La Economía del Turismo

Sector turístico. Impacto económico. Expansión. Declaración de Manila. Historia. Organización Mundial. Demanda turística

  • Enviado por: Jordi Jubierre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
Trading FOREX con Price Action
Trading FOREX con Price Action
Con nuestro curso de Trading Forex aprenderás a negociar cualquier par de monedas en diferentes ambientes y marcos de...
Ver más información

Curso de Finanzas para no Financieros
Curso de Finanzas para no Financieros
Este programa le enseñará a personas del común, gerentes, ejecutivos y empresarios que sientan la necesidad de...
Ver más información


LA ECONOMÍA DEL TURISMO:

INTRODUCCIÓN:

El turismo se entiende como una actividad esencial para la vida de las naciones, debido a sus efectos directos sobre los sectores sociales, culturales, educativos y económicos de las sociedades nacionales y sobre sus relaciones internacionales por todo el mundo.

Su expansión está relacionada con el desarrollo socioeconómico de las naciones y depende del acceso del hombre al descanso creativo y a las vacaciones y a su libertad de viajar, en el marco del tiempo libre y del asueto, cuyo carácter profundamente humano queda destacado por el turismo. Su propia existencia y su desarrollo están absolutamente vinculados a un estado de paz duradera, al cual por su parte tiene que contribuir.

En el umbral del siglo XXI y dentro de la perspectiva de los problemas que la humanidad tiene planteados, parece oportuno y necesario analizar el hecho turístico, fundamentalmente en función de la amplitud que ha tomado desde la concesión a los trabajadores del derecho a las vacaciones pagadas lo ha trasladado del marco restringido de un placer elitista al ámbito general de la vida social y económica.

A partir de mitades del S. XVIII, el turismo se ha transformado en uno de los sectores esenciales de la actividad económica de los estados. Pone en juego numerosas inversiones de capital en el ámbito de los trabajos públicos, construcción, transportes, agroindustria, servicios, etc. Afecta en todo el mundo a centenares de miles de empresas y de organizaciones de cualquier tamaño, desde la pequeña agencia de viajes unicelular, hasta la cadena internacional de grandes hoteles de lujo...

La cuna del turismo moderno son las estructuras industriales del mundo occidental. Hasta aproximadamente el 1800, el viaje era solamente un fenómeno marginal. La más antigua utilización de la palabra turista correspondería a este año << A traveller is nowadays called a tourist >>. Anteriormente, existían muchas caravaneras, abadías o albergues para acoger a los peregrinos mercaderes o misioneros-exploradores.

La expansión del turismo ha seguido evidentemente el desarrollo económico e industrial de las naciones. Pero el simple crecimiento económico no lo explica todo. El turismo no se ha desarrollado verdaderamente hasta que una medida social, las vacaciones pagadas, alcanzara a partir de los años treinta a todas las capas de población de los países industrializados. Después de la Segunda Guerra Mundial, el turismo, nacional o internacional, incluso reaccionó mucho mejor en períodos de crisis que otros numerosos sectores económicos. El factor mismo de crecimiento y desarrollo, ya no parece depender en la actualidad solamente de la elevación del nivel de vida, sino más bien de la evolución de los modos de vida.

Encontramos el más brillante testimonio en la Declaración de Manila sobre el turismo (1980):

<< Entendemos el turismo como una actividad esencial para la vida de las naciones, debido a sus efectos directos sobre los sectores sociales, culturales, educativos y económicos de las sociedades nacionales, y sobre sus relaciones internacionales en todas partes en el mundo. Su completo desarrollo está vinculado al desarrollo económico de las naciones, y depende del acceso del hombre al reposo creativo y a las vacaciones y a su libertad de viajar dentro del campo del tiempo libre y de los ocios, de los que subraya su carácter profundamente humano. Su misma existencia y desarrollo están virtualmente unidos a un estado de paz duradero, a la cual, por su parte, está llamado a contribuir. >>

REFERENCIAS HISTÓRICAS:

En las comunidades que explotan sus aguas termales o que se han transformado en lugares de veraneo, el valor económico del turismo ha sido reconocido de inmediato; pero en 1839, se lamentaban ya en Interlaken del modernismo de los nuevos altos edificios de varios pisos, llamados pensiones de familia.

En Suiza comprendieron muy pronto la importancia de los cambios estructurales: había nacido una nueva industria. En 1833, es publicado en Zurich el primer documento oficial sobre la hostelería, y en 1896 la editorial Guyer Frenler publicó sus Contribuciones a una estadística del turismo. Simultáneamente, aparecen otros trabajos en Austria, Alemanis, Bélgica, España, Francia e Italia.

