La Divina Comedia y La Vida Nueva; Dante Alighieri

Literatura italiana del Siglo XIII. Literatura religiosa. Poesía religiosa. Narrativa prerrenacentista o bajomedieval moralizante. Estudio de la obra. Crítica e interpretación

  • Enviado por: Menchu
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas
publicidad

Tema: Dios y el Amor

El amor y el conocimiento de Dios en “La Divina Comedia” y “La Vida Nueva” para Dante Alighieri

“En su voluntad está nuestra paz”

Dante Alighieri, refiriéndose a Dios

Hipótesis:

La Divina Comedia y La Vida Nueva, son las más importantes y conocidas obras de Dante Alighieri, máximo exponente del movimiento literario que los críticos modernos, tomando inspiración de algunos versos del mismo Dante, denominaron “Stil Nuovo”. Un estilo que como indica su mismo nombre se pone como novedad absoluta con respecto a todos los movimientos anteriores especialmente por su visión del amor.

Podemos suponer que el Amor, en este movimiento literario, es un amor ideal, distinto del placer sensual. En general no representa al amor realmente y lo considera un signo y un medio de elevación espiritual. Un amor perfecto que lleva a la virtud y hasta a la virtud suprema que es el conocimiento de Dios.

Introducción:

El periodo entre las últimas décadas del siglo XIII y los primeros años del siglo XIV fue especialmente importante para la historia de Italia y, de alguna manera, de toda Europa. El antiguo sistema feudal estaba empezando a derrumbarse dejando espacio a la autonomía de las ciudades. Esto también generó el nacimiento de una nueva clase social que buscaba su reconocimiento no en el apellido, o en los valores militares, sino en sus habilidades comerciales y su poder económico. Nacía por primera vez una verdadera clase Burguesa. Estos cambios generaron también nuevas perspectivas en temas filosóficos y religiosos. De a poco el individuo va conquistando un espacio de privilegio. También en el campo literario, la opinión tradicional que encontraba la esencia de la nobleza en la familia y las riquezas, de a poco estaba siendo desplazada por una que veía la verdadera esencia de la nobleza en la obras del individuo. La nobleza es una virtud personal y el amor es virtud.

El crítico italiano Renat Nelly en su obra “Armat de vertat” expresa con respecto al amor cortés o gentil: “entre los trovadores se presentó una doble tendencia la caballeresca y la cortés propiamente dicha. La primera designa al amor real como fue realmente practicado entre los príncipes y sus nobles amigas; en tanto que el amor cortés o gentil fue la amistad amorosa platónica que los trovadores muchas veces de humilde origen, profesaron a las damas de alto rango, según un ritual poético tradicional”. Hay que diferenciar el amor de la nobleza que era considerado espiritual, del amor que experimenta la plebe que es un amor carnal.

Al cor gentil ripara sempre amore

(El amor encuentra siempre amparo en un corazón noble).

Si anteriormente, en el amor cortés el poeta era un súbdito de la mujer -señora feudal- en el “Stil Nuovo” el amor mueve la virtud por eso nunca falta en un corazón noble. El amor puede hacer milagros en el corazón del poeta y ese es su camino hacia la virtud. La mujer desaparece como criatura, y en su lugar queda la mujer-ángel. Ángel porque representa una intermediaria entre el hombre y Dios. Que ayuda al hombre a obrar de acuerdo al pensamiento de Dios.

Desarrollo:

Dante no pertenecía a la nobleza, y nació justo en la ciudad, que más que cualquier otra, resume los impulsos de la época, Florencia. Podemos pensarlo como un hombre sin duda inteligente y también ambicioso. Que a pesar de su oficio de poeta participa siempre en la vida política de su ciudad pagando a veces un precio muy alto. Quizás por eso en él llega a su cumplimiento el proceso de exaltación de la nobleza del individuo por sus méritos y obras. Durante siglos la crítica literaria ha tratado mucho el tema de la importancia de la biografía del Dante en su obra, y se han escrito muchas páginas sobre la figura de Beatrice. Tanto ha sido idealizada esta mujer por el propio Dante, que se ha llegado a considerarla una pura invención erótica del poeta. Algunos autores afirman que las imágenes descritas en su obra son fruto de las alucinaciones causadas por el canabis y la mezcalina.

Sin embargo la crítica más moderna le reconoce una realidad histórica; sin duda alguna Beatrice existió, conoció a Dante, y quizás fue su primer amor. Innumerables comentaristas de Dante la identificaron con Beatriz Portinari, que desposo a un miembro de la importante familia de los Bardi antes de morir a los 24 años.

