La ética civil y la moral cristiana; Marciano Vidal

Ética. Estética. Moral. Moralidad

  • Enviado por: Sofia
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Maquiavelo y el Antimaquiavelismo en España (realismo y utopía)
UNED
Este curso analizará la repercusión de Maquiavelo en España sobre dos niveles: un nivel genérico estará dedicado a...
Solicita InformaciÓn

Doctorado en Filosofía
UNED
El Programa de doctorado en Filosofía de la Facultad de Filosofía se acomoda a las directrices del Espacio Europeo de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Ideas generales del texto.

El texto trata acerca de la relación entre moral y ética y, por tanto de sus semejanzas y diferencias.

En primera instancia se diferencia ética de moral por ser esta última la que se refiere a la moral vivida y la primera a la reflexión asociada a esa vida mencionada.

Ordinariamente, se tiende a usar ética y moral como sinónimos; sin embargo según los adjetivos que acompañen a cualquiera de esos sustantivos cae la diferenciación de ambos y se especifican sus significados y aplicaciones.

La Etica nace con Socrates quien fue el creador del nombre y de la ciencia; su nombre deriva de ethos que quiere decir carácter, es decir, es la ciencia del carácter y virtudes de los hombres. Respecto a moral, fue Cicerón quien, en primera instancia, denominó a la ética como la filosofía de la costumbre. No obstante moral, según la lengua española, quiere decir que es la ciencia que trata del bien y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia.

También, generalmente, la ética está asociada a lo civil a lo relativo a esa conducta tanto como a la conducta política, profesional, etc., mientras que la moral va arraigada con la religión.

La ética abarca preferentemente a la persona, nace de ella y se refiere a ella. Al ser la persona libre se hace necesaria la intervención de instancias normativas que intentan construir la historia humana según modelos configurados libremente por los sujetos libres y racionales. De ahí que la instancia ética conforme realizaciones humanas de acuerdo con la conciencia moral y en referencia a un modelo de valores morales objetivos.

El sentido ético es posible apreciarlo en el lenguaje ordinario en donde contiene elementos normativos y también en la estructura socio-histórica de la realidad en la cual existe alto grado de valoración y normatividad. Con esto se da paso al hecho moral que otorga datos de nuestra existencia.

El fenómeno moral implica a las personas en todas las realizaciones, en todas sus actividades. Es por esta razón que desde la afirmación moral es posible transformar lo social, puesto que lo social depende de las construcciones que hacemos y que están implícitas en cada acto que realizamos. La persona, en tanto, es el origen y la meta de toda actuación que pretenda ser humana y humanizadora; de ahí viene la ética, de aquella libertad en el accionar.

Entonces nos preguntamos que es ser persona. La respuesta es que ser persona es hacer acto de ser, de hacerse cargo del hecho mismo del ser, es decir, todo lo asociado a la responsabilidad, decisión, libertad, etc. Lo ético es un componente del interior de la persona ayudándolo a hacerse persona, a dar a la individualidad en nosotros un significado.

La dimensión moral tiene doble cariz: objetiva y subjetiva. La primera indica la construcción o destrucción normativa de la realidad humana. Responde a la pregunta de que es lo bueno para realizar la bondad objetiva.

Cuando la ética insiste en este cariz moral aparece un discurso ético colectivista (la responsabilidad recae en lo colectivo) e institucional y estructural (la bondad o maldad recae en la s instituciones y estructuras).

La segunda subjetiva expresa el grado de coherencia o incoherencia del sujeto humano responsable. La pregunta que se formula es que se debe hacer para realizar la bondad objetiva.

Desde ese punto ético subjetivo la dimensión moral, el discurso ético tiene matices individualistas (responsabilidad moral de los sujetos individuales) y actualista o voluntarista (dimensión moral de los actos o voluntades).

Luego la autentica ética es la que integra en síntesis, dialéctica, la responsabilidad tanto individual como colectiva, actual como institucional y estructural de las decisiones responsables por lo tanto la ética debe darle tanta importancia a los sujetos responsables.

Paradigma especifico de la ética: integración entre responsabilidad individual y colectiva y entre moralidad de las acciones y de las instituciones/estructuras.

La ética tiene funciones criticas y utópicas. La primera realza las realizaciones inauténticas de la realidad humana y la segunda configura el ideal normativo de aquellas. Ambas interactúan también en la formación de lo social en tanto justo como injusto, humano como deshumano.

Las funciones criticas y utópicas se proyectan en tres aspectos:

  • Búsqueda de fines y significados más allá de la razón instrumental.

