La familia de Pascual Duarte; Camilo José Cela

Literatura española contemporánea siglo XX. Narrativa expresionista. Novela social. Realismo. Argumento. Personajes. Estilo literario

  • Enviado por: Selphie
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE

  • Comprensión y estructura de la novela

  • a) ¿Qué tres textos encontramos antes del relato? Señala los lugares y fechas que aparecen y explica qué relación tienen con el contenido de la historia.

    Los tres textos anteriores al relato de Pascual Duarte son: una nota del transcriptor (la única fecha que aparece es de cuando transcribió el manuscrito de Pascual, según dice a mitad del año 39 en una farmacia de Almendralejo), una carta a don Joaquín Barrera López (Carta anunciando el envio del original; Cárcel de Badajoz, 5 de febrero de 1937) y por último una cláusula del testamento de don Joaquín Barrera (Cláusula del testamento ológrafo otorgado por don Joaquín Barrera López, quien por morir sin descendencia legó sus bienes a las monjas del servicio doméstico; Dado en Mérida (Badajoz) y en trance de muerte, a 11 de mayo de 1937).

    El primer texto nos aclara, una vez leida la novela entera, que los manuscritos llegaron a la farmacia, tal y como Pascual Duarte quería, y que ahí es donde fueron encontrados y gracias a ello transcritas. El segundo texto nos da a entender por que le envia el manuscrito a don Joaquín, según dice por que era la única dirección que recordaba. En la carta explica por que escribe la historia de su vida y así nos quedan claras algunas cosas que, al igual que con el primer texto, después de haber leido la novela. Con el tercer texto nos queda claro por que las memorias de Pascual estaban perdidas por la farmacia, por que don Joaquín no tenía descendencia, y con ese texto sabemos ya de seguro que llegaron a sus manos, tal y como Pascual pidió.

    b) ¿A qué etapa de su vida corresponden los hechos que aquí se cuentan?

    Los primeros cinco capitulos son la juventud de Pascual, hasta el día en que, en el cementerio, Lola y el se confiesan su amor.

    -- Pascual comienza su relato describiendo su pueblo minuciosamente y con todo detalle. Comenta su afición a la caza y comienza a mostrar su violencia con el incidente con su fiel perra “la Chispa”, a la que una de las veces que volvia de cazar, y estando sentado en la piedra del cruce, le pegó dos tiros matándola, tan solo por no tener que soportar la fija mirada de la pobre perra. En el segundo capitulo cuenta la vida en su casa y describe a sus padres:

    • Su padre: era áspero y brusco y no toleraba que se le contradijese en nada, nos pegaba a mi madre y a mi las grandes palizas. Además de esto estuvo en la carcel, cosa que nadie de su familia le contó, pero acabó sabiendolo por las malas lenguas: Lo guardaron por contrabandista.

    • Su madre: era también desabrida y violenta, tenía un humor que se daba a todos los diablos.

    • Explica, además, como de mal se llevaban sus padres: se llevaban mal mis padres; a su poca educación se unía su escasez de virtudes y su falta de conformidad con lo que Dios les mandaba.

    Pascual se conformaba con lo que tenía pero debido a la mala vida empezaba a notarse su personalidad violenta, y la falta de cariño hacia sus padres: tanto me daba que cobrase el uno como el otro, la vida en mi familia era poco placentera, pero [...] procuraba conformarme con lo que me había tocado. Al final del capitulo cuenta el nacimiento de su hermana Rosario, y el comportamiento de su padre, que una vez ha nacido le da una paliza a su mujer, se va de casa durante dos dias y aparece borracho.

    -- El nacimiento de Rosario fue muy significativo en la familia ya que, cosa rara, amansó al padre, que hacía todo cuanto la niña le pedia y dejaron las palizas (al menos en su presencia). Rosario era una niña muy despierta que se hizo el ama de la casa, de primeras se fue por el mal camino, en vez de utilizar su inteligencia para mejores fines: robaba [...] Se aficionó a la bebida [...] servía de alcahueta [...] fue de mal en peor hasta que un dia [...] arrambló con lo poco de valor que en nuestra choza había, y se marchó a Trujillo.

    Después de su marcha, que tan solo duró cinco meses, volvió enferma con unas malas fiebres que la tuvieron cerca de la muerte durante un año en cama, cosa que hizo estar a los padres tan ocupados que dejaron las palizas por una larga temporada.

