La familia de Pascual Duarte; Camilo José Cela

Literatura española contemporánea. Narrativa expresionista. Novela social. Realismo. Biografía. Argumento. Estructura. Personajes

  • Enviado por: Sergio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Introducción:

Esta novela está escrita en 1942 y se centra básicamente en la vida de una familia apellidada Pascual Duarte, de mundo popular y campesino.

Biografía:

Nació en Iria Flavia (Galicia), estudió en la universidad de Madrid y luchó en el bando franquista durante la Guerra Civil española. Posteriormente rechazó la dictadura de Franco y mantuvo una actitud independiente y provocativa. Su estilo inicial, conocido con el término taurino de tremendismo, queda patente en su primera novela, La familia de Pascual Duarte (1942). Debido a problemas con la censura, La colmena (1951), una de sus novelas más celebradas, en la que presenta la vida miserable de unos seres en el Madrid de los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil española, tuvo que publicarse en Buenos Aires. La crítica ha señalado que supuso la incorporación española a la novelística moderna.

Su obra, en general, se caracteriza por la experimentación de forma y contenido, como en su novela San Camilo, 1936 (1969), que está escrita en un monólogo interior continuo. Otras novelas de Cela son Mrs. Caldwell habla con su hijo (1953), Oficio de tinieblas-5 (1973), su obra más arriesgada y vanguardista, y Cristo versus Arizona (1988), donde abandona una vez más los moldes narrativos convencionales con un discurso de raíz muy española en una ambientación norteamericana. En 1956, Cela fundó la influyente revista literaria Papeles de Son Armadans de la que fue director y donde publicó a muchos escritores españoles en el exilio durante la dictadura franquista.

Sus libros de viajes incluyen Viaje a la Alcarria (1948), el más celebrado suyo de los de este género, y Del Miño al Bidasoa (1952). Ha publicado también poesía, Pisando la dudosa luz del día (1945), y estrenado teatro, María Sabina (1970). Es autor asimismo de varios volúmenes de memorias y numerosos relatos, artículos periodísticos y trabajos de erudición, entre los que destaca su Diccionario secreto (1968 y 1971).

Entre otros premios ha recibido el Premio Nóbel de Literatura en 1989, y el Premio Cervantes en 1995. En 1996 fue nombrado marqués de Iria-Flavia.

Argumento:

Empieza describiendo un pueblo de la provincia de Badajoz a unas dos leguas de Almendralejo que estaba lleno de olivos y guarros (cerdos) y con todas sus casas pintadas de blanco, cuyo Ayuntamiento tenía un reloj que estaba siempre parado en las nueve. Como en todos los pueblos, tenía una casa más rica que las demás y una casa en las afueras. Ésta era pequeña y sin losas, sólo tenía arena. En ella vivían los Duarte.

El padre se llamaba Esteban Duarte Diniz, que siempre estaba cabreado y daba grandes palizas a su mujer y a su hijo. En su juventud estuvo encarcelado por contrabandista, el cual había sido su trabajo durante muchos años.

La madre no había recibido ninguna enseñanza en su juventud, por eso no sabía escribir ni leer y cuando el padre traía una carta, la madre no se creía nada de lo que le decía.

Cuando Pascual, que era su hijo, tenía la edad para ir a la escuela, el padre le hacía ir pero su madre decía que la escuela no enseñaba nada. Cuando Pascual y su madre consiguieron convencer a su padre para que no fuera a la escuela, Pascual ya sabía leer y escribir. Entonces cuando llegaban cartas, el padre seguía leyéndolas pero la madre le decía a su hijo que se las leyera de nuevo. Algunas veces la madre metía mano en la cazadora del marido y le quitaba alguna moneda para dársela a su hijo para que le comprara vino para esconderla debajo de la cama para que no la viera su marido.

Al poco tiempo la madre dio a luz otro retoño: una niña a la que la llamaron Rosario. A partir de ese día cambiaron las cosas: los padres no discutían y todos los que veían a Rosario decían que era muy guapa; el padre estaba más en casa y siempre se sentaba al lado del cajón (cuna) en la que estaba Rosario y no dejaba de mirarla y ya no iba casi a la taberna, pero cuando se hizo mayor empezaron los problemas de nuevo: empezó a robar también se fue a casa de una amiga de un pueblo muy lejano, en ese tiempo volvieron a empezar a pelearse los padres hasta que al año Rosario volvió a su casa enferma. Entonces la gente le empezó a dar recetas para curarla. Cuando se curó del todo, empezó a juntarse con gente que no era del pueblo como el Estirao, el que la llevó a la ruina por que el dinero que robaba se lo daba al Estirao.

