impulso que anima a iniciar una acción, la motivación constituye también.

      Como tenemos un conocimiento introspectivo de lo que nos ocurre cuando decidimos a actuar, explicamos la conducta humana más bien en función de lo que va a ocurrir, de los efectos que ésta va a producir en nosotros mismos, en el medio y en las demás personas.

      La psicología moderna se ha interesado mucho por la motivación. La motivación ocupa un lugar central en el conjunto de nuestras funciones psíquicas. La motivación, precisamente por el lugar que ocupa, puede proporcionarnos, mejor que ninguna otra función psíquica, una imagen de cómo somos realmente los seres humanos. La comprensión de los motivos que impulsan a las personas a actuar es uno de los aspectos que la psicología aplicada puede obtener mejores resultados prácticos.

      Una de las primeras hipótesis sobre la motivación recibe el nombre de teoría homeoestática, por Walter B. Cannon. Según esta teoría, las necesidades serían la fuente de nuestros motivos obedeciendo a un mecanismo similar al termostato de una nevera.

      Muchos psicólogos han distinguido entre motivos primarios y secundarios:

    • Los motivos primarios serían el resultado de patrones congénitos y responderían a necesidades de orden biológico.

    • Los motivos secundarios podrían tener un origen social o cultural.

    • Parece que los seres humanos nos movemos casi más por la necesidad de logro que por motivos de orden biológico.

      La psicología cognitiva añade un nuevo elemento a nuestra compresión de la motivación humana: la importancia de los factores dependientes del conocimiento en la explicación de la conducta. Bandura, ha señalado la importancia de las expectativas en la motivación humana.

      Fritz Heider, Harold Kelly y Bernard Weiner han puesto el énfasis en el proceso que denominan atribución.

      Es probable que entendiéramos mejor el funcionamiento de nuestros mecanismos motivadores si supiéramos algo más sobre nuestra afectividad, ya que lo que en último término dirige nuestra actuación son los estados afectivos: la satisfacción o la insatisfacción.

      Los estados afectivos. Afecto o estado afectivo es cualquier experiencia que presente un carácter valorativo. Es importante señalar que se habla de experiencia y no juicio.

      Nuestros tonos afectivos básicos, las emociones, los sentimientos y las pasiones son estados afectivos. Las emociones y los sentimientos por la personalidad humana:

    • Sentimientos. Son aquellos estados afectivos o afectos complejos que proporcionan al sujeto que los experimenta una respuesta a su situación y una predisposición a actuar en algún sentido.

    • Emociones. Son sentimientos de corta duración, que suelen aparecer de forma brusca ante un cambio inesperado de las circunstancias del medio. Su duración suele ser corta. El disgusto es una emoción tipo muy conocida: se produce ante ciertos estímulos de carácter desagradable.

    • Según el especialista español José Antonio Marina, en todo estado afectivo encontramos cuatro componentes básicos:

    • La situación real, el contexto en el que se encuentra el sujeto.

    • Los deseos, aquello a que aspira el sujeto.

    • Las expectativas, los juicios que el sujeto se forma sobre lo que le espera, sobre lo que va a ocurrir.

    • El concepto, la imagen que el sujeto tiene de sí mismo y de sus capacidades.

    • De los cuatro ingredientes de la vida afectiva que hemos señalado destacan de manera especial dos: la realidad y los deseos. Las emociones son reacciones algo desmesuradas, producidas por una zona primitiva de nuestro cerebro. Se trata de un mecanismo de supervivencia. Las emociones constituyen mecanismos de valoración rudimentarios, que están asociados al aprendizaje y la memoria: debemos aprender a reconocer lo que nos interesa y debemos esforzarnos por recordarlo. A las personas no nos interesa prescindir de nuestras emociones y afectos.

      Parece que existe una correlación entre el éxito y la capacidad para manejar las emociones. Hablan de cualidades como:

    • El autocontrol emocional.

    • La capacidad para entender las emociones propias.

    • La empatía, la habilidad para vivir los sentimientos y las emociones de los demás.

    • La acción conjugada de todas ellas constituiría lo que se ha dado en llamar inteligencia emocional.

      • LA REFLEXIÓN FILOSÓFICA SOBRE EL SER HUMANO.

      Dice el filósofo británico Aldous Huxley: si supiese quien soy en realidad, dejaría de comportarme como lo que creo que soy. Parece claro que estás ante tu primera tarea: conócete a ti mismo, según lo formulara Sócrates. No es una tarea fácil.

    • LA NATURALEZA DEL HOMBRE.

    • Por naturaleza humana se suele entender el conjunto de los seres humanos, la humanidad. Según esta teoría, todas las cosas y el hombre entre ellas, tienen una naturaleza, esencia o modo de ser característico.

      Llamamos antropología al estudio del ser humano. Suele distinguirse entre una antropología científica o clásica, cultural y filosófica. El objetivo de esta última es el análisis de los fundamentos de la misma noción de ser humano.

      La humanidad se ha preocupado desde antiguo por explicar y definir su propia condición. Esto ha dado lugar a innumerables expresiones definitorias que evidencian más las modas sociales o culturales del momento en que fueron introducidas que una supuesta esencia humana intemporal.

      Además de ser fruto de las circunstancias histórico-culturales, la diversidad de soluciones pone de relieve vario factores de interés:

    • Es prueba de que la cuestión de la condición o personalidad humana ha sido una preocupación fundamental: no hay mitología, religión o filosofía que no contenga una definición del ser humano.

    • Indica que en esta cuestión hay algo que va más allá de una mera discusión científica sobre el alcance de una definición. Siempre se ha considerado que dar respuesta a la pregunta sobre la condición humana suponía explicar cuál es el puesto del hombre en el mundo, así como su misión o meta.