    Una vez estuvo curada: volvió a levantar el vuelo y a marcharse, esta vez camino de Almendralejo.

    Se supo un tiempo después que Rosario andaba detrás de un aprovechado que por su cara bonita se daba a la buena vida, sin trabajar y viviendo a costa de las niñas que lo daban todo por el, por sus andares lo apodaron el Estirao.

    Pascual y el Estirao tuvieron un encontronazo debido a que el noviete de Rosario quería pelea, Pascual decidió pasar de él, pero a partir de ese momento algo se le quedó clavado para siempre muy hondo, en ese momento supo que no acabaría bien con ese hombre.

    -- El nacimiento de Mario fue muy desgraciado, en principio por la muerte de su padre (o supuesto padre pues según dice Pascual debía ser del señor Rafael) que fue atacado por un perro rabioso. Mario tuvo una corta vida y muy desgraciada. Le tardaron mucho en salir los dientes, y el primero que le salió tuvo que arrancarselo la señora Engracia con tal de que no se le clavara en la lengua. Después de eso, le salió un sarampión o sarpullido por el trasero. Y una vez que se le curó, estando en la calle: un guarro (con perdón) le comió las dos orejas. El último incidente antes de su muerte, y a mi parecer el mas cruel, fue el que, en una rabieta que le dio en que atacó al señor Rafael éste le propinó tal patada que lo dejo en el suelo gimiendo con una fea cicatriz. Ni su madre ni Pascual lo levantaron, Pascual no lo hizo por no parecer blando y la madre, además de no recogerlo se reía de el.

    Mario murió ahogado en una tinaja de aceite, su madre no lloró y de ahí que Pascual se diera cuenta del odio que sentia hacia ella: quería hacer un claro en la memoria que me dejase ver hacia qué tiempo dejó de ser una madre en mi corazón y hacia qué tiempo llegó después a convertírseme en un enemigo. A partir de ese momento Pascual fue dejando crecer su odio con los años, con la respectiva consecuencia.

    -- El encuentro sexual entre Pascual y Lola es un tanto extraño, ya que sucede en el cementerio, después del entierro del pequeño Mario. Hay un momento en que Pascual se queda anonadado mirándola y hasta se alegra de la muerte de su hermano. Cuando Pascual se da cuenta el entierro ya ha acabado y Lola está a su lado, ella lo pica diciendole que es un crio y acaban en el lecho de Mario sellando su amor.

    c) El capítulo 6 incluye una reflexión del narrador. Indica cuáles son los temas sobre los que medita.

    En su reflexión comenta su arrepentimiento. Todo lo que dice es claramente para que el lector se compadezca de el. Habla de lo que podría hacer estando libre y de su grandisimo arrepentimiento: Muy poco me falta para llorar...

    d) En la segunda parte, del capítulo 7 al 12, se recogen sus desgracias familiares. ¿Cuáles son?

    El aborto de lola, la pelea de la Taberna que acaba a navajazos y la muerte de su segundo hijo con tan solo once meses

    -- A los cinco meses de casados Lola, muy asustada, anuncia a Pascual de su embarazo. Éste se lo toma muy bien, y muy feliz decide casarse con ella. Después de la luna de miel (y del respectivo encontronazo con la vieja y la guardia civil) en la que ambos fueron demasiado felices (según Pascual: La felicidad de aquellos dos días llegaba ya a extrañarme por lo completa que parecía) vinieron las desgracias, y por no ser poco la pelea de Pascual con Zacarias (que acabó a navajazos), la yegua descabalgó a Lola haciéndola abortar, con lo cual ésta recibió la rabia acumulada de Pascual que de nuevo fue a navajazos.

    Como bien decía el propio Pascual era demasiada felicidad para ser real. Su vida se caracteriza por las desgrácias y ya era muy extraño que fuera tan feliz, verdaderamente es muy triste que de la plena felicidad con la que volvían acaben destrozados por los caprichos del destino.

    -- Pascual ha vivido ya tantas desgracias que podría decirse que ha desarrollado un sexto sentido, por que sus pensamientos, muy a su pesar, acaban cumpliéndose: aquel gozar en la contemplación del niño me daba muy mala espina; nos iba a abandonar, a dejar hundidos en la desesperanza más ruin, [...] y esa certeza de no poder oponerme a lo que el instinto me decía, me ponía los genios en una tensión que me los forzaba.

