La educación musical en infantil

Contenidos, recursos metodológicos de materiales en conocimiento del medio. Descubrimiento del sonido y el silencio. Actividades. Folckore popular

  • Enviado por: Gabriel Fernández Olmo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

TEMA 21

LA EDUCACIÓN MUSICAL EN EDUCACIÓN INFANTIL. EL DESCUBRIMIENTO DEL SONIDO Y DEL SILENCIO. CARACTERÍSTICAS Y CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LAS ACTIVIDADES MUSICALES. LOS RECURSOS DIDÁCTICOS. EL FOLKLORE POPULAR..

ESQUEMA RESUMEN

  • INTRODUCCIÓN.

  • LA EDUCACIÓN MUSICAL EN LA EDUCACIÓN INFANTIL.

  • EL DESCUBRIMIENTO DEL SONIDO Y EL SILENCIO.

  • Descubrimiento de las cualidades del sonido.

    • Timbre (color).

    • Intensidad (fuerza).

    • Altura (tono).

    • Duración (valor de las notas).

  • Descubrimiento de las cualidades del silencio.

  • CARACTERÍSTICAS Y CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LAS ACTIVIDADES MUSICALES.

  • Características y criterios generales.

  • características y criterios por edades.

  • LOS RECURSOS DIDÁCTICOS.

  • EL FOLKLORE POPULAR.

  • BIBLIOGRAFÍA.

  • INTRODUCCIÓN.

  • En el DCB dice “No se trata de que el niño aprenda música, sino de que adquiera una progresiva capacidad para servirse de este procedimiento de expresión. Lo importante no es que el niño aprenda ritmos o compás, sino que sea capaz de moverse con ritmo. Se trata de que el niño aprenda a utilizar su propia voz como instrumento, que conozca las posibilidades expresivas del cuerpo mediante la danza. Al hacerlo así, disfruta de la actividad al tiempo que se fomentan en él las capacidades de expresión,...”.

  • LA EDUCACIÓN MUSICAL EN LA EDUCACIÓN INFANTIL.

  • La Educación musical en Educación Infantil tiene como finalidad principalmente:

  • Educar la sensibilidad para, a través de ella, captar el mensaje musical (comprender la música).

  • Desarrollar las capacidades y cualidades musicales.

  • Educar el oído, la voz y el ritmo (los 3 elementos imprescindibles de la educación en esta etapa).

  • Estos serán, por tanto, los objetivos generales a lo largo de la etapa, para lo cual el niño ha de adquirir una educación auditiva relacionada con los conceptos del sonido y silencio:

      • Un descubrimiento de las cualidades del sonido.

      • Una educación rítmica, del canto y la danza.

    La educación sensorial tiene un lugar primordial en la educación musical, ya que será el punto de partida para despertar otras facultades humanas.

    Los medios a emplear han de ser activos y estimulantes, de tal manera que:

    • Inciten a la curiosidad del niño hacia los sonidos.

    • Despierten el interés hacia los ritmos, melodías y movimientos corporales.

    Es decir, experiencias vivenciales sin tener que profundizar en los conocimientos. Los juegos y ejercicios que se promueven a este nivel irán dirigidos a trabajar:

    • La discriminación visual, auditiva y táctil.

    • El conocimiento del espacio, sus direcciones y formas.

    • La precisión de movimientos.

    • El equilibrio.

    • Nociones temporales, sobre todo la de orden.

    Y además desarrollarán:

    • La memoria visual y auditiva.

    • La sensibilidad.

    • La capacidad estética.

    • Armonía gestual.

    • La imaginación.

    • La creatividad.

    Las actividades no sólo cubrirán un único fin pedagógico, ya que en ellas se responde a diferentes aspectos y objetivos. Por lo tanto, hablaremos de actividades de expresión global y su nivel de realización tendrá un carácter progresivo. De aquí que se concluye que en la Educación musical se da un proceso de aprendizaje en el que se distinguen dos momentos consecutivos:

    • Trabajo inconsciente, en el que el niño escucha o expresa a través de la música, sin darse cuenta de ello.

    • Trabajo consciente, en el que el educador, oportuna y progresivamente, irá haciendo consciente al niño de sus propios aprendizajes.