    • Es fácil ver que el hecho de que los seres humanos seamos los únicos a quienes se les ocurre formular semejante pregunta, nos sitúa ya en una posición difícil para contestarla. Cuando nos preguntamos o investigamos por nosotros mismos, los papeles o las posiciones relativas por lo que respecta al conocimiento se alteran.

    • La suma de todas estas dificultades hace que una corriente filosófica española califique al ser humano como un problema para sí mismo.

      El feminismo exige que no se olvide que la pregunta por la condición del hombre es también la pregunta por la condición de la mujer.

    • EL PROBLEMA MENTE-CUERPO.

    • Se suele denominar mente al conjunto de las facultades de pensamiento cuya función es el gobierno de nuestro organismo. Se identifica con el alma, algunos antropólogos asocian la palabra mente con el término mana.

      La leyenda del mana ilustra muy bien el origen del problema de las relaciones entre la mente y el cuerpo, que sin duda debe encontrarse en nuestra propia experiencia. Afirmamos que tenemos o poseemos un cuerpo, cuando tal debiéramos decir que somos de un cuerpo. Hablamos de nuestro cerebro como una propiedad privada.

      La dualidad mente-cuerpo empezó como una cuestión de índole religiosa, que pronto adquirió una justificación filosófica o ética.. se presentó como la idea de un alma inmortal, fue introducida en la antigua Grecia a través de una religión de origen oriental denominada orfismo. Platón consideró el alma como la sede de las funciones intelectuales superiores y predicó su preexistencia, para poder probar la relativa independencia del conocimiento de las verdades eternas con respecto a nuestro paso por este mundo cambiante e inestable. El cristianismo recogió con satisfacción la herencia Platónica y se devolvió la carga religiosa. La dualidad cuerpo-alma representó el enfrentamiento entre las pasiones y el deseo de inmortalidad y de paz espiritual.

      El objetivo que se propone Descartes es salvaguardar un dominio reservado y único en el que el espíritu humano y su propiedad más característica, la libertad, puedan librarse de la amenaza que empieza a plantearles el progreso de la ciencia.

      El éxito del materialismo se ha sumado al avance de la ciencia para impulsar de manera especial la interpretación, según la cual la mente no es algo distinto del cuerpo. El monismo está hoy más fortalecido que en el pasado.

      Monistas y dualistas se critican mutuamente con dureza. Hay numerosos argumentos contra una y otra postura:

    • contra el monismo:

        • L a experiencia del yo es totalmente unitaria, no fraccionaria.

        • Parece difícil, si no imposible, que sistemas físicos lleguen a adquirir conciencia.

        • La actividad mental consiste en representarse el mundo.

        • ¿Para que tener mente y cerebro si con una ya nos apañaríamos?

    • Contra el dualismo:

        • Obstaculiza la investigación científica al negar el carácter material de los fenómenos mentales.

        • ¿Cómo puede un pensamiento provocar movimientos mecánicos como los musculares?

        • El dualismo no resuelve de manera satisfactoria el problema de la interacción.

        • Es inútil, puesto que su conclusión final parece ser: no hay manera de definir los estados mentales.

      Máquinas y cerebros. La idea de una máquina capaz de pensar ha espoleado desde el nacimiento de la modernidad a la imaginación humana. Se dio nombre a un nuevo campo de investigación con este propósito: la inteligencia artificial.

      Se empezó a investigar la programación de ordenadores como un medio para conocer mejor la mente humana por comparación. Éste es uno de los componentes esenciales de una nueva disciplina llamada cognitivismo. El proyecto se vio además impulsados por la tesis del funcionalismo.

      Son muchos los que desconfían de la I. A. para emular la inteligencia humana. Se dice que el proyecto descansa sobre ciertas suposiciones dudosas, o falsas, como por ejemplo:

    • Creer que el cerebro procesa la información por saltos.

    • Creer que la mente es como un mecanismo que trabaja con unidades de información empleando reglas.

    • Creer que todo lo que se puede conocer se pueden expresar en términos de relaciones lógicas.

    • ¿QUÉ SOY YO?

    • No somos nada definidos; somos, por lo menos en parte, lo que resulta de nuestra voluntad. Más que ser algo nos hacemos. Estamos dotados de un sexo, que se halla indisolublemente unido al rol o papel sexual, que está definido por el comportamiento y las características que se consideran a la vez típicas y deseables para los hombres y las mujeres en una cultura determinada.

      La conciencia. Otras de las cuestiones por la que nos preguntamos por nuestra identidad es por el fenómeno de la conciencia, sobre todo en el sentido de la autoconciencia, que identifica ese sentimiento de bueno o malo que acompaña a nuestras acciones y que llamamos conciencia moral.

      Descartes asimiló la conciencia a lo mental, anímico o espiritual. Se suponía que lo anterior era totalmente transparente para el ojo de la conciencia. En el siglo XIX reforzó aún más esta concepción al definir un método propio para la psicología, consistente en el análisis exhautivo de los propios procesos mentales, el método se llamaba introspección.

      Los límites de la conciencia. Freud aportó evidencias que demostraban que muchos procesos psíquicos importantes tiene un carácter inconsciente, no van acompañados de la conciencia.

      Todas la cosas se reconocen por sus límites. Levinas afirma que ser consciente es ser arrancado del hay. El hay es lo impersonal, lo que carece de identidad.

      El fenómeno de la conciencia requiere que se produzca ese proceso de separación de lo demás que parece conferir carácter propio a la identidad.

      Todo aquello que forma la frontera exterior de mi yo, es precisamente lo que constituye el contenido principal de mi conciencia y doblemente la que lo define. La conciencia es siempre conciencia de, es intencional.