    Además de los malos pensamientos de Pascual, Lola también lo notaba, justo antes de que el niño empiece a padecer por culpa del mal aire ella le dice a Pascual: - Estoy como espantada, Pascual.

    Parece como si ambos supieran a la perfección que el niño se les iba a ir.

    -- Pascual se siente cada vez peor, cree que ya no puede soportar mas el comportamiento de las tres mujeres mas importantes en su vida: su madre, su mujer y su hermana. Las tres maldecian sin parar el día en que el mal aire se llevo al pobre Pascualito. Su madre y Lola lo agobian con sus críticas mientras que Rosario hace lo que puede por ayudarlo, aunque no sirve de mucho; Pascual ya ha tomado una decisión: o se marcha o acabará cometiendo un asesinato a sangre fria hacia su madre, según da a entender. Al hacer la segunda lectura del libro me he dado cuenta de que en el capitulo explica exatamente el final, la forma en que mata a su madre, con sus dudas y sus miedos.

    El sentimiento que Pascual ha ido aumentando con los años es el odio hacia su madre, ha llegado a un punto en que le hierve la sangre solo de oirla: - El fuego va a quemarnos a los dos, madre.

    e) ¿A qué se dedica Pascual en la carcel?

    todo pasó por mi: la pena y la alegria, el gozo y la tristeza, la fé y la desazón y la desesperanza...

    En este capitulo Pascual hace una reflexión sobre su vida, sobre todo lo que ha sufrido y, sin embargo, con que calma vive ahora el poco tiempo que le queda. Una tarde hace llamar al cura, se confiesa y pasan toda la tarde hablando. Pasa casi un mes sin escribir, y por ello dice cosas como: me entran unos apuros y unas prisas

    f) En los seis últimos capítulos el protagonista estará ausente de casa en dos ocasiones. Indica los motivos de la ausencia, los lugares y el tiempo que transcurre. Resume los acontecimientos más relevantes de este periodo.

    Capítulo 14 Salió de noche, caminó hasta Don Benito, donde cogió el tren hacia Madrid. Después de dormir en la estación por miedo a las malas gentes de la ciudad. Al despertar y salir de la estación se encontró con unos obreros, como se dio cuenta de que necesitaba amigos decidió hacer algo por caerles bien; mandó a un golfillo a por una jarra de vino, pero éste se dio a la fuga. Después de reir durante un buen rato Pascual los invitó a todos a desayunar. Uno de los obreros, un tal Estevez, lo acogió en su casa por un precio asequible.

    Pascual se fijó en la mujer de Estevez, que era joven y hermosa, pero ella estaba muy enamorada y no le dio pie a nada. Todas las noches jugaban a las cartas con los vecinos, pascual se sorprendia mucho de las cosas de ciudad, por ejemplo, paseando por el retiro Estevez, que era muy celoso empezó a insultarse con otro bruto, pero no llegaron a las manos, cosa que desconcertó mucho a Pascual. Su estancia en Madrid apenas duró 15 dias. Estevez lo acompañó a las estación, donde cogió el tren a La Coruña. Allí vió por primera vez el mar y quedó muy sorprendido por su inmensidad. Desde allí pretendia ir a las americas, cosa que debido al precio no podia permitirse. Estuvo en La Coruña cerca de un año y medio. Ya era demasiado tiempo lejos del hogar, le empezó a entrar la morriña y decidió volver.

    Capitulo 17 en este capítulo se cuenta la estancia de Pascual en la cárcel por el asesinato del Estirao. Pasó tres años en ella cuando deberia haber pasado veintiocho. Allí pasó los tres años trabajando en el taller de zapatero, con un comportamiento ejemplar. Él maldíce los dias en que se portó tan bien, hubiera preferido portarse normal y haber salido más tarde, así su madre ya estaría muerta y no sufriria, debido a ello, pena de muerte.

    Un buen dia, y sin él esperarselo fue llamado al despacho de don Conrado, el director de la cárcel, y allí le fue entregada su libertad. Pascual, agradecido y ajeno a las desgracias que aun estaban por venir, salió feliz de la cárcel y con ganas de volver al pueblo.

