La Etnografía y la prehistoria en Chile; Mario Orellana Rodriguez

Historia. Ensayo. Siglo XIX. Siglo XX. Subteoría de la Homogeneidad racial chilena. Teoría de la evolución

  • Enviado por: Alejandra Poo Cortés
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

ENSAYO SOBRE LA TÉSIS DE DON MARIO ORELLANA RODRIGUEZ :

“LA ETNOGRAFIA Y LA PREHISTORIA EN CHILE:

SU FORMACIÓN CIENTÍFICAEN EL SIGLO XIX Y COMIENZOS DEL SIGLO XX.”

INTRODUCCION.

El objetivo de éste ensayo es demostrar la tesis del autor Mario Orellana respecto de la etnografía y de la prehistoria e Chile y su evolución científica en el siglo XIX y comienzos del siglo XX, pero mas específicamente de la homogeneidad racial de nuestro país y lo que él señala referente a éste tema, explicando su postulado, para mas tarde llevar a cabo mi tesis, vale decir, si me encuentro de acuerdo o no con su postulado, y obviamente señalar el por qué de mi planteamiento entregando mis fundamentos respectivos.

Primero que todo, vale señalar cómo se llega a la tesis que postula Don Mario Orellana. Él señala como anterior a todo, que el estudio sobre los indígenas de nuestro país ha constituido desde siempre un objeto constante y permanente de estudio, el cual se inicia ya en el siglo XVI con la llegada de los españoles conquistadores a nuestro territorio actual, que como él señala, algunos de estos colonizadores se dedicaron a escribir y describir sobre estos habitantes naturales, pero no con un objetivo científico y de investigación, sino que mas bien como una forma de mostrar las características guerreras de nuestros indígenas, elevando sus méritos y hazañas bélicas frente a las autoridades expectantes del Perú, para mostrarlos como bárbaros que se veían en la necesidad de ser incorporados a la civilización española y a la religión cristiana. Algunos de estos autores fueron, por ejemplo, el mismo Pedro de Valdivia en sus cartas, o el ya conocido Alonso de Ercilla con su obra La Araucana.

Sin embargo, como podemos ver, éste no es más que el inicio del estudio de nuestra identidad racial, y por ello, debemos llegar más allá para entender cómo Mario Orellana lleva mas tarde a la tesis que nos postula en el texto. Por ello, debemos señalar que el inicio de los estudios sobre los indígenas y de su cultura comienza en Europa, con una indagación sobre éstos pueblos primitivos, sus costumbres, instituciones, cultura material, tanto de pueblos americanos como asiáticos y africanos que eran contemporáneos a Europa, ya en la primera mitad del siglo XIX, cuando se comienzan a organizar las primeras agrupaciones de estudiosos quienes intentaban conocer a éstos pueblos, que veían como salvajes, bárbaros o primitivos. Cabe señalar dentro de éste tema, que paralelamente se fue dando un estudio e investigación de la historia del hombre PRE-diluviano, en donde paleontólogos, geólogos, anticuarios y aficionados a la historia buscaban huesos de animales antidiluvianos, extinguidos y restos de cultura situados en un mismo estrato los cuales podrían ser situados en un tiempo, pasado preciso y hacerlos contemporáneos. Me refiero a este tema porque, se fueron dando paralelamente el desarrollo, y posterior consolidación, de estudios etnológicos y etnográficos.

Ahora acercándonos mucho mas al tema central de éste ensayo, podemos decir que ésta consolidación de estos estudios etnográficos, etnológicos y prehistóricos se logró durante el siglo XIX, bajo la luz de los nuevos datos científicos, descripciones entregadas e interpretadas según” la teoría Darviniana “.

Aquí, en Chile, se comenzó también a estudiar estos temas, y autores como Ovalle o Rosales Molina escribieron artículos que recordaban los cronistas de los siglos XVI, XVII y XVIII. Así en 1954, Gualterio Looser publicó un “esbozo de los estudios sobre los indios de Chile” y aunque no se está muy de acuerdo con su tesis de que se debe buscar el origen de nuestras disciplinas antropológicas tan atrás, sí se está de acuerdo en que los cronistas, cartas e informes de los siglos anteriores sí son poseedores de mucha información valiosa la cual nos ayuda a organizar un estudio.

Debido a esto, ya en 1980, nace un libro que se dedicó a las“Investigaciones y Teorías en la Arqueología de Chile” y mas adelante, en 1990 otro libro “ Historia de la Arqueología en Chile “ nacen como hipótesis de los estudios prehistóricos y etnográficos, los cuales se constituyeron como resultado de varias realidades como por ejemplo, la presencia de sociedades aborígenes en el territorio chileno, que comenzaba a conocerse en forma sistemática, después de la independencia, y todo esto nace por el interés de forjar una identidad distinta e independiente de la española llevándonos a tener una especial fijación por las sociedades aborígenes.

