La estética musical desde la antigüedad hasta el siglo XX; Enrico Fubini

Música. Historia. Homero. Pitagóricos. Platón. Aristóteles. Crisis del pitagorismo

  • Enviado por: Paly
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

La estética musical desde la antigüedad

Hasta el siglo xx

Enrico FubIni

Madrid, Editorial Alianza, año 2005

Capítulos I y II

Informe de lectura

Al hacer un recorrido por la historia de la música occidental, nos podremos dar cuenta de la repercusión que alcanzaron las diversas teorías realizadas por los grandes personajes de esta época, la magnitud que adquirió la música dentro de la cultura de esta civilización, y a pesar de las desavenencias que tuvo a través del tiempo pudo conseguir el lugar y la gran importancia que se merece dentro de las demás artes.

1. Desde Homero Hasta los Pitagóricos

A pesar de que existen pocos registros concernientes a la época anterior a Platón y Aristóteles, se puede señalar que la cultura musical griega estaba constituida bajo diversos aspectos: teóricos, prácticos y filosóficos, en esta sociedad la música tenía una relación directa con algunas disciplinas como la religión, la medicina, la poesía, la danza, pedagogía y principalmente la astronomía y filosofía.

Como se mencionó anteriormente, la información que se obtiene de estos siglos es muy escasa, ya que los testimonios adquiridos son de épocas posteriores, y además es necesario discernir entre la veracidad de los antecedentes históricos y los mitos y leyendas, pero es importante destacar que estos últimos constituían un aporte fundamental, pues los griegos formulaban en ellos sus ideas musicales.

La expresión uovolkn, estaba ligada a otras actividades como la danza, la gimnasia y mayormente a la poesía, pero todas tenían su centro en la música. Éste concepto perduró a través del tiempo, llegando a estar presente en los poemas homéricos, éstos poemas tenían una gran importancia pues eran apreciados por el gran valor informativo que entregaban en la temática musical, asimismo aludían a la función que adquiría la música y la perspectiva social del músico.

Sin duda, y por supuesto como lo menciona este libro, hay diversos autores de antaño que hacen mención de los variados pensamientos que existen en relación a la temática musical, (Plutarco, siglo III d.C., página 42), en este párrafo el autor hace referencia a las ocasiones, en que según Homero, se debía llevar a cabo la música, y claro está que la función que ésta cumplía era de un sentido completamente “servicial”, al contrario del pensamiento que en la actualidad se posee, que es más bien de deleite.

Durante el período homérico, la música comienza a perder el poder terapéutico-religioso, y toma un sentido más hedonista, una muestra de ello se encuentra precisamente en la obra La Odisea en donde la imagen del músico adquiere un sentido más profesional. También la figura del aedo comienza a tomar mayor importancia, y ya consta de un repertorio más amplio y de acuerdo a cada momento (banquetes, ceremonias, etc.) y por supuesto se acompaña de su cítara o lira. Claro está que una de las características principales de la cultura griega, tiene relación con sus creencias mitológicas, y acá se hace mención al canto como un don divino. Si bien en el siglo VI a.C., la música ya tenía un rol indispensable, ésta no disponía de muchos especialistas a nivel más profesional, es por esto que no se sabe a ciencia cierta si hubiese formado parte de un ideal. Gradualmente la noción de educación musical comenzó a surgir luego que el poeta- músico se tornara más atento a los efectos éticos de la música y muchas sospechas hacen presumir que la música a partir del siglo VII y VI, empezó a ser a parte del ideal educativo.

Un personaje muy importante dentro de la historia musical de occidente, es Terpandro, se dice que fue él quien estableció la enseñanza musical en la ciudad de Esparta y además quien perfeccionó la lira y aumento su número de cuerdas de cuatro a siete, de alguna forma para expresar la preeminencia de ésta sobre la flauta. A pesar que estos dos sucesos son de gran importancia, al que se le da mayor valor es a que Terpandro sería el inventor de los VÓUOL, referente a esté tema existen diversas hipótesis: (Alcmán, página 46) en relación a un trozo de su fragmento da alusión a la melodía, también Aristóteles, dice que los VÓUOL llevan ese nombre debido a que los hombres antes de conocer la escritura, cantaban las leyes con el fin de no olvidarlas. A pesar de todos los supuestos, la naturaleza de este término es simplemente de carácter filológico *.