    El primer incidente que lo dejó triste fue que a su llegada, en la estación solo encontró al jefe, que se mostró indiferente al verlo. Después de eso, su paso por el cementerio lo dejó trastocado y acabo el camino corriendo: El cementerio donde descansaba mi padre en su furia; Mario, de su inocencia; mi mujer, su abandono; y el Estirao, su mucha chulería. El cementerio donde se pudrían los restos de mis dos hijos, del abortado y del Pascualillo, que en los once meses de vida que alcanzó fuera talmente un sol...

    Por fin llegó a casa, pero no se atrevió a llamar. Escuchó pasar a dos amigos que precisamente hablaban de él defendiéndolo. Se alegró mucho pero nuevamente se achantó, no se atrevía a saludarlos aún. Finalmente se decide a llamar y es su madre la que abre, se podría decir que incluso se alegra de oirla. Aunque cuando le cuenta que Rosario se fue se queda triste, y muy asombrado al saber que su nuevo noviete es uno de los que acaban de pasar por su puerta, el señorito Sebastián.

    -- Como ya he dicho en el capítulo 14, Pascual sobretodo queda muy sorprendido de que los hombres, cuando discuten, no lleguen a las manos.

    -- Una vez vuelve a casa su mujer lo recibe muy atenta y a la vez muy extraña. A los pocos dias de su vuelta ella le confiesa que va a tener un hijo. Lo primero que se le ocurre a Pascual es hacerla abortar, pero ella le dice que es lo que mas desea en el mundo. Finalmente puede mas su cariño hacia Lola que su hombría y su miedo a la deshonra. Cuando le dice que la deja tener el niño solo le pide una cosa a cambio: el nombre del padre. Ella muy asustada le hace prometer que no lo matará (- Es que la sangre parece como el abono de tu vida...) y se lo dice, dejandolo destrozado: el padre era el Estirao..., la pobre Lola, de tan mal que lo pasa, cae muerta en brazos de su marido. Pascual, de la rabia sale en busca del deshonrador, pero éste ha huido.

    Después de esto Pascual tiene una buena época, en que, grácias a la vuelta de su hermana Rosario, vive muy mimado.

    Al cabo del tiempo, y como es seguro en esta historia la tranquilidad no es duradera, el Estirao aparece en casa de Pascual con intenciones de llevarse a Rosario. Pascual y él discuten, y evidentemente acaban peleando. Pascual no quiere matarlo, por su promesa, pero el Estirao ya le ha hecho demasiadas cosas: deshonró a su hermana, lo tachó de poco hombre y dejo preñada a su mujer... eran demasiadas cosas, y Pascual demasiado hombre. Acabó matándolo y sufriendo las consecuencias.

    -- El encuentro de Pascual a su vuelta de la carcel, aunque fue algo tenso al principio, tuvo una muestra de cariño por parte de Rosario que alegró mucho a Pascual: - [...] ¿Quién me ha de querer? / - Pues cualquiera. ¿O es que no te quiero yo?.

    Esto le dijo después de comentarle que le había buscado una novia. Se trataba de Esperanza, una mujer de unos treinta años bastante guapa, según Pascual. El encuentro entre ambos, aunque les costó soltarse acabo muy bien, Pascual empezaba a cogerle cariño: La besé ardientemente, intensamente, con un cariño y un respeto como jamás usé con mujer alguna.

    Su matrimonio con Esperanza, pese a que Pascual le tenía mucho cariño fue corto y no llegó a ser feliz. Ella lo quería con locura pero Pascual no podía ser feliz con su madre tan cerca. Varias veces pensó en viajar nuevamente, por no tenerla cerca, pero dejó pasar el momento tanto tiempo que ya no había vuelta atrás, había decidido matar a su madre para poder quedarse tranquilo.

    Me quemaba la sangre con su ademán, siempre huraño y como despegado, con su conversaciñon hiriente y siempre intencionada, con el tonillo de voz que usaba para hablarme, en falsete y tan fingido como toda ella.

    Lo primero que hizo fue decidir la fecha, sería el 10 de febrero de 1922. una vez llegó el día empezó a ponerse nervioso y Esperanza se lo notó: Parecía como si supiera todo lo que iba a ocurrir, como si estuviera al cabo de la calle.

    Ya por la noche, en la habitación de su madre y preparado para hacerlo empiezan a asaltarle las dudas, al fin y al cabo... era su madre: Estaba agotándome; llevaba una hora larga al lado de ella, como guardándola, como velando su sueño. ¡Y había ido a matarla, a eliminarla, a quitarle la vida a puñaladas!

