La docencia

Enfoque científico. Función docente. Labor educativa. Didáctica. Enseñanza. Condicionamiento social

  • Enviado por: Txeman
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


ENSAYO: LA INCIDENCIA NEGATIVA DEL ENFOQUE CIENTÍFICO SOBRE LA DOCENCIA.

En este ensayo voy a tratar de mostrar en que medida el enfoque científico o positivista influye de manera negativa sobre el docente y su practica diaria, con el consiguiente malestar que esto provoca dentro de la profesión. Para ello previamente explicare un poco las características principales de los otros enfoques y hablare del docente como funcionario y como profesional.

Dejaremos el científico para el final, cuando vayamos a tratar su influencia sobre la docencia. Pasaremos pues a tratar en primer lugar el interpretativo o simbólico, este enfoque se apoya en la epistemología hermeneútica, considera que la ciencia no es neutral y por tanto son subjetivos, y el sujeto es como un medio para la observación. Este enfoque se encuentra muy influenciado por la antropología, la finalidad de la ciencia es comprender.

Según este enfoque, no se puede hablar de una ley general de la organización porque cada escuela tendrá unas interacciones particulares. Hay que estudiar cada realidad concreta desde la propia realidad. Se centra más en lo implícito que en lo explícito, es decir, mira más lo construido frente a lo dado, lo más importante no es lo que ocurre sino el significado de lo que ocurre, se añade importancia al significado de la interpretación.

En este enfoque cobra importancia el concepto de cultura escolar, por la que se entiende el conjunto de creencias, actitudes y valores contribuidos dentro de una organización que sirve para socializar a los nuevos miembros y para resolver toda situación de incertidumbre. Aunque este concepto nace dentro de este enfoque, es empleado por los otros enfoques también, pero con algunas matizaciones.

Centrándonos ahora sobre el enfoque critico, podemos decir que este enfoque se mueve dentro de un marco de no neutralidad porque entre la realidad y la teoría interpretativa esta el contexto sociocultural político del entorno.

Según este enfoque la finalidad de la ciencia es el cambio, transformar el entorno social.

Los podemos citar como aspectos fundamentales de este enfoque el que las decisiones son sobre aspectos que tienen recursos escasos, que las organizaciones son básicamente coaliciones compuestas por la diversidad de individuos y grupos de interés, que dichos individuos y grupos difieren en sus valores, preferencias, creencias, información y percepción de la realidad y que las metas y decisiones organizativas surgen de un proceso continuo de negociaciones y pactos, y reflejan el poder relativo de cada parte.

Desde esta teoría critica se promueve o desarrolla la teoría de la resistencia, que dice que la escuela puede hacer algo diferente a lo que la sociedad le manda, pertenece a las teorías criticas no deterministas, y trata de hacer frente al control que la sociedad pretende ejercer sobre la escuela.

Para poder enlazar el enfoque científico con el malestar docente que este genera, hablare primero del docente como funcionario y como profesional.

El docente como funcionario es el que realiza su trabajo de acuerdo a las metas fijadas por la institución, es decir, asume su función de una forma reducida. Aquí enseñar es instruir. Instruir a alguien significa conseguir que haga algo, que se plantee lo que significa, para que o porque es secundario y en ocasiones ni siquiera necesario. En este caso las metas ya están fijadas, los procedimientos establecidos, solo deben de preocuparse por ver como hacer mejor lo que otros han decidido que tienen que hacer.

El docente no es autónomo, las metas son establecidas desde fuera. También es denominado técnico y proletariado. El termino técnico es porque responde a la ciencia. Estos docentes están limitados y aceptan el control técnico.

Por el contrario, el docente como profesional tiene control sobre todo lo que hace, dispone de autonomía para tomar decisiones y realizar elecciones. Las metas son construidas por él mismo debido a su autonomía. Este, además de establecer metas, también las ve y participa de ellas. Tiene una visión conjunta, está libre de valores, no es neutral es aséptico. El docente profesional, también es denominado intelectual, y no es consciente del control técnico.

Llegados a este punto, comenzare a explicar el enfoque técnico y la relación de este con los docentes.

El enfoque científico, también es llamado positivista o funcionalista, considera que la ciencia es objetiva y neutral, y que el sujeto está fuera de la realidad para observar.

En este enfoque la finalidad de la ciencia es controlar y predecir, saber en todo momento lo que va a pasar, poder medir todo lo que acontece para tener el máximo control.