    En este proceso de aprendizaje se suceden varias etapas:

  • ESCUCHAR un amplio abanico de sonidos en el que ya puede empezar a ver y distinguir los diferentes sonidos.

  • IMITAR en un principio, una mera repetición de sonidos sin tener consciencia de lo que ha repetido y poco a poco, será capaz de reproducir conscientemente lo que ha escuchado. Estos ensayos (imitaciones y repeticiones) son imprescindibles para conseguir el dominio de las habilidades musicales que permiten la interpretación de los sonidos escuchados.

  • RECONOCER y distinguir entre diferentes sonidos escuchados anteriormente. A través del reconocimiento el niño identifica lo que escucha.

  • REPRODUCIR, repetir sin un modelo inmediato lo que anteriormente ha escuchado y ha imitado.

  • EL DESCUBRIMIENTO DEL SONIDO Y EL SILENCIO.

  • Desde el momento del nacimiento, al principio de una forma indiscriminada, el niño es sensible a los sonidos, pero con el paso de las semanas y meses va perfilando sus posibilidades discriminatorias.

    El niño descubre los sonidos y asocia fácilmente el sonido con la situación emotiva en la que se produce. Para que el niño llegue a conocer adecuadamente los sonidos, son indispensables dos condiciones:

    • Que se repitan con cierta frecuencia.

    • Que después de los comienzos de su percepción, al sonido se le asocien la palabra que define la persona, objeto o situación de aquello que está sonando.

  • DESCUBRIMIENTO DE LAS CUALIDADES DEL SONIDO.

  • El oído es el órgano principal del entendimiento auditivo. El oído está casi totalmente desarrollado al nacer, lo que aún no está desarrollado son las áreas que contienen los órganos sensoriales de la audición y esto hace que la audición se encuentre en el nivel más bajo de todas las sensibilidades.

    El niño reacciona ante los sonidos con parpadeo, sacudida del cuerpo, llanto,... de 1'5 a los 3 años se va desarrollando progresivamente la identificación y discriminación de los diferentes sonidos. Después de los 3 años puede discriminar un elemento dentro de un determinado sonido (cama-casa). Así reconocerá melodías y podrá seguir el compás de un ritmo fácil.

    Los sonidos no sólo se oyen. Con su propio cuerpo o con los objetos que manipula, el niño también puede crear sonidos. Descubre esta capacidad a muy temprana edad y experimenta con todo aquello que suena, su voz, las modulaciones de los sonidos que surgen de su garganta o su boca, sus manos que golpean alguna parte de su cuerpo o cualquiera de los objetos a su alcance.

    En esta etapa el niño aprende a distinguir una cosa de la otra, a la vez que adquiere un lenguaje que le permite definir las cualidades de cada una de estas cosas. Igualmente, aprenden a diferenciar las cualidades de los sonidos. Éstas, con algunos de sus atributos, son las siguientes:

  • ALTURA: depende de la rapidez con que se produzcan las vibraciones de los cuerpos sonoros. A más rapidez, más vibraciones, y, por lo tanto, mayor elevación del sonido.

  • El movimiento ascendente y descendente de los sonidos se realizará con la voz, la flauta o armónica; es decir instrumentos simples en los que se ve muy bien el paso de lo grave a lo agudo.

    Los juegos con sonidos graves y agudos se trabajarán progresivamente con una dificultad creciente, con el fin de fomentar en el niño la atención, ya que paulatinamente los sonidos estarán cada vez menos alejados entre sí. Desde pequeños acostumbraremos a los niños a retener sonidos e imitan pequeñas melodías con el mismo criterio de dificultad creciente.

    Comparemos las diferencias de agudo y grave: primero, en los materiales conocidos y, después, se buscarán otros nuevos que puedan clasificarse y ordenarse según la altura del sonido.

  • INTENSIDAD: depende de la amplitud de las vibraciones y ésta a su vez depende de la fuerza con que se haya producido esa vibración. Puede ser fuerte o débil, con ella se reflejan el énfasis y los sentimientos.

  • Para enseñar a los niños la diferente intensidad de los sonidos, se aprovecharan los momentos en que se produzcan dichos sonidos: un trueno, lluvia, un frenazo de un coche,...

  • DURACIÓN: es el valor temporal de las cosas, sonidos largos o cortos.