Un día que el hermano fue en busca de perdices por el monte se encontró al Estirao, empezaron a discutir y casi llegan a las manos. Desde entonces no se le volvió a ver con Rosario.

Días antes del nacimiento de su tercer hijo al padre le mordió un perro que tenía la rabia. La noche en la que nace, le tienen que encerrar en un armario ya que no dejaba de gritar. Al día siguiente dejó de gritar y al abrir la puerta le encontraron tirado en el suelo y con la lengua fuera, muerto.

Al hijo le pusieron de nombre Mario. A lo largo de toda su vida tuvo mala suerte: cuando era pequeño un guarro le comió las orejas y el boticario le echó unas polvos en ellas para que no se les infectara, desde entonces cuando veía un guarro salía corriendo hacia su madre y como estas muchas más hasta la última que tuvo en la que un día buscándole su hermana Rosario le encontró en un tinaja de aceite con la cabeza en el fondo, muerto. Antes de enterrarle le tuvieron que lavarlo para quitarle el aceite que llevaba en su cuerpo, le pusieron un traje de los mejores que tenía y unos mocasines nuevos. Llegó el día del entierro el cual fue igual que el de su padre, con poca gente pero todos llorando: dos monaguillo dando patadas a las piedras, detrás el cura luego iba la caja y detrás Pascual, la madre, Rosario y todas las viejas del pueblo entre ellas una chica que a Pascual le gustaba, Lola. En el momento en el que se metía la caja en el foso, Pascual se estaba fijando en las piernas de Lola.

A los pocos días Lola y Pascual eran pareja y a los meses Lola le dice a Pascual que está embarazada y Pascual decide casarse con Lola para lo cual se fue hacia la iglesia a hablar con el cura el cual le dice que está muy bien tomada su decisión. A las pocas semanas se casaron y después de casarse se montaron los dos en un caballo blanco y se fueron a Mérida donde pasaron tres días. Al entrar a Mérida, el caballo se espantó en medio de un puente con la mala suerte que había una anciana pasando por él y se calló al río. En ese momento Pascual bajó del caballo, fue a ayudarla y como recompensa le dio unas monedas.

Cuando llegaron a la posada entraron en una habitación acomodada con unos muebles caros. No salieron de la posada durante dos días ya que la sillas como la cama era muy cómodas y no podían disfrutar de esa comodidad en todo el año. Cuando salieron a la calle se encontraron a los hijos de la anciana que venían acompañados de las autoridades, Pascual le dio unas monedas al chico y quedaron en paz.

Al cuarto día no tenía casi dinero y se tuvieron que ir a Almendralejo donde fueron muy bien recibidos por todos los vecinos. Pascual fue cogido en hombros y llevado hasta la taberna y Lola se fue con sus amigas a su casa encima del caballo.

Hicieron una gran juerga en la taberna; cuando ya era tarde Zacarías quiso hacerse el chistoso y empezó a contar un chiste en el que Pascual se dio por aludido y empezaron a discutir y llegaron a las manos ya que Zacarías se puso farruco y Pascual sacó una navaja y se la clavó tres veces. Zacarías acabó echando mucha sangre y lo llevaron al boticario para cortar la hemorragia mientras Pascual fue acompañado a su casa por sus amigos, en ese trayecto fueron hablando sobre lo ocurrido.

Cuando llegaban a la puerta de su casa y vieron que no había gritos de mujeres pensaron que estaba pasando algo y efectivamente, abrieron la puerta y se encontraron a la madre de Pascual que no dijo que entrara a la habitación donde estaba Lola ya que el caballo había tirado a Lola y había abortado. Pascual cogió la navaja, fue a la cuadra y se la clavó al caballo; luego se arrepintió de lo que había hecho.

Con el tiempo Pascual y Lola tuvieron un hijo que sólo vivió hasta los siete meses en los cuales estuvo muy bien cuidado pero un mal aire se lo llevó al limbo.

Pascual se cansó de escuchar todos los días lo que había pasado con su hijo y una mañana se fue de casa para coger un tren hacia Madrid. Se la hizo el trayecto corto y muy raro ya que nunca había montado en un tren y nunca había visto pasar el paisaje tan rápido. Cuando vio que se bajaba todo el mundo se dio cuenta que estaba en Madrid. La primera noche la pasó durmiendo en un banco de la estación. Cuando se despertó estaba congelado y se arrimó a una fogata que habían hecho los obreros, para recompensar a estos obreros le dio una moneda a un muchacho que andaba por allí para que comprara vino y el muchacho muy avispado se llevó el dinero, los obreros se rieron de él toda la tarde pero cuando fueron a un bar todos los obreros se tomaron un café con leche y Pascual se los pagó. Entonces preguntó si había alguien tenía alojamiento para él. En ese momento Ángel Estévez le dijo que le ofrecía albergue en su casa y darle de comer dos veces al día por 10 reales.