Podemos precisar que fue José Toribio Medina quien comenzó con los estudios etnológicos- etnográficos y arqueológicos de Chile, que con su libro “Los aborígenes de Chile “, publicado en 1882, señaló un programa de actividades y un marco teórico para el futuro de éstas investigaciones, y que según él se irían conociendo nuevos datos y los progresos de la ciencia de la antigüedad serían una realidad en Chile. Pero, no obstante su aporte, había que hacer otros estudios como aquellos que se derivan del idioma o del testimonio de extranjeros. Pero por qué me refiero a Medina? Porque este libro de Medina, marcó definitivamente la diferencia en esta materia, pues fue el primer escrito sobre la Arqueología PRE- historia de Chile y sobre Etnografía de Chile, y además de ser los primeros estudios etnohistóricos y de antropología física, porque es el resultado de muchas publicaciones, investigaciones, exploraciones y descripciones, vale decir, es la conclusión de muchos años de estudios que sirvieron para inaugurar estas disciplinas en nuestro país. Ahora, los antecedentes de éste libro son variados y desiguales, pero todos son valiosos, como por ejemplo, cuando en 1878 se constituyó la sociedad Arqueológica, o como cuando en 1875 Diego Barros Arana publicó un artículo llamado “Geografía Etnográfica. Apuntes sobre la etnografía de Chile”, y es aquí donde nos vamos a detener un momento para analizar su repercusión , pues éste artículo nos ofrece las singularidades que los naturalistas pudieron observar , puesto que los conquistadores europeos no pudieron encontrar la multitud de razas y de familias marcadas por caracteres distintos, ni tampoco encontraron idiomas diferentes, que sí encontraban en otros países americanos, sino que por el contrario, se encontraron con una zona poblada por una sola raza, señalada por caracteres análogos y por signos exteriores que hacían presumir la identidad de su origen. Diego Barros Arana se fundamenta en la teoría Darvinista y da la explicación de que los avances se produjeron en el Chile prehispánico gracias a la influencia del imperio Inca. Por todo esto, podemos señalar que todo Chile está poblado por una sola raza en la que predomina el elemento europeo más o menos puro, y que no se habla más que un solo idioma, que es el español. Así, estamos en presencia del primer planteamiento teórico de los estudios etnográficos vinculados con el evolucionismo darvinista y con la idea de progreso, es la sub.-teoría de la homogeneidad racial chilena.

Otro de estos antecedentes en de 1860, con publicaciones que ayudaron a conocer pueblos y yacimientos arqueológicos, con la publicación de “viaje al desierto de Atacama “por el naturista R.A. Phillippi, Claudio gay, Ignacio Domeyco, entre otros.

A pesar de todo esto y de la ya expuesta teoría darwiniana, nace como reacción a la interpretación y explicación de ésta el pensamiento difusionista e histórico, representado en etnología por Martin Gusinde y en arqueología por Max Uhle.

Por otra parte, y para finalizar la exposición general sobre el tema, podemos señalar que también podemos encontrar a Ricardo Latchan, un estudioso de los pueblos y culturas aborígenes pero quien representaba una posición más empírica, es decir, mas apegada a los hechos. Expuso su deseo de no confundirse ni con evolucionistas ni con creacionistas, y es él quien se opone a la teoría de la homogeneidad de la raza chilena de Barros Arana en 1911y quien discutió con Guevara sobre los orígenes y características generales de los mapuches o araucanos.

Como podemos ver, existe una teoría que es la que predomina y es la que se ampara en Darwin, en su evolucionismo y en la idea de progreso, postulando la sub.-teoría de la homogeneidad racial chilena, que se debe a las observaciones de extranjeros, principalmente de los europeos colonizadores, que dejaron plasmado en escritos, cartas, etc. ,lo que observaron al llegar aquí, vale decir, un pueblo con caracteres análogos, de una misma raza, con un mismo idioma y con un elemento predominantemente europeo, lo que ha llevado a sostener ésta teoría. Algunos sostienen, como es el caso de Diego Barros Arana quien también sostiene la teoría darvinista, que esta evolución se debería a una influencia del Imperio Inca.

Mi opinión al respecto, es que ésta teoría darviniana que predomina es la más correcta y si estoy a favor con ella, pues su fundamento es sumamente lógico y explica muy bien las razones por las cuales se entiende a Chile como un país homogéneo. Y como no concebirlo como tal, pues si la analizamos podemos llegar a la misma conclusión.