  • TIMBRE: (o color) sonidos producidos por diferentes materiales las diferencias tímbricas no sólo dependen de las características del cuerpo sino también de la forma de tocarlo. Así, es diferente rasgar, golpear,... por eso un mismo sonido suena diferente si es tocado por diferentes instrumentos.

  • Adecuar el oído a la discriminación tímbrica se consigue mediante la práctica de escuchar los diferentes sonidos de la vida diaria. Así el oído se va acostumbrando a las diferencias de timbre y con su memorización o retención reconocerá objetos, instrumentos, etc.

  • DESCUBRIMIENTO DE LAS CUALIDADES DEL SILENCIO.

  • Sólo a partir del silencio puede iniciarse una educación del oído y, en definitiva, una educación musical.

    El silencio desde el punto de vista real, constituye la ausencia total de sonido. El silencio absoluto no existe, pues continuamente se están produciendo sonidos. Desde el punto de vista musical, el silencio puede tener diversos significados:

    • Interrupción, más o menos larga, del canto o discurso instrumental que se indica con signos especiales en la música escrita.

    • Significación expresiva.

    El silencio, en el discurso musical, tiene un rol expresivo igual que el del sonido. La educación del silencio permite seguir una mayor agudeza del oído. La adquisición de esta noción y su automatismo es una consecuencia normal de la vivencia del sonido.

    El objetivo principal es que los niños sean sensibles al silencio. Esta ejercitación contribuirá significativamente a la adquisición del sentido del orden.

    El proceso de captación de los sonidos y silencios sigue varias fases:

  • El maestro proporciona un ambiente adecuado al niño a través de actividades cotidianas.

  • El maestro hará que el niño tome conciencia de la discriminación, haciéndole sentir el silencio.

  • Ejercitación sistemática de esa discriminación en la que el niño tiene mayor conciencia y discrimina más claramente ambos conceptos.

  • El niño hace música organizando los sonidos y los silencios. Es capaz de inventar una pequeña música en la que tiene en cuenta, silencios, cuando se dan estos, compases.

  • Entre los 5-6 años, los niños aprenden a escoger el ambiente sonoro adecuado. El niño ha asimilado las diferencias y toma las decisiones a nivel personal.

  • CARACTERÍSTICAS Y CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LAS ACTIVIDADES MUSICALES.

  • Los principales elementos de la música con el ritmo, la melodía y la armonía.

    El ritmo es el elemento básico e imprescindible para llegar a la melodía. Cuando ésta aparece lo hace totalmente integrada en el ritmo, de la cual no se podrá desvincular.

    La armonía engloba el ritmo y varias melodías. Este orden es el que debemos respetar en la sistematización de la educación musical. En Educación Infantil no se trabaja la armonía, ya que es necesario haber alcanzado el nivel madurativo completo.

  • CARACTERÍSTICAS Y CRITERIOS GENERALES.

  • A la hora de seleccionar las distintas actividades musicales el profesor deberá tener en cuenta distintos criterios:

    • El psicopedagógico: deberán respetarse las edades, intereses y necesidades, características individuales, aptitudes de los niños proponiéndole en este sentido unos niveles de imitación o de abstracción según el desarrollo intelectual y motórico observando nivel de concentración y fatiga.

    • El cultural viene marcado por las tradiciones, fiestas, folklore,...

    • El tipo de actividad que se vaya a desarrollar.

    • El nivel social y económico en que se desenvuelve el grupo.

    En cuanto a las características de las actividades:

    • En las actividades es necesario que siempre haya variación y equilibrio entre las de poco movimiento corporal y la de gran excitación.

    • Cuando el maestro observe en el curso del día poca atención en su grupo, es aconsejable aprovechar cualquier juego de educación musical. Este servirá como una inyección de energía.

    • Las actividades que se programen deberán llevarse a cabo en forma progresiva y secuenciada.

    • Es necesario combinar actividades ya dominadas con los nuevos conocimientos.

    • Los maestros deben tener un repertorio de juegos y cantos amplio.

    • Las actividades deberán adecuarse al índice de madurez de los niños.

    • Las actividades musicales deberán coordinarse en tal forma que a ninguno de los aspectos se le dé más importancia que a los demás.

  • CARACTERÍSTICAS Y CRITERIOS POR EDADES.