En Austria, en el Congreso de Graz del 13 y 14 de abril de 1833, un joven funcionario, Stadner, habla de la industria del turismo en cuanto a la actividad económica destinada a dar servicio a los visitantes extranjeros. En Francia A. Babeau publica en 1885 una obra de historia económica sobre los Viajeros en Francia desde el Renacimiento hasta la Revolución. Algunos años más tarde el profesor Raoul Blanchard escribía en Grenoble que el turismo es una explotación, la de las bellezas del país que los extranjeros vienen a visitar. Esta explotación consistirá, en primer lugar, en facilitar esta visita. Para ello será preciso crear caminos de acceso, carreteras, senderos, ferrocarriles; y luego organizar estos medios de acceso y facilitar caballerías, autocares, automóviles y vagones de ferrocarril confortables. Finalmente, se deberán adecuar lugares de refrigerio y de descanso: restaurantes, hoteles, chalets, etc.

En España, el mallorquín Bartomeu Amengual publicaba en 1903 en Barcelona, La industria de los forasteros; en 1909, el conde de Bailén la obra Las importantes ventajas que produce el desarrollo del turismo en España. En Bélgica, la Revue économique internationale abría sus columnas a un especialista de las finanzas internacionales, que estimaba que << la industria del viajero es una de las más recomendables para la colocación de capitales >>. En Italia, L. Bodio publicó una colaboración en el Giornale degli Economisti, titulada << Sobre el desplazamiento de los extranjeros en Italia y sus desembolsos >>.

Otras aportaciones mediante trabajos científicos se aportarán pasado 1910: H. V. Schullen zu Schrattenhofen (1911), describió el turismo como actividad económica destinada a proporcionar todo lo necesario a los extranjeros; Stadner, La penetración del turismo, (1917) estudiaba el impacto del turismo en las economías locales y dejaba entrever una teoría del consumo turístico periférico a partir de las rentas ganadas en los centros creadores.

En realidad el turismo no será objeto de sistemáticos estudios económicos hasta después de la Segunda Guerra Mundial. La creación de la Asociación Internacional de Expertos Científicos sobre el Turismo, creada por iniciativa de dos economistas suizos, Kraptf y Hunzinker, es un elemento significativo de este avance en la investigación turística. Numerosas obras de un nivel académico muy alto irán apareciendo sobre la economía del turismo y del entretenimiento al aire libre, así como sobre la economía del ocio. Recientemente, también han sido editados otros trabajos menos académicos, pero sin embargo muy prometedores, y que sistematizan la realidad.

EL IMPACTO ECONÓMICO DEL TURISMO: LA NECESIDAD DE UN ENFOQUE SISTEMÁTICO:

Analizar el impacto económico del turismo es analizar el lugar que ocupa el turismo en el comercio internacional y en las economías nacionales; es aislar y evaluar los factores cuantitativos y cualitativos que son el fundamento del desarrollo del turismo; también es identificar los principales elementos propios para estimular u obstaculizar su desarrollo en el porvenir y examinar los resultados de la actividad turística haciendo comparaciones con los otros sectores de la economía, tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo.

Si la progresión de la importancia económica y social del turismo es ya una realidad en todo el mundo, no siempre ha sido claramente captada por todos aquellos a los que el turismo afecta directa o indirectamente. La emergencia del turismo de masas ha engendrado una extrema variedad de iniciativas que han desembocado en instalaciones, equipamientos y actividades que es difícil comprender en su conjunto y en sus efectos sobre el medio en que se han implantado; y ello muy a menudo sin ninguna referencia a un marco organizado del espacio, lo que explica el reconocimiento relativamente reciente en la organización del territorio.

El turismo implica un desplazamiento desde una residencia principal hacia unos lugares u ofertas de productos y de servicios que permitan un consumo turístico. Lucien Melh, en su introducción al libro de R. Baretje y de P. Defert sobre los Aspects économiques du tourisme, intenta separar y clasificar las nociones y los aspectos fundamentales de la economía turística en tres categorías: la vocación turística, la actividad turística, y el turismo en sus relaciones con el crecimiento económico. La vocación turística está unida a las necesidades de descanso y de distracciones, de antídoto y de compensación de las obligaciones de la civilización industrial, urbana y administrativa. El turismo es una actividad que requiere tiempo libre, y que solamente puede desarrollarse, y sobre todo generalizarse, con la reducción de la jornada de trabajo y el alargamiento de los fines de semana y de las vacaciones.

Sin embargo, la evaluación de las repercusiones económicas del turismo es una tarea compleja, dado que hasta hoy no existe ningún instrumento específico de análisis que permita obtener resultados globales. El tratamiento del turismo, en tanto que bien intangible, y no como mercancía, exige, además de una aportación metodológica y nuevas fuentes de información, un enfoque integral desde el punto de vista económico. Esto es lo que caracteriza la multidisciplinariedad del análisis del turismo.

La O.M.T. (Organización Mundial del Turismo) ha definido que las dificultades de análisis son debidas a:

  • Una falta de precisión en la delimitación y conceptualización económica del fenómeno turístico, tanto desde el punto de vista de la demanda o del consumo, como de la oferta o de la producción.

  • Las dificultades en la elaboración de estadísticas y en la insuficiencia de datos disponibles, particularmente en lo que concierne a la evaluación y formulación concreta de las macrodimensiones turísticas fundamentales (valor añadido, inversiones, consumo turístico, etc.)