  • Necesidad de utopías globales

  • Valor inalienable del hombre: de todo hombre y grupo humano.

Hablando de utopías, la ética es utópica porque nace de lo que es, lo que hay, la realidad y lo que vemos, que debiera hacer o ser. Por tanto no es necesario que el deber ser5 moral y el ser histórico coincida, pues la realidad del momento en que vivimos no debe ser tomada como justa.

La dimensión ética se expresa en el ethos. El carácter éticamente son la personalidad moral, hábitos, costumbres etc. La tarea moral de aquello es llega a ser lo que se puede con lo que se es. Luego la personalidad moral, se va construyendo poco a poco.

Existe una relación entre ethos o carácter y pathos o talante. La noción de talante esta relacionada con la personalidad moral, con el temple o estado de animo. Este quiere decir que es el modo en que nos encontramos, bien o mal confiados o seguros en la realidad, siendo este hecho parte de la constitución más biológica del asunto.

Por tanto pathos o talante es el modo de enfrentarse, por naturaleza, con la realidad y ethos o carácter es el modo de enfrentarse, por hábito, con esa misma realidad. El primero es premoral y el otro es auténticamente moral, pero prevaleciendo para realizar una vida ética la condición de talante.

En la actualidad la ética esta desvalida, falta de atención o de real significado de su envergadura, pues las instituciones y las estructuras como también las personas la han hecho a un lado; sin embargo por su falta o por la extrañeza que genera sum ausencia esta llena de fuerza.

ESO DE LA ETICA Y LA ESTETICA:

Toda estética se funda en una ética. Esta afirmación supone que si hay una ética implícita es que hay una suposición de bondad en ello. Lo más corriente es calificar de bueno tanto una obra de arte como un buena acción, siendo que la obra de arte no puede ser tomada como un acto de bondad. Y en realidad la falencia se encuentra en el poco uso que le damos a las palabras que perfectamente podrían ser usadas para calificar una obra como es la palabra bello.

Si lo bueno es un valor relativo y fluctuante entera en colisión con belleza, pues el contenido moral de una obra de arte no guarda relación con su valor estético, pues tal vez una ora de gran alcance o realización como puede ser un desnudo puede ser calificado de malo por lo inmoral pero bueno por su buen realización.

LUCY Y LA MORALIDAD:

Lucy corresponde a un esqueleto encontrado en 1974 en Etiopía. La importancia de ella radica en que esta adopto una postura bípeda, lo cual la llevó al aumento de su cerebro y por tanto de su inteligencia.

La relación de aquello con moral o ética es que este es el cambio clave que origina el sentido moral. Según el texto esto viene de la evolución biológica de la especie humana. Sin embargo la explicación que el autor sugiere como valida es la siguiente: que el sentido moral es una capacidad de juzgar las acciones como virtuosas o reprobables, pues se tiende a confundir con los códigos morales que son las normas con arreglo a las cuales decimos que una acción es buena o mala y que nacen tradiciones sociales y religiosas.

La capacidad del sentido moral nace del imperativo de hace juicios, en lo cual se interponen la anticipación de las consecuencias de las acciones, los juicios de valor y el libre albedrío, siendo la primera la de mayor relevancia, ya que en ella se reconoce la habilidad de reconocimiento entre medio y fin (el herrero hace un cuchillo pensando en la carne).

Por tanto la evolución es la siguiente: primero se adoptó la postura bípeda, luego se usaron las manos para construir utensilios, lo cual condujo al desarrollo de la inteligencia; esta nos entrega la capacidad de abstracción y con ello la de anticipar futuras consecuencias de determinadas acciones. Y todo esto comenzó con la migración de nuestros antepasados de la selva a la estepa.

Preguntas para debatir.

  • ¿Puede intervenir la ética, que habla sobre la reflexión de la vida moral y de la libertad de los sujetos en sus decisiones, en la religión, siendo este segmento el legislador de todas las actividades humanas que se someten a ella?

  • Si parte de nuestra conducta depende de la biología de nuestro talante, de la genética implícita en el ¿Qué se puede observar como moral o ético en una persona que se sume totalmente en él, siendo su conducta incontrolable incluso para el mismo? ¿Existe alguna censura en ello que vaya más allá de la clasificación de su acto y que permita un cambio en el sujeto?

Pontificia Universidad Católica de Chile

Facultad de Ciencias Sociales

Escuela de Trabajo Social

Etica

Informe 2

“La ética civil y la moral cristiana”

escrito por Marciano Vidal.

Nombre:

Profesor:

Fecha de entrega: 20 de Agosto del 2002