  • LA CANCIÓN

    • La letra de la canción debe poseer contenidos acordes con los intereses del niño.

    • Lenguaje simple y comprensible, fácil de memorizar. Para los niños de 3 años lo más recomendable es una sola estrofa.

    • La melodía debe adaptarse a la extensión vocal de los niños. Se puede comenzar con canciones de tres sonidos (mi-sol-la) a los 3 años. Los de 4 podrán ampliar el registro y algunos podrán llegar al “do” agudo. Los de 5 podrán cubrir la extensión “do” grave - “do” agudo.

    • El ritmo de las canciones no debe presentar dificultades en la combinación de valores:

      • A los 3 años, el ritmo debe estar formado por blancas y negras.

      • A los 4 años incluir alguna negra con puntillo.

      • A los 5 años se pueden emplear corcheas y semicorcheas.

    • La tonalidad debe ser tenida en cuenta, no son aconsejables los tonos con muchos sostenidos y bemoles.

    Las canciones podemos tomarlas del folklore regional, canciones infantiles, populares de corro, comba, nanas, imitación de animales, villancicos.

    En cuanto a las canciones rítmicas, que incluyen canto y movimiento rítmico a la vez, hemos de tener en cuenta que es muy difícil para los niños realizar las dos cosas a la vez.

    AUDICIÓN DE CANCIONES Y MÚSICA GRABADA

    • De 0 a 3 años: oír música significa escucharla, y esto exige una atención. La atención de los niños pequeños es muy dispersa, de corta duración y superficial. Hay que ir educándolos lentamente. Su progreso es paralelo a su maduración.

    La audición abarca desde “escuchar” al educador, que canta una canción o tocar un instrumento (esta actividad es fundamental para iniciar a los niños en la audición) hasta escuchar la grabación de algún autor clásico, popular o moderno, buscando por encima de todo que no sea excitante, pues producirá un efecto contrario (movimiento y distracción) al que buscamos: atención.

    El tipo de audición debe ser muy breve (escasos minutos). No hay que pretender que los niños estén atentos durante todo el fragmento, sólo atienden al comienzo y después su atención es intermitente.

    A instancias del educador el niño puede realizar un trabajo de análisis muy elemental, del contenido musical: distinguir entre canto y orquesta o entre solista y coro.

    • De 4 a 6 años: lo más importante en este periodo es crear en los niños el hábito de escuchar música. Después de sus primeras audiciones de canciones, que contaremos a los pequeños como si de un cuento se tratara, pasaremos, muy pronto, a la música interpretada con instrumentos musicales en directo o grabada.

    Hay que procurar que lleguen a conocer algunos fragmentos de obras musicales y sepan el nombre de la obra y del compositor. Los fragmentos han de ser cortos, nunca se debe cansar ni aburrir. Los compositores han de hacerse familiares a los niños: ¿Qué hacía Mozart cuando era pequeño?, ¿De qué color tenía los cabellos Vivaldi?,...

  • LOS RECURSOS DIDÁCTICOS.

  • Si al iniciarse la Educación Musical, los niños aprenden auditivamente sonidos muy sencillos para poderlos cantar y tocar, hay que cuidar mucho en esta primera etapa que lo que oigan sea percibido con claridad y justeza, y que puedan apreciar algunas de las cualidades de dichos sonidos o ritmos.

    Diversos medios audiovisuales pueden utilizarse como recursos para el adiestramiento en la separación de sonidos, para la iniciación en una composición elemental y para perfeccionar el sentido del ritmo y la riqueza de repertorios sonoros. Así, pueden seleccionarse trozos musicales de especial significación o registrarse en cintas magnetofónicas las propias creaciones infantiles para ser posteriormente analizadas, en un proceso de feed-back sencillo.

    Las técnicas electrónicas ofrecen posibilidades para el futuro de la educación en el terreno de la creación musical y la instrumentación.

    Así mismo, la conjugación de imagen y sonido que es posible conseguir mediante los medios audiovisuales (películas, vídeos, cassettes) permiten hacer interesantes experiencias coordinando por ejemplo, la imagen de la ejecución por el intérprete con el sonido producido.

    Puesto que la Educación Musical se considera parte integrante de la Educación Infantil, no será preciso cambiar de aula para realizar las actividades musicales, sino que éstas deberán intercalarse e interrelacionarse con el resto de las actividades escolares.