    Cuando se decide finalmente por no hacerlo y da media vuelta ella se despierta y ya no tiene alternativa, se abalanza sobre ella, luchan (La condenada tenía más fuerzas que un demonio) y finalmente la mata y huye.

    Cogí el campo y corrí, corrí sin descanso, durante horas enteras. El campo estaba fresco y una sensación como de alivio me corrió las venas.

    Podía respirar...

    g) Indica quiénes los escriben y qué información dan acerca del protagonista.

    El primer texto es otra nota del transcriptor, donde nos explica que por mucho que buscó no encontró datos sobre lo que le sucedió a partir del final de sus memorias. Los otros dos textos son una carta del capellán de la carcel y otra de un guardia de la cárcel. En ambas se explica la muerte de Pascual que, si en un principio parecía ejemplar por las palabras que dijo al llegar al patio: ¡Hágase la voluntad del Señor!, acabó como en todas, chillando y pataleando demostrando su miedo a la muerte. El guardia explica, además el comportamiento de Pascual en la cárcel (apenas comia de tan arrepentido como estaba) y como Pascual le pidió antes de morir que enviara sus memorias al señor Barrera y que así lo hizo.

  • Análisis del estilo

  • a) Señala los rasgos de la personalidad del narrador que queden reflejados en la novela.

    Desde el principio intenta explicarnos que es un delincuente por que se ve empujado a ello por el destino y por las circunstancias y debido a una infancia difícil y desgraciada.

    El cura, después de leer sus memorias también opina lo mismo: el hombre que quizás a la mayoría se les figure una hiena (como a mí se me figuró también cuando fui llamado a su celda), aunque al llegar al fondo de su alma se pudiese conocer que no otra cosa que un manso cordero, acorralado y asustado por la vida, pasara de ser.

    Para él la violencia es algo natural, que le viene impuesto por el destino. Por eso, cuando planea matar a su madre no se siente culpable, no siente remordimientos por ello.

    A lo largo de la novela podemos llegar a pensar que la maldad de Pascual Duarte es una consecuencia natural de su destino y de las desgracias que le van pasando. Sin embargo en la segunda nota del transcriptor, que aparece al final de la novela, el autor nos indica que esto puede ser falso y que es un truco de Pascual Duarte que así quiere hacérselo creer al señor al que envía sus memorias, para que intercediese por él, consiguiese el indulto y no le ejecutaran por sus crímenes.

    El transcriptor hace la observación de que la carta que le escribió, fue a la vez que esos dos capítulos en los que abandona un poco la historia de su vida para dedicarse a reflexionar sobre su destino y a filosofar, después de haberse confesado.

    Todo esto demostraría, según el autor, que Pascual Duarte no suspendió definitivamente, como decía, su relato, sino que preparó la carta con todo cálculo para que surtiera su efecto a su tiempo debido, precaución que nos presenta a nuestro personaje no tan olvidadizo ni atontado como a primera vista pareciera.

    Pascual Duarte sería entonces no un pobre hombre abocado al crimen por un destino fatal, sino un asesino premeditado que intenta justificar sus crímenes para que no lo maten por ellos. Pasa los dias sin comer para dar lástima y que piensen que está arrepentido. Además pretende que lo vean como a un hombre juicioso que sabe que ha cometido errores, por eso cuando lo van a ejecutar, al principio se muestra muy arrepentido, se confiesa y exclama ese Hágase la voluntad del señor, pero luego pierde la compostura y se desespera cuando ve que lo van a ajusticiar y que no llega el indulto que pretendía con su fingimiento.

    Del asesinato del rico del pueblo, el señor Jesús González de La Riva, Pascual no cuenta nada, además la cita que abre el manuscrito de Pascual Duarte nos lleva a pensar que en ese crimen, que él omite en el texto, actuó a sangre fría, no con la angustia con que nos cuenta que actuó para matar a su madre, ya que con una ironía macabra le dedica el manuscrito y nos cuenta como murió:

                                       A la memoria del insigne patricio Don Jesús González de la Riva, Conde de Torremejía, quien al irlo a rematar el autor de este escrito, le llamó Pascualillo y sonreía.

    Esto da que pensar que puede que en verdad él no dudase en sus asesinatos. Supongo que no cuenta el asesinato a don Jesús por que no tiene explicación para ese crimen, sin embargo con los otros dos puede ponerle tanta floritura en su historia que se puede incluso creer en su inocencia.