Es la realidad objetiva, lineal, neutral que funciona racionalmente, lo dado frente a lo construido. Se plantea una necesidad de marcarse unos objetivos, ya que así tienen algo sobre lo que medir, este movimiento aporta un conocimiento teórico para diseñar el proceso, para ellos es importante conseguir el objetivo de la forma más eficaz.

La concepción del trabajo es lineal, y la motivación para los estudiantes se traduce en puntos.

El objetivo será satisfactorio cuando el objetivo a la hora de la evaluación ha sido conseguido, todo el proceso va orientado únicamente hacia la consecución de los objetivos previamente marcados.

Desde este enfoque también se pretende adoptar el concepto de cultura escolar, pero aquí toma la significación de clima, la diferencia entre clima y cultura es que el clima es medible, factor de gran importancia para este enfoque, ya que todo ha de ser medible y controlable, de manera que el clima es una variable más.

Desde este enfoque se emplea un control técnico sobre el profesor, para ello es importante el termino de hegemonía, ideas que se aceptan como naturales pero que realmente son impuestas culturalmente, es lo que hace que veamos determinados valores como algo natural, cuando realmente son impuestos, la hegemonía corresponde al pensamiento único, desde este punto de vista se considera que los libros de texto son imposiciones que el poder, el que impone la hegemonía, se sirve para que el profesor sea controlado, control técnico, a su vez el concepto de hegemonía les sirve a los profesores para reproducir los valores que transmite la sociedad.

El control técnico está presente en la escuela, es una forma de hacer invisible el poder, incorporándolo a la propia estructura del trabajo y lleva aparejada la descualificación de los docentes. El profesor se convierte en un gestor de alumnos, de espacios y de tiempos, esto hace a los estudiantes meros usuarios del conocimiento.

La racionalidad técnica que impera en el sistema, se respalda en el enfoque científico, ya que las acciones racionales habrán de ser guiadas por procedimientos derivados de la investigación científica.

La adopción de la racionalidad técnica por el profesorado seria un intento de evitar peligros y de manejar con los menores riesgos posibles, tareas profesionales ambiguas, complejas y arriesgadas, por otra parte, permite culpar al profesorado y hacer que se sienta culpable por los fracasos, dado que si las decisiones son legitimas por la ciencia, los errores habrán de ser imputados a quienes las ponen en práctica.

Cuando la eficiencia domina la mentalidad escolar, los docentes pierden control sobre su trabajo; en la medida en que se preocupan más y más en hacer mejor su trabajo, tal como es definido institucionalmente, sus valores e intereses profesionales quedan más en el olvido y es posible que desaparezcan.

La mentalidad tecnocrática y eficientista ve a los alumnos como clientes con etiquetaje y como tratamientos específicos. El docente tendrá que identificar sus necesidades y proporcionarles el tratamiento que otros ya han establecido para asegurar la eficacia. Los docentes tienen una función publica y unas consecuencias públicas. Ello implica riesgo y se sienten vulnerables e inseguros, para huir de estas consecuencias, el docente acepta las decisiones que toma la ciencia y se aísla en el aula, que es el único lugar donde el docente cree que tiene control. Haciéndole a la vez sentir que su competencia solo existe dentro del aula.

Esto genera desilusión y desinterés en el cuerpo docente, ya que ven su función reducida a una mera exposición de unos conocimientos, conocimientos que ni siquiera ellos han seleccionado, sino que les vienen impuestos, esos conocimientos son los que interesan a las clases que ostentan el poder, por lo que la escuela cumple la tarea de reproducción social.

Hay profesores que dan asignaturas que no son su especialidad, esto afecta a la calidad de la enseñanza, en este aspecto, la formación del profesorado es muy especializada, pero luego esta especialización no la pueden aplicar porque se encuentran con temas muy globalizados y que no pertenecen a su especialidad.

Como consecuencia de este descontento del cuerpo docente, surgen movimientos que tratan de luchar contra esta situación, el más claro es el de la teoría de la resistencia, este movimiento defiende que la escuela puede hacer algo diferente a lo que dicta la sociedad, salvando de esta manera la profesión docente y dotándola de mayor responsabilidad y protagonismo. A este movimiento pertenecerían aquellos que hemos caracterizado como docentes profesionales, mientras que los que están de acuerdo con el sistema o no tratan de hacer nada por cambiarlo serian los docentes funcionarios.