    Podemos situar en la misma clase un rincón de la música. Su organización puede basarse en los siguientes elementos:

    • Biblioteca.

    • Mural para poner noticias musicales y trabajos de los niños.

    • Armario para guardar instrumentos (al menos uno de cada familia: triángulo (metal), caja china (madera), y pandero (de parche)).

    • Un espacio para los instrumentos de artesanía.

    • Radiocasete o reproductor de CD.

    • Cintas o compactos.

    • Armario para guardar material didáctico: cartones de ritmo, láminas de instrumentos, cajas grandes para guardar los materiales que traigan los niños para hacer sus instrumentos, herramientas (para los mayores), flauta o guitarra según sean los conocimientos del profesor.

    Es importante que el niño tenga en orden este rincón y maneje el material asequible a sus posibilidades.

  • EL FOLKLORE POPULAR.

  • El folklore de la región es el material más adecuado para iniciar la Educación musical y para el aprendizaje global del niño. Lo encontramos unido a lo gestual, al rito, a la danza y al juego.

    Algunos tipos de danzas sencillas son las de corro, fila, de parejas e individuales.

    Hay un inagotable repertorio de formas musicales tradicionales que aprendemos de padres a hijos y que son vehículo de emociones y costumbres.

    Canciones de corro, de dedos, de preguntas y respuestas, de sorteo, para saltar a la cuerda, de cuna, de trabajo de burlas,...

    En definitiva lo que se pretende es que las tradiciones locales formen parte de las experiencias del niño, aproximándolo a su música y costumbres regionales de forma natural y educativa.

  • BIBLIOGRAFÍA.

  • MEC., “Diseño Curricular Base de la Educación Infantil”.

    MORENO., “Música y expresión dinámica”.

    VV.AA., “Educación Musical”. Cuadernos de pedagogía.

    WEBER., “La música y el pequeño”.

    PLANTEAMIENTO DIDÁCTICO

    La música

    ESQUEMA-RESUMEN

  • RELACIÓN DEL TEMA CON EL DISEÑO CURRICULAR.

  • GRUPO DE ALUMNOS A LOS QUE VA DIRIGIDO EL PROYECTO.

  • ÁMBITOS DE ACTUACIÓN EN QUE VA A CONSISTIR NUESTRA EJEMPLIFICACIÓN (ASPECTOS DIDÁCTICOS).

    • Objetivos.

    • Contenidos.

    • Pautas de actuación.

    • Material, espacios, agrupamientos y temporalización.

    • Actividades de Educación melódica.

    • Pautas de actuación para el niño tímido.

    • Evaluación.

    • RELACIÓN DEL TEMA CON EL DISEÑO CURRICULAR

    En el Decreto 107/92, dice: “Es preciso potenciar situaciones de juego en las que los niños sientan la necesidad de expresarse a través de la voz, el movimiento y todo tipo de objetos sonoros e instrumentos. Se potenciará la exploración y descubrimiento de las posibilidades sonoras de su propia voz o de sin propio cuerpo”.

    Tras la reforma educativa del sistema español, para la etapa de educación infantil, la música se considera como una forma de expresión, que se ubica dentro del ámbito de experiencias de Comunicación y Representación.

    Teniendo en cuenta la normativa y que la música es fácilmente globalizable con cualquier ámbito de la Educación Infantil voy a elaborar una serie de pautas y actividades en torno a la “Educación melódica”.

    • GRUPO DE ALUMNOS A LOS QUE VA DIRIGIDO EL PROYECTO

    Son 23 niños de 3-4 años, forman parte de un colegio de 18 unidades, 6 de infantil y 12 de primaria (dos por nivel), por tanto es un colegio de dos líneas. La escuela está situada en un barrio periférico con nivel económico, sociocultural y educativo medio.

    El colegio cuenta con especialistas de Música, Ed. Física, Inglés, Audición y Lenguaje y Educación Especial. A mi aula entra una hora semanal la especialista de Educación Musical, con la que me coordino para trabajar los diferentes elementos musicales que trabajamos en cada unidad.

    En el grupo en concreto hay un niño especialmente tímido que ante actividades musicales como el canto se retrae aún más.