Si partimos desde la referencia de que es la teoría de Darwin, ésta necesariamente implica e involucra la evolución del hombre, en éste caso, la evolución aborigen en nuestro país. En éste sentido, Diego Barros Arana, se refiere a esta evolución como el resultado de la influencia incaica la cual, se vio reflejada en el avance y progreso que vivieron nuestros distintos pueblos indígenas en variados aspectos. Y un ejemplo muy claro de éste postulado son los pueblos de la cultura chorrillos o de los pueblos atacameños, quienes podríamos señalar como los grupos más civilizados de nuestra cultura aborigen ya que lograron avances que ningún otro pueblo PRE-hispánico logró, y esto claramente de debe a su cercanía con el Imperio Incaico. En éste ejemplo se ratifica el postulado que sostiene barros Arana de la evolución darvinista.

Ahora, por otro lado, y en un ámbito muy diferente, nos vemos en la necesidad de fundamentar el otro aspecto de la teoría darvinista que ampara la homogeneidad de la raza chilena, y que ésta constituida por muchos elementos que nos harán mas compleja su descripción.

Primero habría que señalar, que en realidad, Chile, como país es un país multicultural, y por ende, multirracial, pero anterior a esto encontramos grupos indígenas o aborígenes que habitaban mucho antes que nosotros éste territorio. Ellos no presentaban ninguna relación muy clara entre sí, pero que sin embrago, guardaban algunos vínculos en común.

No obstante, luego de la colonización todo esto simplemente desapareció, se esfumó, como si nunca hubiese existido, y se establecieron como habitantes de nuestro territorio una mezcla que nació como producto de los españoles colonizadores con los aborígenes existentes al momento de conquista. Este fue un proceso de mestizaje que no se llevó a cabo de un día para otro, pero que tampoco tardó 5 o 6 generaciones, sino que ya a la segunda y tercera generación se notó el cambió y es a partir de ahí, cuando se puede comenzar a hablar de Chile propiamente tal. En ese sentido, podemos deducir que de éste elemento racial, es en el que se basan aquellos que sostienen la teoría darvinista, pues es obvio que cuando los extranjeros estudiosos, e incluso los transeúntes, notaban los caracteres europeizantes que reinaban en nuestra población, vale decir, que se denotaba un predominio racial con características netamente europeas, lo cual fue producto de la mezcla entre españoles colonizadores y pueblos indígenas PRE-hispánicos.

El otro de los elementos en los cuales se sostiene la teoría darvinista, es el elemento idiomático. Y como no se iban a sorprender los extranjeros cuando llegaron, pues ellos arribaron en un país esperando encontrar una diversidad en variados aspectos, dentro de los cuales esperaban encontrar una gran variedad de idiomas preferentemente aborígenes, pero para su sorpresa no fue así, sino que por el contrario, se vieron frente a una zona poblada con una homogeneidad racial y además con un solo idioma predominante, el cual era el español. Otro elemento a favor de ésta teoría que la fundamenta y le concede certeza y credibilidad.

Es así, que se encontró a Chile como un poblamiento humano que residían en un territorio determinado; una franja de tierra rodeada por una cadena de montañas llamada Cordillera de los Andes, marcada por un desierto extenso y rodeada por el otro extremo por una extenso kilometraje de mar; y que presentaban la característica de poseer una unidad coherente racial, vale decir, que formaban una sola raza en común en donde se notaba un predominio del elemento europeo, el cual era mas o menos puro, pero que de todas formas se veía sin mayores dificultades, es decir, ya se distinguía claramente, además del elemento lingüístico que se veía caracterizado por el español y que reinaba como el único idioma que se hablaba(y que se habla hoy) y del elemento cultural que alude a la evolución y a la fuerte influencia incaica en nuestro pueblos aborígenes, principalmente los del norte de nuestro país ;son las bases sobre las cuales se sustenta y se mantiene la teoría darviniana de la homogeneidad racial chilena, ya que son los necesarios para fundamentarla y para creer que es la teoría correcta y la que más se acerca a la realidad de nuestro país.

Es por ello que todos estos elementos imperantes hicieron a los estudiosos presumir acerca de la identidad de su origen y derivar posteriormente en el planteamiento de ésta teoría.

CONCLUSIÓN.

Como corolario podemos decir que la teoría darviniana o la teoría que sostiene la homogeneidad racial chilena, sería la que mas se acerca a la realidad y la que mejor nos representa como país propiamente tal. Es por este motivo que yo estoy de acuerdo con ella.

Y sería la más apropiada porque tiene la capacidad de reunir todos los elementos que le permiten sustentarse como tal, vale decir, el elemento racial homogéneo y el elemento idiomático común y la evolución que implica el aludir a ésta teoría pues nuestros pueblos se encontraron influenciados por la cultura incaica, ya que fueron los mismos los que permitieron a los estudiosos presumir a cerca de la identidad del origen de Chile.