Pero si la vida de Dante seguramente ha influenciado en la maduración de su obra, por otro lado es indudable que la obra supero tanto los acontecimientos biográficos al punto de alcanzar significados y valores que duran hoy en día y que valen en todo el mundo. En la época del Dante el individuo empieza a volver a un punto central respecto del universo y eso genera nuevas preguntas sobre la relación entre el intelecto humano y el conocimiento de Dios. Si el hombre es un ser racional y si la razón es un don de Dios, el hombre tiene el deber de ejercer sus dones. Sin por eso olvidar que su razón nunca lo llevara a conocer a Dios; para eso hace falta FE, hace falta el don de Dios. Esta es una breve síntesis de la filosofía escolástica, de Santo Tomas de Aquino, que evidentemente constituye la base filosófica de Dante.

El hombre noble ansia mejorar. Esa virtud que esta en su corazón no puede quedar potencial, y el amor es el camino privilegiado para que la virtud se cumpla. Si la razón y la sabiduría humana pueden reconocer el pecado y permiten empezar un camino de purificación (Virgilio representa esta etapa), solo por intermedio de la sabiduría divina encomendada al magisterio de la iglesia se podrá alcanzar la beatitud celestial y la unión con Dios, que es el fin para el

Dante representa por lo tanto un avance con respecto a los otros “Stil nuovistas”, ya que para él, el amor representa no solo un medio de la maduración y elevación de los recursos de la naturaleza humana, sino una fuerza capaz de llevar hasta el limite de la gracia, la verdadera y única forma de acceso al conocimiento de Dios.

Beatrice acompaña a Dante hasta volver a su lugar celeste: el último paso, o sea la visión de Dios, no puede realizarse sin intervención de la gracia divina que solo la virgen puede pedir. Dante busca a Beatriz, la encuentra y la saluda lleno de gratitud y de amor. El viaje es la afirmación humana y religiosa del fin, que es el destino del hombre, por la nobleza de su naturaleza. El Hombre puede alcanzarlo por la gracia, la fuerza de su razón y el libre albedrío, aquí reside el valor del poema bajo un punto de vista poético mas allá de los acontecimientos, las pasiones, los tiempos que vivió el poeta, a pesar de la influencia que, como vimos, seguramente tuvieron.

Volviendo a hacer referencia al tema del amor, cabe aclarar que los representantes del “Stil Nuovo” no rechazaban las representaciones reales del amor, pero lo hacían en partes distintas de sus “cansonieri” con modelos y estructuras de estilos propios.

Asimismo Dante no desprecia y menos desconoce la fuerza del amor sensual, como bien demuestra “sim patia”- que prueba para los amantes adúlteros Paolo y Francesca. Su participación con dolor de los desafortunados cuñados es tan fuerte que lo quiebra. Pero el hombre es mucho mas que sensualidad y en su camino de elevación hacia el creador, su amor va desligándose de lo terrenal.

Conclusión:

La Divina Comedia de Dante es la perfecta representación de la gran revolución cristiana. Desde el amor terrenal que mueve al ser mas imperfecto hacia el objeto perfecto, enamorándose de él. Es un camino hacia la purificación del alma humana y la redención que llegara o no con el tiempo. Cuesta llegar a Dios, solo los puros de corazón lo logran. La Divina Comedia nos lleva a la conclusión, de que Dios es el ser perfecto, que ama a todas sus criaturas, siendo estas imperfectas. De esta manera se modifica el amor terrenal, dando lugar a la revolución cristiana.

L`Amor che mueve il sole e l`altre stelle”.

Aquí mi alta invención fue ya impotente;

Y cual rueda que gira en vueltas bellas,

El mío y su querer movió igualmente

El Amor que al sol mueve y las otras estrellas.

Biografía:

Collins, M., 1999, “Historia del Cristianismo”, Londres, Dorling Kindersley Book, Pág. 113

Borges, J. L., 2007, “Diálogos sobre la Divina Comedia”, Buenos Aires, Revista Ñ, 16 de Junio 2007, Pág. 2-8

“El Nacimiento de la poesía italiana”, Buenos Aires, CEAL tomo IV, capítulos 7 y 8

“La Divina Comedia”, Biblioteca Internacional de Obras famosas, SOCIEDAD INTERNACIONAL, Buenos Aires Tomo VII Pág.: 3095 - 3107

“Enciclopedia Temática”, Guinnes Publishing Limited, 1994, Barcelona, Edición especial La Nación, Tomo II, Pág.619

“Hicieron la Historia” Larousse, 2005, Edición especial la Nación, Pág. 254-257