  • Una ausencia de instrumentos de análisis específicos, pues en el sistema actual el objetivo esencial es desarrollar la producción de bienes materiales. En cambio, las actividades de prestación de servicios exigen una contabilidad finalista que tenga en cuenta los costes externos (o diferencias entre costes privados y costes sociales) y los bienes y servicios que no tienen valor desde el punto de vista del mercado.

En el ámbito de una economía nacional o de una región, los efectos del turismo se evalúan generalmente a partir de sus repercusiones sobre unos objetivos aceptadas por cualquier sistema económico, a saber: su contribución al crecimiento económico, su estabilidad de los precios, el equilibrio de la balanza de pagos, la distribución justa y equitativa de la renta nacional, y el pleno empleo.

El estudio de la O.M.T., citado anteriormente, reagrupa sus efectos según los tres puntos siguientes:

  • Los efectos sobre la estrategia del desarrollo o efectos globales.

  • Los efectos parciales sobre la economía nacional, es decir, sobre los agentes, los sectores, las variables y las microdimensiones fundamentales de la economía nacional.

  • Los efectos externos que, dentro del ámbito sociocultural, físico y de los recursos humanos, están más cercanos a los efectos económicos tomados en el sentido estricto de la palabra.

Así se ha de caracterizar lo mejor posible el concepto económico del turismo. Ciertamente, el turismo es un fenómeno humano, dado que se manifiesta al consciente por medio de los sentidos. Es una actividad económica, es decir, un conjunto de actos coordinados y de trabajos con vistas a corresponder a la necesidad de tiempo libre y de los viajes.

Es finalmente una industria, puesto que se trata de un conjunto de actividades que tienen por objeto la explotación de las riquezas turísticas, así como la transformación de los recursos humanos, de capital y de materias primas, tanto en servicio como en productos.

Sin embargo, es difícil definir económicamente el sector turístico. El principal obstáculo proviene del hecho de que, cuando se define un sector, debe este entenderse como un producto homogéneo; ahora bien, el turismo se compone de una variedad de productos muy heterogéneos.

La demanda turística es una agregada de bienes y servicios, que es satisfecha por una oferta heterogénea. Una parte de esta no puede ser calificada de turística, excepto si responde a una demanda turística específica: es el ejemplo del restaurante que sirve a los residentes y también a los turistas.

Por otro lado, el sector turístico puede diferenciarse según su utilización, puesto que los elementos de la oferta y de la demanda dentro de cada caso pueden tomar formas específicas en función de las costumbres y los hábitos de cada país y región.

Por otra parte, no existe, en el sentido de la teoría económica, una rama turística, y todavía menos un producto turístico, si consultamos las estadísticas de las administraciones nacionales de turismo, incluso las más avanzadas en investigaciones, o la de los organismos internacionales como la O.M.T.. El turismo, es, en primer lugar, una <<cuenta financiera, una línea económica suplementaria>>. Ahí el turismo es definido esencialmente con relación a un agente económico, el turista, es decir, la persona que se desplaza fuera de su residencia habitual más de 24 horas por motivos de placer, negocios o familiares. En la Cuenta Nacional del Turismo francés, por ejemplo, lo que se refrenda es <<el conjunto de funciones económicas ejercidas con vistas a satisfacer las necesidades del

turista.>>

Estas actividades están agrupadas en un sector de producción que une unas actividades turísticas, sea cual sea su localización (actividades características primarias) y otras que solamente lo son en la medida en que están localizadas en municipios turísticos (actividades características secundarias). Por otra parte, en esta cuenta nacional de turismo podemos distinguir dos grandes tipos de consumo:

  • Los consumos vinculados directamente al desplazamiento turístico; por una parte los que corresponden a bienes y servicios cuya producción no habría tenido lugar en ausencia del turismo: alojamientos turísticos, servicios de organización de viajes y, por otra parte, aquellos que corresponden a bienes y servicios cuya producción habría tenido lugar en ausencia de este: transportes, servicios de ocio, etc., siendo consideradas sin embargo únicamente como características las actividades correspondientes si están localizadas en los municipios turísticos.

  • Los consumos corrientes: vestido, alimentación, servicios médicos, correspondientes a consumos que hubieran tenido lugar, fuera consumidor o no el turista.

  • Es a partir de estas definiciones que la cuenta nacional del turismo ha permitido evaluar la importancia del turismo en muchos países, en tanto que esfera principal de la economía nacional: en Francia, el gasto interior por el turismo en 1978, es decir, el conjunto de gastos realizados en el territorio metropolitano con motivo de un desplazamiento turístico por motivos de placer, negocios o de salud, se elevó a más de 180.000 millones de francos, de los cuales 21.000 millones en gastos de capital. Este gasto representa el 8% del PNB corriente y no corriente, y corresponde al 12% del consumo final de las familias residentes y no residentes. Además, con cerca de 25.000 millones de francos de ingresos directos del turismo internacional, el turismo correspondería a más del 6% del total de las exportaciones de bienes y servicios.

    1

    7