    Por todo esto Pascual Duarte se nos presenta como un hombre más listo de lo que parece que al relatar su vida intenta disimular lo que pudiera perjudicarle y hacer creer al señor Barrera que era una víctima de las circunstancias y que merecía el indulto, en vez del asesino que en realidad era.

    Y la verdad es que las circunstancias que rodean su vida son todas desfavorables y le llevan de una desgracia a otra, pero en ningún caso llegan a justificar sus crímenes. Por ejemplo, cuando ataca a la yegüa casi disfrutó matándola, y esa muerte era perfectamente evitable, ya que no se remediaba nada atacándola. Además si había algun culpable del aborto se podría decir que ese era Pascual, por que debería haberse quedado con su esposa embarazada en vez de irse con los amigos a la taberna.

    Pascual Duarte nos cuenta su vida como un cúmulo de desgracias que le empujan a cometer esos crímenes pero evita cuidadosamente mencionar nada de su responsabilidad en los hechos que le pasan, por ejemplo cuando hiere a su amigo por un comentario que ni siquiera sabe si estaba referido a él.

    Pascual Duarte parece despreciarse a sí mismo pero esto también es un engaño, porque desde el principio se encarga de intentar convencernos de lo contrario: Yo señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo. Esta hipocresía la demuestra con su muerte, que aunque intenta que sea ejemplar, acaba siendo, como dice el guardia civil en la última carta: corriente y desgraciada, como lo fue toda su vida.

    b) Es muy importante el uso en algunos capítulos de los puntos suspensivos para separar parágrafos o frases. ¿Con qué intención los incluye? Busca los capítulos y los momentos en que aparecen.

    Capítulo 3 en éste capítulo los puntos los usa para separar lo que él ha vivido con algo que su hermana debió contarle, por que él no estaba delante.

    Capítulo 5 en su conversación con Lola en el cementerio están los puntos para separar lo que están hablando de un comentario que él añade.

    Capítulo 10 representa el silencio.

    Capítulo 11 los utiliza, al igual que en el diez para representar el silencio que en ese momento se hizo.

    Capítulo 12 con ellos separa los comentarios y críticas de su madre y mujer, ya que no son seguidos.

    Capítulo 18 representamente nuevamente un silencio.

    c) Busca refranes y comparaciones que aparezcan en la novela.

    Capítulo 2 como el cántaro que mucho va a la fuente acaba por romperse, y como no hay oficio sin quiebra, ni atajo sin trabajo / no por mucho madrugar amanece más temprano

    Capítulo 3 yerba mala nunca muere

    d) Los dialogos tienden a ser rápidos y escuetos. ¿Por qué? Selecciona alguno que lo demuestre.

    Que los dialogos sean así se puede interpretar de dos formas: que simplemente sean así por que no hay más que decir o que al ser dialogos recordados por Pascual solo ponga lo más importante y no se fije en detalles.

    -- Quería hablarla a usted.

    -- ¿De qué?

    -- De su hija. Me voy a casar con ella.

    -- Es lo menos. ¿Estás decidido del todo?

    -- Sí que lo estoy.

    -- ¿Y lo has pensado bien?

    -- Sí; muy bien.

    -- ¿En tan poco tiempo?

    -- Tiempo hubo sobrado.

    -- Pues espera; la voy a llamar.

    [...]

    -- Mira; que se quiere casar. ¿Te quieres casar tú?

    -- Sí.

    -- Bueno, bueno... Pascual es un buen muchacho, ya sabía yo lo que había de

    hacer... Andar, ¡daros un beso!

    -- Ya nos lo hemos dado.

    -- Pues daros otro. Andar, que yo os vea.

    e) Anota expresiones en las que Pascual se dirija al receptor del manuscrito.

    Capítulo 2 la segunda parte no la escribo en atención a la muy alta persona a quien estas líneas van dirigidas.

    Capítulo 4 Usted sabrá disculpar el poco orden que llevo en el relato

    Capítulo 5 volviendo a lo que íbamos

    Capítulo 6 Tal vez no me creyera / Yo se lo digo / Voy a continuar con mi relato.

    Capítulo 10 Por seguro se lo digo que

    Capítulo 13 Usted sabe muy bien lo que quiero decir.

    10