El último día se despidió de Ángel Estévez y de su mujer los cuales le acompañaron a la estación de ferrocarril en el que cogió dirección a la Coruña. Esta vez el trayecto era más largo pero se le hizo igual de largo que el anterior ya que se durmió por el camino.

Cuando llegó fue al puerto a preguntar en las taquillas lo que costaba el billete a las Américas. El hombre le dio un folleto con los precios y el horario y se dio cuenta de que no tenía ni para pagar medio billete, por eso se fue a una pensión en la que compartió habitación con un sargento, que se llamaba Adrián Nogueira, que le daba ánimos y le contaba su historia de las Américas. Estuvo trabajando en la Coruña durante año y medio en muchos oficios a la vez.

Cuando se cansó se fue de nuevo al pueblo de Almendralejo en el que su mujer le recibió con un beso y le contó que estaba embarazada del Estirao.

Discutieron de nuevo el Estirao y Pascual por que el Estirao se quería llevar a su hermana, pero Pascual estaba cabreado con lo de su mujer cogió una silla y se la estampó en la cabeza, cayó al suelo y entonces Pascual lo echó en medio de la carretera. Él se levantó e intentó echarlo a un lado pero él le cogió del pescuezo y lo tiró de nuevo, empezó a echar sangre por la boca y se le calló la cabeza hacia un lado.

Tras cumplir condena durante tres años, se encontró el campo más triste de lo que se había figurado.

Esperó en Chinchilla el tren que le llevaría de nuevo al pueblo, tardó mucho en llegar. En este tiempo estuvo paseando por la estación y acordándose del director de la cárcel. El tren por fin legó y después de día y medio llegó a la estación del pueblo don de no había nadie. Era de noche solo estaba el jefe de estación que se fue cuando se marcho el tren. Salió de la estación y se marcho a su casa muy deprimido por el recibimiento.

Cuando llegó a su casa estaba reventado de ir corriendo, llamo a la pureta; su madre le abrió la puerta y se mostró un poco rara con él. Le contó que Rosario se había ido con Sebastián. Rosario fue a verle en cuanto se enteró de su regreso. Tuvieron una pequeña discusión y Rosario le contó que le había encontrado una novia: la sobrina de la señora Engracia. Ella al principio no quería decirle nada a Pascual de su sentimiento a el. Al final se lo tuvo que decir Pascual que su hermana se lo había contado y se besaron. Pascual estaba cansado de escuchar las tonterías que decía su madre, una noche Pascual fue a la habitación de su madre a la que quería matar para ello estuvo pensando unas dos que terminaron clavando un cuchillo a su madre.

Tema:

El autor nos quiere transmitir con esta obra que no todos tienen la misma suerte en la vida como nos está representando el personaje que desde que nació no tuvo mucha suerte en la vida.

Estilo:

El autor tiene un manera de escribir bastante realista, con un vocabulario culto y a la vez antiguo; también utiliza bastante las metáforas y los refranes.

Estructura:

-Primera parte:

Descripción del pueblo.

- Segunda parte:

Descripción de algunos personajes.

- Tercera parte:

Nacimiento de los hermanos de Pascual Duarte: Rosario y Mario.

-Cuarta parte:

Matrimonio con Lola.

- Quinta parte:

Sus viajes.

-Sexta parte:

Desenlace de la historia.

Personajes:

-Padre de Pascual Duarte Portugués, cuarentón, alto, gordo, moreno y con bigote.

- Madre de Pascual Duarte Delgada y alta, con aspecto de mala salud; vestida siempre de luto y poco amiga del agua.

- Rosario Muy guapa.

- Lola Andaba por unos veintiuno; alta, morena de color, negra de pelo con ojos profundos y negros.

- Estirao Guapo mozo con un ojo de cristal, alto, medio rubio y juncal.

Conclusión personal:

Me ha parecido bastante realista ya que el autor ha sido omnisciente (sabe lo que piensa en todo momento Pascual). Tiene una lectura muy amena, aunque tiene un vocabulario, en ocasiones, bastante complicado por que está escrito hace muchos años.

Bibliografía:

-Libro “La familia de Pascual Duarte”.

Camilo José Cela.

Edit. Espasa. Colección Austral .

1