* Filológico: tiene relación con el tema gramatical y lingüístico, como se escribe.

El significado literal de VÓUOL, es ley y según algunos testimonios, principalmente el de Platón, éstos debieron simbolizar: la música concebida conforme a una rígida ley, es decir, se mantenía una estructura totalmente estricta, en la que no estaba permitido cambiar de tono, y mucho menos hacer algún tipo de improvisación.

Alrededor del siglo V a. C. se comenzó a ver un crecimiento de las escuelas musicales, primero en Esparta, como se mencionó anteriormente, creada por Terpandro y la segunda, por otros músicos, a los que se les alude los concursos atléticos, más conocidos en ese tiempo como Gimnopedias.

Diversos autores hacen mención a la doctrina pitagórica de la siguiente manera: la naturaleza del número es la que nos permite conocer, nos sirve de guía y nos enseña acerca de cuanto produce duda y se ignora. No podríamos comprender nada si no existiera el número y su sustancia. Si bien el número arreglando en el alma todas las cosas con la inteligencia, vuelve comprensibles éstas y la relaciones que se forman entre si, en armonía con el intelecto y las hace palpables y las concreta, permitiéndose distinguir entre las ilimitadas de las limitadas. En síntesis el número es el núcleo de todas las cosas*

La naturaleza más profunda, tanto de la armonía como del número se revela con precisión a través de la música.

Damón fue un filósofo-músico, parte de sus ideas están contenidas en el discurso que dio en el Areópago, principalmente éste se trato sobre la música y el valor educativo que esta tenía para la juventud, y el concepto entre el mundo de los sonidos y el mundo ético. Éste discurso tiende a oficializar la educación musical, y sin duda la repercusión que éste tuvo en notable, ya que Damón defendió a un gran nivel la música, y posterior a este discurso comenzó una polémica con aquellos que aún le daban más importancia a la gimnasia.

Un punto importante de la teoría de Damón dice que la música no solo puede enseñar al espíritu sino también modificar sus malas tendencias.

* Desde el punto de vista de lo pitagóricos.

2. Platón, Aristóteles y la crisis del pitagorismo.

El pensamiento musical griego, hasta Platón fluctuó, sin lugar a dudas entre diversas doctrinas, la mayoría tiene relación con las virtudes mágicas y sobrenaturales de la música, y otras con la mística pitagórica de los números.

A pesar que Platón tomó doctrinas ajenas, es necesario decir que el mayor interés de su pensamiento musical consiste en que la música se transforma por sí misma en uno de los centros focales de su filosofía, y según lo que explica el autor reformar las auténticas ideas musicales de platón, se torna muy complicado debido a los problemas que la música plantea a través de su obra.

Platón se desvía del pensamiento pitagórico, y la estética de Damón, en donde se considera el arte y la música en particular como objetos de placer sensibles y por esto se condenan, pero si se relaciona con la tradición homérica, en lo relacionado a considerar la música como fuente de placer.

La eventualidad de considerar la música bajo dos lados opuestos aparece claramente. (Platón, Libro VII de La República). Entonces, según Platón, existen dos tipos de música: la que se oye, y la que no, y obviamente la segunda vendría siendo digna de un filósofo, más aún la reflexión de ésta música es un filosofar.

En innumerable oportunidades Platón menciona el concepto de que la gimnasia es una medicina para el cuerpo y el de la música para el alma, dice que fueron los dioses quienes entregaron estos dos artes a los seres humanos, y una apreciación bastante acertada que hace el autor, es el que logre combinar en la medida perfecta o justa la gimnasia y la música, es digno de ser llamado músico perfecto y armonioso.