    Desde el punto de vista evolutivo, a partir de los 3 años el niño muestra una mejora considerable en la coordinación de sus movimientos. De manera progresiva en sus movimientos aparece el salto y el galope.

    Entre los 3 y 4 años perfecciona la imagen global de su cuerpo y progresivamente añade nuevos elementos segmentarios. Su pensamiento es egocéntrico.

    De los 2 a los 3 años aparece la función simbólica, y tiene una cierta dificultad para diferenciar la fantasía de la realidad.

    En el desarrollo lógico-matemático parte de un centraje (centrar la atención en un solo aspecto de la situación) y de una irreversibilidad incapaz de captar que una operación pueda tener una doble dirección.

    A los 3-4 años el niño emite frases telegráficas de aproximadamente 3 ó 4 palabras. Utiliza y reconoce un vocabulario de 900 a 1200 palabras. En su vocabulario habitual predominan los pronombres posesivos y los nombres.

    El niño de 3 años empieza a tomar conciencia del propio yo y de su aceptación y estima. Considera las acciones como buenas o malas según sean indicadas o realizadas por los adultos.

    • AMBITOS DE ACTUACIÓN EDUCATIVA

    OBJETIVOS

    • Desarrollar la memoria auditiva evocando sonidos de múltiples formas sonoras y reproduciéndolas corporal e instrumentalmente.

    • Conocer e interpretar canciones.

    • Controlar la voz según sus cualidades y variables de duración, tono, intensidad y timbre expresivo.

    • Apreciar la propia voz como recurso para la interpretación de melodías.

    CONTENIDOS

    • Conceptos:

      • Conceptos musicales básicos: ruido, silencio, música, canción.

      • Canciones.

    • Procedimientos:

    • Imitación y reproducción de sonidos.

    • Diferenciación y producción de diferentes sonidos considerando sus variables de duración (largo-corto), intensidad (fuerte-suave), tono (agudo-grave) y timbre.

    • Interpretación de canciones.

    • Actitudes:

    • Disfrute con el canto.

    PAUTAS DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA

    La música y su puesta en práctica está estrechamente relacionada con los criterios y decisiones que organizan la acción didáctica en educación infantil.

    • Una perspectiva globalizadora.

    • Aprendizajes partiendo de los intereses del niño y de su motivación. Las actividades musicales motivan a los niños por sí solas.

    • La actividad y el juego como fuente de aprendizaje y desarrollo.

    • Variedad de actividades.

    • Ambiente escolar cálido y afectuoso. La música es un recurso fantástico para conseguir un ambiente escolar didáctico, afectivo y de seguridad para el niño.

    MATERIAL, ESPACIOS, AGRUPAMIENTOS Y TEMPORALIZACIÓN

    El material para el desarrollo de la Educación melódica es la propia voz del niño y del maestro, también podemos utilizar cassette u otros elementos de reproducción sonora.

    El espacio para la Educación melódica será la propia clase. El agrupamiento para el aprendizaje de canciones será el grupo completo y se harán parejas o tríos para ecos melódicos.

    En la temporalización, señalar la necesidad de momentos psicológicos que permitan flexibilidad en el horario. Así, la música debe estar presente en cualquier momento e introducirla dentro de cualquier ámbito.

    Las canciones didácticas acompañarán a los correspondientes ámbitos, y las recreativas y folklóricas pueden introducirse en los momentos que los niños necesiten movimiento o relajación.

    Las canciones largas no deben aprenderlas en una sola sesión porque se cansan. Hay que ir por frases musicales, aunque es conveniente que siempre la escuchen entera.

    ACTIVIDADES DE EDUCACIÓN MELÓDICA

  • De articulación:

    • De vocalización:

      • Boca cerrada inspirar por la nariz, espirar por la boca emitiendo sonidos vocálicos.

      • Sonidos vocálicos aumentando la intensidad y disminuyéndola.

      • Con tono grave y agudo.

    • Con fonemas:

    • Imitar sonidos abiertos y cerrados acompañados de un gesto diferente.

    • Imitar un sonido vocálico entre diferentes consonantes.

  • De respiración:

        • Boca cerrada, oler colonias y aromas intensos.

        • Coger papel de seda con la nariz.

