La edad de la insolencia

Formación ética y ciudadana. Adolescencia. Adolescentes argentinos. Padres. Relaciones. Amigos. Drogas. Autoreflexión. Futuro

  • Enviado por: Martín Picatto
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

Adolescencia

*Informe aplicado a sus protagonistas*

*la edad de la insolencia

es una etapa de la vida en la que el ser humano registra cambios físicos y mentales. Es una etapa decisiva en la vida de las personas, marcada de grandes cambios donde los límites se vuelven confusos, el cuerpo en algo extraño, con sensaciones nuevas, con necesidad de oponerse alas reglas, pero, es la etapa donde la persona hace nacer su personalidad definitiva.

Los últimos estudios sobre los adolescentes argentinos dieron estos resultados:

*tienen más acceso a los medios que nunca

* están familiarizados con la agresividad

* privilegian el amor a la atracción física

* coquetean con los excesos

* quieren dejar huellas en su piel

* consideran a la amistad como un valor supremo.

Los datos generales dicen que: el 71% estudia, el 26,1% trabaja, al 39,6% le gustaría conseguir un empleo, pero no lo logra y el 12,8% no estudia ni trabaja.

*los padres

una psicoanalista dice:

desencajados de su propio cuerpo y alérgicos a las pautas familiares los adolescentes necesitan tomar distancia de la palabra de los padres para hacerle lugar al camino propio y por eso subrayan las diferencias.

En la mayoría de los casos, la comunicación con los padres está altamente deteriorada. Algunos padres están demasiado ocupados, o preocupados por sus cosas y sus hijos no la pasan del todo bien.

Paloma 17: “no les podéis contar todo. Hay detalles que a tus padres no les podéis contar...”

Dulcinea 18: “yo a mis papás les puedo hablar absolutamente de todo.”

*Para la autorreflexión...

¿Cómo es tu relación con tus padres?

¿les contáis todo?

¿te da vergüenza hablar de ciertos temas con tus padres?

*los amigos

los adolescentes escuchan más a los amigos que a los padres. Con ellos pasan la mayor parte del día y aprenden el abecé: desenvolverse socialmente, formar una personalidad y dar los primeros pasos por los bacheados caminos del amor.

Cecilia 18: “empezáis teniendo un plan y termináis haciendo todo lo contrario...”

Santiago 17: “salir a las 6 de la tarde y terminar a las 10 de la mañana del otro día”

*Para la autorreflexión...

¿ pasas mucho tiempo con tus amigos?

¿ de qué temas hablan?

Cuando tienes algún problema...¿pueden ayudarte?

*las drogas

lo prohibido está más cerca que nunca: en el colegio, en el barrio, en los recitales. Las chicas antiguamente más moderadas que los varones, cerraron la brecha y ahora casi no hay diferencias entre los hábitos de unos y otras.

Según el SEDRONAR (secretaría de programación para la prevención de la drogadicción y la lucha contra el narcotráfico), el consumo de alcohol entre los adolescentes creció el 150% en los últimos dos años. La tasa de inicio es a los 12 y 13 años. Los motivos que llevan al consumo varían, pero la búsqueda de nuevas experiencias y los conflictos familiares encabezan las razones.

Paloma 17: “para mí es una cuestión de modas”

Julieta 18: “yo no entiendo como alguien puede hacerlo por moda y no porque le guste.”

*Para la autorreflexión...

¿tomaste bebidas alcohólicas algunas vez?

¿sois moderado al hacerlo?

¿sentís que sois más importante o más adulto que los demás cuando bebés en exceso?

*el futuro

la falta de oportunidades y perspectivas puede condenar al escepticismo, lo cual es grave. Pero también puede desafiar a los jóvenes a resistir, a comprometerse y a jugarse solidariamente en busca de nuevos sentidos.

Una encuesta, realizada entre 7856 adolescentes, demostró que el 61% se iría del país, la mitad de ellos para mejorar su situación económica. En el otro 40%, están los espíritus soñadores que aspiran a desarrollarse en lo que les gusta y seguir dentro de su tierra.

*Para la autorreflexión...

¿cómo crees que va a ser nuestro futuro?

¿te irías del país?

¿crees que es mejor quedarse en nuestro país? ¿por qué?

Formación ética y ciudadana - noviembre de 2003

La edad de la insolencia