La idea de música predilecta con respecto a la verdadera y autentica música, comprendía la ciencia armónica, las teorías astronómicas, las doctrinas cosmológicas, las creencias relacionadas con los campos de la ética, la medicina y la ciencia, de los números, quedaba automáticamente excluido del contenido todo lo que representara cualquier conexión con la música realmente oída.

Aristóteles sostiene que a la música se le mira simplemente como un simple entretenimiento, pero los antiguos hicieron de la música una parte fundamental de la educción.

Según Aristóteles el fin que tiene la música, es el placer, y por lo mismo se opone totalmente a lo que de alguna forma se pudiera relacionar como una profesión, paradójicamente, este pensamiento se mantiene en la actualidad a pesar del desarrollo cultural que se ha dado a través de la historia, ignorantemente, la mayoría de las personas consideran que la música no es digna de ser llamada profesión. Sobre este mismo tema continua opinando (Aristóteles, libro VIII de La Política,).

Aristóteles para dilucidar las relaciones entre la música y el mundo ético, tenía dos teorías:

La música tendría relación unida con el alma, porque el alma es armonía y por ésta razón la música puede volver a traer cuando se haya turbado (la armonía), y la segunda, la música y el alma tiene relación con el concepto de imitación, ya que cierta armonías melodías, ritmos, imitan las virtudes, pero a su vez también a los vicios, es por esto que la música cuenta con un poder curativo si se usa con prudencia y conocimiento sobre el espíritu humano.

Aristoxéno fue un discípulo de Aristóteles, un punto importante a destacar de sus escritos es la importancia que le entrega a la percepción auditiva en orden a la formación de un juicio musical, es importante destacar que dentro de sus teorías el no hace comparación entre el oído y el intelecto, a diferencia del pensamiento griego, pero si se puede decir que llega a un resumen selecto, que adquiere una gran importancia en la historia de la estética musical, en donde desvía el gran interés por el sentido intelectual, hacia los aspectos sensibles de la música, por esta razón se le denominó como el primer humanista, dentro de la civilización occidental.

Para Aristoxéno el estudio de la música no solo era teórico (de la armonía), sino también práctico (de la rítmica, métrica y de la composición) y por ende, experimental.

Para Aristoxéno los modos tienen un carácter totalmente ético, pero se diría que tal cualidad estaría de más, sería como añadirle a su carácter primordial, la de ser bellos. De la misma forma las melodías pueden mejorar su carácter.

De la época alejandrina es poco lo que se puede mencionar, ya que existen pocos escritos que estén relacionados con la música. De lo que si se puede hacer mención, es que luego de Aristoxéno existen dos corrientes, la pitagórica-platónica y la peripatética.

Teofrasto fue un sucesor de Aristóteles en la dirección de la escuela peripatética, su pensamiento musical y el de toda la escuela tendió a dividirse en dos estirpes distintas: la psicología de la música y del juicio estético, y la ciencia de la armonía, que posteriormente no volvió a incorporarse dentro de la filosofía de la música.

Según Cleónides un científico divulgador del pensamiento de Aristoxéno, las partes de la armonía son siete: las notas, intervalos, géneros, escalas, tono o claves, modulaciones y las composiciones melódicas.

Claramente la trascendencia de las teorías, que los científicos, matemáticos, y diversos filósofos, han dejado en el legado de la historia musical es inmensa, muchos de ellos se esforzaron para lograr entregarle el lugar merecido a la música, a nivel artístico, filosófico, y también en el educacional, el hecho de poder descubrir y a la vez sentirse parte de aquellos comienzos tan inciertos, que de alguna u otra forma, y gracias a estos grandes personajes, hoy nos permiten disfrutar del arte de la música, como eso, un hermoso y reconocido arte es totalmente enriquecedor.

Bibliografía

Fubini, Enrico

La estética musical desde la antigüedad hasta el siglo xx

Madrid, Editorial Alianza año 20005.

Vídeos relacionados