        • Boca cerrada, inspirar por la nariz, mantener el aire durante un pequeño periodo de tiempo y espirar por la boca lentamente. Ejemplo: olemos una flor.

        • Dramatizar hinchado de globos.

        • Soplar trocitos de papel.

        • Diversos ejercicios de soplado.

  • De fonación:

            • Con la lengua, con los dientes, mandíbula, garganta, paladar, cuello.

  • Ejercicios de voz cantada:

                • Nuestro amigo el mono piruleta se ha subido a un árbol y no quiere bajar. Tratemos de convencerlo empleando diversas formas para llamarlo, en tonos que expresen: amabilidad, paciencia, impaciencia, orden, súplica, indignación.

          • Jugar con las sílabas de su nombre estirándolas:

    Piii-ruuu-leee-taaa.

          • Hacer caricaturas vocales de un personaje hablando como: papá, el abuelo, el bebé,...

          • Juegos de resonancia: imitar la mosca, la abeja, el mosquito.

          • Imitar la sirena, las campanas...

    • Aprendizaje de una canción. Ejemplo: el pato y la pata.

    • Les cantaré la canción completa con gestos.

    • Conversamos sobre el tema de la canción: ¿Qué le pasó al patito?, ¿Qué vio en la ciudad?, ¿Porqué se asustaba?, ¿A dónde fue después?, ¿Cómo se llama el patito?. Explicar el significado de alguna palabra que desconozcan, aunque esta concretamente tiene un vocabulario muy básico y simple. Es por ello que es elegida para niño de 3 años.

    • Aprendemos la canción con frases musicales simbolizadas puede hacerse en varias sesiones.

    Ejemplo: el pato y la para tuvieron un patito

    Un día el patito salió a pasear

    Andando, andando llegó a la ciudad

    ¡Qué casas más altas, que miedo me dá!

    ¡Coches que corrían, corrían sin parar!

    Me voy a casita con papá y mamá

    Y esta es la historia del pato cua-cua

    Que andando, andando llegó a la ciudad

    Cada frase se repite y se gesticula. Cuando ya saben la canción podemos realizar diferentes ejercicios:

    • Cantarla efectuando matices de contraste, muy alta, muy baja.

    • Hacer ritmo con palmadas.

    • Cantar la canción contentos, tristes, tiritando, cansados como lobos, brujas.

    • Hacer dos grupos, unos cantan la canción y los otros ejecutan el pulso, luego al revés.

    • Grabarnos y luego escucharnos.

    • Acompañar la canción con instrumentos.

    PAUTAS DE ACTUACIÓN PARA EL NIÑO TIMIDO

    No lo obligaré a que cante sólo, permitirle en el primer momento en que se arranque se apoye en el grupo, para luego ir haciéndolo por grupos más pequeños, por tríos, parejas. Para darle seguridad puede comenzar con laleos, recitado de palabras o frases melódicas. También le dejaré el cassette para que se grabe, ello puede aumentar su autoestima.

    En general las actividades musicales son una buena terapia para poyar dificultades de todo tipo:

    • Distémicos: niños con problemas de ritmo, de habla, tartamudeo.

    • Dislalias: problemas con la pronunciación de los sonidos.

    Y en general para niños con problemas de ritmo en el habla: voz monótona, atropellada.

    • EVALUACIÓN

    La evaluación será continua, procesual y formativa. Evaluaremos todos los elementos que intervienen las programaciones:

    • Objetivos: si son adecuados y si se consiguen.

    • Contenidos: si son útiles para conseguir los objetivos.

    • Actividades: si han sido motivadores, muy complejas o demasiado fáciles.

    • Metodología: si ha sido adecuada para llegar a los objetivos de forma motivadora y significativa.

    • Espacios, tiempos, material y agrupamientos: si han sido adecuados a las actividades desarrolladas.

    El medio fundamental para la evaluación será la observación, tanto para los elementos del currículo como de los alumnos. Utilizando listas de control.

    La evaluación será inicial fundamentalmente para conocer las ideas previas de los niños para saber el punto de partida. Continua, durante el proceso para poder corregir o modificar en el momento preciso. Final, será como un resumen del proceso y puede ser al mismo tiempo la evaluación inicial de la fase siguiente.

    Oposiciones al Cuerpo Temario E. Infantil de Maestros Tema 21

    Página 16